jueves, 12 de enero de 2017

Gus mornins, 13/01/17

“-Yo la he visto antes. Es Norma Desmond, usted era artista de cine, usted era grande
-SOY grande. Son las películas las que se han quedado pequeñas”.
(Sunset Boulevard, Billy Wilder, 1950)

Guuud mornins, cinéfilos.

Pues sí, así con un palmo de narices se quedó el pobre Joe Gills después de que la tal Norma Desmond le soltara este zasca con todas las letras. Lo cierto es que la mujer, sí, estaba un poco p´allá pero en el fondo no dejaba de tener razón. Las películas cada vez se nos han ido quedando más y más pequeñas.  Y por eso hoy en día es tan difícil rastrear entre los estrenos de la cartelera semanal para al final llevarse al coleto una apuesta medio decente…. Solo en algunas ocasiones se obra el milagro y sucede justo lo contario, que el espectador no puede sino sentirse pequeño y diminuto ante una película que ciertamente merece el apelativo de GRANDE. Quién sabe si hoy estamos ante una de esas ocasiones.

Y es que hoy se estrena… no, pero mejor empecemos por el principio, empecemos por nuestras películas pequeñas de cada semana, esas que si los hermanos Lumiere levantasen la cabeza y viesen en qué se ha convertido su pequeña distracción de barraca de feria les harían volverse de cabeza derechitos a la tumba. De las tumbas y de las profundidades proceden las criaturas de Underwold:Guerras de sangre, nueva entrega de la franquicia protagonizada por Kate Beckinsale. Después de ver a Kate tan peripuesta y elegantona ella en Amor y amistad, la verdad es que cuesta volver a imaginarla en el papel de la vampira Sylene enfrentándose de nuevo a la enésima guerra entre Vampiros y Lycans. Hoy, viernes 13, también es el día indicado para el estreno de otra peli que promete una buena dosis de sustos, La autopsia de Jane Doe, producción británica dirigida por el noruego Andre Ovedral que ganó el Premio Especial del Jurado en el último Sitges. En la cultura anglosajona Jane Doe es el nombre que se le da a las mujeres cuyo cadáver no ha sido identificado, y aquí nos encontramos en un pequeño pueblo de Virgina y en una funeraria que un buen día recibe a uno de estos fiambres. Una muerta que guarda muchos secretos en una película que roza peligrosamente los límites del gore.

La comedia de la semana se llama y se pregunta ¿Tenía que ser él? y su argumento recuerda un poco ese otro que tenía la popular Los padres de ella. Brian Cranston y James Franco toman el relevo de Bobby y Ben Stiller en esta película en la que Ned, un maduro y sobreprotector padre de familia, viajará a la Universidad donde cursa estudios su hija para conocer al nuevo novio de  ésta El chaval es un multimillonario de Silicon Valley cuyo carácter alocado e imprevisible chocará de pleno con el perfil conservador de quien ha de ser su futuro suegro.

Volviendo al género fantástico nos topamos con la española Proyecto Lázaro, la nueva obra de Mateo Gil, un chico que se toma su tiempo entre peli y peli. Tras colaborar con su amigo Alejandro Amenábar en las primeras películas y cortos de éste, Gil decidió dar por fin el salto a la realización con el thriller Nadie conoce a nadie, basado en la novela de Juan Bonilla. Tuvo que pasar más de una década para que el muchacho volviese a sentarse en la silla del director para ponerse al frente del deslumbrante reparto internacional de Blackthorn (2011), un atípico western que retomaba la historia de aquellos dos hombres y su destino, no exento de interés pese a que hoy casi nadie ya se acuerda de él.  Y ahora en 2017 nos llega este Proyecto Lázaro con el que Gil se estrena en la ciencia ficción para contarnos la historia de un hombre que vuelve a la vida tras ser resucitado por un grupo de científicos, y que fuera de su tiempo trata de encontrar en el amor la razón de su nueva existencia. En realidad, no es la primera vez que Mateo se enfrenta a estos temas, ya en el guión de Abre los ojos estaba muy presente el concepto de crionización, si bien la idea inicial de esta película nació en la época de Mar adentro.

Esta semana también nos llega a los cines una película de animación con muchas posibilidades de luchar por el Óscar 2016 de la categoría al mes que viene. Se trata de La tortuga roja, producción franco – belga en la que también han colaborado los míticos estudios japoneses Ghibli. La película se alzó el pasado mayo con el Premio del Jurado en la sección Un certain regard del festival de Cannes y nos relata la historia de un náufrago en una isla desierta poblada de cangrejos, tortugas y aves exóticas pretendiendo ser una fábula sobre las distintas etapas de la vida del ser humano. Sin palabras, ni diálogo, apoyándose exclusivamente en la fuerza de unas imágenes que, a juzgar por los trailers, se presienten hipnóticas y fascinantes.

Y ahora sí, vamos a terminar el gus muy cerquita de donde lo empezamos. Al ladito de ese Sunset Boulevard donde el crepúsculo brillaba de esa forma tan especial, se encuentra esa otra ciudad de las estrellas que a partir de hoy relucen en esta cartelera. La la land según reza la publicidad es esa película que tanto necesitamos en estos tiempos de duda y de zozobra para invitarnos a soñar. Lo que ya no es un sueño definitivamente son los 7 Globos de Oro que recibió el film el pasado domingo y que la catapultan de manera definitiva como la gran rival a batir en los Oscars de este ejercicio. A estas alturas, ya nos queda muy claro que, contraviniendo el tópico, los Golden Globes NO son la antesala de los Premios de la Academia. En realidad, yo no tuve nunca demasiado claro que la opinión de 90 tíos – ese es el número de personas que vota en los premios de la prensa extranjera de Hollywood- fuera tan decisoria luego para el votante del Oscar, pero vaya. La ceremonia de hace cinco días no sólo pasará a la Historia por el incendiario y cañero discurso de la Streep contra Trump – Meryl, di que sí. Los 7 galardones conquistados por La la land en un pleno además histórico rompieron un récord que se mantenía desde 1976, año en el que Alguien voló sobre el nido del cuco se hizo con los 6 galardones a los que aspiraba.

Hay muchas razones para creer en La la land, las mismas que hay para creer en su director Damian Chazelle, un tipo que a sus 31 años tiene un prometedor futuro por delante y las estrellas por límite. Chazelle ya nos alertó de su innegable talento con su anterior film, la estupenda Whiplash, una película que te dejaba turulato, impactado, como si te hubiesen arrojado un platillo de batería a la cocorota mismamente. Con ella ganó 3 calvos dorados, los correspondientes a mejor montaje y sonido y el que fue a parar a las manos de un increíble JK Simmons con un trabajo sencillamente prodigioso.

Simmons repite en el reparto de esta nueva propuesta de Chazelle en la que también veremos al cantante John Legend. No obstante, los dos protagonistas absolutos de la función son ellos. Jóvenes, guapos y talentosos. Enma Stone y Ryan Gosling recibieron el pasado domingo sendos Globos de Oro por su trabajo en esta película y ya prepararan sus mejores galas para presentarse en la próxima gran noche de Hollywood con una nueva candidatura al Oscar bajo el brazo. Será la segunda para ambos, él fue candidato en 2007 por su papel de profe drogata en Half Nelson y ella se quedó a las puertas del premio en la penúltima edición por su trabajo en el Birdman de Iñärritu. En La la land, Emma y Ryan viven una historia de amor que tiene que superar todas las barreras para salir adelante. La principal, la ambición que tienen los dos enamorados por triunfar en el mundo del espectáculo en la ciudad ideal para ello. La película también se erige en una emotiva y vibrante carta de amor a Los Ángeles, famosa no sólo por convertir la basura en  televisión y por tener la ventaja cultural de permitir girar a la derecha con el semáforo en rojo. Allí viven Sebastian, un músico de jazz que se gana la vida tocando en tugurios, y Mia, una aspirante a actriz que busca su suerte de casting en casting. En una reciente entrevista, Chazelle ha confesado que siempre ha odiado los musicales , que eso de estar viendo una película y que de repente un tío se le ponga a cantar y a bailar así sin ton ni son le ponía bastante de los nervios, como a mucha gente. Que un día empezó a ver Los paraguas de Cherburgo y dijo “no, no puede ser, no se pueden pegar todo el rato cantando”. Pero mira,  poco a poco se fue convirtiendo y el hecho evidente es que sus tres películas hasta la fecha se inscriben dentro de ese género. Dice el director también que escribió el guión en 2010 cuando él era uno de esos soñadores que ansiaba con triunfar y hacerse un hueco en el mundo del cine en Los Ángeles. Así que tras un maravilloso y espiritual Silencio, la cartelera se llena de música y magia. Música, magia (a la luz de la luna), Ryan, Stone, La la land lo tiene todo para triunfar, pero sobre todo para cautivarnos. Lo necesitamos.

Yo también os necesito, y por eso prometo estar aquí el lunes que viene para seguir contándoos tonterías. Os dejo con una canción dedicada a esta ciudad de las estrellas, una dama muy celosa a la que Frankie le tuvo que cantar después de haberlo hecho a Nueva York. Las estrellas son así. Un beso a todos. Pasad buen finde.

LA ES MI DAMA
Frank Sinatra

The music she moves to, is music that makes me a dancer
I brought her my wildest of dreams, and she came up with the answer
I leave behind a part of myself, whenever I leave her
But oh, when I'm back in her arms
She smiles and then - I am home again

'Cause L.A. is my lady, she's always there for me
L.A. is my lady, she knows how to care for me
No lady's sweeter - you know it the moment you meet her
I've been in love more times, than I care to remember
And love's kept me cool in July and warm in December
It may not have lasted, but each time I thought it was heaven
You name it, I've been there and back
Lookin' for someone who - I'd be faithful to
L.A. is my lady, she's always there for me
L.A. is my lady, she knows how to care for me
She's good to me - yeah she's good to me, and that's why
L.A. is my lady - L.A. is my lady
And you're lookin' at a man who - doesn't ever plan to kiss his lady bye-bye

LOS ANGELES ES MI DAMA
Frank Sinatra

La música me transporta, es la música la que me convierte en un bailarín
La traje al más salvaje de los sueños, y me dio la respuesta
Dejo atrás una parte de mí, cada vez que me abandona
Pero, oh, cuando estoy de vuelta en sus brazos
Ella sonríe y luego - Estoy de nuevo en casa

Porque LA es mi dama, ella está siempre allí para mí
LA es mi dama, ella sabe cómo cuidar de mí
Ninguna dama más dulce – lo sabrás cuando la encuentres
He estado enamorado en muchos momentos, y procuro recordarlos
Y el amor me ha mantenido fresco en julio y cálido en diciembre
No duraba, pero siempre pensaba que estaba en el paraíso.
Lo nombrabas y yo volvía
Buscando a alguien al que ser fiel
LA es mi dama, ella está siempre allí para mí
LA es mi dama, ella sabe cómo cuidar de mí
Es buena para mí - sí que es bueno para mí, y es por eso que
LA es mi dama - LA es mi dama
y estás viendo a un hombre que no piensa besar a su dama y decirle adiós.


EL MOSAICO DE HOY


2 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Si señor, peazo repaso a....bueno, las otras me dan igual, la que importa es la que importa.

Si, si si...este finde "La la land" que se ha hecho esperar, ojalá que para bien, pero llevamos tanto tiempo escuchando y leyendo maravillas de esta película (a primeros de Septiembre inauguró el festival de Venecia y ya encandiló) que hasta angustia pensar que no compense.

Como siempre pasa cuando una gran mayoría está de acuerdo en que una cosa es buena, vienen los "listos" a demostrar que ellos están por encima de los demás y que lo que es genial para la mayoría en realidad tiene mucho menos valor que lo que sólo es apreciable por unos pocos. Y además, ¿una peli optimista en los tiempos que corren?, no hombre, para que algo sea verdaderamente bueno debe dejarte hecho unos zorros que para eso paga uno su entrada. Y así ya he escuchado en varias ocasiones que la película es un globo (y no de oro), algo que se ha hinchado tanto que explotará antes de los oscares, que los parabienes sobre la peli de Chazelle ya son algo cansino y que hay que pasar página y valorar otras propuestas mucho menos mayoritarias.

Así, CB (el otro) opinaba que aunque con "Lalaland" se lo pasó bien, creía que "Comancheria" o "patterson" era mucho mejor película. Paco Cabezas, con un curriculum enorme que pasa desde ser guionista de esa estupidez llamada "Spanish Movie" o dirigir a Nick Cage en una olvidada peli llamada "Tokarev" y con lo único de lo que realmente puede presumir que es estar dirigiendo la interesante serie de TV "Penny Dreadful", decía el otro día en un programa especial sobre los Globos de Oro, que está cansado de tantas alabanzas a "La la land" y que en realidad hay 7 u 8 (no 1 o 2) películas mucho mejores este año, empezando por "Manchester frente al mar", que a tenor de lo escuchado y leído es lo más divertido de la tierra después de ser devorado por un millón de hormigas rojas.

En fin, en esas estamos, en que destacamos si decimos las cosas a contracorriente...o no, a lo mejor a mi me pasa y cuando venga el lunes os diga que no me gustó tanto como creía...Dificil porque yo soy de musical fácil y a nada que me busquen la fibra me la encuentran.

Gran Apuesta Dex, nos vemos el lunes y ojalá disfrutemos tanto este finde como nos prometen.

Abrazos bailando

César Bardés dijo...

Cuando se habla tanto de una película, se ha alabado tanto sus excelencias y demás, consigo, la mayoría de las veces, ir al cine en un estado sumamente catatónico en cuanto a lo que espero. No espero nada. Ni bueno, ni malo, y así dejo que el juicio vaya construyendo su propia opinión. Así lo hice con el "Silencio" de Scorsese y así lo voy a hacer con "La La Land". No sé si va a ser buena o va a ser mala, no sé si va a tener veintiocho mil cortes en una canción para hacer del montaje todo un teatrillo o si se rodaron los números casi de tirón como se hacía antiguamente, no sé si Gosling y Stone me van a convencer como actores que bailan o me van a parecer falsillos, no sé nada. Sé que Chazelle tiene mimbres y que, si le han dejado algo de manos libres, puede hacer alguna cosa curiosa. Esto no siempre da resultado porque si la película no llega a ser mágica, mágica de verdad, me quedo muy a medio camino, con cara de hotentote por no sentirme en volandas, por no haber visto a Gene Kelly o a Fred Astaire en pantalla. Eso sí, siempre tendremos a Boyero para que nos diga su sapientísima opinión, rebotada siempre de su experiencia para entrar en la Escuela de Cine y que le suspendieron en primero.
Abrazos mágicos.