miércoles, 11 de enero de 2017

Gus mornins, 11/1/17

La gente era infeliz antes de que yo naciera y lo seguirá siendo cuando yo haya muerto. Verdad es que he causado la desgracia de algunos, pero ¿He sido yo el verdadero causante de esa desgracia o un mero agente de la fatalidad? (Eduardo Mendoza)

Guuus mornins, cinéfilos.

Bien sé yo que indirectamente el lunes hice infeliz a mucha gente y que con mi ausencia en el gus me convertí en un mero agente de la fatalidad. Esto lo decía en uno de sus libros Eduardo Mendoza que hoy cumple años, y lo digo yo, que cumplo con mi obligación de daros los gus mornins en un día no habitual para mí. También el amigo Carpet os los dio anteayer en un día que para él no era habitual, cosa por la que le estoy muy agradecido por cierto. Y por la que lo felicito pues acompaño su gus con el tradicional ya repaso por la alfombra roja de los Globos de Oro con la que nos obsequia anualmente siempre que la asociación de la prensa de Jolibu concede sus áureos premios.

Dice el tal Carpet Wally, y no puedo estar más en desacuerdo con él, que el miércoles es el día en el que peores guses se hacen. Lo dice con su acostumbrada modestia y añade para más inri que los mejores son los que sirven para abrir y cerrar la semana. En fin, ya se sabe que el Dex está más sobrevalorado que Meryl Streep, que ya es decir.

Y hablando de Meryl, yo quiero una tía como esa en el gus. Una tía con sensiblidad y con lo que hay que tener y con un sentido del humor tremendo. Que es una cachonda, vaya. Propongo llamarla y escribirla y dejarle un hueco para que nos haga el gus un día. ¿El miércoles os vendría bien?
Tampoco vendría mal un tipo como Eduardo Mendoza que ya os dije que cumplía hoy años, 74 para ser exacto. Otro tipo con un excelente sentido del humor y de la ironía, capaz de avasallarnos igualmente con esas filosofadas como esa con la que hemos empezado hoy el gus. Nadie mejor para recibir un premio Cervantes que el creador de ese quijotesco detective que protagoniza novelas suyas tan hilarantes como El misterio de la cripta embrujada o El laberinto de las aceitunas. Humor cervantino unido a la socarronería y el seny catalán, la combinación perfecta para un autor único e irrepetible en nuestra literatura.

Junto a sus humoradas inclasificables, Mendoza ha descrito como nadie el ascenso y llegada al poder de  la burguesía catalana en obras como La verdad como el caso Savolta o la magistral La ciudad de los prodigios con toda una ciudad como protagonista con sus cambios y sus  transformaciones caminando hacia la modernidad. Una de mis novelas de cabecera os confieso.  No obstante, observo cierto desgaste en la última producción del barcelonés, en la que precisamente muestra el declive de la clase social a costa de Pujoles y demás enredando a su mítico detective en casos de modelos desaparecidas o concejales untados con mordidas y pelotazos. Es como si ese vaticinio que le oí hace unos años de que la novela como género estaba muerto se hubiese cumplido en su caso al menos. Pero que nos quiten lo bailao.

No ha tenido tampoco mucha suerte Mendoza en la adaptación cinematográfica de sus novelas. Quizá la más apañada sea esa versión de La verdad sobre el caso Savolta con López Vázquez al frente del reparto, a falta de ver a Sacristán encarnado al locuelo investigador de La cripta. Desde luego totalmente fallida la de La ciudad de los prodigios, pero cómo hacer justicia a una obra tan ambiciosa,. Ni aún poniéndose a ello alguien que salió más que airoso llevando a la pantalla  La colmena o Los santos inocentes (hay que reconocer que el texto es incluso más difícil e inadaptable que los de Cela o Delibes). Fallida es también la historia de amor que aparece en el fondo del relato con Emma Suárez y Vicent Martínez formando una pareja con una química más que cuestionable. Desde luego lo de El año del diluvio fue un auténtico desastre. Y a ver quién es el guapo que se atreve con Sin noticias de Gurb.

Felicidades maestro. Ha sido una suerte poder volar hoy a su ciudad de los prodigios, tan abierta, tan luminosa, tan mediterránea. Yo que me siento tan libre los lunes y los viernes, dos penínsulas rodeadas por el glorioso mar del fin de semana, me siento hoy miércoles atrapado y encorsetado. Ha sido una suerte. El próximo viernes viajaremos con los estrenos. De los prodigios a... quién sabe, quizá las estrellas.

LA RUMBA DE BARCELONA
Gato Pérez

La Rumba que coneixem
no és de la Xina ni del Japó.
La nostra Rumba de Barcelona
està marejada de voltar el món.
La nostra Rumba de Barcelona
està marejada de voltar el món.

La Rumba neix al carrer
filla de Cuba i d'un gitanet.
La Rumba neix al carrer
filla de Cuba i d'un gitanet.
I sa germana que és l'Havanera
viu gronxadeta entre mariners.
I sa germana que és l'Havanera
viu gronxadeta entre mariners.

Somorrostro, Bon Pastor,
Hostafrancs, la Guineueta,
Sans, Carmelo, Guinardó,
Poble Sec, Barceloneta.

Meridiana, Hospitalet,
Sant Adrià, Verdum, Roquetes,
Vall d'Hebron, Les Corts, Sagrera,
Horta, Coll, Trinitat Vella.

La nena té un ritme inquiet
penja el compàs i belluga els peus.
La nena té un ritme inquiet
penja el compàs i belluga els peus.
I sa família de ritmes guapos
viuen contents en el estranger.
I sa família de ritmes guapos
viuen contents en el estranger.
La Rumba neix al carrer
filla de Cuba i d'un gitanet.
La Rumba neix al carrer
filla de Cuba i d'un gitanet.
I sa germana que és l'Havanera
viu gronxadeta entre mariners.
I sa germana que és l'Havanera
viu gronxadeta entre mariners.


El Candombe a l'Uruguai,
la Milonga és argentina,
el Bolero mexicà
i la Plena que és boricua.
Fabricant el Uauancó
que és un ritme de New York,
neix un boogaloo simpàtic
que el un ritme més mafiós.
Somorrostro, Bon pastor,
Hostafrancs, la Guineueta,
Sans, Carmelo, Guinardó,
Poble Sec, Barceloneta.

Meridiana, Hospitalet,
Sant Adrià, Verdum, Roquetes,
Vall d'Hebron, Les Corts, Sagrera,
Horta, Coll, Trinitat Vella.

Camp de l'Arpa, Montjuïc,
Born, la Mina i Sant Andreu,
el Morrot per allà Can Tunis,
Zona Franca i Poblenou,
Santa Eulàlia, Casc Antic,
Clot, el port i la Verneda.
Gràcia rei de tots els barris
de la festa i del sabor.



EL MOSAICO DE HOY


3 comentarios:

César Bardés dijo...

Hay que reconocer que Eduardo Mendoza es una de las grandes voces de la narrativa actual, con voz propia y muy particular y con una virtud que no se puede aplicar a todos y es la de ser muy versátil en sus escritos porque puede moverse entre la ironía, el realismo, el drama descarnado, lo estrambótico y la comedia más grotesca. No es que sea, ni mucho menos, mi escritor favorito pero tengo que reconocer que se ha hecho un hueco de honor entre los más grandes de nuestro tiempo. De su alocado detective tengo el honor de tener "El enredo de la bolsa o la vida" firmado por el autor y ha estado circulando de mano en mano mi ejemplar de "Sin noticias de Gurb" con bastante éxito.
A Dex se le pueden reconocer muchas cosas pero una de ellas es la calidad de lo que nos enseña y cómo nos lo enseña. Gran gus literario. Algunos deberíamos aprender de maestros así.
Abrazos barceloneses.

CARPET_WALLY dijo...

Si señor, esto es hacer que los miércoles existan y no lo que intenta el chistoso.

Tengo que releer "La ciudad de los prodigios", cuando lo hice en su momento (veinteañero era yo) me pareció cansina y algo farragosa. Una prueba más de que los libros (como las películas) tienen su momento y que grandes obras leídas en un momento vital inadecuado pueden resultar menos interesantes de o que en realidad son. Por ejemplo, "la verdad sobre el caso Savolta" la empecé a leer hace bastante tiempo también y no me enganchó nada, hasta el punto de dejarla aparcada en el segundo capítulo. la retomé el año pasado ( o el anterior, que ya no recuerdo) y me pareció magnífica y espectacularmente disfrutable.

Siempre he creído que Cortogramas debe mucho a Mendoza, al menos en lo que a mi parte se refiere. Nunca pretendí (ni lo pensé) darle ese enfoque, pero cuando lo releeo, tengo por ahí en el disco duro alguna crónica festivalera entera o parcial, veo muchos parecidos (salvando las siderales distancias de calidad) al detective sin nombre de Mendoza o incluso al extraterrestre que buscaba a Gurb....Y viceversa, leo el último libro de la serie protagonizada por el loco maravilloso "El secreto de la modelo extraviada" y pienso que alguna cosa de lo que hace y lo que le pasa, bien pudiera haberle ocurrido exactamente igual a los reporteros cortogrameros.

En cualquier caso y por ahoondar en el tema que plantea Dex sobre el declive de la novela y del propio Eduardo, diría que he leído todas sus novelas excepto "El año del diluvio" y "El último trayecto de Horacio Dos" y a mi entender creo que, en general, el problema reside en que se cansa de lo que nos está contando. A veces pienso que comienza a escribir con una idea general, frecuentemente genial, y pone el listón tan alto en los primeros capítulos que una vez entrado en el meollo de la historia pierde el tono para cerrar adecuadamente el relato, como si se hubiese aburrido ya o no le interesase tanto el final como el disfrute que le supuso iniciar la escritura y contar su ingeniosa propuesta.

He de decir que en la última, esto no ocurre tanto y que es de las novelas más redondas del desastroso y desastrado detective, al menos a mi entender.

Y el miércoles para Meryl me parece una idea genial, sería una forma de que subiese el share de ese día que desciendo los niveles de audiencia alarmentemente comparado con el resto de la semana...menos hoy, fijo, que donde hay calidad se valora.

Abrazos prodigiosos

Anónimo dijo...

Pues sin ser unos de nuestros escritores favoritos, casi todos hemos leido casi todo de el y eso dice mucho. Mendoza es de esas personas que parece que no hacen nada cuando hacen mucho y muy bien, tipo inteligente, elegante y humilde, que parece sorprenderse de su éxito cuando, en mi opinión, es una de las mejores plumas con que cuenta este pais (que diría Forgess, empecé a leer sus novelas hace mucho tiempo, creo que la primera fu el misterio de la cripta y es uno de los autores a los que suelo volver y nunca decepciona, aunque no estemos leyendo una de sus mejores obras, su prosa es deliciosa, serena y cercana.

Estoy con Car en su opinión de La Ciudad de Los Prodigios no me pareció tan buena como dicen aunque he de confesar con pesar que, no sé por qué, no me suelen gustar las novelas ambientadas en la Ciudad Condal, manías que tiene una.

En fin felicidades maestro, con mi gratitud por tan agradables momentos de lectura.

En cuanto a Meryl, siempre estaría bien dondequiera que fueses pero para los miércoles yo me quedo con mi Car, andevaparar.

Besos con Calçots.

Albanta