viernes, 22 de junio de 2018

GOOD MORNING 22-6-2018


“Están todos despedidos y tienen una semana para recuperar sus empleos….¿Ahora ya me prestan atención?”. Alec Baldwin en “Glengarry Glenn Rose”


Gus morninnnssss cinéfilos nos de God


Llevo una semanita bastante complicada y no parece que las próximas vayan a mejorar notablemente. Muchas cosas por hacer y poco tiempo donde cuadrarlo. El miércoles y ayer tuve unos cursos que la empresa determina como imprescindibles y yo, que soy un ferviente convencido de que saber cosas es siempre bueno, entiendo como absolutamente necesarios. El caso es que la ausencia de dos días, no sólo me ha desconectado de vosotros sino que ha generado una gran cantidad de trabajo acumulado. Así las cosas, dejo todo de lado para montar este gus apresurado sobre los estrenos semanales, disculpen las molestias y el retraso.


Como ya dije la semana pasada, quizá sea el Mundial el que provoca que pese a que haya muchos estrenos no podamos esperar grandes películas ni sonoros  (aunque a menudo infames) estrenos de campanillas. Ya pasaron superheroes, sagas galácticas, dinosaurios no extintos y llega el descanso en películas de menos presupuesto (sobre todo publicitario). Tal vez aquí este la verdadera esencia y descubramos que la peor de estas películas tiene más interés que la más celebrada superproducción. Des tas película de perfil bajo tenemos esta semana 11 representantes. Vamos con ellas casi en telegráfico.


No hay dibus esta semana, cosa rara, pero si hay peli infantil o casi. Se trata de la comedia SUPERAGENTE CANINO. Después de su fallido intento para rescatar a un bebé panda robado, el oficial canino Max (un solitario y fuerte Rottweiler) deberá trabajar junto a Frank (un agente humano del FBI) e infiltrarse en el siguiente objetivo de los ladrones: un certamen canino en Las Vegas. Los dos agentes se encontrarán inmersos en un mundo perruno con pedicuras, bótox, depilaciones brasileñas y bocas antincendios chapadas en oro. Si quieren rescatar al panda deberán dejar a un lado su actitud dominante y aprender a trabajar como compañeros.

A la vista del argumento y haciendo uso de alguna de las cosas aprendidas estos días. Podemos considerar esta película como una metáfora de la Sinergia: “El resultado de la actuación de dos individuos es superior a la suma de los resultados individuales”.


Lo que no falta es el documental semanal, en este caso la holandesa MISS KIET´S CHILDREN (Los chicos de la señorita Kiet, para los que no sepan holandés). Los pupilos de la señorita Kiet acaban de llegar a Holanda. Muchos de ellos son refugiados. Todo les resulta nuevo y desconocido. Algunos son peleones y tozudos, al principio. Pero la mano amorosa y firme de la señorita Kiet les da calma y despierta su interés. No solo enseña a sus alumnos a leer y escribir en holandés, también les ayuda a resolver problemas juntos y a respetarse. Poco a poco van adquiriendo habilidades y confianza.

La seño que nos muestra el documental es evidente que podía doctorarse en Gestión del equipo: Mejorar los resultados de un grupo, la consecución de objetivos con eficacia y mayor eficiencia.


Y por supuesto hay peli francesa de nuevo. LAS GUARDIANAS (Notad que hay una “r” en el título, no confundir con el rio ese que se asoma y se esconde). 1915. Una madre y una hija han tenido que hacerse cargo de la granja porque los hombres están en el frente. Trabajan de sol a sol y su vida sigue el ritmo de las labores del campo y de las escasas visitas de los hombres cuando tienen permiso. Hortense, la más veterana, rescata a una joven huérfana de los servicios sociales para que las ayude. Francine cree haber encontrado por fin una familia.

Es evidente que tenemos un caso claro de Onboarding. Proceso a través del que un nuevo empleado conoce la empresa y su cultura, las responsabilidades de su trabajo diario, quiénes son sus jefes y sus compañeros, el lugar que ocupará y sus herramientas de trabajo, pero también recibe información que lo ayudará a sentirse cómodo mientras se aclimata.


Y también tenemos films de filmografías lejanas como la sueca con GRANNY DANCING ON THE TABLE (la abuelita está bailando sobre la mesa, para los que no sepáis sueco). Eini ha sido criada en total aislamiento de la sociedad por su padre, un hombre temeroso del mundo que incluso llega a someterla a violencia psicológica. Su mayor miedo es que Eini lo abandone. Hace todo lo posible para hacerle creer que el mundo exterior y la gente que lo habita son malvados, y que todo lo que tiene que ver con la sexualidad femenina y la vida adulta es peligroso. La brutalidad a la que Eini se ve expuesta la empuja casi hasta perder el sentido de su propio yo, todo ello para luchar por sus derechos como mujer.

Es evidente que Eini necesita mucha Asertividad. Habilidad comunicativa que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás.


Y si la anterior venía de Suecia, ahora traemos una de Suiza que no son países vecinos ni les unen lazos familiares. EL ORDEN DIVINO. (The divine imperative, para los que no sepáis Suizo y aceptéis como bueno todo lo que me invento). El orden divino", nos sitúa en 1970 y narra la historia de Nora, una joven ama de casa y madre de dos hijos, que vive en un pintoresco pueblo donde las noticias de las protestas por los derechos civiles, la revolución sexual y los movimientos contra-culturales apenas son un tema de discusión. Es una persona tranquila que cuenta con la simpatía de todo el pueblo - hasta que comienza a luchar públicamente por el sufragio femenino. Las tranquilas vidas de sus vecinos se verán afectadas por completo.

Está claro que esta mujer tenía bastante asertividad, quizá lo que fallara es La estrategia de comunicación. Herramienta de planificación que sistematiza de manera global, integral y coherente los objetivos generales, las tácticas, los mensajes, las acciones, los indicadores, los instrumentos y los plazos que la organización va a poner en juego para trasladar su imagen y su mensaje al exterior en un periodo determinado.


Pero podemos seguir mirando a lo lejos y si tenemos una vista del copón llegaremos a ver Argentina, el país, no a su selección que sería para echarse a llorar. Pues de allá a lo lejos nos llega NADIE NOS MIRA. Insatisfecho con una relación complicada, Nico, un actor de Buenos Aires se muda a la ciudad de Nueva York para empezar de nuevo y rodar una supuesta película. Cuando el proyecto se estanca, el muchacho se las apaña para trabajar de lo que sea con el fin de no renunciar a su sueño de actuar. Pese a su tez pálida y sus conexiones con cierta esfera privilegiada, Nico no tarda en encontrarse con los problemas que afligen al resto de inmigrantes indocumentados del país. Cuando pierda la confianza de un generoso amigo, Nico deberá enfrentarse de una vez por todas a la realidad: su vida es imperfecta, y su futuro en Estados Unidos, incierto.

Bueno, el pobre Nico en esta situación necesita tener claro cuál es su objetivo y sus características. El fin que intenta alcanzar debe ser medible, realista, definido en el tiempo, inteligible y que se pueda alcanzar con los medios que disponemos.


Y algunos argentinos, tal vez huyendo del futbol, se juntaron con algunos españoles y filmaron esta coproducción llamada LAS GRIETAS DE JARA. Cuando una joven llega al estudio de arquitectura Borla y Asociados buscando a Nelson Jara, tanto Mario Borla como su socia Marta Horvath y Pablo Simó, el arquitecto más antiguo de la constructora, aseguran desconocer ese nombre por completo. Pero todos mienten.

Es evidente que el estudio de arquitectura carecía de característica básica para el buen funcionamiento empresarial, la Trazabilidad. Procedimientos que permiten seguir un proceso de evolución en cada una de sus etapas. (Estos procedimientos impiden que se pueda mentir y decir que no sabías…., te tienen pillado)


Y ya nos quedamos en España y contamos otra peli que se nos estrena, en este caso yo creo que con más pena que gloria. EL MUNDO ES SUYO, una película al servicio de “los compadres”, los humoristas sevillanos que se hicieron famosos gracias a sus videos de youtube para dar el salto a la gran pantalla en “8 apellidos vascos” y ahora con peli propia, particularmente a mí no me hacen mucha gracia, pero será que soy raro. Rafi llega a casa de Fali con la maleta a cuestas porque su mujer le ha echado de casa. No es la primera vez que esto sucede, aunque en esta ocasión todo será diferente; ya que el lío en el que se ha metido Rafi esta vez… es de los gordos. A Fali le gustaría ayudar a su compadre, pero tiene mucha prisa: mañana será la Primera Comunión de su hijo y lo único que tiene que hacer como padre es llevar el traje del niño a la finca donde se celebrará el evento. Durante las siguientes veinticuatro horas, y con la cuenta atrás del reloj acechándoles, los compadres conseguirán salir de varios embrollos para meterse en nuevos enredos. En sus andanzas, los compadres nos mostrarán su particular y sinvergüenza visión de la vida, la del más extremo y desenfado caradura.

Es difícil aplicar a estos dos alguna habilidad profesional, de hecho no creo que muchas empresas deseasen tener en nómina a estos dos personajes ( no digo los actores que seguro que se lo curran y todo), pero es cierto que para poder vivir bien y salir de líos es necesario algo que estos si pueden aportar, la Creatividad. Otra cosa es que las soluciones creativas generen más problemas que los iniciales.


Y tras las paridas sevillanas, vamos a los USA que nos atacan por varios frentes. Desde el lado normalización gay, tan de moda, nos llega CON AMOR, SIMON. Todo el mundo merece una gran historia de amor. Pero para Simon Spier, un chaval de diecisiete años, el tema es algo más complicado: aún no le ha dicho a su familia ni a sus amigos que es gay y desconoce la identidad de un compañero de clase anónimo del que se ha enamorado online. Resolver ambos asuntos resultará divertido, aterrador y cambiará su vida para siempre.

A Simón es evidente que le espera mucha tarea y que lo suyo es que asistiera a un seminario de Gestión del cambio. La búsqueda de acciones para garantizar que las iniciativas de transición sean exitosas y minimicen los impactos negativos.


Y nos quedan dos pelis americanas más, he dudado cuál de ellas debía ser la elegida como apuesta porque ambas me parecen interesantes. La que no ha sido elegida es HEREDITARY (“Que lo llevo en los genes”, en español), un film que peretenece al nuevo tipo  de terror, también llamado “elevatedhorror” (aquí el elevated no tiene que ver con la altura espacial sino con la intelectual), ya no se trata de asustar con sangres, vísceras o terrible sobresaltos, ahora se juega con la situación y el manejo de la tensión dramática, los mejores ejemplos de este nuevo cine de miedo serían “Déjame Salir” o “Un lugar tranquilo”. Esta película se apunta a este carro y con muy buenos resultados de  taquilla y crítica en Estados Unidos. Cuando Ellen, la matriarca de la familia Graham, muere, la familia de su hija comienza a desentrañar secretos misteriosos y cada vez más aterradores sobre sus ancestros. Cuanto más descubren, más se encuentran tratando de huir del destino siniestro que parecen haber heredado. Al debutar en el largometraje, el director y escritor Ari Aster desata una pesadilla de un ataque doméstico que exhibe el arte y la precisión de un autor naciente, transformando una tragedia familiar en algo siniestro y profundamente inquietante, y empujando la película de horror hacia un nuevo y escalofriante terreno, con su devastador retrato de la herencia que se fue al infierno.

Casi na, es como “Muchos hijos, un mono y un castillo”, pero versión angustia. Está claro que esta familia necesita un curso acelerado de Resolución de conflictos. Conjunto de conocimientos para comprender e intervenir en la resolución pacífica y no violenta de los conflictos. Apéndice: Evitar el “Yo la mato”.


Y finalmente también de USA traemos nuestra APUESTA DE LA SEMANA. Una tragicomedia  muy valorada con un ingrediente que la puede hacer muy grande, una monumental (no sólo físicamente) Charlize Theron, se trata de TULLY y Charlize interpreta a Marlo, madre de tres hijos, el último recién nacido, que recibe un inesperado regalo de parte de su hermano: una niñera para que le ayude por las noches. Al principio le parece una extravagancia, pero Marlo acaba teniendo una relación única con Tully, una joven niñera amable, sorprendente y, en ocasiones, difícil.
También llega precedida de buenas críticas incluso el insigne Carlos Boyero la declara como aceptable. En todo caso a Charlize y para este caso en concreto deberíamos recomendarle un seminario sobre Trabajo asociado y mutua estimación. Habilidades que buscan la aceptación de las aportaciones de otros integrantes del equipo de trabajo y abandonar prejuicios y costumbres laborales ineficientes.


Pues eso ha sido todo, he tardado un horror, pero he ido tan rápido como podía. Es evidente que he fallado en la Gestión del tiempo. Nada que no podamos arreglar con un poco de música. Y podemos seguir hablando de trabajo.

CANCIÓN DEL TRABAJO (Raphael)




Y ya solo nos queda el MOSAICO DE HOY que no podemos dejar pasar sin ese curso de ventas tan “especial” que da el bueno de Alec a Ed Harris, Jack Lemmon y compañía y que incluía frases tan motivadoras como la que encabezaba el gus o esa otra de “Les desearía buena suerte, pero no sabrían ni como emplearla”.





jueves, 21 de junio de 2018

GUUUD MORNINS CINÉFILOS 21-06-2018


"Es difícil quitarles el balón porque no lo tienen" (Camacho)

  Guuud mornins cinéfilos. Algo habremos hecho mal en una vida anterior para tener que soportar comentaristas tan penosos como Camacho, Kiko y compañía en los partidos del mundial. Los citados han sido grandes jugadores e incluso buenos entrenadores, pero comentar lo que se dice comentar un partido no se les da demasiado bien. En lugar de analizar el partido tácticamente o dar alguna lección de estrategia sobre cómo se debería intentar derribar el muro defensivo contrario, se limitan a realizar expresiones forofas dignas de cualquier aficionado forofo emocionado por el partido, pero no por un comentarista de televisión. 

  Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas.

  Pero pasan los mundiales y ahí tenemos a ambos, una vez más, soltándonos perlas como "ha rematado perfectamente pero ha fallado en el remate". Toma ya. Se dice que en la Universidad de Michigan están realizando un Master para analizar dichos comentarios. POr lo menos por éstos lares tenemos la opción de pulsar el botón del mando  y  ver los partidos en los canales de la televisión francesa, que no se les entiende nada pero no te hacen sonrojar de la vergüenza. 

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago.


  Jueves 21 de junio, hemos entrado en verano y parece que por fín, ahora sí,llega el calor y el buen tiempo. El sábado volveremos a encender las hogueras de San Juan, para quemar aquello que ya no nos sirve o que no sea imprescindible. 

 Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde.

  En ésta nuestra querida sección matutina se han dedicado guses a docenas, qué digo docenas, cientos , quizás miles, de actores, directores y artistas relacionados con el cine. La mayoría han sido triunfadores que con su labor artística llegaron a la cúspide del éxito, logrando fama y popularidad. Hoy nos vamos al otro extremo, al de los que llegaron a ser nombres y rostros populares, pero por una razón u otra, su estrella poco a poco se derrumbó y no pudieron mantenerse en el éxito. Hoy cumple 45 años Juliette Lewis, uno de los juguetes rotos de Hollywood. 

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado.


  Juliette comenzó su carrera artística realizando pequeños papeles en series de televisión, la más conocida la tan añorada "Aquellos maravillosos años", donde interpretaba a la novia del hermano del protagonista. En el cine uno de sus primeros papeles fue en "Mi novia es una extraterrestre", con Dan Aykroyd y Kim Basinger. 

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado. Una vez terminado el almuerzo, recoge los platos,los friega, recoge la mesa y vuelve a dirigirse hacia el balón.

  En 1991 Scorsese la seleccionó para  "El cabo del miedo", donde interpretaba a la hija de Nick Nolte y Jessica Lange, acosados por un genial De Niro. Juliette fue nominada al Oscar en la categoría de actriz secundaria por éste papel. Ya era un rostro popular.

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado. Una vez terminado el almuerzo, recoge los platos,los friega, recoge la mesa y vuelve a dirigirse hacia el balón. Pero recuerda que van empate, que no hay prisa y saca un monopoly y se pone a jugar una partida con el recogepelotas.

  Después de este film, participó en un puñado de películas de primer nivel como "A quién ala Gilbert Grape", con un jovencísimo Di Caprio, "Kalifornia", con Brad Pitt y David Duchovny, "Asesinos natos" de Oliver Stone o "Abierto hasta el amanecer", aquella de Robert Rodríguez donde todo comienza en un atraco y secuestro de rehenes y termina convirtiéndose en una lucha contra vampiros hambrientos, con baile con serpiente incluido. Títulos conocidos, películas que funcionaron, directores afamados. 

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado. Una vez terminado el almuerzo, recoge los platos,los friega, recoge la mesa y vuelve a dirigirse hacia el balón. Pero recuerda que van empate, que no hay prisa y saca un monopoly y se pone a jugar una partida con el recogepelotas.  Consigue 7 casas y 4 hoteles, despluma al pobre chico y piensa que quizás ya es hora de ir a por la pelota. 

  Pero ahí fue, poco a poco, apagándose la estrella de Juliette. Sus adicciones a ciertos productos, la mala elección de los siguientes papeles y su difícil carácter hizo que fuese desapareciendo de los créditos de las grandes películas, para pasar a interpretar films de medio pelo, destinados a la pequeña pantalla. 

 Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado. Una vez terminado el almuerzo, recoge los platos,los friega, recoge la mesa y vuelve a dirigirse hacia el balón. Pero recuerda que van empate, que no hay prisa y saca un monopoly y se pone a jugar una partida con el recogepelotas.  Consigue 7 casas y 4 hoteles, despluma al pobre chico y piensa que quizás ya es hora de ir a por la pelota. La coge, la manosea, la mira, la coloca en su lugar para golpearla y recuerda que, al ser miércoles, debería haber llamado a su novia para decirle que hoy no podrá ir a recogerla al trabajo, que está en Rusia jugando un partido contra unos españoles que le miran con cara de enfado y no sabe porqué. 

  La música ha sido una de sus grandes pasiones y de éste modo, ha tenido varios grupos, el último  Juliette and the New Romantiques, con el que ha realizado varias giras por diferentes países y cosechado cierto éxito. No se le da mal lo de cantar.

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado. Una vez terminado el almuerzo, recoge los platos,los friega, recoge la mesa y vuelve a dirigirse hacia el balón. Pero recuerda que van empate, que no hay prisa y saca un monopoly y se pone a jugar una partida con el recogepelotas.  Consigue 7 casas y 4 hoteles, despluma al pobre chico y piensa que quizás ya es hora de ir a por la pelota. La coge, la manosea, la mira, la coloca en su lugar para golpearla y recuerda que, al ser miércoles, debería haber llamado a su novia para decirle que hoy no podrá ir a recogerla al trabajo, que está en Rusia jugando un partido contra unos españoles que le miran con cara de enfado y no sabe porqué. La llama pero no responde, seguro que se ha ido con otro, ya se lo temía, qué tendrá ése que no tengo yo, piensa, y se pone a llorar mientras intenta decidir si golpea la pelota a la izquierda o a la derecha.

  No le falta trabajo a Juliette y la vemos aparecer en películas de ésas que echan los sábados por la tarde. De vez en cuando la llaman para hacer de secundaria en algún film más potente, y así la hemos visto aparecer en "Starsky y Hutch", "La casa" con Dennis Quaid y Sharon Stone o en !Agosto" con Meryl Streep y Julia Roberts. 

Saque de puerta a favor de Irán. El portero iraní, en lugar de ir a recoger la pelota, se dirige al borde del área para dar instrucciones a sus defensas. Da la vuelta y de camino al balón, se sienta en el suelo, se quita las botas y saca una botella de no se sabe donde para echar un trago. Coge su móvil y llama a su madre para decirle que no le espere para cenar, que llegará tarde. Despliega una mesa de camping con 4 sillas y reparte platos con comida de su país, invitando a Diego Costa a sentarse, que le mira alucinado. Una vez terminado el almuerzo, recoge los platos,los friega, recoge la mesa y vuelve a dirigirse hacia el balón. Pero recuerda que van empate, que no hay prisa y saca un monopoly y se pone a jugar una partida con el recogepelotas.  Consigue 7 casas y 4 hoteles, despluma al pobre chico y piensa que quizás ya es hora de ir a por la pelota. La coge, la manosea, la mira, la coloca en su lugar para golpearla y recuerda que, al ser miércoles, debería haber llamado a su novia para decirle que hoy no podrá ir a recogerla al trabajo, que está en Rusia jugando un partido contra unos españoles que le miran con cara de enfado y no sabe porqué. La llama pero no responde, seguro que se ha ido con otro, ya se lo temía, qué tendrá ése que no tengo yo, piensa, y se pone a llorar mientras intenta decidir si golpea la pelota a la izquierda o a la derecha. Anda ya, mejor me voy, piensa el portero, y coge el balón bajo el brazo, salta la valla y sale del campo, camino a casa. 

      Felicidades Juliette, que siga tu estrella brillando aunque sea con menos luz.

MOSAICO DEL DÍA


CANCIÓN DEL DÍA

  HARDLY WAIT (Juliette Lewis)


miércoles, 20 de junio de 2018

EL GUS DE ALBANTA 20/06/2018


Yo, Jorge Pellegrini, conmovido por la pasión que me domina, he decidido comenzar un diario íntimo al estilo de mis ilustres predecesoras: Anna Frank, Mafalda y la pequeña Lulú.
Comencemos:
Octubre 14, 1980.
“Hoy no me llamó”.
Octubre 20.
“Hoy tampoco”.
Octubre 25.
“10 días que no me llama” .
Noviembre 2.
“Hace un mes comencé este diario para aclarar mis sentimientos por Laura. Al no dignarse a llamarme en todo este tiempo tengo en claro que Laura, mis sentimientos y este diario se pueden ir a la reputísima madre que los reparió”.

(El mismo amor, la misma lluvia, Juan José Campanella, 199)

GUSMORNÍ, CINÉFILOS
Hay personas que cuando nacen son tocadas con la barita mágica del Hada del Talento. Esto le ocurrió a nuestra homenajeada de hoy, Soledad Villamil, que cumplió tal día como ayer, 19 de junio, 49 primaveras.

Mucho hemos y se ha hablado de ella, mujer de delicada y discreta belleza, con su mirada es capaz de descubrir los secretos más hondos, no sabemos si nos cautiva más con esos profundos ojos abiertos o cuando los cierra y nos invita a adivinar lo que pasea por su mente y late en su corazón.
Casi veinte años ya se cumplen cuando la vimos aparecer en la película que nos ha servido como introducción, junto a Ricardo Darín con el que tiene tanta química que cuando los vemos aparecer juntos sabemos que se va a tratar de algo grande, como sucedió en “El mismo amor, la misma lluvia” y como sucedería también de la mano de Ricardo y Juan José en esa obra maestra que todos admiramos “El secreto de sus ojos” (2009).

Y como fue tocada con la varita no sólo nos ha regalado inolvidables interpretaciones, sino que también posee una voz prodigiosa. Allá en la Argentina goza de tremenda popularidad por su faceta de cantante habiendo recibido infinidad de premios por su trabajo.
En 2010 recibió un Goya a la mejor actriz revelación, cosa que me hizo tremenda gracia ya que Sole llevaba más de 20 años interpretando en fin cosas de los Goya…ella no pudo recogerlo porque andaba a sus cosas, cantando en Argentina, dijeron.

Pues desde aquí queremos agradecerle su trabajo, todas las emociones que nos ha transmitido y hecho sentir con la esperanza de que se embarque en muchos y tan buenos proyectos como lo ha hecho hasta ahora que nosotros le seguiremos profesando rendida admiración.

Su música llenará también este Gus de hoy, como no podía ser de otra manera.


Ella, en nuestro MOSAICO DE HOY, Japiberdey, Sole




martes, 19 de junio de 2018

GUS MORNINS 19/6/18

“Cuando mi marido John Cassavettes actuaba, podíamos hacer lo que nos viniera en gana. Viajábamos mucho y era muy divertido. Pero cuando dirigía…de verdad…Creo que la gente no está en sus cabales cuando prefiere dirigir antes que actuar. Al fin y al cabo y para empezar, están escribiendo durante tres meses, ruedas, y luego estás montando la película durante otros seis. Y John era el perfeccionista más terrible que he conocido nunca. Como artista, no puedo más que amarle. Como marido, no puedo más que odiarle”.                                                        Gena Rowlands
Ochenta y ocho años cumple hoy está grandísima dama del cine y del teatro. Una de las actrices con mayor carácter de la historia del cine, con unos recursos interpretativos deslumbrantes y la media naranja que estuvo casada con John Cassavettes la mayor parte de sus vidas hasta que él falleció en 1989 después de treinta y cinco años de matrimonio y tres hijos en común. Recientemente, Gena Rowlands fue galardonada con un Oscar especial de la Academia por toda su carrera y, desde luego, es una de las mejores actrices vivas.
El padre de Gena Rowlands, Edwin, era banquero y, poco después, comenzó una prometedora carrera política mientras su madre, Mary, era pintora artística de profesión, con cierto éxito. En 1939, su padre se trasladó a Washington porque aceptó un alto cargo político en la Secretaría de Agricultura y tres años después, otro nuevo traslado a Milwaukee porque fue nombrado Jefe de la Oficina de Administración de Precios del Departamento de Haciendo y allí es donde estaba la sede. Gena se graduó con unas notas brillantes y se decidió a estudiar Arte Dramático en la Universidad de Wisconsin, donde estuvo tres años sin graduarse universitariamente, cosa que sí consiguió cuando se trasladó a Nueva York cuando se matriculó en la American Academy of Dramatic Arts, una de las instituciones más prestigiosas en el arte de la interpretación.
Con el título bajo el brazo, Gena comenzó a actuar en diversas series de televisión en papeles muy secundarios y es por allí donde conoce a John Cassavettes, un joven y apuesto actor, aunque algo bajito de estatura (más bajito que ella, que llegaba al 1,70 mientras él no pasaba del 1,65) que sorprendía por su forma de actuar y que hablaba continuamente de su ambición por dirigir. No en vano, él estudiaba en la Escuela de Cine de Nueva York mientras se ganaba la vida también interviniendo en papeles pequeños en muchas series de televisión.
El flechazo fue fulminante. Se casaron, a pesar de que ninguno de los dos tenía el futuro asegurado (aunque hay que reconocer que contaban con el respaldo de la familia de ella) y trataron de triunfar cada uno con sus propios medios. Así, se puede apreciar el incipiente trabajo de Gena en el cine con excelentes películas en papeles secundarios como es el caso de Los valientes andan solos, con Kirk Douglas de compañero; o Camino a la jungla, con Rock Hudson. Luego vino su primera colaboración en serio con John Cassavettes, su marido, que se estaba haciendo un nombre como director independiente y cabecilla de una nueva forma de hacer cine que estaba obteniendo un gran prestigio después de películas como Sombras (en la que ella hizo un mero papel de extra) y Too late blues. Cassavettes intentó el salto hacia un cine más comercial con Ángeles sin paraíso, con Burt Lancaster, Judy Garland y Gena Rowlands en los principales papeles, con una estremecedora historia sobre los niños minusválidos psíquicos. El problema fue que Cassavettes se topó con el productor, Stanley Kramer, y difirieron en el enfoque que cada uno quiso dar a la historia. Naturalmente, ganó Kramer y Cassavettes, muy a regañadientes tuvo que plegarse, no sin colar alguna que otra escena que delataba su punto de vista. En realidad, Cassavettes quería una historia intimista, centrada en el abandono de unos padres que no quieren saber nada de sus hijos minusválidos, que los dejan en cualquier centro de enseñanza y no van ni a visitarlos. Kramer, por el contrario, quería un punto de vista más a distancia, más a vista de pájaro, con la nula implicación de las instituciones oficiales en esos ciudadanos que merecían algo más que una sola mirada de compasión. Aún así, la película está llena de sensibilidad y aún hoy permanece como el estudio más serio sobre la minusvalía psíquica infantil que se haya hecho nunca.
En vista de que a John Cassavettes, después de las peleas que tuvo con Kramer que llegaron a oírse en Tumbuctú, no le iban a dar ninguna otra película bajo el amparo del cine más comercial, ambos se dedicaron a actuar en cuantos proyectos les ofrecieron. Principalmente, en televisión. John creó uno de esos personajes de leyenda que era el Victor Frankie de Doce del patíbulo, por el que obtuvo una nominación al secundario. Gena se introdujo en el universo Sinatra con la más que aceptable Hampa dorada, donde interpretaba a una de las sospechosas del misterio que tenía que resolver el detective Tony Rome. Así que, cuando reunieron el dinero suficiente, John le ofreció el papel principal de Rostros (Faces) donde Gena, realmente, comienza a destaparse como una actriz soberbia, capaz de aguantar larguísimos primeros planos y ser la representación ideal de la mujer bajo la visión de John Cassavettes. Siguieron otras dos colaboraciones con su marido, hasta que llegó uno de los papeles de su vida.
Una mujer bajo la influencia está considerada una de las mejores actuaciones femeninas de la Historia del Cine. Gena interpretó a Mabel Longhetti, un ama de casa que cruza el umbral de la locura al sentirse ninguneada por un universo de convencionalismos y machismos descarados que descentran su mirada que, por otra parte, está llena de lógica y de búsqueda desesperada de cariño sincero. Gena consiguió con esta interpretación su primera nominación al Oscar a la mejor actriz y pasa por ser una de las mejores películas de John Cassavettes como director. Una auténtica joya que clama por un feminismo auténtico, concediendo a la mujer la importancia que merece dentro de una estructura familiar que, por definición, debería ser libre.
Ella es uno de los puntos más fuerte de la floja Pánico en el estadio, como una de las espectadoras que está a punto de divorciarse de su pareja, David Janssen, y hablan sobre ello en medio de la final de la Super Bowl mientras un francotirador se posiciona en el estadio con la intención de matar a cuantos más mejor. Sin embargo, a continuación, su marido le ofrece de nuevo un papel maravilloso: el de la estrella del teatro Myrtle Gordon en la estupenda Opening night. Aquí, Gena se transmuta de forma genial en una actriz que es testigo del atropello a una fan y eso hace que se replantee hasta qué punto su vida ha sido útil encima de las tablas hasta llegar a la misma crisis personal. Intenta refugiarse en amigos y es baldío. En el alcohol y se convierte en algo odioso. Sin embargo, la noche en que se presenta a trabajar, la noche del estreno, totalmente ebria, consigue estar sublime. Myrtle llega al convencimiento de que las cosas ocurren, de que la edad llega inevitablemente y de que el éxito siempre borra cualquier desgracia. Por este papel, Gena recibió el Globo de Oro a la mejor actriz dramática de 1977 y el Oso de Oro a la mejor interpretación femenina del Festival de Berlín.
Apenas un par de años después, John Cassavettes le ofrece otro papel maravilloso en Gloria en donde Gena interpreta a una mujer que ha sido una de las chicas de la Mafia de Nueva York y, por culpa de un niño, se rebela contra ellos que sólo quieren matarlo. Su retrato de mujer de vida cómoda que conserva su coraje intacto para enfrentarse a unos crueles asesinos le valió otra nominación para el Oscar y toda una demostración de fuerza para el público de todo el mundo.
Otra de las películas que hizo para su marido es Corrientes de amor, quizá algo menos conseguida aunque de una sensibilidad extraordinaria y también trabaja para Woody Allen en Otra mujer, uno de los mejores dramas del director y que se alza como uno de los puntos más fuertes de la película. Viaja hasta la comedia con Querido intruso, como la perpleja esposa de Danny Aiello que asiste estupefacta a la intromisión continua de Richard Dreyfuss en su casa y acaba por enamorarla.
Especialmente elegante fue su intervención en el primero de los episodios de Noche en la Tierra, de Jim Jarmusch, en la que interpreta a una agente que ofrece a una taxista, Wynona Ryder, la oportunidad de convertirse en estrella de cine y se queda absolutamente perpleja cuando ella se niega alegando que “quiere montar un taller y quizá su propia compañía de taxis”. Una gozada de interpretación en apenas unos minutos.
Después del fallecimiento de John Cassavettes, vinieron un buen puñado de papeles menores, en los que siempre aportaba un toque de clase, de serenidad, de elegancia y en los que, reconozcámoslo, cada vez que aparece aporta una cima. Así la podemos apreciar en película como Algo de qué hablar, al lado de Julia Roberts; o Jugando con el corazón, historia de amores entrecruzados. Por supuesto, Gena aún tendría una joya con la que deleitarnos.
En 2004, bajo la dirección de su hijo Nick, Gena Rowlands interpretó a una mujer enferma de Alzheimer en El diario de Noa, una estupenda película sobre el amor verdadero, sobre la búsqueda de ese momento en que la maldita enfermedad te da un momento de lucidez y te vuelves a enamorar de aquel hombre que te arrebató el corazón como nadie y te hizo sentir viva hasta el mismo momento en que se cernieron las tinieblas. Una estupenda interpretación al lado de un maravilloso James Garner mientras Rachel McAdams y Ryan Gosling se hacían cargo de los personajes en sus años jóvenes.
Gena sigue viva y con buena salud. Es una mujer de empuje y sus éxitos en teatro también han sido muchos y muy grandes. Entre otros consiguió un enorme éxito interpretando la obra En mitad de la noche, de Paddy Chayefsky, al lado de Edward G. Robinson y Martin Balsam. Y en 1993 estrenó la conocida Cartas de amor, que aquí han interpretado Miguel Rellán y Julia Gutiérrez Caba, al lado de Ben Gazzara.
Pedro Almodóvar le dedicó su película Todo sobre mi madre, a ella junto con Bette Davis y Romy Schneider.
John la llamaba cariñosamente “mi chica de oro”.
Ella sintió el gusanillo de la interpretación cuando vio en una filmoteca El ángel azul, con Marlene Dietrich. Desde entonces, llegó a ver la película más de cuarenta veces y sintió una enorme admiración por ella.
Trabajó con Bette Davis en una película para televisión. Al respecto dijo: “Cuando me ofrecieron el papel, no quería hacerlo. Pensé que todas las ilusiones que tenía con respecto a ella podían romperse. Pero no pude resistirme a la tentación. Ella no era ninguna gilipollas. Era una artista de una independencia y de una genialidad incomparables y amé cada minuto que trabajé con ella”.
Cuando recibió el Oscar especial a toda su carrera dijo: “Nunca pensé que pudiera llegar a tener uno como éste. Y ahora que lo tengo, mi sensación es de que es horriblemente agradable”.
De su trabajo con el equipo de El diario de Noa declaró: “Tanto Rachel McAdams como Ryan Gosling son estupendos intérpretes. Me encantó trabajar con Jim Garner. Y todo el mundo me advirtió de que iba a ser muy duro trabajar para mi hijo, Nick. Pero me sentí tan querida durante todo el rodaje, que todo fue muy fácil”.
Os dejo con un bonito clip con un buen montón de fotos privadas de la pareja acompañados por una estupenda canción There you´ll be, de Faith Hill.



Y como mosaico, los dos, en un momento de esos que, sencillamente, sólo les pertenecía a ellos.


lunes, 18 de junio de 2018

EL CINE EN CIEN PELÍCULAS (XVIII)

Oiga, mozo. Y en lugar de meter el baúl en el camarote ¿por qué no intenta meter el camarote en el baúl?


UNA NOCHE EN LA ÓPERA (A Night at the Opera). USA, 1935. Dir: Sam Wood, con Groucho Marx, Chico Marx, Harpo Marx "The Marx Brothers", Margaret Dummont, Kitty Carlisle, Allan Jones (94 min).

¡¡¡ Más madera ¡¡¡ ¡¡¡ Traed madera¡¡¡ ¡¡¡ Es la guerra ¡¡¡ El tren de “El cine en cien películas” no se para y se detiene esta semana en la obra de estos locos maravillosos que con su estilo anárquico e irreverente pusieron patas arriba el mundo del cine en general y el de la comedia en particular, marcando un antes y un después en lo que es el noble arte de hacer reír. Nadie puede dudar hoy en día de que los Hermanos Marx son un ícono no sólo del Séptimo Arte, sino también de la cultura y el pensamiento del siglo XX. Sí, porque la doctrina marxista que ha llegado a nosotros con más fuerza no es la que promulgó el amigo Karl en El capital, sino la que se encargaron de difundir Groucho, Chico y Harpo a través de sus películas, sus libros o sus obras de teatro. Personalmente, se me hace muy difícil imaginar un mundo sin la presencia de los Hermanos Marx y sin la huella que dejaron en lo que ha venido después, aun siendo consciente de que dentro de lo que ha venido después no todo es brillante. La verdad es que pusieron el nivel muy alto.

Todo comienza a finales del siglo XIX cuando Minnie Schoemberg, una humilde artista de variedades de Nueva York de origen judío, conoce a Samuel Marx, un sastre también de ascendientes hebreos. Se casan en 1885, y de su matrimonio nace un primer vástago al que ponen de nombre Manfred, que sin embargo muere a los siete meses víctima de una gripe. Después vienen Leonard, Adolph, Julius Henry, Milton y Herbert, o lo que es lo mismo, Chico, Harpo, Groucho, Gummno y Zeppo, pues estos serán respectivamente los nombres artísticos que adoptarán cuando decidan probar suerte en el mundo del espectáculo. Es su madre quien les introduce en dicho mundo, y es con ella con quien empiezan sus primeras actuaciones. En un principio, el grupo es mucho más musical que cómico, y cuando Gummo opte por abandonarles, se harán llamar The Four Nigntingales.  Al Shean, tío de los muchachos y también metido en la farándula neoyorkina, les aconseja dar más cancha al humor en sus shows e ir relegando poco a poco el apartado musical, sugiriendo que cada uno de ellos defina y otorgue a sus personajes unas peculiaridades propias.

Así, Chico aprenderá a imitar el acento italiano y adoptará el rol de pícaro y de timador capaz de desquiciar al mismísimo diablo, ataviado siempre con ropas sencillas y su característica gorrita. Groucho se pondrá un bigote y unas cejas postizas y caminara a grandes zancadas y con la espalda ligeramente encorvada. Será quien lleve el peso de los diálogos, y sus divertidas e ingeniosas sentencias harán historia. Zeppo será el galán, y Harpo, el más alocado, sin apenas diálogos hasta que tras una mala crítica resuelve prescindir de ellos para siempre. Con su cara de niño travieso y su eterna peluca rizada, Harpo se comunica con el mundo a través de una bocina, viste una estrafalaria gabardina a cuadros y sus pasatiempos favoritos son tocar el arpa- de ahí su nombre- y perseguir a las chicas.  Chico y Harpo desarrollan una complicidad muy especial entre ellos – son especialmente hilarantes los gags en los que el segundo intenta contarle algo mediante gestos al primero, y éste trata de adivinar lo que le está diciendo- mientras que Groucho va un poco por libre, tratando de seducir siempre a la rica heredera de turno a la que también siempre interpreta la gran Margaret Dummont, a quien Groucho llegará a definir más tarde como la cuarta hermana Marx. Una mujer impresionante que tenía que soportar imperturbable y estoica los continuos desplantes de Groucho 

Al público le cuesta cogerle el truco a los primeros montajes de los Marx, pero la situación cambia en 1924 con la gira de I´ll says here que acaba recalando en los escenarios de Broadway y convirtiéndose en su primer gran éxito.  Ya entonces habían filmado una película muda titulada Humor Risk (1921) que nunca llegó a estrenarse, y de la cual se conservan sólo algunos fragmentos. El gran salto a Hollywood tiene lugar algo más tarde cuando los Marx firman un contrato con los estudios Paramount Pictures. Eso será en 1929, paradójicamente u un año triste para la familia que ve cómo se esfuman gran parte de sus ahorros en bolsa tras el crack de Wall Street, y además sufre la pérdida de Minnie, la gran matriarca. Estos dos acontecimientos supondrán un mazazo importante para los Marx dejándoles secuelas irreparables. Así, mientras el insomnio se hace compañero inseparable y de por vida de Groucho, Chico comienza a tener problemas con la justicia e incluso la mafia a causa de su adicción al juego.

El debut de los hermanos en el cine se produce con Los cuatro cocos (1929), adaptación de una obra que ya habían interpretado sobre los escenarios. En el grupo todavía estaba Zeppo que también intervendrá en el siguiente film, El conflicto de los Marx, que proviene también de un montaje teatral anterior. El tercer largometraje, Plumas de caballo, es el primero cuyo guión está escrito directamente para la gran pantalla, y llevó a los Marx a la mismísima portada de la revista Time.  Por aquel entonces, los Marx ya gozaban de una tremenda popularidad en el país, y su fama había cruzado incluso el charco. Los máximos exponentes de las vanguardias europeas, con los surrealistas por supuesto a la cabeza, disfrutan de lo lindo con las películas del grupo, y exaltan su espíritu ácrata y libertario. En 1937, Salvador Dalí viaja a Estados Unidos, y pide conocer a los hermanos, y hacerle un retrato a Harpo. Durante los descansos del rodaje de Un día en las carreras, Dalí y Harpo comienzan a escribir el primer esbozo de un guión con el título de Jirafas en ensalada de lomos de caballo que nunca llegó a rodarse.  Sin embargo, uno de los dibujos que el pintor de Figueras incluyó en las páginas de este guión se exhibe desde 2009 en la sede que la fundación Dali tiene en la localidad gerundense.

Los Marx se despiden de la Paramount con la primera de sus obras maestras, Sopa de ganso (1933) en la que son dirigidos por Leo McCarey que ya tenía experiencia en trabajar con cómicos pues había dirigido anteriormente a Oliver y Hardy, y más tarde trabajaría también con Harol Lloyd. Si bien en su estreno no fue bien acogida, la película hoy es un clásico indiscutible que crítica y caricaturiza de forma ácida las guerras y los regímenes totalitarios (los nazis ocupaban ya el poder en Alemania y los tambores de otra guerra sonaban en el horizonte). Será también la última película de Zeppo Marx que abandonará la formación tras este film para convertirse en un empresario de éxito y fundar la Marman Produits, dedicada al diseño de material armamentístico (al parecer las argollas a la que iba anclada la bomba atómica en el Enola Gay salieron de la factoría). En las películas de los Marx, Zeppo interpretaba siempre al galán enamorado de la chica a la que el resto de los hermanos ayudaban a conquistar. El personaje siguió apareciendo en las siguientes películas del trío pero ya sin el rostro de Zeppo; en concreto, el actor encargado de interpretarlo en Una noche en la ópera fue el actor y cantante Allan Jones que también aparecería en Un día en las carreras.

Tras esta primera etapa, los Marx firman un nuevo contrato con la Metro con la que rodarán sus seis siguientes títulos.  Tanto Irvin Thalberg como Louis B. Mayer, los dos grandes mandamases del estudio, se propusieron “domesticar” a sus nuevos muchachos que han dejado muy pocos amigos en la Paramount debido a su carácter y a sus peculiares métodos de trabajo, algo anárquicos y basados en la improvisación continua que traían de cabeza a los directivos y técnicos de su antiguo estudio. La Metro confió la tarea a Sam Wood, director que llevaba algo menos de una década trabajando para los estudios a quienes en el futuro proporcionaría clásicos como Adiós Mr Chips (1939), El orgullo de los yanquis (1942) o ¿Por quién doblan las campanas? (1943), con Gary Cooper como protagonista en estas dos últimas. Wood, que durante un par de semanas también se hizo cargo del rodaje de Lo que el viento se llevó, tiene el honor de ser junto a Edward Buzzell el único realizador que dirigió al trío en más de una ocasión (volvería a hacerlo en su siguiente film Un día en las carreras). La colaboración con Sam Wood abre sin duda el periodo más fecundo de la filmografía del grupo que encadenó en los años posteriores sus mayores éxitos. A la presente Una noche en la ópera (1935), le sucedieron la citada Un día en las carreras (1937), El hotel de los líos (1938), Una tarde en el circo (1939), Los Hermanos Marx en el Oeste (1940) y Tienda de Locos (1941).

Sobre Una noche en Casablanca (1946), primera película de los hermanos tras el ciclo en la MGG, circula la famosa leyenda urbana de la demanda interpuesta por la Warner por utilizar en el título la palabra “Casablanca” y la irónica carta que Groucho devolvió a Jack Warner amenazándole a su vez con demandarle por incluir en su razón corporativa el término “brothers” En realidad, la Warner nunca llegó a querellarse contra los humoristas, pero la película iba a ser en principio una parodia de la famosa película de Curtiz, y el estudio presionó para que modificaran el argumento. Groucho también se despachaba a gusto en la carta argumentando que no creía que los espectadores fueran a confundir a Harpo con Ingrid Bergman. En cualquier caso, el film supuso el comienzo del declive de los hermanos que rodarían su última película juntos en 1949. Amor en conserva fue el canto del cisne del mito de los Marx, pero a su vez supuso el inicio de un nuevo mito pues por primera vez pudo verse en una pantalla de cine a Marilyn Monroe  . Aún habría una última comedia con los tres hermanos en el reparto, aunque no figuraban en él como grupo propiamente dicho. Nos referimos a Historia de la humanidad, que dirigió Irvin Allen en 1957

Como ya quedó dicho anteriormente, los Marx no solamente brillaron en el teatro y en el cine sino también en la literatura y el mundo de la radio. Entre 1935 y 1937 Groucho y Chico trabajaron para la radio en un programa de sketchs que llevó por título Groucho y Chico abogados cuyas emisiones no alcanzaron gran repercusión. Sin embargo, una selección de aquellos sketchs fue reunida para formar parte de un libro que hoy es uno de los grandes clásicos de la literatura humorística del siglo XX. Otros libros en solitario de Groucho como Groucho y yo o Memorias de un amante sarnoso han alcanzado también ese status, resumiendo a la perfección lo mejor y más delirante de la doctrina marxista. Harpo, que pese a su imagen en las películas, era un hombre con una enorme cultura y se codeaba con lo mejor de la intelectualidad norteamericana publicó también  su autobiografía bajo el elocuente título de ¡Harpo habla ¡

Ciertamente, los críticos no se ponen muy de acuerdo a la hora de determinar cuál puede ser la mejor película de los Hermanos Marx. Los hay que señalan sin dudar a Sopa de ganso, argumentando, cargados de razón, que es su film más loco y surrealista: claro que si en el film de McCarey aparece el espíritu genial de los Marx en su máxima expresión, Una noche en la opera contiene los que probablemente sean los dos gags más antológicos de toda su carrera. El primero es claro la lectura del contrato de Varoni que acuerdan Groucho y Chico en las bambalinas del teatro de Milán, aquel de “la parte contratante de la primera parte será considerada la parte contratante de la primera parte” (quién nos iba a decir a nosotros que cuando M. dijo lo de “un plato es un plato y un vaso es un vaso” estaba ateniéndose a dictados marxistas).

Y qué decir del segundo de los gags, exacto, ese en el que justo estáis pensando ahora. Sí, porque lo de “el camarote de los hermanos Marx” es una expresión que se ha incorporado hace tiempo a nuestra lengua coloquial del día a día y la utilizamos siempre que queremos referirnos a una multitud nutrida y variopinta concentrada en un espacio de dimensiones reducidas. Este fue el original, podría decirse que con Groucho empezó todo; aquí, además del propio Groucho, encontrábamos a tres polizones camuflados en un baúl, otras tres señoritas que acudían a hacer la limpieza, un fontanero que se presentaba para arreglar las cañerías, una manicura, el ayudante del fontanero, una joven de aspecto tímido que preguntaba por su tía y buscaba un teléfono, una señora para barrer el cuarto, y finalmente, tres camareros portando en sus respectivas bandejas todo tipo de comida como para un regimiento (y también dos huevos duros). Demonios, pero qué hago yo aquí destripando un chiste y quitándole toda la gracia.



En Una noche en la ópera, Groucho Marx es Otis B. Driftwood, un cazadotes que se hace pasar por mecenas artístico e intenta seducir a la muy millonaria señora Claypool (Margaret Dummont) para que financie el viaje a Nueva York de una compañía de ópera que está actuando en Milán. La estrella de dicha compañía es el vanidoso Rodolfo Lasparri, enamorado de Rosa, la “primma donna”, enamorado en vano pues el corazón de la muchacha pertenece a Ricardo Varoni, un humilde corista del grupo. La víspera de la partida hacia Nueva York, Driftwood visita el teatro y se encuentra a Florentino (Chico Marx), un truhán que como siempre no se sabe cómo se ha dejado caer por ahí y que se hace pasar por el agente ficticio de Varoni, cuya carrera quiere promocionar. Entre ambos firman un contrato bastante surrealista del que hemos hablado un poco más arriba. Florentino es colega de Tommasso (Harpo Marx), que trabaja como ayudante de Lasparri, sufriendo sus iras y su mal genio. Florentino y Tomasso urden un plan para llevar a Ricardo a Nueva York, y zarpan los tres junto al resto de la compañía, escondidos en uno de los baúles de Otis B Driftwood. El viaje transcurre sin demasiados sobresaltos, los tres polizones se mezclan entre el gentío y bajan a la cubierta donde viajan los pasajeros más pobres y descubren una gran fiesta en la que no falta ni la comida ni la música. Es el momento perfecto para el interludio musical en el que Chicoo y Harpo demuestran sus habilidades al piano y al arpa respectivamente, algo que hacen de manera sistemática en todas sus películas.

Una vez en Nueva York, Florentino, Tomasso y Ricardo suplantan la personalidad de tres famosos y barbudos aviadores que viajaban en el mismo barco e iban a recibir un homenaje público en la Gran Manzana. Los tres polizones se presentan con sus nuevas y faltas identidades en el homenaje, pero son descubiertos por culpa de un incontinente ataque de sed de Tomasso. Son entonces acogidos en su apartamento por Driftwood que recibe la visita de la policía buscando a los fugados (otro gag desternillante). Todo para confluir en un final glorioso y apoteósico en la ópera, o al menos en las tramoyas de la opera.

Como se ve, y en realidad no se puede esperar otra cosa, la trama no tiene ni tres ni revés. Por un lado tenemos la historia de amor entre Ricardo y Rosa, bastante cursi y relamida, sin embargo la irrupción de los Marx en la misma hace las veces de preciso contrapunto, y tiene el efecto letal de una bomba de relojería. La farsa termina adueñándose de la función para, como siempre ocurre en las películas del trío, censurar la vanidad de los poderosos, la falacia del dinero, lo absurdo de las convenciones sociales, para, en definitiva, situarse y tomar partido al lado de los más débiles y desfavorecidos, los parias de la Tierra. Al final, resulta que Marx y Marx tampoco eran tan diferentes.

Una noche en la ópera, un día en las carreras, una tarde en el circo… cualquier excusa es buena para pasar una velada irrepetible al lado de Groucho, Chico y Harpo. Yo, que tengo por norma no pertenecer a un club que me admita como socio, hace tiempo que hice una excepción en el caso de estos tres y me considero un acérrimo.  Son maravillosos, sus gags, sus muecas, sus chistes… todo lo que hay en ellos me recuerda a ellos… excepto ellos. Los adoro. Estos son mis principios, si no os gustan… de veras que lo siento muchísimo.






viernes, 15 de junio de 2018

GOOD MORNING 15-6-2018


«Francamente, querida, me importa un bledo» - Lo que el viento se llevó (Considerada la mejor frase de la historia del cine)

“- Eres tan… hermosa.
- Eso es porque estoy muy enamorada.
- No, es porque yo estoy enamorado de ti.”. –Anakin Skywalker y Amidala en “Star Wars-Episodio III- la venganza de los Sith” (No sé si es la peor de la historia del cine, pero no se debe alejar mucho) 

Gus morninnnn cinéfilos nos dé God

Hay semanas y semanas, en concreto 52 a lo largo del año. Esta debe ser la 24 de 2018 (más o menos) y cinematográficamente hablando no da mucho de sí. Como ya os habréis dado cuenta, mis penosos gus de estrenos se basan en encontrar un leiv motiv que enlace de alguna forma la cartelera. Unos días son las champions del Madrid, otro los Roland Garros de Nadal, los ministerios, los libros de cabecera…Y a veces uno mira la lista de estrenos y no ve ni por dónde cogerlos, uno no sabe qué puede ser mejor ni qué peor… En fin, “cest la vie” (por decir algo en francés) que estas son mis penas y no las vuestras.

Y hablando de francés, ayer comenzó el mundial de Rusia (que bien hilado) lo que puede justificar plenamente que no vayamos al cine durante unos días (¿Tendrá algo que ver el evento con la calidad de los estrenos de este viernes?) Esta tarde jugamos contra la Portugal de CR7, siguiendo la táctica que había previsto ¿Lopetegui?...Qué cosas más malas hace el Madrid, que ficha entrenadores días antes de que empiece el Mundial, eso no se ha visto nunca, ni que a Luis aragonés le fichara el Fenerbace justo en semifinales de una Eurocopa que luego ganaría España gracias al gol de Torres. En fin, que me desvío, quitemosle Hierro al asunto que yo he venido aquí a hablaros de cine, pero como no hay, os contaré lo que se estrena y ya está.

Empezamos como siempre con la animación y… ¡venga, coño, si además es francesa!...¡y un remake!. COLMILLO BLANCO está basada en la obra de Jack London y ya ha tenido algunas adaptaciones al cine. Yo recuerdo una italiana en los 70 y en los 90 hubo otra protagonizada por un Ethan Hawke muy jovencito. También había una versión en dibus muy cutrilla que mis hijos disfrutaron igualmente cuando eran chicos. Ahora son los franchutes los que nos hablan de aquel cachorro, medio perro medio lobo, que pasa de vivir en libertad a conocer lo mejor y lo peor de los hombres…
 ¿Lo mejor de los hombres (masculino)? Su forma de solucionar las cosas con una cerveza, ¿lo peor? Su frecuencia en hacer algo mal para tener que solucionarlo tomando una cerveza.

Pero no vayáis a pensar que ahí acaba la cosa, hay otra película francesa se estrena esta semana y su título es lo más…LOS 50 SON LOS NUEVOS 30. Jejeje y ¿Qué más? Que yo me quito años, pero 20 de golpe me hacen de reír. Y ¿Qué queréis que os diga? Hace 20 años aguantaba las copas mucho mejor y nunca me rompí una clavícula bailando…así que podemos decir que esta es una película de fantasía, aunque por su argumento parezca que no. El marido de Marie-Francine la encuentra demasiado vieja y en el trabajo es un estorbo (que ya sería un estorbo antes, que la edad te trae achaques pero la estorbitis no es uno de ellos) A sus 50 años se ve obligada a volver a casa de sus padres, que siguen empeñados en tratarla como a una niña. Dadas las circunstancias, no le queda otra opción que aceptar un trabajo en una tienda de cigarrilos electrónicos (dadas las circunstancias tiene que trabajar…que ya no está para vivir del cuento, vamos) Allí conocerá a Miguel, que está pasando por la misma situación que ella y no se atreve a decírselo, pero los problemas no han hecho más que empezar...
Jo, pues es que lo leo y me digo, “uys, lo mismito que le pasaba a los de mi generación cuando teníamos 30 años”. Pero vamos que es una comedia francesa y estos son capaces de lo mejor y lo peor… ¿Lo mejor de los franceses? La marsellesa…en concreto una que era muy guapa y estaba muy buena que conocí una vez que… ¿Lo peor? Para mi gusto, la mayoría de sus quesos.

En cualquier caso, me quejo mucho de Francia pero es junto a Alemania el pilar de la economía euro y eso debe ser bueno, tan bueno como puede serlo esta película en coproducción Macron-Merkel. EN TRANSITO. Segunda Guerra Mundial. En Marsella, refugiados de toda Europa embarcan rumbo a América, huyendo de la ocupación Nazi. Entre ellos, el joven alemán Georg, suplanta la identidad de un escritor muerto para utilizar su visado, que le garantiza refugio en México. En Marsella se enamora de María, una joven que busca desesperadamente al hombre a quien ama, sin el que no está dispuesta a irse…
¡Toma ya fiesta!, pues mira, lo mismo alguno la ve y se acuerda de los del Aquarius (el barco, no el refresco), ah no que estos son del mismo color que nosotros y entonces se pueden integrar. En circunstancias adversas el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor. ¿Lo mejor cuando las cosas pintan muy mal? Que se nos ocurra pensar en el sexo como una forma de vivir feliz unos instantes desesperados. ¿Lo peor? Que eso sólo se me ocurre a mí. (En realidad no, que en muchas películas les entra el apretón en momentos mu chungos)

Pero los alemanes, que para eso son muy suyos, debieron pensar que a lo mejor ellos también podían hacer pelis solos y vendérnoslas a los españoles, así que aquí tenemos WESTERN donde un grupo de obreros alemanes empieza a trabajar en un lugar remoto en la campiña búlgara. La tierra lejana despierta el sentido aventurero de los hombres, pero también tienen que enfrentarse a sus propios pre- juicios y desconfianzas debido a las barreras lingüísticas y culturales. Al poco tiempo, empezarán a competir por el reconocimiento y los favores de los aldeanos.
Esta también es una película de ciencia-ficción. ¿Un grupo de obreros alemanes que tienen que emigrar a trabajar a otro país? Ah, que no, que los alemanes son muy de “movilidad exterior” como decía Fátima Bañez de nuestro jóvenes. Pero en realidad cuando uno emigra todo es incertidumbre y es posible encontrarse con algo mejor o algo peor. ¿Lo mejor de emigrar? Que no te compras billete de ida y vuelta. ¿Lo peor? Que la frase “Me cago en mi país” ya no es literal.

Ah, los alemanes, que concienzudos son. Se ponen a hacer películas y las hacen, se ponen a vendérselas a los españoles y lo hacen…¡Dos veces! Así son ellos de producción en serie. Aquí tenemos otra alemana, EL REPOSTERO DE BERLÍN se llama para que sepamos la capital de Alemania de paso. Thomas, un talentoso pastelero de Berlín, mantiene un romance con Oren, un joven israelí que visita con frecuencia la ciudad por negocios. Cuando Oren muere en un accidente de tráfico en Israel, Thomas viaja a Jerusalén en busca de respuestas. Bajo una identidad falsa, se cuela en la vida de Anat, la viuda de su amante, que regenta una pequeña cafetería kosher en el centro de la ciudad. Thomas empieza a trabajar para ella haciendo tartas y otros dulces que devuelven la vida al aburrido local, pero pronto se verá involucrado en la vida de Anat de una manera muy distinta a la prevista, por lo que, para proteger la verdad, tendrá que alargar la mentira hasta un punto de no retorno.
Esta también pinta ser divertidísima. Pero es que ir de incognito no es fácil, que si vas a Jerusalén que es una gran ciudad todavía, pero ir de incognito a un pueblo de Cadiz y que te pregunten “¿Y tú de quién eres?” cada dos por tres, no me digáis que no da fatiga. Y además no es fácil mentir para mantener el anonimato y así te puede pasar lo mejor o lo peor. ¿Lo mejor que te puede pasar si mientes? Que te crezca la nariz y usarla como superpoder a voluntad y entrar en el grupo de Los Vengadores ¿Lo peor? Que te crezca tanto que te desequilibres y caigas de bruces y te rompas el tabique nasal para los restos.

Otros que hacen las cosas a conciencia son los japoneses, que esos pasan de vendernos películas habitualmente pero tecnología es un no parar. No obstante esta semana se ha colado una peli nipona llamada TOKIO GHOUL LIVE ACTION, un bonito idioma el japonés. La guerra entre los seres humanos y los ghouls, criaturas que devoran carne humana, se aproxima y el joven Kaneki se ve atrapado en medio del conflicto. En Tokyo, acechan los ghouls, criaturas con aspecto humano que sólo pueden ingerir agua, café… y carne humana. Tras resultar gravemente herido, el joven universitario Kaneki recibe un trasplante de órganos de una ghoul que se encontraba con él en el momento del accidente. Convertido en el primer híbrido de humano y ghoul, Kaneki debe hacer frente a la necesidad de ingerir carne humana. Tras descubrir que la camarera de la cafetería que frecuenta, Touka, también es una ghoul, Kaneki comienza a darse cuenta de que estos son más parecidos a los seres humanos de lo que pensaba. Atrapado entre dos mundos en conflicto, Kaneki pronto se verá obligado a tomar parte en la feroz batalla entre los ghouls y la organización humana dedicada a exterminarlos.
Esta como veis es bastante real, que ahora con la cosa de las dietas, algunos sólo comen hierbas, otros hierbas y huevo y queso, otros sólo cosas sin gluten, otros pastillas de herbolario… pues nada café, agua y carne humana que también es una opción. El argumento no aclara si la carne humana que comen los ghouls es de personas vivas o muertas y si la comen cruda o muy hecha…eso es importante, porque si les gusta al punto en Andalucía lo van a llevar jodido que allí te la traen carbonizada y te preguntan que si te la pasan un poco más. Y es que una dieta rica en carne puede ser lo mejor o lo peor. ¿Lo mejor de la carne?  Que si no la tienes te dicen que estás en los huesos. ¿Lo peor? Que algunos se empeñen en decir que es pecado.

Menos mal que están los americanos para traernos buen cine que llevamos una época que no dejan de enviarnos obras maestras una tras otra que esto parece el Hollywood de los años dorados. La nueva maravilla se llama ¡QUE GUAPA SOY!, españolización del título original “I feel pretty” que nos recuerda tanto a Natalie Wood y su historia en el West Side. Una chica corriente (Amy Schumer), que se enfrenta cada día a sus inseguridades, despierta de una caída creyendo que de repente es la mujer más bella y capaz del planeta. Con esta nueva confianza en sí misma se siente capaz de vivir su vida sin complejos ni limitaciones pero, ¿qué pasará cuando se dé cuenta de que su apariencia en realidad no ha cambiado?
Uys, que de jugo se puede sacar como comedia a lo de que una chica “corriente” se sienta supersegura de sí misma. Lo que son las cosas lo que puede parecer un cuento que busca que la gente se sienta bien consigo misma encierra, al menos de inicio, un mensaje bastante más casposo. De inicio para creerse para valorarse mucho tiene que tener una caída que la deje tonta, que lo de aceptarse de forma natural es imposible, tiene que haber magia. De segundas, no sólo se acepta sino que se siente “la más bella y capaz del planeta”, que tampoco es necesario, que en el planeta somos muchos y muchas, y basta con que sepas quien eres y donde estás. Pero en fin, ya veremos, aunque es cierto que según como te levantes de la cama, te miras en el espejo y unas veces ves lo mejor y otras lo peor. ¿Lo mejor de mirarse en el espejo? Que siempre te encuentras con una cara conocida. ¿Lo peor? Que si te miras y no te reflejas te das cuenta de que te ha mordido un vampiro durante la noche.

Y si no hay más pelis americanas, no importa, porque vienen los amigos británicos y nos regalan otro film para la historia. 10 X 10 es el título, no una pregunta del examen de la EVAU (o selectividad). Lewis (Luke Evans) es un hombre aparentemente normal que en realidad esconde una terrible obsesión: busca vengarse de Cathy. Después de secuestrarla a plena luz del día, la encierra en una celda insonorizada y de pequeño tamaño, concretamente de 10x10, donde pretende descubrir el oscuro secreto de su pasado. Pero Cathy, protagonizada por Kelly Reilly, no tiene intención de entregarse tan fácilmente y resulta ser tan resuelta como su secuestrador.
Bueno, lo cierto es que un sitio de 10 metros cuadrados completamente insonorizado puede ser un sitio genial para una fiestuki y que si el alquiler estuviera asequible a más de uno le parecería el lugar ideal para vivir. La verdad es que la peli suena a claustrofóbica. Pero la cosa va de dos personas aparentemente normales, uno que luego es un secuestrador aunque no lo parecía y otra que “resulta ser resuelta”. Toma ya, eso sí que no es normal, que lo suyo es que una chica secuestrada esté lloriqueando y no mueva un musculo por escapar, que esas cosas sólo las hacen los hombres. Si es que en cuanto nos descuidamos se nos cuela el micromachismo. Pero es verdad que un secuestro saca de nosotros lo mejor y lo peor. ¿Lo mejor de estar secuestrado? Que no se pueden quejar si roncas ¿Lo peor? Que no puedes comentar los partidos del Mundial con los amiguetes.

Pero no os preocupéis chicos que también hay cine español para echarnos a la cara esta semana. Una, en realidad es una coproducción con Argentina y Uruguay con el título de NO DORMIRÁS. En un hospital psiquiátrico abandonado, un grupo de teatro radical experimenta con el insomnio para la preparación del montaje de una obra. Con el paso de días sin dormir, alcanzan nuevos umbrales de percepción, que los enfrentan a energías e historias ocultas del lugar. Cuando Bianca, una joven promesa del teatro, se incorpora al elenco compitiendo por el papel principal, debe sobrevivir no solo a la intensidad del trabajo y sus compañeros, sino a una fuerza desconocida que la empuja, como a los demás, a un trágico desenlace.
Se iba a titular “Los efectos negativos del método Stanislavski si eres gilipollas” pero los productores pensaron que quedaba demasiado largo. Hay varias cosas que llaman la atención del argumento y del experimento teatral. El primero el lugar elegido ¿Un hospital psiquiátrico abandonado?, ¿no habría sido mejor alquilar el 10x10 de la peli anterior? Lo segundo experimentar con el insomnio para preparar la obra, tal vez deberían haber sido los espectadores los que debieran entrenarse en lo de no dormir para cuando fueran a verla. Y luego puestos ya en faena, esa fuerza desconocida que la empuja, eso suena a los que en el metro de Japón se encargan de conseguir que los viajeros entren en el vagón. En todo caso no están las cosas para hacer películas que hagan que te de miedo el mundo del teatro. El teatro puede ser lo mejor o lo peor. ¿Lo mejor de hacer teatro? Que te piten un penalti que no ha sido y gane tu equipo y te clasifiques para la final y ganes otra Champions y… ¿Lo peor? Que a los espectadores no les guste la obra ni a ti los tomates.

Pero también hay una peli española “por los cuatro costaos”. De título LA NOCHE DEL VIRGEN, casi ná. Cotillón de Nochevieja: Nico (un ingenuo veinteañero) sale dispuesto a perder la virginidad a toda costa esa misma noche. Cuando conoce a la pícara Medea, la noche se tuerce...para convertirse en una vorágine de sangre, sudor y flujos.
Esteee, ejem, que se han pasado fumando algo, ¿no? ¿Una vorágine de sangre, sudor y flujos? Yo no sé cómo lo veis pero muy elegante no parece. Y española por los cuatro costaos tampoco. Vorágine de sangre puede, de sudor también, pero de flujos…Estos no han salido en nochevieja en su vida, las probabilidades de echar un polvo en nochevieja son menores que las de que un ministro dure menos en el gobierno que Maxim Huerta. Que sí, que la gente bebe mucho y está muy desfasada, pero las desinhibiciones se quedan para la pista de baile y para los chistes con mala baba, en la cuestión sesuar las Nocheviejas ponen tanto como un concierto de la orquesta de RTVE. Y eso que las fiestas son capaces de sacar los mejor y lo peor de uno mismo. ¿Lo mejor de una fiesta de nochevieja? Que es casi la última celebración de las navidades ¿Lo peor? Que no paras de recibir wasaps felicitando el año nuevo-

Y como cada semana hay que apostar por un estreno pues me veo obligado a hacerlo y si habéis estado atentos sólo queda una posibilidad de entre las cosas habituales que se estrenan todas las semanas. ¿Lo tenéis? ¿No? Vamos a ver, ya he puesto la de dibus, las francesas, las USA, la filmografía lejana (Japón), las españolas, ¿Qué nos queda?....efectivamente el documental. LAS MARAVILLAS DEL MAR filmada en 3D a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos sumerge en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Realizada por el hijo y los nietos de Jacques Cousteau, el del Calypso cuya vida se nos contaba en la muy interesante “Jacques”, siguen los pasos del legendario divulgador marino y nos entregan un nuevo documental mucho más espectacular técnicamente que los antiguos de “El mundo submarino· de nuestra infancia y adolescencia y esperemos que con el mismo alma.
Aquellos documentales fueron junto con los de “El hombre y la tierra” nuestras primeras leciónes ecologistas, aunque tanto Felix como Cousteau fueran bastante menos respetuosos con los animales filmados como parecían hacernos ver. La cuestión es que lograron que nos interesara la naturaleza, mucho antes que “Mundo indómito” nos contara la peregrinación de los ñús y el cruce del rio Mara con los cocodrilos al acecho y antes de supiéramos que National Geograpphic existía y que sus fotógrafos se ligaban a amas de casa aburridas en el Condado de Madison. Pero gracias a ellos conocemos lo mejor y lo peor de la vida salvaje. ¿Lo mejor de los documentales de la naturaleza? Que consiguen dos efectos mágicos, uno que todo el mundo diga que los ve pero tengan índices de audiencia bajísimos, otros que junto al Tour son ideales para echarse una siesta. ¿Lo peor? Que son como Juego de Tronos, en cuanto te encaprichas con un personaje muere, que ves a un cervatillo simpático y llega un león y se lo come. 

Pues habéis llegado a lo mejor de este gus, que no es otra cosa que ya se acaba. ¿Lo peor? Que el viernes que viene tendré que hacer otro.

Música maestro. Pues muy adecuada para la película elegida. Dadle al karaoke.

BAJO EL MAR (El cangrejo Sebastian – BSO “la sirenita”)



Y siguiendo con la máxima de hoy es imposible olvidar al personaje de “la noche del cazador” con el gran Robert Mitchum, el llevaba tatuado en sus manos lo mejor y lo peor de la condición humana. Para él nuestro MOSAICO DEL DÍA