miércoles, 17 de mayo de 2017

GUUUUD MORNINS 18-05-2017

- He matado a mujeres y niños. He disparado sobre cualquier cosa que tuviera vida y se moviera. Y hoy he venido a matarle a usted por lo que ha hecho a Ned. (Unforgiven, William Munny a Little Bill).




   Guuuud mornins cinéfilos. Jueves 18 de mayo. De 2017, por si no lo recordáis. 2017 - 25 = 1992. Bingo. Aprobado en matemáticas. Año de las Olimpiadas de Barcelona y de la Expo de Sevilla. Pero no sólo eso. Aquel año se estrenó "Sin perdón". "por lo tanto, "Unforgiven" cumple ya 25 años. Casi nada.

Éramos más jóvenes e inexpertos. Quizás por eso la primera vez que vi ésta película no me pareció tan buena. Fui al cine pensando que me iba a encontrar un western de tiros y mucha acción, de pistoleros buenos contra villanos malos, y lo que me encontré fue un film oscuro, sombrío, de ritmo pausado pero no lento, con personajes con un pasado terrible, donde no hay héroes, sólo hombres castigados por la vida, donde la amistad es lo que prevalece y donde una mirada o una frase corta expresa más que discursos enteros de otras películas.

  Eastwood ya había triunfado como actor y director en el género, con la trilogía del dolar, "El jinete pálido", "El fuera de la ley", "Infierno de cobardes" etc. Pero con "Sin perdón" simplemente puso punto y final a su participación en el género de la forma más brillante posible. Ese William Munny, asesino despiadado retirado a una pequeña granja con sus hijos, que malamente se gana la vida criando cerdos, es la antítesis del héroe del wester. Su fallecida esposa hizo que dejase de matar, pero su precaria situación le hace volver para ganar la recompensa que dan unas prostitutas por matar a los que han maltratado a una de ellas. Y Morgan Freeman, su antiguo compañero de fechorías, no duda ni un segundo en cabalgar junto a él cuando éste se lo propone. 

  Junto a Eastwood y Freeman, brillan con luz propia el gran Gene Hackman en su papel del sheriff Little Bill  que no permite que en su ciudad nadie intente ganar la recompensa, y Richard Harris, el hombre llamado caballo, en su papel de Bob el Inglés, con biógrafo incluido; el enfrentamiento entre el sheriff y Bob es sublime. La soberbia de Bob contra la ley impuesta por el sheriff; la desmitificación de las historias contadas por Bob es también una desmitificación del western,. Aquí matar no tiene ningún valor ni honor, sólo es apretar un gatillo, si es que tienes agallas. Si no, lo dejas, como el miope  compañero de Munny. Aquí la puntería es mala si eres viejo y hace años que no disparas; te caes del caballo si has perdido la costumbre de subirte a uno. Y te matan si te metes con los amigos de Munny.

  La escena del bar es brutal. Ésa entrada de Eastwood con escopeta, en medio de la lluvia, preguntando "¿Quién es el duelo de ésta pocilga?".Chaval, haberlo pensado antes de colgar  el ataúd con el cadáver de mi amigo en la entrada del bar.  El asesinato de su amigo Freeman desata a la bestia que todavía lleva dentro. Sheriff, creo que su casa quedará sin terminar. 

- Te veré en el infierno, Willian Munny.

  Evidentemente  las siguientes veces que ví la película me gustó cada vez más, hasta convertirse en una de mis favoritas. Dicen que Easwood esperó 10 años para tener la edad adecuada para interpretar a William Munny.  Mereció la pena la espera. Y como no, la voz de Constantino Romero dándole ése aplomo a personaje.

  Cambiando de tercio, se han cumplido ya 8 años desde que nos dejó un Artista con mayúscula. Antonio Vega. Aunque sus más concidos éxitos vinieron con Nacha Pop, me quedo con ésta canción preciosa de su época más íntima que nos regaló hace ya muchos años. 

EL SITIO DE MI RECREO Antonio Vega



Donde nos llevó la imaginación
Donde con los ojos cerrados
Se divisan infinitos campos

Donde se creó la primera luz
Germinó la semilla del cielo azul
Volveré a ese lugar donde nací

De sol, espiga y deseo
Son sus manos en mi pelo
De nieve, huracán y abismos
El sitio de mi recreo

Viento que en su murmullo parece hablar
Mueve el mundo y con gracia le ves bailar
Y con él el escenario de mi hogar

Mar bandeja de plata, mar infernal
Es un temperamento natural
Poco o nada cuesta ser uno más

De sol, espiga y deseo
Son sus manos en mi pelo
De nieve huracán y abismos
El sitio de mi recreo

Silencio, brisa y cordura
Dan aliento a mi locura
Hay nieve, hay fuego, hay deseos
Allí donde me recreo

EL MOSAICO DE HOY






   

4 comentarios:

César Bardés dijo...

El año 92...quién no recuerda ese año.
Fui a ver "Sin perdón" en el año 92 al cine Cid Campeador de Madrid. Hoy está lamentablemente cerrado pero era uno de mis cines favoritos. Era amplio, aunque no muy bonito, y destacaba por su instalación de sonido y por la anchura entre filas (hoy en día eso no sería destacable). Y además, casi lo inauguré. Fui uno de los espectadores que acudieron el primer fin de semana de exhibición (antes las películas se estrenaban los lunes) para ver "Terremoto", que se exhibía con el sonido "sensorround", que hacía temblar las mismísimas butacas. Que yo recuerde solo hicieron tres películas con ese sistema de sonido: "Terremoto", "La batalla de Midway" y "La montaña rusa". Todas olvidables aunque en ese momento nos parecieran el no va más de la emoción.
A lo que íbamos, que me pierdo. Salí muy impactado de ver "Sin perdón" porque yo también esperaba algo parecido a "El jinete pálido" y, sin embargo, te encontrabas con una película en la que los malos eran los buenos y los buenos eran los malos, profundamente desmitificadora, arrebatadoramente triste y lánguida. Ni siquiera la venganza final acaba por darte un buen sabor de boca aunque sabes que William Munny está haciendo lo correcto y que, tal vez por eso, porque tiene un fondo bueno, una mujer buena se enamoró de él y le hizo cambiar. Los pelos como escarpias. De hecho, recuerdo que en el cine me regalaron una postal con el mismo cartel que colocas, Indi y ese cartel me encantaba. Años después, la volví a ver y aún me impresiona más, tal vez porque, como bien dices, hemos madurado desde entonces y vamos asumiendo la perspectiva crepuscular que nos proponía Eastwood. Era tan buena que incluso comprendías el punto de vista de Little Bill-Gene Hackman, el bueno-malo de la historia, el hombre que se encarga de deshacer todos los esquemas legendarios del Oeste para decir que, al fin y al cabo, aquello...sí, aquello era una pocilga.
Abrazos impresionados. Gracias, Indi.

Anónimo dijo...

Cuando leo cosas como este gus es cuando me doy cuenta que me falta mucho por aprender en el cine, bueno en el cine y en cualquier cosa. Tengo que confesaros que Sin Perdón es una peli que nunca he sabido apreciar y leyendo tu pasión por ella, Indi, todavía me flagelo màs. Sé que a Car también le gusta mucho. Supongo que tendré que volver a verla aunque más de una vez la he cogido por algún canal empezada y sigue sin atraparme. Me encanta Hasta que llegó su hora así que no comprendo porqué no me engancha Sin Perdón.
Qué preciosa canción El patio de mi recreo...

Gracias Indi por transmitir esa pasión que tanto me gusta.

Besos pidiendo perdón

low

CARPET_WALLY dijo...

Yo también salí impactado. Aun recuerdo cuando iba en el metro de Madrid y veía los carteles de la película previos al estreno, yo no era muy de Eastwood todavía (incluso las pelís con Leone no me parecían tan maravillosas como se decía) la última que había visto suya era "El sargento de hierro" que me pareció un film fascistoide propio de la era Regan ( no había visto aun "Bird"), pero me llamaba la atención aquel cartel que incluía a Gene Hackman, a Richard Harris...un western así promete, me dije. Y me fui a verla al estreno (también en el Cid campeador) y me quedé clavado. No era, como comentáis una del oeste al uso....era mucho más, mucho más real, mucho más seca, mucho más verdad.

En un libro de viajes de Javier Reverte por Alaska siguiiendo la senda de Jack London (muy recomendable) cuenta la historia de un pistolero y bandido que llegó a sser el sheriff de un poblado de mineros durante la fiebre del oro, Allí utilizó el poder de forma despótica y su precedida fama de manejo de las armas logró acogotar durante mucho tiempo a todo el mundo hasta recaudar gran parte de lo obtenido por los buscadores. Hasta que un día un ingeniero sin mucha experiencia en armas decide hacer algo, le cita en una orilla del río para el duelo, todo el poblado está expectante. armados se acercan el uno al otro y comienzan a discutir cara a cara, derepente el sheriff apunta con su rifle al ingeniero, pero este logra desviar el cañon antes del disparo, saca su propia arma y dispara al bandido...la pistola se encasquilla y no sale la bala. El sheriff vuelve a apuntar y disparar al ingeniero, pero este dispara dos veces más y esta vez si logra herirle. caen los dos al suelo el ingeniero mortalmente herido pero el pistolero solo tiene un balazo en una pierna, de repente otro tipo coge el rifle y apunta al sheriff que el sheriff implora por su vida: "Dios mio, no dispares"...tarde, ya ha recibido una bala en el pecho y muere. El legendario pistolero "Soapy" Smith muere en un churro de duelo, esa era la vida real, la que Little Bill nos contaba destrozando la épica que habíamos mamado de niños.

Eso es lo que Clint nos hizo ver y su película es mucho más que desmitificadora es una película verdadera, una verdadera película.

Que gran gus.

Abrazos bajo el diluvio.

Anónimo dijo...

Ahhh El Cid Campeador, qué recurdos. De entre las peliculas que ví alle recuerdo Amadeus y La Misión, le sonido era inigualable...qué pena que ya no existan salas así.

En el año 92 me convertí en madre, lo mejor de aquel año y lo mejor de la vida.

Yo tampoco soy fan de "Sin Perdon", de hecho, creo que no la he llegado a ver entera nunca, me echa para atrás la osuridad de la cinta...un día de estos le doy una oportunidad.

Gracias Indi por el Gus, por la canción, eran años luminosos o quizás no, la luz partía de nosotros mismos, tan jóvenes, cuando todo era posible...ya el fogonazo desapareció pero seguimos siendo luz, aunque tenue, per luz.

Abrazos iridiscentes....(os acordais de Iri???)

Albanta