jueves, 4 de mayo de 2017

GUUUUD MORNINS 04-05-2017


“Somos un par de seres que no se pertenecen, un par de infelices sin nombre, porque soy como este gato, no pertenecemos a nadie. Nadie nos pertenece, ni siquiera el uno al otro.”
  
(Audrey Hepburn, desayuno con diamantes)


  Guuud mornins cinéfilos. Jueves 4 de mayo, San Ciriaco y San Florián (así lo dice el calendario que tengo delante, todavía quedan calendarios con el santoral). Después de semanas santas, puentes, acueductos y demás, la primavera avanza y el verano se asoma por allí a lo lejos. Ánimo y a por todas. Lejos, lejos, lo que lejos está la fecha del 4 de mayo de 1929, pero cerca tendremos siempre a la actriz que nació ese día, quien hoy hubiese cumplido 88 años. Si, claro, hablamos de Audrey Hepburn.

  Audrey Hepburn. En la historia del cine habrá habido mejores actrices, más guapas, más exuberantes o de mayor éxito que ella, pero ninguna  como ella. Porque ésta chica tenía algo especial. Irradiaba elegancia y sencillez, hermosura y delicadeza, personalidad, estilo, siempre impregnado con melancolía y tristeza. Quizás éste poso melancólico fuese fruto de la dura infancia que le tocó vivir en Holanda, donde a Audrey y su familia les tocó sufrir las penurias de la segunda guerra mundial. Porque aunque tuviera nacionalidad británica, Audrey nació en Bruselas y su infancia y adolescencia la pasó entre Bélgica, Holanda y Reino Unido.

  Después de la guerra su intención era dedicarse a la danza y para ello estudió ballet durante años, pero finalmente se decidió por la interpretación. Sus primeras películas fueron films británicos, hasta que la eligieron para un papel que en un principio estaba pensado para Elizabeth Taylor: "Vacaciones en Roma". Con éste papel ganó el Oscar y obtuvo un éxito grandioso. Su interpretación de la princesa Anna, que cansada de sus obligaciones se escapa a vivir una noche en la capital italiana, cautivó a crítica y espectadores. Su compañero de reparto, Gregory Peck, hizo que en los títulos de crédito el nombre de Audrey estuviera al mismo nivel que el suyo.

  Después vinieron otros grandes títulos como "Sabrina", con Bogart, "My fair lady", "Charada", con Cary Grant, "Guerra y Paz" o "Una cara con ángel", donde cumplió uno de sus sueños, bailar junto a Fred Astaire.

  Pero ante todo, llegó "Desayuno con diamantes", su mayor éxito. Basada en la novela de Truman Capote, originalmente el papel de  Holly Golightly era mucho más explosivo y sexual; de éste modo, la primera opción parea el papel era Marilyn Monroe, pero ésta lo rechazó, y Audrey convirtió a Holly en un icono de elegancia y moda que hoy en día todavía perdura. 

  Compaginó su carrera de actriz con el de embajadora de Unicef, realizando muchas campañas a favor de la organización. 

  Uno de sus últimos papeles es también uno de mis preferidos, el de Marian en "Robin y Marian", de Richard Lester, junto a Sean Connery. Película preciosa rodada en Navarra, entre otros lugares, donde nos relata el ocaso del héroe vencido, el resurgir de un amor que nunca ha muerto, y esa muerte de ambos, con la famosa escena de la flecha, que más de una vez hemos comentado aquí. Momentos mágicos del cine. 

  CANCIÓN DEL DÍA


MOON RIVER (Audrey Hepburn)

Moon River, wider than a mile, 
I'm crossing you in style some day. 
Oh, dream maker, you heart breaker, 
wherever you're going I'm going your way. 
Two drifters off to see the world. 
There's such a lot of world to see. 
We're after the same rainbow's end 
waiting 'round the bend, 
my huckleberry friend, 
Moon River and me.


RIO DE LUNA
Río de luna, más de una milla de ancho
Te voy a cruzar a la moda algún día,
Viejo creador de sueños,
Destrozador de corazones ...
Adondequiera que vayas,
Yo sigo tu camino.
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Dos vagabundos, para ver el mundo
Hay tanto mundo para ver
Los dos buscamos el mismo arco iris
Que nos aguarda al final de la curva ...
Mi fiel amigo,
El río de luna y yo.


MOSAICO DE HOY


4 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Ahhh Audrey, qué maravilla. Escribí una vez una cosa sobre ella titulada "Un beso de Dios en las mejillas" frase atribuida a Billy Wilder para definirla.

Y sin conocerla más que por los personajes de sus películas eso es lo que transmite, siempre parece una criatura angelical, dotada de una magia especial, parece desvalida pero es independiente, frágil pero es resuelta, necesitada de apoyo pero libre e inteligente.

Yo no sé si de encontrarla en un tranvía podría apartar los ojos de ella. Lo que si sé es que su imagen se quedaría grabada para siempre. Bueno, así ha sido en cualquier caso sin necesidad de tranvía.

Gran Gus Junior.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Ohhh...mi querida Audrey. La tengo siempre en mi vida además de gracias al cine, también gracias a la cantidad de objetos con su cara que hay repartidos por mi casa. En mi cocina es dónde más Audreys se concentran, un reloj, trapos con su cara y un calendario que jamás falta en mi carta de Reyes con distintas imágenes suyas en cada mes del año. Pasar esas hojas del calendario de Audrey es para mí una de las cosas más especiales de mi vida. Sé que puede parecer exagerado, pero es tal y como os lo cuento.
Y en el cine me gustan todas las Audreys. Me gusta Sabrina, me gusta Holly, me gusta su cara de ángel bailando con Fred Astaire y ese baile que siempre comentó que me recuerda tanto a Michael Jackson. Me gusta esa princesa que pasea por Roma, me encanta esa Marian enamorada más allá del amor...

Y me encanta,muna vez más, tú gus Indi. Gracias por volver a alegrarme el día

Besos

low

César Bardés dijo...

Sí, no sé qué escritor dijo una vez que "escribir sobre Audrey Hepburn es como envolver un kilo de humo". Tal vez por su fragilidad, su elegancia, su porte, su mirada iluminada, sus labios discretos pero atrayentes, su nariz casi perfecta, su figura de cristal (ojo, era bastante alta, 1,73). Cierto es todo lo que decís de esas películas. Desde luego, tengo que recordar que "Robin y Marian" fue, efectivamente, rodada en Navarra y que el castillo de Nottingham, por una vez, fue el cerco de Artajona. Allí fui varios años en verano e, incluso, en uno de ellos, corté una rosa que crecía en un rincón para dársela a una chica. Allí en el cerco de Artajona, también había un bar de copas que se llamaba "Siglo XIII" y que hizo las delicias de todos los que nos acercábamos por allí, haciendo de la noche una prolongación interminable del día.
En cuanto a "Desayuno con diamantes", hay que decir que la película es bastante a diferente a la novela, mucho más dura. La elección de Audrey Hepburn cabreó enormemente a Capote que, cuando vio la película, exclamó: "Nunca pensé que Audrey Hepburn podría ser Holly Golighly pero sin duda ella es Holly Golighly".
Y qué decir de "Sabrina", donde, por primera vez, se vieron en pantalla las manoletinas. Mi madre siempre recuerda que ella, en aquella época (no es por presumir pero era un bellezón), se vestía como Audrey Hepburn y que también llevaba manoletinas. Incluso se le cruzó un Humphrey Bogart en su vida, solo que se llamaba Agustín.
Con "Una cara con ángel" pudo por fin bailar y demostrar lo que había aprendido. Y bailaba pero que muy bien. Ese número en el "pub" con los acordes de la música de Gershwin de "How long has this been going on?" puede que sea el único baile existencialista de la historia del cine...pero ¿quién no querría existir con AUdrey en el mundo?
Y ¿por qué se casaría con un inútil como Mel Ferrer? Hay cada pavo con cada tía...
Abrazos rendidos a tu gus, Indi, frente a esto, no se puede competir.

Anónimo dijo...

Había publicado un comenario pero ahora veo que no sé donde lo he hecho...qué desastre soy si alguno lo encontrais ponedlo, por favor.

Faltan palabras para describirla.

Besos despistados.

Albanta