viernes, 16 de octubre de 2015

Gus mornins, 16/10/15

Guuuud mornins, cinéfilos.

Viernes 16 de octubre. Sí, ya sé que hoy todo el mundo está pendiente de las noticias de ayer tarde en la presentación del libro de nuestro compañero CB y de todo cuanto aconteció en ella y en su red Carpet y que todo lo que diga esta mañana os va a importar una higa. Aún así me pongo el mono de faena y me pongo a hablaros como cada viernes de los estrenos de la cartelera semanal. Pero antes, dejadme que os cuente una anécdota referente a la presentación de ayer. Resulta que a última hora se me cruzaron los cables y me pillé el AVE dispuesto a presentarme en el sarao. Lo que me ocurrió es que una vez llegado a la capital del reino, no recordaba el nombre del local en el que se celebraba el evento. Sabía que tenía algo que ver con Fellini y yo no hacía más que darle vueltas. Y al final me salió, le pregunté a un señor que iba en el coche . “La dolce vita”- me dijo- sí, hombre, yo te llevo que me pilla de camino. Total que allí me monté, el señor muy amable todo hay que decirlo. A mí empezó a mosquearme eso sí, ver cómo nos alejábamos del casco urbano. Total que acabamos aparcando en un solar perdido de la mano de Dios en la carretera de La Coruña así con muchos neones y tal. No os digo lo que pasó después pero he visto cosas que no creeríais.

Lo cierto es que mis cosas son mis cosas y dejemos que se pierdan como lágrimas en la lluvia. La próxima vez ya sé que hay que acudir a “Amarcord”. Vamos con lo que vamos, o sea con los estrenos de la semana. Que alguno podría haber venido ayer a hablar de su libro, pero yo hoy he venido a hablar de mis estrenos.

Arrancamos con uno de los estrenos de la semana y de la temporada. “La cumbre escarlata” es lo nuevo de Guillermo del Toro. Está va de casas encantadas pero no con los típicos encantos que te puede ofrecer un local selecto como “La dolce vita”, sino de encantadas de verdad con apariciones, fantasmas y cosas de esas. Resulta que hay una escritora con mal de amores que decide irse a vivir a una casa de estas. Se ha definido como un cuento gótico entre Edgar Allan Poe y Lovecraft con gotitas de Tim Burton. De hecho, la prota es una de las habituales del cine de este señor, Mia Wasikowska – odio tener que mirar la ficha de esta tía en Internet cada vez que estrena una peli. Le acompañan en el reparto Tom Hiddeston, el Loki de “Thor”, un señor así con el rostro muy inquietante y tal, y Jessica Chatain, que además de habernos desvelado  esta semana que su bisabuela era de Lekeito hace doblete en la cartelera de este viernes.

Y precisamente a cerquita de Lekeito nos vamos ahora. Concretamente al valle de Arikutza en Guipuzcoa que fue donde se rodó “Amama”. Esta peli me la vi en Donosti y del Festival salió  con el Premio a la mejor película en euskera del festival. Y fíjate que hasta entonces yo me creía que amama era una expresión castellana, que yo lo decía mucho de pequeño, yo decía por ejemplo “ah, mama, me duele la tripa” o ah, mama, tengo hambre”. Pero no, resulta que “Amama” en euskera significa “abuela”.  La película  tiene lugar en un lugar perdido de la mano de Dios, pero no es “La dolce vita”. Se trata de un caserío en el que vive una familia vasca compuesta por un aitá, una ama, la amama del título y la hija de los dos primeros que es la única del matrimonio que aún no se ha emancipado. Resulta que el carácter de la chica choca de frente con el de su padre, muy tradicional y anclado en las raíces vascas y de la tierra. Todo bajo la mirada de la amama del título. La peli es bonita, se deja ver tiene una bella fotografía pero se resiente de un ritmo algo pausado.

Otro estreno español del viernes también es español, aunque está rodado en Cuba, tiene un reparto netamente cubano y, como diría Artur Más, está dirigido por un vecino de los Paisos Catalans. El mallorquín Agusti Villaronga también presentó en San Sebastián su última peli “El rey de la Habana” adaptación de la obra de Pedro Juan Gutiérrez. Y también pilló cacho en forma de Concha de Oro a la Mejor Actriz para Yordanka Ariosa que con ese nombre parece escapada de la saga de los Buendía mismamente. La peli transcurre en los años 90 y cuenta la historia de Reinaldo, un chaval que acaba de fugarse de un correccional y trata de ganarse la vida entre las calles de la ciudad. Allí encontrará a Magda y Yunisledski, dos princesas que le harán olvidar sus penurias en las cálidas noches habaneras. Ya la peli ha llamado la atención por sus abundantes escenas de sexo, aunque seguro que no son nada comparado con lo que vi yo anoche en la carretera de La Coruña.

El último estreno nacional esta semana se titula “Los miércoles no existen” y es la segunda película del director y guionista Peris Romano que a pesar de su apellido es de Madrid.  La idea nació como un guión cinematográfico, pero por diversas circunstancias, acabó siendo representado primero en las tablas del teatro Lara. Ahora, tras el éxito arrollador de la obra, la historia llega por fin al cine. “Los miércoles no existen” es una comedia romántica que incluye toques de musical y que cuenta los líos amorosos de un grupo de treintañeros. La que sí existe de veras es la protagonista de la peli, Inma Cuesta, a pesar de que muchos se empeñan en reducirla a su mínima expresión a golpe de Photoshop. Sinceramente, no esperaba menos de Inma, una chica sencilla que para mí representa el prototipo de antidiva y que cada día me parece más guapa y mejor actriz. Acompañan a la Cuesta en el reparto, Eduardo Noriega, Gorka Otxoa o mi paisana Alexandra Jiménez entre otros. Apetece, claro que apetece, sobre todo porque suena a comedia de Colomo años 80 pasado por el filtro de los dosmiles.
“Slow west” es un atípico western británico de corte algo indie que cuenta con el principal atractivo de contar como protagonista con el atractivo, valga la redundancia, Michael Fassbender. Es la historia de un aristócrata inglés que en el siglo XIX se planta en pleno Far West para intentar recuperar a un antiguo amor de juventud. Un joven forajido decide unirse a él y acompañarle en el viaje.

Y del Salvaje Oeste nos vamos a un lugar mucho más lejano para toparnos por fin con nuestra apuesta de la semana.  “Marte (The Martian)” es la última aventura cinematográfica del veterano Ridley Scott. A sus casi 80 años, el autor de “Alien” está más prolífico que nunca, no llega a Woody Allen, pero dadle tiempo. Scott vuelve a la ciencia ficción, el género que le vio triunfar con su obra maestra. No, nos referimos a “Prometheus” sino a “Alien”, claro está. De hecho se ha dicho que esta nueva peli es bastante mejor que “Prometheus”, lo cual no es mucho decir porque el video de mi comunión  era mejor que “Prometheus”. The Martian está basada en la novela homónima de Andy Weir y cuenta que como durante una misión al Planeta Rojo una expedición huye a la Tierra dejándose olvidado a uno de los tripulantes, personaje interpretado por Matt Damon. Pobre Matt, todo el mundo se lo olvida como a McCauly Culkin, también lo dejaban tiradísimo en “Interstellar” y esta peli de ahora podría muy bien subtitularse “Salvar al astronauta Wyatt”. Por cierto, que la compañera de Matt en la peli es Jessica Chastain, la de Lekeito, que ya formó pareja con él en la citada película de Nolan.  Pues nada, a ver si Ridley se redime con esto, que falta le hace.

Bueno, y hasta aquí lo que se daba. Que pase el reportero de Cortogramas, que ya estoy deseando de saber de los modelitos de ayer en la alfombra roja de lo de Bardés. Yo ya recojo los bártulos y me voy. Besos y feliz finde.

Ah, por cierto, que no sé si será por el anuncio de que Playboy va a renunciar a sus portadas subiditas de tono o de mis recuerdos de la noche anterior en “La dolce vita”. El caso es que aquí os dejo la prometida foto de una tía en bolas. ¿No está divina?

THE BALLROOMS OF MARS
T Rex

You gonna look fine 
Be primed for dancing 
You're gonna trip and glide 
All on the trembling plane 
Your diamond hands 
Will be stacked with roses 
And wind and cars 
And people of the past 

I'll call you thing 
Just when the moon sings 
And place your face in stone 
Upon the hill of stars 
And gripped in the arms 
Of the changeless madman 
We'll dance our lives away 
In the Ballrooms of Mars 

You talk about 
day 
I'm talking 'bout night time 
When the monsters call out 
The names of men 
Bob Dylan knows 
And I bet Alan Freed did 
There are things in night 
That are better not to behold 

You dance 
With your lizard leather boots on 
And pull the strings 
That change the faces of men 
You diamond browed hag 
You're a gutter-gaunt gangster 
John Lennon knows your name 
And I've seen his
Bueno, no quiere decir lo mismo, pero esta nos la sabemos y la podemos cantar
DIVINA
Radio Futura
Divina estás programada para el baile 
y en la brillante nave te deslizarás 
en tus manos de metal hay reflejos de rosas 
y viento y coches, gentes del ayer. 

Mi cosa te diré cuando cante la luna 
y tu cara será una estrella sobre mi pedestal. 
Suavemente abrazada a tu loco impasible 
bailaremos toda la vida en los bailes de Marte 
¡rock! 

Tú hablas de la luz y yo hablo de la noche 
cuando los monstruos tienen nombre de mujer. 
David Bowie lo sabe y tu mami también 
hay cosas en la noche que es mejor no ver. 

Te veo bailar con pegatinas en el culo 
y mueves con tu ritmo la cara de tus fans. 
Eres una bruja de oro, eres un pequeño gangster 
estuviste con Kaka de luxe pero no te oí cantar 

¡rock!



EL MOSAICO DE HOY


8 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Si señor, que aquí estoy yo dispuesto a contarlo todo, todo, todo, desde las declaraciones oficiales hasta los cuchicheos, que uno es un profesional reporteril y como tal os he de dar cumplido detalle del fastuoso evento.

De inicio os haré un spoiler: Fue todo un éxito y pese a los plañidos previos del protagonista hubo un pleno de asistencia total. De hecho mucha gente no encontró asiento, incluida una preciosa rubia de impresionantes curvas y turgencias a la que ofrecí galantemente que se sentará sobre mi, bien es cierto que cuando aceptó y lo hizo me distrajo ligeramente de mi labor profesional, aunque debido a mi seriedad y, sobre todo, a mi legendaria eyaculación precoz fueron sólo unos instantes.

La Red Carpet:

Acaparó todas las miradas el autor, no sólo por el hecho de serlo sino porque lucía un precioso minivestido con transparencias y un más que generoso escote. Una prenda tan atrevida solo está permitida para quien, como es el caso, goza de una anatomía que da gusto observar. Lo que para cualquier otro hubiese sido un horror se convertía en él en un prodigio de magnética elegancia.
Miguel Rellán apostó por un sobrio clasicismo, su traje tirolés fue un acierto y una muestra más de que el actor está acostumbrado a moverse con soltura en este tipo de eventos donde los avatares de la moda pueden derribar reputaciones de buen gusto construidas durante largo tiempo.
En el capítulo de errores habría que destacar a Miriam Díaz Aroca, ataviada únicamente con unas gotas de Channel nº 5, la atractiva actriz no supo, esta vez, combinar bien los complementos, aunque la bolsa de El Corte Inglés le daba un toque interesante al conjunto.
Anna Bosch decidió imbuirse en el leiv nmotiv de la presentación y escogió un traje chaqueta inspiración Jackie Kennedy huyendo por encima del coche en Dallas, el gorrito rosa aportaba sencillez y resaltaba su natural elegancia.

Y siendo esto lo más destacable en el photocall, pasamos a comentar el resto de la gala.

César Bardés dijo...

Estoy más cansado que una mula en el parque de atracciones. La verdad es que fue un día raro. Tensiones con el editor, el envío precipitado de unos ejemplares (muy poquitos) para mi uso personal, una mañana de polémicas...digamos que no fui con la mejor predisposición de ánimo a la cosa en cuestión. Intenté que la cosa fuera distendida pero, sin embargo, algo tieso estuve. Supongo que no puedo quitar de golpe y porrazo el cabreo que llevaba. Sin embargo, allí estaba Carpet. Lo reconocí enseguida por su aire a lo Philip Marlowe aunque hablamos muy poco creí reconocer bastante cariño en todas sus palabras. Intentó ponerme en apuros con una pregunta pero salí por chicuelinas. Metí la pata hasta el fondo con otra pero se debió al cansancio y me dí cuenta enseguida, en ese mismo momento. Lo demás, hay que reconocer que el público estuvo de mi parte lo cual hace que todo sea más fácil. Ahora apenas puedo pensar (tengo agujetas en el pensamiento) y me duelen los huesos. Supongo que es la edad.
La cuestión se coronó con una cena improvisada en el Gino´s con gente variada (se acabó en un Gino´s porque el primer sitio al que fuimos estaba a tope y todos lo que queríamos era marcharnos prontito a casa). Cuando llegué a casa supe que lo había hecho bastante bien porque a todo el mundo le pareció estupendo, muy relajado. Y, no obstante, algo dentro de mí me decía que no, que no había estado del todo bien, que hubo algo de incomodidad. De todas formas, todas estas impresiones son desde dentro. Carpet, con su habitual mirada certera, seguro que da una impresión mucho más objetiva del evento.
Nos vemos en Marte.
Abrazos extraterrestres.

CARPET_WALLY dijo...

Decía el brillante Luis Piedrahita que algunas palabras deberían existir y aun no existen pues deberían usarse para describir algunas situaciones cotidianas que no tienen una palabra concreta que las defina. Así, comentaba, hay casos en los que en una discusión no encuentras en el momento adecuado la respuesta ocurrente o eficaz que contrarreste los argumentos del contrario y sin embargo, pasado ya el momento, cuando vuelves a tu casa dando vueltas al asunto aparece clara, diáfana y exacta aquella frase que, de habérsete ocurrido en el momento adecuado, te hubiese hecho merecedor de aplauso hasta por tu contrario. Piedrahita proponía que la palabra para definir esta situación debiera ser: “DESPUESTA”, al ser una respuesta que se te ocurre después.
Yo estoy de acuerdo, pero aun debo solicitar una palabra más, la que defina a la pregunta brillante que no se te ocurre cuando debe sino que la piensas cuando vas en el coche de camino a tu casa y ya no tiene sentido. A mí me ocurrió ayer.
La presentación estuvo dominada por un ambiente distendido, amable y dominado por la admiración que la forma de escribir del autor provoca en sus lectores. Bardés hizo un alarde de improvisación leyendo unas emotivas y sensibles palabras para presentar a sus dos maravillosas prologuistas. Si Miriam se decantó por la humanidad del autor y sus referencias a su bonhomía y al privilegio de contar con su amistad, Anna se sumergió más en una detallada desmitificación del periodo histórico que enmarca la obra y rápidamente, como buena periodista se lanzó a interrogar al escritor. Cabe decir aquí y es de justicia, que muchas de las preguntas que surgieron ayer ya habían sido lanzadas con gran puntería desde Zaragoza el día anterior, lo que habla y muy bien de la mente curiosa y el buen tino de nuestro amigo maño.
Llegado el momento de las respuestas, el protagonista comenzó algo azorado, pero fue encontrando su lugar y poco a poco se le vio distendido, relajado pese a que alguna de las incisivas preguntas planteadas tocaran temas que iban más allá de lo profesional. Se produjo un momento tenso cuando se decantó con sinceridad por la película que menos le gustaba del periodo estudiado, y aunque he de decir que coincido con su apreciación no pude manifestarlo porque el sonido de abucheos silenciaba mi tímido asentimiento, la cosa no fue a mayores debido a que una unidad de antidisturbios intervino con eficacia. Recuperado el orden, el encuentro continuó dentro de los cauces de tolerancia que corresponde a tan educada concurrencia.
En definitiva fue un rato muy agradable e interesante, se habló y mucho de cine, como corresponde, se dejó patente la sabiduría y hasta erudición del protagonista, pero también su sensibilidad y el sincero aprecio que despertaba entre los congregados. Como él mismo terminó por reconocer, pese a comenzar aludiendo a una situación anecdótica familiar, el impulso real de la confección del libro fue que el periodo Kennedy reflejó en su momento y aun ahora una etapa de esperanza y ese es un gran motivo, en los tiempos que corren a la actualidad, para agarrarse a una sensación que se anhela en estos años de pesimismo intergeneracional. El tiempo, siempre corto, que duró la presentación y el ambiente de cultura sin engolamiento que se vivió le hacen concebir a este humilde reportero, precisamente eso: Esperanza.
Terminada la animada charla se dio paso a un generoso aperitivo regado con los mejores vinos de la región que databan de la era Kennedy, como corresponde. He podido saber que el autor, ebrio de popularidad, también terminó bastante perjudicado por el alcohol en un local muy felliniano de la Carretera de la Coruña.
Pero de todo eso no puedo dar fe, la rubia turgente me dio, como antaño el legendario Paco Costas, una segunda oportunidad y no supe decir no.

CARPET_WALLY dijo...

Por cierto, la pregunta que no se me ocurrió en su momento y creo que hubiera venido muy al caso (o tal vez no) era la siguiente:
¿No crees que la película que mejor define esa época en cuanto al mito, basado en algo real o no, que ha traspasado el tiempo y las fronteras es "Matar a un ruiseñor"?.

Muchas gracias por un rato que fue de verdad muy, muy agradable e interesante. Y hubo mucho cariño sincero, eso se notaba.

Abrazos en miercoles (aunque no existan)

César Bardés dijo...

Ay, amigo. Es que esa es una de las tesis centrales del libro. Ya lo dice hasta Anna en el prólogo. Por supuesto que lo creo y por ahí andan las razones que me impulsan a creerlo.
Siento no haberte dedicado más tiempo, Carpet. Me gustaría mucho habernos sentado a una mesa y haber hablado con más tranquilidad pero era casi imposible. Ya ves cómo me rodeaban las miles de fans que me pedían ninfomaníacamente un autógrafo o una dedicatoria.
Hubo mucha gente que excusó su presencia y alguna otra que ni siquiera se excusó, lo cierto es que esperaba más concurrencia aunque doy fe que, desde mi perspectiva, había hasta gente de pie. En cualquier caso, Carpet, gracias por tu presencia y haberme apoyado en momentos tan delicados. Lo valoro aún más de lo que crees.
Gracias a ti por tu presencia, tu sabiduría y tu elegancia.
Abrazos agotados.

dexter zgz dijo...

En un Gino´s. Uff qué cutredad, por Dior. Los del Planeta se fueron al Palau de Congres y degustaron canelón de Angus, setas, rúcula selvática, crema de mostaza y microvegetales de primero para continuar con lubina asada con puré de zanahoria y apio bola de segundo y tarta de chocolate, avellanas y crema de toffee de postre. Los vinos, un Raimat Abadía tinto, un Xarello de Segura Viudas blanco y un cava Raimat Chardonnay. Suerte que acabé en el Dolce Vita.

Y dices que el fulano acabó también ahí. Ya decía yo que había un tío de barbitas que me sonaba. Seguro que en la tanda de preguntas con Anna Bosch le respondería lo que hacía el fin de semana y no se iba por los cerros de Úbeda. Y que le diría que prefería las ostras a los caracoles con una sonrisa de oreja a oreja.

De todas formas, me dejas más tranquilos si me dices que Miguel Rellán fue de tirolés y no se le ocurrió sacarse la chorra.

Abrazos fellinianos

CARPET_WALLY dijo...

Epa, que he descubierto Eldorado sin apenas abrir el ejemplar. Ahora lo leeré con detenimiento y ahí si podré darte una opinión fundada sobre lo que cuentas en él.

Nada de casi imposible, era realmente quimérico pretender gozar de ese momento exclusivo. Pero no te preocupes un amigo me dijo hace tiempo que hay más dias que ollas.

No recuerdo mi apoyo en momentos delicados, sería de forma involuntaria, que lo mio es cebarse sobre los desgraciados. Lo que si recuerdo es que la gente que acudió estaba verdaderamente entregada, o les gusta mucho como escribes o les gusta mucho como eres, y de ambas cosas puedes estar ampliamente orgulloso.

He de decir publicamente (hacerlo aquí es expandirlo entre los trillones) que en persona ganas mucho y no me refiero, como Dex debe pensar, en lo puramente estético, sino que generas más próximidad y naturalidad que lo que tus letras a veces parezcan reflejar. No hizo falta sentarnos a esa mesa, cosa que espero que se produzca algún día, para que con un par de gestos y un par de frases me hicieras sentir parte de tu círculo de próximos.

Mi presencia no es de agradecer, antes al contrario. Mi sabiduria es indemostrable por inexistente. Y mi elegancia es por mi tendencia al nimetismo y mi camaleonica mania de imitar al que tengo enfrente, en este caso a ti.

Dos detalles, me sorprendió que me reconocieras de un simple vistazo. Una de dos o viste a un tipo tan guapo que no dudaste que pudiera ser otro que yo mismo o era el el mio el único rostro desconocido entre la concurrencia, que tampoco es descartable.

El otro, me hubiera gustado departir con Anna, con Miguel y con Miriam también, pero por aquello de mi timidez y, sobre todo, que no me parece correcto tratar con familiaridad a quien realmente no conoces en persona, me abstuve de dirigirme a ellos como me hubiese gustado y mostrarles mi admiración por su trabajo. Cosas de educación, tal vez rancia, no hablar con aquellos que no te han sido presentados. Y con esto no digo que esperase que lo hubieses hecho, que no era el moemnto, ni el lugar. Que ojala haya más ocasiones y más libros y más veces en las que nos encontremos y finalmente logre superar ese obstáculo.

Y una cosa más, puedes estar contento y convencido de que fue un encuentro brillante, ameno, divertido en ocasiones, llevado con mucha naturalidad y muy disfrutable para todos. Una charla así de agradable sobre una pasión, sin sentar cátedra, sin ensimismarse y con sentido de lo que se cuenta es un gozo que no tdoos los días puede uno permitirse.

Abrazos sinceros

César Bardés dijo...

Gracias por tus palabras. Te reconocí por presentimiento más que por otra cosa. De hecho, fuiste uno de los primeros en llegar, me estabas mirando y dos y dos son cuatro. Eso da una idea de mi natural perspicacia.
Por otro lado, nadie más que yo conocía a Miriam y a Anna. Cosa distinta es Miguel que ya conoce a mi mujer y a mi hijo así que, aunque yo no podía ser maestro de ceremonias (antes de que empezáramos estaba preocupado por hacer que las dos se sintieran cómodas y por que se llenara el aforo y después me reclamaban por todas partes) te podrías haber acercado y departido con ellas. Hubo un espontáneo por allí que se acercó a hablar con ellas y me dio las gracias al final y demás o sea que podrías haberlo hecho. También sospecho que algo de prisa tenías al final.
El apoyo en momentos delicados va referido no solo a tus ofrecimientos cuando las cartas han venido mal dadas, sino también a que aparecieras por allí ayer. Para mí fue muy importante porque ya sabes que a ti y a Dex os he dicho muchas veces que sois parte integrante de la escritura-consecuencia, o sea, me decís por dónde van los tiros y yo puedo tomar la temperatura de lo que puede o no puede gustar. De ahí lo que te puse en la dedicatoria.
Gracias por los elogios. Del todo inmerecidos pero acepto que el encanto del instante pueda llevarte a decir esas cosas. Soy uno más del montón y no lo olvido en ningún momento. Por supuesto que eres de mi círculo de próximos porque creo que sabes cómo pienso y eso solo está reservado a unos pocos, igual que Dex también lo sabe.
Me alegro de que sacaras esa impresión. Todo el mundo dice lo mismo así que tendré que creeros. Por mi parte, lo intenté con todas mis fuerzas y es posible que de ahí saque la conclusión de que hubo un ápice de incomodidad.
Abrazos agradecidos.