lunes, 5 de octubre de 2015

Gus mornins, 5/10/15

Guuud mornins, cinéfilos.
Lunes 5 de octubre. Aquí comenzamos otro lunes más la semana gusmorninguera. Con algo de sueño, eso sí, americano, naturalmente que por algo estamos repasando el libro de nuestro amigo CB de venta inminente en todas las fruterías del país. Las últimas noticias que me llegan no son muy positivas, Anna Bosch y Miriam Díaz Aroca, las autoras de este magnífica obra  son dudas en la presentación hasta última hora, y es probable que su subalterno CB se vea obligado a sustituirlas en dicha presentación por Belén Esteban y Jorge Javier. Pero es que incluso es probable que ni siquiera los libros lleguen a tiempo para la presentación, aunque siempre queda la posibilidad de que lo que se presente al final sea el libro "Cocina con Belén" o el último Dvd de pilates de Jorge Javier. Seguiremos informando.
Y ahora continuamos con nuestro repaso a 1962. Y si el otro día comentábamos la desaparición ese mismo año de un auténtico mito como era Marilyn, hoy hablamos del nacimiento de otra leyenda del siglo XX. En este caso sigue viva, pero hay algo de trampa porque se trata de un personaje y en este caso son diferentes actores que se han venido tomando el relevo hasta hoy para interpretarlo. Nos referimos, claro está, a Bond, James Bond, que en este 62 saltaba por primera vez de las páginas de la literatura al celuloide. Ian Fleming había creado a Bond en 1957 durante unas vacaciones en Jamaica. Lo del 007 lo sacó del prefijo que tenía que marcar para llamar a Inglaterra para llamar a su familia. Así nació el más famoso espía al servicio de su Majestad, hijo de la Guerra Fría, pero que ha encontrado acomodo en las generaciones siguientes. Seductor, magnético, pero también maniático y algo machista, Bond es el único con licencia para matar. Y el que nos mató el primero con su mirada y su sonrisa ladeada fue Connery, Sean Connery, el primer actor en darle vida. Después han venido Moore, Lanzeby, Dalton, Brosnam hasta llegar a Daniel Craig (no metamos en esta lista esa adaptación algo verbenera de "Casino Royale", la primera novela del personaje con Woody, David Niven o John Huston entre otros). Dicen que el último Craig es el que por maneras más se asemeja al agente diseñado por Fleming. Pero no nos engañemos, hace mucho tiempo que el Bond cinematográfico le comió la tostada al Bond literario. Y el que creó a aquel fue sin duda Connery, Sean Connery. Y pienso sinceramente porque además de haber sido el primero, también es mejor actor que todos los que han venido después, y ha sabido como ninguno traspasar ese carisma que tenía el personaje. Precisamente, ayer, antes de la peli de Amenábar nos echaron el tráiler de la nueva de 007 (y sin duda fue lo mejor de la velada). La ha dirigido como la anterior Sam Mendes, y habrá que estar muy atentos a su inminente estreno. La primera aventura cinematográfica de Bond lo enfrentaba al Dr No, y también a Ursula Andress en aquella tórrida escena emergiendo de las aguas. La peli se abría con una simpática escena que mostraba a unos enanos cruzando un paso de cebra, que más tarde inspiraría a los Beatles para la portada de su Abey Road. Hablando de los Fab Four, el 62 fue el año en el que Ringo se incorporaba al cuarteto, un año después de sus primeros conciertos en The Cavern, y también el año del debut de los Beach Boys. Y en fin, en este año, las cuatro estaciones se sucedieron como todos los años, y las cuatro estaciones llevaban a los primeros puestos de las listas el tema con el que os decimos adiós con la manita hasta mañana. Volveremos agitados y mezclados.
 SHERRY
The Four Seasons
Sher-er-rry, Sherry baby
Sher-er-rry, Sherry baby

She-e-e-e-e-e-e-ry ba-a-by (Sherry baby)
She-er-rry, can you come out tonight (Come come, come out toni-i-ight)
She-e-e-e-e-e-e-ry ba-a-by (Sherry baby)
She-er-rry, can you come out tonight

(Why don´t you come out) (come out) to my twist party
(Come out) Where the bright moon shines
(Come out) We´ll dance the night away
I´m gonna make-a you mi-yi-yi-ine

She-e-e-e-e-e-e-ry ba-a-by (Sherry baby)
She-er-rry, can you come out tonight
(Come come, come out toni-i-ight)
(Come come, come out toni-i-ight)
You-oo-ooh better ask your ma-a-ma (Sherry baby)
Te-ell her everything is all right

(Why don´t you come out)
(come out) with your red dress on
(Come out) Mmm, you look so fine
(Come out) Move it nice and easy
Girl, you´ll make me lose my mi-ind

She-e-e-e-e-e-e-ry ba-a-by (Sherry baby)
She-er-rry, can you come out tonight
(Come come, come out toni-i-ight)
(Come come, come out toni-i-ight)
Sherry, Sherry baby

Sherry, Sherry baby

SHERRY
Las 4 estaciones

Sher-er-rry, Sherry nena
Sher-er-rry, Sherry nena

She-e-e-e-e-e-e-ry nena (Sherry nena)
She-er-rry, ¿Puedes salir esta noche? (Salir salir, salir esta noche)
She-e-e-e-e-e-e-ry nena (Sherry nena)
She-er-rry, ¿Puedes salir esta noche?

(¿Por qué no sales?) (sales) a mi fiesta twist
(Sal) A donde la brillante luna ilumina
(Sal) Bailaremos hasta el amanecer
Voy a hacerte mía

She-e-e-e-e-e-e-ry nena (Sherry nena)
She-er-rry, ¿Puedes salir esta noche?
(Ven ven, sal esta noche)
(Ven ven, sal esta noche)
Será mejor que pidas permiso a mamá (Sherry nena)
Dile que todo está bien

(¿Por qué no sales?)
(sal) usa tu vestido rojo
(Sal) Mmm, te ves tan bien
(Sal) Muévete tranquilamente
Chica, me harás perder la razón

She-e-e-e-e-e-e-ry nena (Sherry nena)
She-er-rry, ¿Puedes salir esta noche?
(Ven ven, sal esta noche)
(Ven ven, sal esta noche)
Sherry, Sherry nena

Sherry, Sherry nena


EL MOSAICO DE HOY


2 comentarios:

César Bardés dijo...

Para mí,sin dudarlo, Connery es el auténtico Bond. Dicen que cuando fue a hacer la prueba ante Albert Broccoli y Harry Saltzman estuvo de lo más antipático, como diciéndoles "vosotros veréis si me cogéis o no. Soy el mejor y si no lo hacéis, vosotros saldréis perdiendo". Broccoli y Saltzman se quedaron con la boca abierta y, desde luego, no le iban a dar el papel. Pero se quedaron observando cómo ese joven se daba la vuelta andando unos pocos pasos hacia la puerta. La manera de andar fue lo que les convenció. Broccoli lo decía así mismo: "Él era Bond. No cabía ninguna duda". Y así nació una leyenda. Es una pena que, sin embargo, la producción fuera británica porque eso lo invalida para que entrase en mi libro (es el cine en la era Kennedy, no el cine en la era McMillan) pero aún así justo es traerlo y quedarse embelesado con ese tipo que exudaba virilidad por los cuatro costados.
Abrazos en estado de pánico presenil.

CARPET_WALLY dijo...

Qué alegría Dex, que hayas "regresiado", que no sabía si tras el visionado de la peli de Amenabar te hubieses apuntado a una secta satánica y con el objetivo de hacer el mal hubieses decidido no darnos ni los buenos días. Supongo que ampliaremos esta semana, pero lo mejor que se puede decir (a mi no me gustó tampoco el trailer de la de James Bond) es que CB tiene una intuición bastante fiable.

Este finde he tenido que curra y tentado he estado de plantar un par de guses de wikend como el año pasado, pero he de decir que sorprendentemente los hados informáticos han estado de mi lado y el programa diabólico en el que tengo que preparar mi rompecabezas anual ha funcionado bastante mejor de lo habitual con lo que no he tenido el tiempo suficiente para otras alegrias. Y dicho esto me pregunto: si vienes a currar un fin de semana y no levantas cabeza ¿eso es bueno o malo? Que la bondad reside en que haces muchas cosas y acortas el tiempo de laburo, pero la maldad es que lo haces sin descansso...¿que es mejor el huevo o la gallina? O algo asi.

En cuanto a Bond, no sé, cada vez me gusta menos. No sólo es porque Craig le pone esa cara de mala leche que asusta más que todos los villanos de la serie, que es porque creo que ha perdido todo el encanto (si lo tuvo). Que uno estaba dispuesto a crerse a aquel agente elegante capaz tanto de conocer hasta el peso atómico de los calzoncillos de David Beckam como de atravesar un rio lleno de cocodrilos saltando sobre sus lomos o impedir que una organización secretísima obtuviera un arma letal con la que dominar el mundo mundial. Sus hazañas eran impresionantes pero no inhumanas, ahora todo se ha convertido en un circo reservado para superheroes con poderes cuasi divinos. Y ahí se ha perdido mi enganche con este Anacleto inglés.

Sigamos que el mundo no se para.

Abrazos regresiados.