viernes, 23 de octubre de 2015

Gus mornins, 23/10/15

Guuuud mornins, cinéfilos

Viernes 23 de octubre. Saludos desde el mismo corazón de la Heroica e Inmortal a exactamente 177 kms de la ciudad de Logroño. Si hoy fuera miércoles probablemente esta sección no existiera. Pero como resulta que no, estamos en las mismas, en otro viernes en el que repasamos los estrenos de la cartelera semanal. Aprovecho para recalcar que ojalá hubiese películas que no existiesen tampoco y para pedir perdón por apostar fuerte la semana pasada por uno de los estrenos (creo que he sido bastante sutil). Espero tener algo más de tino hoy.
Voy a empezar hablándoos de mi gran noche. Fijaos que lo pongo sin comillas, porque en  mi gran noche en el pasado Donosti y tras haberme metido entre pecho y espalda tres películas indonesias, tres bielorrusas y una coproducción moldavo- norcoreana, me dispuse a pasar dos horitas de carcajadas de la mano de Alex De la Iglesia y Raphael. Y en realidad, fue como digo, mi gran noche. No solamente paseé por la alfombra roja, aunque apenas me dio tiempo de hacerme unos selfies en el photcocall que esa gente te llevaba como a las ovejas cuando las encierran al redil. Luego una vez en la sala me encontré con todo el equipo de la peli, el director, Raphael, la Machi, Hugo y … él. Me miró, le miré, y bueno, para saber que pasó después tendréis que esperar unos 20 años a que publique mis memorias.

Lo que no le dije a Mario, un poco por la situación, es que la película que habían hecho  era una basurilla. ¿Conocéis el desparrame final típico de las películas de Alex? Bien, pues aquí el desparrame comienza ya en los títulos de crédito.  Y resulta agotador, amos que yo me volví gustoso al día siguiente a mis coreanas de siempre. No sé, a mucha gente igual le parece graciosa y disfruta, a mí ni pizca, claro que igual estaba nervioso porque él me miraba. El caso es que es un disparate que acaba siendo tan hortera y casposa como el show televisivo en el que se desarrolla todo.
Y en esto, como en mucho, hay bastante de postureo. Que si la nostalgia, que si tal, pero no nos engañemos, aquellos shows de fin de año eran horteras y casposos. Siempre había honrosas excepciones como lo de la que tenía el hijo haciendo la mili en Móstoles.
Nuestro segundo estreno también es español y también se exhibió en Donosti. Al mendas se le escapó, pero gente a la que tengo fe y aprecio de veras me contó que “Un día perfecto para volar” del catalán Marc Rechá merece bastante la pena. Se trata de un drama coproducido por TV3 que nos cuenta lo que dice el título, un padre- Sergi López- y un hijo – el retoño del director- haciendo volar una cometa en un día de secretos y de magia. Para muchos, un corto alargado – dura escasos 70 minutos-, para otros una delicia y pura magia.

Dejamos el cine español pero no dejamos el cine con españoles. “Victoria” fue la gran triunfadora en la última edición de los premios de cine alemán, y para nuestro orgullo y satisfacción, el premio a la mejor actriz fue a parar a su protagonista principal Laia Costa, con lo que la muchacha tiene ya 3 lolas. La chica interpreta a una joven española que trabaja en Alemania, una de esas de la movilidad exterior que dice la ministra, que sale una noche de fiesta y encontrará 4 personas que le cambiarán literalmente la vida. La peli está rodada en tiempo real y en un único plano secuencia, y no mentaremos el sagrado nombre de Birdman, por si las moscas.

Del otro lado del charco, nos llegan “El marido de mi hermana”, una comedia imposible con una pareja más imposible todavía (Pierce Brosnam y Salma Hayeck???). Y también la secuela de “Hotel Transilvania” con un guión de Adam Sandler y con unas críticas más tibias en su estreno que el de su predecesora.

En “Black Mass”, nuestra Apuesta de la Semana, volveremos a ver a un Johny Deep, feo, calvo, gordo, y  camuflado entre kilos y kilos de maquillaje. Y eso que no lo dirige Tim Burton, pero es que a este hombre le deben gustar los disfraces más que un tonto un lapicero. Scott Cooper dirige este biopic de Wihey Bugler, un mafioso irlandés a quien al salir de la cárcel se le pide que colabore con el FBI para combatir a la mafia italiana. Estamos en Boston en los años 70 y con la historia de un topo, así que las comparaciones con “The Departed” del cejas están servidas. La peli ha sido muy bien recibida en Venecia y Donosti, y parece que Johny va lanzado hacia una nueva nominación al Oscar. Le acompaña en el reparto Joel Edgerton, recién premiado en Sitges por “The gift”.
Pues hasta aquí el regalo de hoy. Hoy voy a despedirme con el recuerdo a Gloria Van Aerssen, una de las componentes de ese dúo tan maravilloso que fue Vainica Doble y que nos dejó ayer a los 83 años de edad. Y con el protagonista de la semana, con permiso del Dj cumpleañero. Vivid alegremente el fin de semana, que el lunes regresamos. Al futuro, claro. Besos pa todos.

DÉJAME VIVIR CON ALEGRÍA
Vainica Doble


Déjame que descanse un rato al sol,
déjame vivir con alegría,
si he pescado bastante para hoy,
mañana será otro día,
no faltará un caracol.

Yo no cambio tu ananás por mi limón,
yo no cambio tu salmón por mi salmonete,
mete la "Rolley-Flex" en un cajón
agarra la puerta y vete,
no te quiero en mi rincón.

Y un higo chumbo y una aceituna
tu nuevo mundo yo descubrí con Colón.
Y una aceituna y un higo chumbo,
vete a tu Luna y déjame en mi rincón.


Oscurita es mi pigmentación,
y mi cuerpo es enjuto y resistente,
rubias gentes me tienen compasión
por que me falta algún diente
y entre dientes me río yo.

Con un dátil por alimentación,
con un dátil yo inventé la democracia,
con un dátil yo te gano el maratón,
no me hace ninguna gracia
que me tengas compasión.



EL MOSAICO DE HOY


2 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

¿83 años?...¿pero que es esto?...Vainica Doble nunca cumplirá años ( como yo), eternas, eternamente jovenes, eternamente inolvidables..."con un datil yo te gano el maratón"...no se puede ser más mágicas.

Y sutilezas aparte ¿dices que no te gustó "Los miercoles no existen"?. Pues vaya, por motivos ajenos no pude acercarme el miercoles (que no existía) al cine a verla, pero era visión obligada esta semana, ¿no me digas que he de preferir al marciano de Damon que pese a que oigo cosas buenas de él no me apetece mucho?.

En cuanto a Alex de la Iglesia...ufff, que pereza, es cierto que tiene mucho talento y que hace cosas visualemente impresionantes en ocasiones, pero esa tendencia al exceso...se me atraganta. Lejos está ya "El día de la bestia" o "La comunidad" donde esos excesos jugaban a favor de la narración y sus personajes estaban en el límite de lo comprensible. En los últimos tiempos, en especial "Balada triste..." o "Las brujas..." parece justo al reves, los personajes y la narración están al servicio del exceso, prólogo necesario para su, como bien dices, desparrame apoteósico final. Y no me engancha nada.

En cuanto a Depp, otro que tal, tanto hacer de Jack Sparrow que parece que no ha soltado nunca el papel, y en esta "Black mask" aunque parece menos exagerado también parece jugar a componer otro papel poco "normal". C.B. (el otro) decía el otro día que no estaba mal, pero que no era para echar cohetes...lo mismo hasta mola.

Maldito Marty eclipsandome la semana.

Abrazos regresando al futuro

César Bardés dijo...

Pues yo no sé qué es lo que voy a hacer. Porque no me tira ninguna (afortunadamente, al tener columna propia puedo ver lo que se me antoje). Ni Alex con su show casposo (reconozcámoslo, un poco de querencia hacia la caspa sí que tiene aunque el tío tenga talento y ruede como los ángeles) ni Johnny Depp con su máscara que canta en el trailer más que Jaime Morey, ni Sergi López, ni ná de ná. Lo mismo me hago un Alex, no sé cómo andaré de ánimo.
C.B. menudo crítico.
Aún quedan ejemplares (que me lo han chivao) en Ocho y Medio. Si andáis alguno por Madrid corred porque mucho me temo que este libro va a ir al Cementerio de los Libros Olvidados en menos que se persigna un cura loco.
Abrazos desparramados.