lunes, 31 de agosto de 2015

Gus mornins, 31/08/15

Guuud mornins, cinéfilos:

Lunes 31 de agosto. A puntito de finalizar mes y como quien dice verano, parece que han vuelto los calores de antaño. Es por eso que hoy nos vamos a subir a la bella Irlanda, un país que siempre nos gusta visitar y en el que seguro hace más fresquito. Por eso, y porque hoy sin ir más lejos se cumplen 42 años de la desaparición de unos hijos más ilustres. Bueno, ya sabéis lo que decía aquel, que los tres mejores directores de cine de la historia eran John Ford, John Ford y John Ford. Pues eso, John Martin Feeney, nacido el 1 de febrero de 1894 en una granja de Cape Elizabeth en el estado de Maine, hijo de dos inmigrantes irlandeses que supieron transmitirle su amor por su verde y bella tierra y por el gaélico. A Irlanda dedicó algunos de los capítulos más brillantes de su filmografía como “La salida de la luna”, “El hombre tranquilo” o “El delator”, película que le valió el primero de sus cuatro Oscars. Claro que si con algo se asocia inmediatamente a Ford es con el western y con obras maestras como “El hombre que mató a Liberty Balance”, “Pasión de los fuertes” o “La diligencia”. Aunque a mí me pasa como a Sam Peckimpah, que a “Centauros del desierto” la veo un peldañito por debajo de las que acabo de nombrar. Y cómo olvidar sus “no western”, “El último hurra”, “Siete mujeres” o la grandísima “Las uvas de la ira”. No habrá ninguno como él. Lo dicho un genio.

Y hablando de genios, vamos con otro, o eso a mí me lo parece. Cerramos hoy con un cantante que me ha hecho pasar horas muy felices, una de mis debilidades. Con su voz áspera y particularísima que lo mismo es capaz de arrancarse con el blues más enérgico que dejarte ojiplático con una de sus baladas o adaptaciones de temas tradicionales. Intensidad es la palabra para definir a este hombre. Hoy llega a los 70. Ruge león, y muchísimos pero muchísimos japi berdeis.

REMINDS ME YOU
Van Morrison

I miss you so much, I can't stand it
Seems like my heart, is breaking in two
My head says no but my soul demands it
Everything I do, reminds me of you
I miss you so much, in this house full of shadows
While the rain keeps pouring down, my window too
When will the pain, recede to the darkness
From whence it has come, and I'm feeling so blue

Ain't goin'down, no more to the well
Sometimes it feels like, I'm going to hell
Sometimes I'm knocking, on your front door
But I don't have nothing, to sell no more

Seems like the spirit, is pushing me onwards
I'm able to see, where I tripped and went wrong
I'll just have to guess, where my soul will find comfort
And I miss you so much, when I'm singing my song

Ain't goin' down, no more to the well
And sometimes it seems, I'm going to hell
You'll find me knocking, on your front door
But I don't have nothing, to sell no more

Seems like my spirit, is pushing me onwards
'Til I'm able to see where, I tripped when I went wrong
I'll just have to guess, where my soul will get comfort
I miss you so much, when I'm singing my song

I miss you so much, I can't stand it
Seems like my heart is breaking in two
My head says no, but my soul demands it
And everything I do, reminds me of you
Everything I do, reminds me of you
Everything I do, reminds me of you

ME RECUERDA A TI
Van Morrison


Te echo mucho de menos, no lo puedo soportar
Parece como si mi corazón se partiera en dos
Mi cabeza me dice que no, pero mi alma me lo ordena
Todo lo que hago, me recuerda a tí.
Te echo mucho de menos, en ésta casa llena de sombras
Mientras la lluvia sigue cayendo, la ventana también
Cuando se irá éste dolor hacia la oscuridad,
de donde ha salido. Me siento triste.

No bajaré más, hacia el pozo
A veces me siento como si fuera al infierno
A veces estoy picando a tu puerta
Pero no tengo nada que vender ya

Parece como si el espíritu me empujara hacia adelante
Puedo ver donde tropecé e hice mal
Tengo que adivinar donde acomodar mi alma
Y te echo mucho de menos, cuando canto mi canción.

No bajaré más, hacia el pozo
A veces me siento como si fuera al infierno
A veces estoy picando a tu puerta
Pero no tengo nada que vender ya

Parece como si mi espíritu me empujara hacia adelante
Puedo ver donde tropecé e hice mal
Tengo que adivinar donde acomodar mi alma
Y te echo mucho de menos, cuando canto mi canción.

Te echo mucho de menos, no lo puedo soportar
Parece como si mi corazón se partiera en dos
Mi cabeza me dice que no, pero mi alma me lo ordena
Y todo lo que hago, me recuerda a ti.
Todo lo que hago, me recuerda a ti.
Todo lo que hago, me recuerda a ti.




EL MOSAICO DE HOY


4 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Uff, que horror, que esto de Internet en mi empresa sigue siendo un "poblema" y me cuesta conectarme y lo paso mal...Y sin unas informáticas polacas que me solucionen los asuntos (informáticos o no).

42 años sin Ford, bueno sin él, pero teniendo sus pelis que lo hacen más llevadero. Y apenas unas horas sin Wes Craven que ciertamente no es lo mismo. Pero como hablaba de horrores y de miedos (quedarme sin el Gus me asusta mucho) Wes hizo algunas cosas que a mí me dieron mucho susto, en particular esa primera "Pesadilla en Elm Street" aunque Freddy se mereciera todos los aplausos por destrozar a Johnny Depp sin ningún remordimiento. ¿Y qué queréis? a mí la saga "Scream" me divierte que soy así de raro, no te da más de lo que pides, entretenimiento, no tomarse demasiado en serio, algún guiño curioso a los tópicos del género,...Bueno no creo que dentro de 42 años alguien diga nada sobre el aniversario de Craven, pero al fin y al cabo el más probable que si alguien habla entonces de unas manos con cuchillas piense antes en Freddy que en Lobezno...O no.

Y más horrores, la gala MTV. No hemos hecho nunca la alfombra roja de este evento, pero es para pensárselo. Claro que no se pueden comentar los vestidos, puesto que casi ninguna lleva una prenda que se pueda considerar como tal. En otras circunstancias mi ojo pervertido disfrutaría de lo lindo de tanto cuerpo mostrado sin pudor, pero la competición para conseguir la forma más extravagante de mostrar los encantos (las que los tengan, que las que no también enseñan pero hace menos gracia) hace que no seamos capaces de atender a lo verdaderamente importante. A señalar en esta ocasión el vestido (lo de evstido es por dar contexto) de Lacasitos de Miley Cyrus, y tapando mucha carne pero mostrando rotundeces un horror visual que convierte a Kim Kardashian en el misterio más inquietante que jamás pudo plantear Iker Jimenez en "Cuarto Milenio". ¿Por qué es tan popular esa gorda tetona sin un mínimo de buen gusto? Y los españoles nos criticamos por la increíble popularidad de Belén Esteban, al lado de Kim, Belén es encantadora.

Aysss...Bienvenidos a los que hayáis regresado, si es que ha vuelto alguien.

Abrazos con transparencias

César Bardés dijo...

Bueno, bueno, bueno...así que "Centauros del desierto" un peldañito más abajo que "La diligencia"...Ya empezamos el otoño con polémicas más que discutibles. En cualquier caso, dieciocho los ojos que os ven (más que nada porque mi pérdida de vista es galopante) y encantado de estar de nuevo entre vosotros y con Dex que es el guía de nuestras mañanas. Aún así, mis horarios andan un poco enloquecidos así que hasta mediados de mes no tendré la rutina asentada.
Wes Craven, por supuesto, todo el mundo le recuerda por sus películas de terror de serie B...pero yo, como soy así de raro, le quiero recordar por una película que me pareció una pequeña joyita y que él, en una entrevista, confesó que era realmente el tipo de cine que le apetecía hacer solo que nadie le financiaba las cinco o seis historias de este tipo que tenía en el fondo de un cajón. Se trata de "Música del corazón" con Meryl Streep dando clases de violín a unos chicos de barrio marginal y llegando a tocar con ellos en el Carnegie Hall bajo el padrinazgo de Isaac Stern (para quien no lo conozca, el solista de violín de "El violinista en el tejado"). La consabida nominación a Meryl cayó como siempre (caerá este año con la de "Ricki"? Permítanme que lo dude) y la película fue un éxito que, sin embargo, no animó a ningún productor a seguir financiando a Craven por ese camino.
Por otro lado, mis problemas, no están solucionados al cien por cien pero sí digamos al noventa por cien. En concreto fue un problema de salud de mi esposa, tuvo que pasar por el quirófano y pasamos un mes de julio divertido, divertido porque se complicó con una mastitis y el tumor (sí, que es lo que estáis pensando todos) era benigno (en concreto, dos). Lo que pasa es que se complicó con una mastitis (cogió una infección de caballo) y con una coagulación excesiva de sangre en la herida que aún no ha cerrado. El caso es que respiramos y todo va en orden.
Por último, comunicaros solemnemente la presentación de "El sueño americano (El cine en la era Kennedy)" a las 19,30 del día 15 de octubre en la Librería Ocho y Medio con copa de vino incluida para los que tengan a bien comprar un ejemplar. Asistencia de Anna Bosch (siempre que la actualidad informativa no la lleve a Tumbuctú) y de Miriam Díaz-Aroca (siempre que no estrene algo en el teatro). Allí os espero a tós.
Abrazos con el parche.

dexter zgz dijo...

Wilkooomen, bienvenu, welcoooome

Sí, amigos, ya está con nosotros CB nuestro crítico gafapasta favorito, y empieza fuerte, llevándole la contraria al mismísimo Peckimpah nada menos. Esto promete para la nueva temporada. Celebramos tenerte entre nosotros, y que hayas pasado un buen verano, y que todo esté en orden. Bueno, el día 15 estaré en la Ocho y Medio en espíritu, bien lo sabes. Y me echaré una copa de vino a vuestra salud, aunque sea de Don Simón, menudo soy yo.

Abrazos acoegedores

INDI dijo...

Antes de nada, CB espero que los problemas esos se superen al 100% de una vez, que aunque sea divertido más divertido es celebrar que ya se superó.

Bueno, bueno. Centauros del desierto, el que puso ese título a The Searchers se quedaría a gusto. Casualmente la vi este fin de semana, otra vez. Y sin meterme en análisis cinematográficos exhaustivos, que de eso vosotros sabéis más que yo, en mi opinión estamos ante una joya. Ese Ethan tan, cómo decirlo, ¿misterioso? ¿enigmático? que busca a su sobrina, para ¿matarla? ¿salvarla? esa puesta que se abre, esa puerta que se cierra. Y la sutileza con la que Huston nos da pinceladas de los personajes, que sin más datos nos los define perfectamente. Por ejemplo: el sacerdote-coronel, cuando está en casa de los parientes de Ethan, observa como Martha, cuñada de Ethan, abraza la ropa de Ethan pensando que nadie la ve. No se menciona en ningún momento de la película nada de la supuesta relación de amor que haya podido haber entre estos, pero todo está dicho con esa imagen. O cuando la sobrina pregunta a su tío Ethan qué ha hecho en esos 3 años desde que terminó la guerra. No hay respuesta, pero la cara del tío lo dice todo.

He leído muchas críticas sobre esta peli, que si el jefe indio Cicatriz debería de haber sido interpretado por un actor indio, que si el río cambia de color entre toma y toma, que si Natalie Wood no se parece en nada a la niña raptada, que si es una peli racista, que si el guión es muy simple... todo lo que queráis. Pero a mí esa peli me llega, me toca el alma, me parece una de esas pelis que una vez vista piensas: joer, qué gozada de peli.

¿Alguien da más?