miércoles, 5 de agosto de 2015

GOOD MORNING 5-8-15


Gus Mornis cinesolitario

 

Hola amigo, aquí estás dejando hablar al viento, que diría Oneti. Si estuviera hablando con alguien le recomendaría que se alejase lo más posible de cualquier sala en la que echaran una película cuyo título contuviera el nombre de Adaline, por ejemplo. O que si se van a dar a la lectura (porque entiendo que a la bebida ya se habría dado cualquiera que fuera capaz de hablar conmigo) “La neblina del mar” es una novela de Padura (no le había leído nunca y ahora me parece imprescindible) que merece mucho la pena, tampoco está mal Irene de Pierre Lemaitre ( o algo similar) y su continuación “Alex” (mejor leerlas en este orden porque en la segunda se comentan cosas de la primera que no conviene saber por anticipado), un par de thrillers con un comisario francés algo bajito ( enano diría yo) que son la mar de interesantes. Y ahora estoy con el boom editorial del momento…No, no es la cosa esa publicada teóricamente escrita por Olvido Hormigos, no. Se trata de “La chica del tren” descrita como una apasionante novela que no puedes dejar de leer cuando lo empiezas y que avanza tan trepidante como un AVE (de los españoles, que a los franceses se les quema la locomotora), en mi caso aún no ha cogido velocidad y ya llevo un tercio de libro, pero como lectura veraniega…Cuando termine lo mismo le digo como me ha ido a….al viento.

 

Bueno pues así fue el gus de hoy, no te puedes quejar amigo…que peor es nada.

 

PEOR ES NADA (Los Rodriguez)

Dejarte ir sería como morir (esta noche).
Me va a doler sólo verte volver(en tu coche)
serán las seis y yo voy a seguir (sin dormir)
(pues) dejarte ir sería como morir!
Dejarte ir sería como morir!

Y no sé porqué me acostumbré a decir nosotros
y no puedo soportar quedarme solo
(pues) una vez y otra vez
esperando que llames
y sin saber porqué tú vendrás por aquí

(hasta que)
Dejarte ir sería como morir!
dejarte ir sería como morir!
serán las seis y yo voy a seguir
serán las seis y yo voy a seguir!

Y no sé porqué me acostumbré
a decir: Nosotros
y no puedo soportar quedarme solo
(pues) una vez y otra vez!
esperando que llames
y sin saber porqué tú vendrás por aquí
(hasta que)
Dejarte ir sería como morir!
dejarte ir sería como morir!
serán las seis y yo voy a seguir.

 

 

MOSAICO DE HOY.

Pues trenes trepidantes y veloces hay unos cuantos en el cine, la mayoría con chica, algunos muy rápidos, otros desbocados, los más con desapariciones misteriosas, con romances inolvidables, e incluso con asesinatos a 12 manos. Traigamos uno de los más emblemáticos. ¡¡Más madera!!

 

No hay comentarios: