jueves, 23 de marzo de 2017

GUUUUUD MORNINS 23-03-2017

Diré solamente... Que en todas mis películas, los héroes tienen cada uno sus propias motivaciones y la capacidad para alcanzar sus objetivos. Para mí, el héroe es aquel que es sincero...Que llega a alcanzar sus fines con sus medios, incluso si estos son modestos. Es esto lo esencial. Para mí, eso es un héroe. (A.K.)

Guuuuud mornins cinéfilos. Jueves 23 de marzo. Nos despertamos con la noticia de otro acto de barbarie que se cobra vidas inocentes de ciudadanos que han tenido la mala suerte de estar en el lugar y en el momento en el que un asesino se ha cruzado en sus vidas. Ésta vez ha sido en Londres, pero podría haber sido en cualquier otro lugar. Ojalá sea la última, aunque lo dudo, por lo loco que está éste mundo en el que vivimos. Por éstas tierras del norte salió hace poco la noticia de la entrega de armas de ésos que se autodenominaron "héroes de la patria". La noticia ha pasado tan desapercibida entre la ciudadanía normal que les debe arder el estómago pensando por qué la gente pasa de ellos, porqué lo único que la gente quiere es que se dejen de chorradas y les dejen vivir en paz, que cada uno defienda los ideales que quiera pero siempre desde el respeto a la vida humana, el respeto a las libertades de los pueblos y siempre desde la paz. 

    Mirando las efemérides de un día como hoy, a primera vista aparecen nombres interesante. Joan Crawford, mítica actriz. Michelle Monaghan, no tan mítica pero guapísima (vale, lo reconozco, me enamoré de ella en "Código fuente"). Otros nombres conocidos de series de televisión, muchos nombres desconocidos, ¿a quién elijo? espera... ¿qué veo? Ya está, cómo no. Éste nombre destaca entre los demás. Sí, porque un día como hoy nació, hace ya 107 años. Akira Kurosawa.

  Porque no diréis que el nombre no es potente. Akira. Y el apellido, también. Kurosawa. Que no es lo mismo llamarse Jin Lee que Akira Kurosawa. Con ése nombre, estaba predeterminado a triunfar. Pero con el arte que tenía Akira, seguro que llamándose Pepe Sánchez también habría tenido éxito. Aunque los carteles de las películas no serían lo mismo, sin duda.

  Éste director de cine japonés tuvo en sus inicios que plegarse a los mandatos del gobierno de su país y realizar películas de corte propagandístico nacionalista. Eran los años 30. Poco a poco fue plasmando su visión cinematográfica en sus películas. Director muy detallista, fanático del western de Ford, técnico y exageradamente perfeccionista, preparaba cada escena, cada iluminación, cada vestuario, con todo el mimo posible. Como aquella vez que hizo teñir el agua de negro para conseguir el efecto de lluvia intensa.

  Su excelente filmografía está colmada con grandes títulos como "Ran", "Rashômon", "Trono de sangre", "La fortaleza escondida" o "Yojimbo" (ésta última adapatada por Leone al western en "POr un puñado de dolares"). Grandes películas, grandes títulos.

  Su deseo de triunfar en América se hizo trizas al fracasar en el proyecto de "Tora! Tora! Tora!", film sobre el bombardeo de Pearl Harbor que muestra la batalla desde 2 puntos de vista, el de los americanos y el de los japoneses. Kurosawa iba a rodar la parte japonesa pero, incomprendido por sus métodos, abandonó el proyecto que finalmente fue un fracaso comercial que no tardaron en achacar a Akira.    

  Pero quedémonos con aquella otra tan conocida y que tanto ha influido en otros directores: "Los siete samuráis" de 1954. Una obra maestra del cine., con Toshiro Mifune como actor principal. Mifune y Kurosawa completarían un dúo director - actor que funcionó a la perfección en todas las películas que rodaron juntos.

  En "Los siete samuráis" se narra la historia de un pueblo de campesinos que, cansados de ser víctimas de un grupo de bandidos, contratan con lo poco que poseen a un grupo de samuráis para que les defiendan. Éstos guerreros se nos presentan también como humildes, fieles, bravos y ante todo, como hombres  de honor que sienten que su obligación es defender a los campesinos. Honor, valor, respeto, compañerismo. Kurosawa presenta con detalle a cada samurái, para entender la razón de cada uno para aceptar la misión. También nos presenta a los campesinos con detalle, describiendo sus problemas personales. Todo ello resulta en que la película sea larga pero toda ella de buen ritmo narrativo, con muchos toques de humor y ante todo que transmite mucho. Kurosawa graba escenas con varias cámaras simultáneas, técnica que practicaba en numerosas ocasiones, para dar a la escena varios puntos de vista con planos largos, medios y cortos.  

  "Los siete samuráis" ha influenciado en grandes directores, ha tenido remakes como el protagonizado por Yul Bryner (Los siete magníficos), e incluso ha sido fuente para un film de animación como "Bichos".  

  Y si éstos hombres actuaron por honor, otra gran razón por la que merece la pena hacer lo que sea es la que nos explica ésta canción.

  CANCIÓN DEL DÍA: POR AMOR (LOQUILLO)




EN LA ESCUELA APRENDI 
COMO SER DEL MONTON 
EN EL BARRIO DIJERON 
NUNCA PIDAS PERDON EL ROCANROL ME ENSEÑO
 A NO DECIR SI POR UN NO 
Y MI PADRE A HACER LAS COSAS POR AMOR 

ME GUSTA LO ABSOLUTO 

BARAJO POSIBILIDADES 
SOY EL ALIMENTO DE TUS DEBILIDADES 
TE DOY LO QUE SOY 
NO PIDO MAS DE LO QUE DOY 
POR AMOR 

NO SERA FÁCIL, VIAJAR A MI LADO
 
DEJO HUELLA Y CADÁVERES A MI PASO 
CONDUCIRÉ EN LA BUENA DIRECCIÓN 

SIEMPRE HABRÁ UNA BUENA RAZÓN 

PARA CREER EN TI EN MI 
EN LOS DOS 
POR AMOR

EL MOSAICO DE HOY



6 comentarios:

César Bardés dijo...

Gran homenaje al maestro Kurosawa (conocido entre sus empleados como "Kurosawa-Tenno" -"El emperador Kurosawa"). Grande entre los grandes, posiblemente el mejor cineasta nipón de todos los tiempos. Unas cuantas obras del gran Akira están por aquí, adornando mi estantería. En concreto "Rashomon", "Trono de sangre" (su personal visión del "Macbeth", de Shakespeare), "La fortaleza escondida", "Yojimbo" (es cierto, Leone hizo -y fue demandado por Kurosawa- un remake de esta película en "Por un puñado de dólares" sin pagar ni un yen por derechos. Lo que no se dice es que Kurosawa cogió el argumento de "Cosecha salvaje", de Hammett y tampoco pagó un dólar por derechos), "Sanjuro", "El infierno del odio", "Los siete samurais", "Los canallas duermen en paz" (su personal visión del "Hamlet"), "Kagemusha" y "Ran". Un puñadito de obras maestras a las que vuelvo de vez en cuando a sabiendas que me voy a encontrar cine de verdad, cine auténtico, realizado con un mimo extraordinario y con muchísimo sentido.
Siempre se ha dicho que Kurosawa es el máximo representante del cine de "la crispación". Sus protagonistas siempre se enfrentan a dilemas morales de difícil solución y, por ello, su estado de ánimo les lleva a la exaltación, a abandonarse a la perdición o a la violencia. En el caso de "Los siete samurais", Kurosawa pone ahí a siete mercenarios que deciden alquilar su espada al mejor postor y que defienden a los campesinos sin contrapago alguno porque creen que la durísima vida de los campesinos es mejor que la de ellos.
En cuanto a "Tora, Tora, Tora" habría que aclarar que en la preproducción y en los primeros días de rodaje, Kurosawa dio signos bastante evidentes de inestabilidad mental (probablemente presionado porque sus últimas películas habían sido enormes fracasos, especialmente la historia de un médico en el Japón feudal que se tituló "Barbarroja" y la propia presión del rodaje mastodóntico en Estados Unidos) y, cuando fue despedido, cometió su primer intento de suicidio. El segundo fue después de estrenar otro fracaso en el que tenía puestas muchas esperanzas como fue "Do´des´ka´den". Lo que choca un poco más es que fue un hombre muy famoso por sus maneras dictatoriales, absolutamente dominadoras en todos los rodajes y que, sin embargo, se tambaleara mentalmente cuando el éxito no le acompañaba. Recordemos que Lucas, Coppola y Spielberg le financiaron "Kagemusha" porque nadie estaba dispuesto a arriesgar su dinero en una nueva película del maestro.
En cualquier caso, un homenaje necesario y enorme. Gracias, Indi, por traernos de nuevo a uno de los más grandes. Y sobre todo, gracias por esas maravillosas palabras que, llenas de razón, pones sobre la mesa acerca de la paz y de cómo se debe sentir.
Abrazos de ojos rasgados.

Anónimo dijo...

Confieso que no he visto nada de Kurosawa, bueno vi hace años Tora Tora Tora pero me pareció un piñazo de peli. Esta es una muestra de por qué nunca me he considerado una gran cinéfila y lo digo sin falsa modestia. Me apasiona el cine pero se mm escapan muchas películas que para los entendidos son grandes películas y a mí a veces no me llegan. Por ejemplo me ocurre también con Buñuel, no me llega su cine.
Me han gustado mucho tus palabras del comiendo, Indi. Me uno a ellas

Un beso

low

Anónimo dijo...

Comiendo no....comienzo

Anónimo dijo...

Pues yo de Kurosawa me quedo con Derzu Usalá, la leyenda del cazador. Su banda sonora y la hitoria de amistad de los dos personajes hace que me parezca un "imprescindible".

La volví a ver este verano en la filmoteca y aunque, obviamente, ha envejido quizás el paso de los años la hace más tierna si cabe.

Besos nipones.

Albanta

Anónimo dijo...

Imperdonable que se me olvidara Dersú Uzala, la verdad es que no recordaba que él fuera su director. Preciosa película. Me ceñí a las que nombrasteis.

low

CARPET_WALLY dijo...

Vosotros sois mis héroes en el sentido que comentaba Kurosawa y bastantes sentidos más.

No quisiera ponerme conspiranoico pero cada vez más creo (sin prueba alguna ni nada que se le parezca) que este radicalismo actual, estos lobos solitarios, estos desquiciamientos han sido generados y pagados desde occidente en un intento de reducir derechos, de involucionar un mundo que, aun con desigualdades, empuja hacia adelante, anima a progresar y a que todos tuviéramos un futuro mejor. Lo digo porque la crisis y estos fanatismos de nuevo cuño sólo están favoreciendo ideologías muy poco humanas, muy radicales y muy intolerantes. Y además estos terrorismos no tienen un objetivo concreto (como en su momento lo pudo tener, aunque incomprensible, ETA o las FARC o el IRA) sino una intención clara de desestabilizar y crear rechazo hacia un determinado grupo...Vamos, que a mi me da que pensar en los intereses extraños que pueden estar detrás de los que fanatizan a incautos descerebrados.

Y dicho esto, creo que necesitaríamos más que esos 7 samurais para solucionar según que cosas. O un Kurosawa que nos hiciera soñar, si el cine es una fábrica de sueños, Kurosawa sería uno de lso mejores capataces de esa fábrica.

Y sobre la fama de dictatorial, creo que no lo era tanto con su equipo o con los actores, lo que si pasaba es que si tenía una idea de como rodar una escena o toda una película se ponía terco como una mula y no renunciaba jamás y eso daba mucho pánico a los productores. Famosa es la historia de que una vez que la TOHO (la famosa productora nipona) dio via libre para rodar "Los 7 samurais", Akira les sorprende diciendo que no va a rodar en sus estudios sino en el campo y se va a donde Cristo perdió el gorro a hacer su película, pero una vez escogido el lugar no se le ocurre otra cosa que construir un poblado entero (nada de coger uno que se pareciese a lo que quería contar) y lo de rodar con tres o más cámaras es bueno porque así no hay que hacer cortes de continuidad, pero eso supone tener tres o más equipos, material y más película...El caso es que la TOHO decidió parar el rodaje por el incremento brutal de costes que suponía. ¿Que hacía Akira? ¿Terminar como fuera intentando abaratar costes?...Ni Hablar, el viejo zorro se iba a pescar tan tranquilo porque las escenas claves de la película, incluido el final lo rodaba precisamente al final, de forma que si no se seguía con la peli todo el dinero invertido se iba a la mierda...No había forma de que hubieses un montaje coherente con lo ya rodado. Así conseguía que la productora volviera a poner pasta y a seguir rodando. Y llega la escena de la gran batalla y en unos días de lluvias torrenciales, el amigo Kurosawa decide que no pueden estar a ver si para o diluvia en mitad de una escena como esa, así que lo mejor es que una grandes cisternas para que repartan el agua de manera continua y uniforme. 3 cisternas le pone la productora...pues no, o ponen 6 o no se hace.

Al final la película dejó a la TOHO casi sin fondos, sin embargo no sólo es una de las mejores películas de todos los tiempos sino que fue durante mucho tiempo la más taquillera de Japón y generó millones de yenes, allí y en el resto del mundo. Y eso que la versión original, la buena, dura 207 minutos, casi 4 horas, que en muchos sitios se estrenó con recortes de 40 o 50 minutos.

En fin un grande, grandisimo.

Abrazos con katana