lunes, 20 de marzo de 2017

Gud mornins, 20/03/17

Mi música es algo simple. Cualquiera puede sentarse, mirar un conjunto de símbolos y producir los sonidos de la música que representan. (Chuck Berry)


Guuud mornins, cinéfilos.

Pues comenzamos aquí otra semana en el gus, con fuerza y energía. Aunque se nos haya ido Chuck Berry este pasado sábado y nos dejara a todos algo huérfanos. Siempre sucede cuando se nos va alguien que nos ha dejado algo especial para nuestras vidas. Y al menos Chuck nos dejó la fuerza y la energía del rock and roll. El rock es libertad, solía decir también, así que de algún modo Chuck nos regaló asimismo un trocito de ese bien tan preciado.

O sea que lo dicho, comenzamos la semana alegres a pesar de todo. ¿Porqué? Pues por ejemplo porque esta misma mañana comienza la primavera. O porque estamos purificados por la hoguera de la nit del foc. O porque hemos visto sonreír un año más a nuestro padre en su día o a nuestros hijos al regalarnos la corbata o la colonia de turno. O porque hoy el calendario nos marca que es el Día Internacional de la Felicidad y ese sí que es un bien que hay que reivindicar. Porque, mirad, cada vez nos lo van poniendo más difícil a la hora de sacarnos una sonrisa. Y esos hipotéticos estados del bienestar son en realidad estados de malestar, con su estress, con sus prisas, con la mala leche que nos aflora en todas partes y en todo momento. Por, eso, más que nunca debemos reinventar la felicidad, y lejos de resignarnos, aprender a disfrutar con esas pequeñas cosas que hacen que la vida merezca la pena como cantaba Pasión Vega y nos recordaba el otro día nuestra amiga.

Así que me había propuesto enumeraros algunas de esas cosas y pensaba colaros como mosaico esa escena que a mí me gusta tanto de Manhattan en la que Woody  tumbado en un sofá ante un magnetófono le recita a este algunas de las cosas por las que merece la pena la vida. A cambio aquí tenéis a Uma y John, John y Uma bailando al ritmo de Chuck Berry en el famosísimo concurso de baile de la película de Tarantino. No es la única escena famosa que nos ha dejado el cine con su música de fondo. Recordad Regreso al futuro y a Michael J.Fox animando la fiesta del instituto y dejando a todos anonadados con su electrizante solo de guitarra. Eso es lo que hizo Chuck, lo que hicieron los pioneros, cogieron los sonidos del blues y le añadieron unas bases de guitarra. Y así nació el rock, y así vino todo lo demás. Larga vida al rock and roll, descanse en paz, maestro. Hoy es un día triste pero alegre a la vez. Hoy es un día de rock and roll. Mañana espero que os siga haciendo felices en el gus don César Bardés. Yo os veo el viernes contándoos los estrenos. Hasta entonces, sed buenos.

JOHNNY B GOOD
Chuck Berry

Deep down in Louisiana close the New Orleans
Way back up in the woods among the evergreens
There stood a log cabin made of earth and wood
Where lived a country boy named Johnny B Good
Who never ever learned to read or write so well
But he could play the guitar
just like ringin a bell
Go, go, go jonny go go
go johnny go go
go johnny go go
go johnny go go
johnny be good
He used to carry his guitar in a gunny sack
Or sit beneath the tree by the railroad track
Oh an engineer could see him sitting in the shade
Strummin' to the rhythm that the drivers made
People passing by they'd stop and say
Oh my
but that little country boy can play
Go, go, go jonny go go
go johnny go go
go johnny go go
go johnny go go
johnny be good
His mother told him
some day you will be a man
And you will be the leader of a big old band
Many people coming from miles around
And hear you play your music till the sun goes down
Maybe someday your name gonna be in light
Sayin' Jonny be good tonight
Go, go, go jonny go go
go johnny go go
go johnny go go
go johnny go go
johnny be good

JOHNNY B GOOD
Chuck Berry

En la profunda Louisiana, cerca de Nueva Orleans.
A la vuelta de un camino con árboles de hoja perenne,
hay una cabaña hecha de tierra y madera,
donde vive un chico de pueblo llamado Johnny B. Good
que nunca en su vida aprendió a leer y a escribir,
pero que podía tocar la guitarra
como quien toca una campana.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Johnny B. Good.
Solía llevar su guitarra en la funda de una escopeta,
y se sentaba bajo un árbol al lado de la vía del tren.
Oh, un maquinista lo podría ver sentado ahí en la sombra,
rasgueando al ritmo que marcaban con sus trenes.
La gente pasaba y paraba para decir:
"Oh, Dios mío,
¿pero éste pequeño chico de pueblo puede tocar?"
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Johnny B. Good.
Su madre le dijo una vez
que algún día se haría un hombre.
Y que sería el líder de una gran banda.
Vendrá gente de muchas millas a la redonda
para oírte tocar tu música hasta que el sol se ponga.
Quizá algún día tu nombre se encienda
diciendo "Johnny B. Good ésta noche".

Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Venga, Johnny, venga.
Johnny B. Good.


EL MOSAICO DE HOY


1 comentario:

INDI dijo...

el rock es libertad, sí, pero también es rebeldía, inconformismo, cambio. Chuck ha sido uno de los grandes del rock, el más grande junto a Elvis, quizás.

La felicidad está en las cosas pequeñas, sin duda, Como ayer, que para celebrar el día del padre mis chicos me sorprendieron con un bizcocho con nata y fresas, elaborado por ellos mismos. ¿Qué mas da que dejasen la cocina como si hubiera pasado un ciclón? El bizcocho lo mereció, sin duda.

Abrazos de lunes