viernes, 24 de marzo de 2017

Gus mornins, 24/03/17

Guuuud mornins, cinéfilos

“Bares, qué lugares
Tan gratos para conversar”

(Gabinete Caligari, el doctor no, el grupo)

La verdad que no me responsabilizo para nada de cómo nos puede quedar el gus de hoy, amiguetes. Por si no tuviera poco con lo que tengo. Sé que hoy no va a ser una sección de estrenos normal, entre otras cosas porque tampoco la estoy haciendo en circunstancias normales. Os pongo en antecedentes ahora mismo, y os ruego que os hagáis cargo de mi situación.

Veréis, pues resulta que el miércoles pasado, a eso del atardecer me reuní con mis colegas en el bar de la esquina para echar unas birritas y una charleta y unas risas. Y por muy increíble que os parezca, viernes ocho y pico de la mañana aquí seguimos. Sí, sí, seguro que de aquí unas semanas salimos en el programa del Iker Jiménez porque esto sí que es un fenómeno paranormal de verdad. Pues que no podemos salir, oyes tú. Es como en la película esa tan rara mejicana de esos que no pueden salir de una habitación, nosotros igual. La puerta está atrancada, la cobertura es muy escasa (tampoco sé si este gus se va a poder editar, esa es otra). En estas condiciones ya me entenderéis.

El caso es que cuando fuimos el bar estaba algo concurrido y entre los parroquianos que seguimos aquí se ha establecido muy buen rollo que se suele decir. A ver no nos queda otra que socializar. Y como comercio y bebercio no nos falta pues esto es algo así como la tormenta perfecta. Entre los parroquianos estamos entre otros un abogado, un bombero, un peón de la construcción, dos o tres jubilados, un par de estudiantes o un prestigioso crítico de cine de fama mundial

En cuanto les he contado a mis nuevos amigos que tenía que comentar para un prestigioso blog de fama mundial los estrenos de la cartelera cinematográfica de este viernes todo el mundo se ha puesto como loco y se ha ofrecido a ayudarme desinteresadamente. Y me han pedido que les lea la lista de las pelis que llegan hoy a la cartelera, y cada uno tiene ya su favorita, la que va a ir a ver esta semana, siempre que podamos salir de aquí claro.

La Yeni y la Vane, por ejemplo, son dos estudiantes de la ESO muy simpáticas y muy majas. Están además muy contentas porque ayer tenían examen de mates en el insti y no habían estudiado nada y esto les ha venido de perlas. Pues bien, estas dos ya me han dicho que no se piensan perder en cuanto salgan Redención, la última de Jake Gylenhalla, un “tío que está muy buenorro y nos pone mucho” (que conste que lo han dicho ellas, yo no, por eso lo he puesto entre comillas). Yo por mi parte he tratado de disimular la emoción que me subía por debajo del pantalón y muy profesional y muy digno les he dicho, que sí, que yo no entiendo de eso, pero que Jake cada vez es mejor profesional y además está mostrando mucha valentía y mucho olfato a la hora de elegir sus papeles. Aquí está dirigido por Antoine Faqua, el de Los 7 magníficos o Trainning day, e interpreta a un boxeador caído en desgracia que intenta resurgir de las cenizas con ayuda de su mujer a la que da vida Rachel McAdams. Además, Jake sale media película en calzones y luciendo pectoral y eso no hay que perdérselo por nada del mundo (es lo que me dijeron la Yeni y la Vane).

Julián es un peón de la construcción que pasaba por el bar a echarse una birrita con la que clausurar la jornada y sin comerlo ni beberlo se vio envuelto en este fregado. Al principio, creí haber encontrado con mi alma gemela porque me dijo que era bastante cinéfilo. Entusiasmado le pregunté por su película favorita y cuando me respondió que era la segunda parte de Piratas del Caribe, se me cayó directamente el alma a los pies. “Pues mira, Julian- le dije entre orujo y orujo (a lo tonto a lo tonto ya nos hemos pimplao tres botellas entre unos cuantos) vas a tener suerte, porque esta semana estrena película el director de tu film favorito, Gore Verbinski. Se llama La cura del bienestar y va de un joven ejecutivo que tiene que ir a un balneario para traerse de vuelta a un compañero suyo que ha desaparecido y la última vez que se le vio fue allí. Es de terror, de esas te gustan ¿no? Yo he visto el tráiler y me recordó un poco la atmósfera así un poco enfermiza de Shutter Island aunque supongo que no le llegará ni a la suela de los zapatos. Además el mozo que sale tiene un ramalazo a Leo DiCaprio. En cuanto han oído el nombre de Leo, la Yeni y la Vane, que estaban haciendo oreja, han dicho que a esa también se apuntan. Eso sí, Julián, vete merendado de casa, que la peli dura dos horas y media largas. Y deja ya el orujo, que a este paso el que va a necesitar la cura de bienestar vas a ser tú”.

Don Matías es un jubilado con aire distinguido pero que en las distancias cortas se suelta y es de lo más dicharachero. Y el miércoles bajó como todos los días a echar la partidita de dominó con los amigos y sin comerlo ni beberlo se vio envuelto en este fregado. Él dice que ya no va al cine porque lo que se hace ahora es todo basura. Añora los tiempos de Hawks, Ford, Lubtisch, Wilder, Hitchcock, Lang, Premminger, Cukor, Sturgess (Preston y John) Leitsen, Kazan, Capra, Mankiewicz, Wyler, Curtiz, Welles, Chaplin, Wise, Lean, Minelli, Huston, McCarey, Fleming, Peckimpah, vale, vale, vaaaaale, no me abrume, Don Matías, que ya sé de qué palo va y yo además soy de los suyos. Y me dice usted que no le hace ascos tampoco a Truffaut, Ozu o Bergman. Pues, mire usted, dele una oportunidad a Un hombre llamado Ove, una peli sueca que fue finalista en los últimos Oscar. Su prota es un hombre de 59 años, gruñón y cascarrabias cuyo carácter cambiará radicalmente cuando conozca a sus nuevos vecinos, una joven familia que se muda a la casa de al lado de donde vive. Hombre, no es Gritos y susurros, pero se puede echar usted unas risas que siempre es muy sano.

A Borja también le he calado ya. Es el hijo del dueño del bar y en la tarde del miércoles se encontraba ayudando a su padre en el mostrador y sin comerlo ni beberlo se vio envuelto en este fregado. En realidad, está preparando oposiciones a notario, en sus ratos libres le gusta jugar al padel e ir al cine. Se confiesa admirador de Antonnioni, Godard, Fassbinder, Angelopoulos, Resnais, Carax, Von Trier, Paul Thomas Anderson, Tarkovski, Sokurov, Tanner, Oliveira, Kim Ki Duk,Dolan Lynch, Aronofsky, Bela Tarr, Kusturika, Wenders, Coppola (Sophia), Bonello, Kaurismaki, vengaaa, vengaa, Borjita, majo que ya nos conocemos. Mira, esta semana, cuando te aburras de darle al derecho fiscal o al hipotecario te puedes acercar a los multicines a ver la última de Robert Guedidian, Una historia de locos. Ya sabes, Guedidian, la Internacional, arriba parias de la tierra y todo eso. Aquí te vas a encontrar con la historia de un armenio que vive en Marsella reclutado por una red terrorista, un tema de lo más actual. Y si no siempre te quedará la chilena Rara, que como su nombre indica muy normal no será.  Y que lo ha petado en festivales y que va de una adolescente de 13 años que descubre que su mami es lesbiana y le dice que se va a ir a vivir con otra mujer. La Yeni y la Vane han dicho que si no sale ningún tío bueno a esa no van.

En fin, amigos, ya veis que aquí la peña es muy variopinta pero muy enrollada. Y me han dejado que elija yo la Apuesta de la semana y que no va a ser otra que la nueva película del bilbaíno Ale… Oye, oye, se me corta la conexión, oye, oye, vaya mierrrrda conexión, ya se ha vuelto a ir a tomar p´ol culo otra vez, oye, oye.... tu tu tu tu tuuuuuut.

Borjaaaa, venga unos chupitos, que esta va de mi cuenta. Sí, don Matías, sí, para usted una absenta. Voy mientras a la maquineta a poner un disco. Joder, qué rollo, saldremos de aquí algún puto día?

BETWEEN THE BARS
Madeleine Peyroux

Drink up, baby, stay up all night
The things you could do, you won't but you might
The potential you'll be that you'll never see
The promises you'll only make

Drink up with me now and forget all
about the pressure of days
Do what I say and I'll make you okay and drive them away
The images stuck in your head

People you've been before
that you don't want around anymore
That push and shove and won't bend to your will
I'll keep them still

Drink up, baby, look at the stars,
I'll kiss you again
Between the bars where I'm seeing you
There with your hands in the air
waiting to finally be caught
Drink up one more time and I'll make you mine
Keep you apart deep in my heart
separate from the rest
Where I like you the best
And keep the things you forgot

The people you've been before
that you don't want around anymore
That push and shove and won't bend to your will
I'll keep them still

ENTRE LOS BARES
Madeleine Peyroux

Bebe, nena, quédate toda la noche
Las cosas que podrías hacer, y que no harás pero deberías
Lo que podrías llegar a ser pero nunca verás
Las promesas que sólo harás

Bebe conmigo y olvídate de todo
La presión de los días
Haz lo que te digo y te pondrás bien,
Me llevaré las imágenes clavadas en tu cabeza

Ha habido antes gente como tú
Que ya no quiere dar más vueltas
Que empuja y aviva y no se doblega
Todavía la recuerdo

Bebe, nena, mira las estrellas
Te besaré otra vez
entre los bares donde te estoy viendo
Aquí, con tus manos en el aire
Esperando finalmente a ser atrapadas
Bebe una vez más y te haré mía
Te apartaré en lo profundo de mi corazón,
Separada del resto,
donde eres la mejor para mí
Y guarda las cosas que olvidaste

Ha habido antes gente como tú
Que ya no quiere dar más vueltas
Que empuja y aviva y no se doblega
Todavía la recuerdo.


EL MOSAICO DE HOY


5 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Pero...¿A que clase de bares vas?...¿Todavía tienen maquina de discos?...¿Te quedaste encerrado el miércoles de qué año?...Hace siglos que no veo un bar con maquina de discos. Claro que a lo mejor entre tanto orujo y absenta, sin comerlo ni beberlo, se te ha ido ya un poco la cabeza y confundes la maquina tragaperras con una de discos y estás dale que te dale a echarle monedas hasta que suenan "Los pajaritos" de María Jesús y su acordeón versión sintetizador electrónico.

¿Dos chicas de la ESO? Estoy por denunciar al padre de Borjita. ¿No estarán bebiendo absenta también?. No se debe dar bebidas alcohólicas a menores de edad. Claro que por lo que cuentas lo mismo entraron siendo adolescentes y, sin comerlo ni beberlo, ya están para fiesta de puesta de largo.

Pero, a mi lo que me preocupa (siempre) es como estáis resolviendo el tema de las urgencias carnales. ¿Es receptivo Julián a tus requiebros o al que de verdad le has echado el ojo es al bombero? ¿Presientes que esa claustrofóbica situación será el inicio de algo más que una buena amistad? ¿Habrá sexo o te quedarás sin comerlo ni beberlo?


En todo caso y con circunstancias tan adversas creo que te has marcado un gus pletórico. Una nueva maravilla. Impresionante. Yo lo mismo iba a ver este fin de semana una peli que se titula "El bar"...pero ni siquiera la mencionas. No será muy interesante...Mira tu por donde, sin comerlo ni beberlo, el tal Alex de la Iglesia se puede haber quedado sin un espectador. Lo mismo lo nota.

Abrazos a todos menos a Dex...que no puedo entrar a darselos ni él salir, claro.

César Bardés dijo...

Pues yo también voy a entrar a ese bar, que la charla parece muy animada. Y más aún si en algún lugar de sus paredes está el póster ése que pones de "Beautiful girls", una película que me trae un montón de recuerdos. Más que nada porque pertenece a mi primerísima época de crítico cinematográfico en una publicación que se llamaba "Alcalá Este" y que me pagaban a diez mil pesetas la crítica (qué tiempos). Pues sí, la recuerdo porque me invitaron al preestreno y, contra todo pronóstico, se celebró en el Cine Imperial...sí, sí, aquel de la Gran Vía que destacaba porque en su programación siempre ponían películas infantiles (claro, que ya las querrían los infantes de hoy), desde Charlot hasta Walt Disney pasando por "Un candidato muy mono" o "Herbie, un volante loco". El caso es que fue la primera vez que vi a Natalie Portman y comprendí a ese protagonista que era Timothy Hutton medio enamorándose de ella y reprimiendo sus instintos porque apenas tenía doce añitos la chica. El caso es que el Cine Imperial también tenía otro motivo de atracción y eran los "helados calientes" que vendían a la puerta del cine. Uno de esos cucuruchos de oblea que estaban rellenos de vainilla y de chocolate y que, más que un helado, parecía una crema y siempre se servían en una hermosa espiral que terminaba en punta. Y, siempre pensando en el artículo posterior que debía hacer, me arrechuché un helado de esos que me sentó como toda una cena en Zalacaín. Ya no digo más porque os aburro.
Dame la dirección, Dex, porque me pongo en la puerta del bar ya mismo. Esté Alex, o Carpet, o Julián o Santa María de los Moños. Me sacáis el cafelito fuera o rompéis un cristal para dármelo, lo que queráis pero yo a la Vane y a la otra no me las pierdo...estoooo...Natalie Portman....bueno, lo que sea.
Abrazos con olor a corcho.

INDI dijo...

fantástico gus, somos gente de bares, sin duda. Yo también añoro los bares con máquina de discos. ¿Los recordáis? Más que bares, recuerdo un local de mi pueblo al que nosotros llamábamos "los futbolines". Allí había 4 futbolines de los grandes, con muñecos de unos 15 cm y bolas de piedra, la partida costaba 25 pts. También había 2 billares, uno con agujeros y el otro sin ellos, donde pasábamos horas y horas intentando hacer jugadas. Al fondo, una fila de máquinas de marcianitos, comecocos etc. Y una pequeña barra donde se vendían golosinas y bebidas. Y al lado de los billares, la máquina de discos. Echabas la moneda, seleccionabas la canción y sonaba. Qué gozada. Allí pasábamos nuestros domingos de juventud, gastándonos la paga semanal.

Hace años que los cerraron. Primero abrieron allí una herriko taberna, ahora es una oficina de correos. Triste final para un gran local.

Abrazos añorosos

Anónimo dijo...

Yo me apunto a ese bar. Vosotros a vuestras cosas que yo me quedo escuchando a la Peyroux, cuánto me gusta esta mujer....

Grande ella y grande el maño.

Besos con Gin Tónic

low

Anónimo dijo...

Entro y os veo a todos borrachos...se ve que viene el fin de semana.

Sin duda yo poseo una amplia cultura madrileño-tabernaria, podría hacer un tour, no digo más nada.

Grade again, maño.

Besos etílicos.


Albanta.