jueves, 2 de febrero de 2017

GUUUUUD MORNINS 02-02-2017

“A los 14 descubrí a las chicas. En aquel tiempo bailar era el único modo de poner tu brazo sobre una chica. Bailar era cortejar." (Gene Kelly)


  Guuud mornins cinéfilos. Jueves 2 de febrero, Virgen de la Candelaria, víspera de San Blas (qué ricas las tortas) y a puertas de Santa Águeda, patrona de los locos (¿lo declaramos día del gus?) y fiesta de gran tradición por tierras vascas, donde en la víspera nos lanzamos a las calles con velas y farolas a cantar a la Santa. Hasta aquí la ración de cotindianiedad, como dice el gran Carpet.

   Como ya habréis deducido por la frase del encabezado, hoy traemos a nuestra sección a uno de los mejores bailarines, sino el mejor, con permiso de Fred Astaire, de la historia del cine. Es éstos días que tanto se habla del musical "La la Land", la mayoría para bien, otros para no tan bien,  recordemos a Gene Kelly, que murió un día como hoy hace ya 21 años.

  Eugene Kurran Kelly, de familia humilde, se tuvo que trabajar su futuro paso a paso; formó parte, junto a sus cuatro hermanos, del grupo "The five Kellys" y más tarde, junto a su hermano Fred, del duo "The Kelly brothers". Desempeñó varios oficios durante sus estudios universitarios de Económicas y al finalizarlos abrió una academia de baile en su Pittsburgh natal.

  Viendo que el baile se le da de cine, viaja a New York con el objetivo de trabajar de coreógrafo y allí cosecha su primer éxito artístico en Brodway con el musical Pal Joey, donde conoció al que sería su máximo colaborador, Stanley Donen. Con cierto nombre en el mundo del baile, le ofrecieron su primer papel importante en el cine con la película "Por mi chica y por mí", donde formó con Judy Garland una de ésas parejas cinematográficas de las que desprende química a raudales. Y vino el éxito. Rodó a continuación varios musicales con la misma productora y en 1944 protagoniza "Cover girl", junto a Rita Hayworth. En este film es famoso el número musical Alter ego, donde Gene se enfrenta a si mismo.   
 Su sentido patriótico hizo que se alistase en el ejército durante la seguna guerra mundial, aunque siendo famoso su principal labor fue la de realizar documentales para animar a las tropas. A su vuelta siguió protagonizando musicales junto a Sinatra, Fred Astaire o Judy Garland. Debutó junto a Stanley Donen en la dirección con "Un día en Nueva York", marcando un antes y un después en el cine musical. Después vinieron sus dos mayores éxitos: "Un americano en París", de Vincent Minelli, y la siempre laureada "Cantando bajo la lluvia".
  El lógico declive de su carrera le llevó a abandonar los musicales para protagonizar películas tan interesantes como "La herencia del viento", junto a Spencerr Tracy, demostrando que además de bailar, lo de actuar tampoco se le daba mal a Gene. 

  Como director tuvo una seguna etapa dorada con títulos como "Hello Dolly" o "El club social de Cheyenne". El prematuro fallecimiento de su esposa hizo que se dedicara a sus hijos, limitando mucho sus apariciones en la gran pantalla. Su última apariciòn fue en "Xanadú", junto a la guapísima Olivia Newton John. 

    Y como final a éste gus tan bailarín, lo ideal sería que nos pusieramos a  bailar alguna coreografía de película; pero no se vosotros, pero como buen vasco lo de bailar no es lo mío, más bien soy de los que cuido la barra del bar mientras los demás mueven su cintura, por lo que mejor veamos uno de los números musicales de Gene.

BALLIN THE JACK (Judy Garland & Gene Kelly)




EL MOSAICO DE HOY


4 comentarios:

César Bardés dijo...

Ya que mañana es San Blas, 3 de febrero, día también del cumpleaños de mi padre, me vais a permitir que le recuerde breve y levemente.
A raíz de tu estupendo gus sobre Gene Kelly, me ha venido a la cabeza cómo le gustaba a él el cine musical y cómo me descubrió a los dos bailarines en el cine. Con Fred Astaire lo hizo a través de un ciclo que ponían en la televisión. Creo que lo echaban los martes y allí estaba yo, como un clavo, viendo las evoluciones de aquel tipo que parecía que tenía alas en los pies. Así es cómo descubrí "Ritmo loco", "La alegre divorciada", "Sombrero de copa" (una de las favoritas de mi padre), "La historia de Irene Castle" (una pequeña decepción, no me gustó nada, ya entonces), "Melodías de Broadway 1940", "Papá piernas largas"...El caso es que aún me tengo en la memoria en el pasillo, intentando bailar como lo hacía Fred y diciendo: "¡Mira, papá! Igualito que "fredaster"...
Con Gene Kelly la cosa fue aún más sabrosa. Mi padre tenía su estudio de arquitectura en la Avenida de América y, muy cerca de allí, en la calle Cartagena, había un cine de barrio, el cine Marvi. Mi padre, seguramente pasando por delante, se enteró de que allí ponían "Cantando bajo la lluvia" y, por única vez en su vida que yo recuerde, me fue a buscar al colegio a las seis (por entonces, se salía a esa hora), dejó de ir a su despacho y me dijo que "te voy a llevar al cine". Y me llevó allí, al cine Marvi. Aún recuerdo aquella copia que exhibía el maravilloso número de "Make´em laugh" de Donald O´Connor en versión doblada ("haz reír, haz reír..."). Y también recuerdo la cara de satisfacción de mi padre cuando salimos del cine preguntándome: "¿Te ha gustado?" y yo asintiendo (me había gustado muchísimo y, aún en mi tierna infancia, yo me había quedado boquiabierto con aquella chica vestida de verde que bailaba de una forma increíble y que salía en el número final de "Broadway Melody"). Y, por supuesto, planteé la pregunta fatídica:
-. Papá...¿cuál es mejor? ¿"Fredaster" o "Ginkely"?
Ladeó un poquito la cabeza y dijo:
-. Astaire es más elegante. Kelly es más atlético. Los dos son los mejores.
Y así es cómo se aprende a amar al cine.
Gracias por el gus, Indi. Un montón de recuerdos despertados.
Abrazos bajo la lluvia.

CARPET_WALLY dijo...

Tarde llego, pero aquí estoy.

Pues es cierto todo lo que dice Bardés, bueno su historia personal entiendo que será cierta porque no nos va a "embustir" sin necesidad, digo que es cierto lo de que su post nos despierta un montón de recuerdos.

Pa no ser menos os contaré mi mili. Yo también me enganché al musical con aquel ciclo de los martes sobre Fred Astarire (y Ginger, que salía en casi todas). A mi padre también le encantaba Fred y aunque era un tipo demasiado serio y rígido se volvía pizpireto y bailón a nada que sonaba un poco de música. Mi padre, cuando bailaba, movía las piernas con un ritmo eléctrico que causaba cierta sensación (no era extraño ver a la gente haciendo círculos a su alrededor mientras él dominaba la escena con su imposible coreografía). El caso es que siempre decía que Fred Astaire era el mejor y yo creo que con sus espasmódicos pasos intentaba imitar en parte el claqué elegante del bailarín. Cuando pusieron el ciclo lo disfrutamos todos en familia y esperábamos aquellos martes con verdadero anhelo aunque siempre teníamos un título en la mente porque mi padre siempre decía que había un número de baile espectacular en "Papá piernas largas". Llegado el día en que por fin la emitían, no sé que trastada cometimos mi hermana y yo, pero nos castigaron sin ver a película y nos tuvimos que acostar (fue un castigo muy cruel, tanto que aun lo recuerdo). El caso es que Fred y esa película se convirtieron en un mito, yo siempre quise ser Fred y mi padre siempre sería "papá piernas largas" lo cual es un contrasentido porque era muy, muy bajito.

Así que cuando por fin vi una peli de Gene Kelly, mi padre también le cubrió de alabanzas, pero yo me negaba a reconocer que fuera tan bueno como Fred (aquello era cosa tipo Madrid-Barsa y reconocer lo bueno que era uno suponía para mi un demérito del otro). No, no y no...como comparar el estilo atlético de uno con ese volar a ras del suelo del otro, como valorar lo musculado y marcacachas que era Kelly con la gracil y elegante figura de Astaire, como valorar esas camisetas pegadas y los pantalones ajustados de Gene frente al smoking de Fred...Que no, que no.

Afortunadamente crecí, las pasiones infantiles continúan pero aprendí a valorar en su justa medida la grandeza de Kelly, sus impresionantes coreografias, sus números inigualables, su capacidad para aunar fuerza y elegancia...Enorme Kelly también, las cosas como son.

Otra cosa es que yo sigo sin querer ser Gene, mi objetivo sigue siendo ser Fred.

Abrazos levando anclas.

Anónimo dijo...

Me gustan muchísimo los dos aunque mi corazón se inclina más hacia Gene Kelly. Os diría que siempre fue m amor platónico solo un pasito( de baile) por detrás de mí Paul. Me gusta como bailarín y como actor. Me gusta su mirada con ese punto de ternura y su sonrisa dulce. Aprovecho, ya que Indi la ha nombrado, para deciros que ya he visto La la land y que me ha entusiasmado. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto viendo una peli.
Besos desde las estrellas.
low

CARPET_WALLY dijo...

Otra pal bote lalalandero, quedas tu Junior. Tus post molan mucho...pero cuidado que si no te gusta la peli...el mundo no seguirá igual.

Y habalndo de Gene y La la land. Ryan Gosling es el unico capaz junto con Gene de hacer piruetitas con un pantalón ajustado sin que se le salten las costuras.