miércoles, 8 de febrero de 2017

GUUUUD MORNINS 09-02-2017


Me tratas como si la vida me tuviera contra las cuerdas. Quiero estar contra las cuerdas. Permito que la vida me golpee hasta que se canse. Luego yo la voy a golpear. Es una táctica clásica.
(Sebastian)


Guuuuud mornins cinéfilos. Jueves 9 de febrero. Después de los guses tan espectaculares de ésta semana, da un poco de vértigo asomarse a ésta sección. Gala de los Dextercios, William Hurt y El beso de la mujer araña... nivelazo, que rima con mola mazo, viva las expresiones caducadas. Y ya que no se me ocurre nada que pueda siquiera acercarse a semejante altura de ingenio y habilidad literaria, os contaré que al fin, sí, al fin, fui el pasado fin de semana a ver "La la land. La ciudad de las estrellas". Ya se ha hablado mucho de éste musical. Pero como la sensación que te pueda dejar una película depende mucho del entorno, del momento en el que la veas, de  con quien la veas, de tu estado anímico o incluso del día que tengas, he aquí el breve relato de la jornada.

  Sábado. 7:30  de la mañana. Sirimiri, temperatura fresca. Se huele la humedad en Donosti. Generalmente, la gente duerme a ésa hora de la mañana, después de toda la semana laboral. Excepto los padres de chavales en edad escolar que se apuntan a todas las competiciones deportivas habidas y por haber. Y además, si lo que toca es fútbol en la playa, tu horario de levantarse lo marca la marea. Si, la marea.  Y la marea la marca la luna. Y como la luna dice que hoy bajamar es temprano, allí vamos los sufridos padres en el bus acompañando a nuestros bravos hijos, después de haberlos obligado a ponerse mallas, camiseta térmica, doble par de calcetines y guantes, a la playa cuando apenas ha empezado a amanecer. Pero eso no es todo. Porque además de madrugar y pasar frío, nos hacen trabajar. Si, trabajar. Porque hay que montar la portería,  ponerle la red y clavarla en la arena. En el caso de las porterías de la playa, ni los ingenieros de la Nasa acertarían a colocar todo en su sitio. Ya me gustaría ver a Messi o a Cristiano montando una de éstas porterías. Deberían traer instrucciones, porque siempre nos queda algún hueco entre la red y el poste o un poste más alto que otro. Pero se tiene en pie, no parece que le vaya a caer al portero encima de su cabeza por lo que lo damos por válido. Venga, ya podéis jugar. 

 Una hora después, ya terminado el partido, toca lo de "lo importante es participar", "da igual el resultado", "aquí todos ganan". Aunque esta vez tocó ganar, para variar. Y volvemos al autobús, congelados de frío, con los pies llenos de arena y los niños alborotados por el triunfo. Llegas a casa, obligas al niño a meterse directamente en la ducha para que no te llene todas las habitaciones de arena y ahora toca la niña, ya no tan niña. Sí, porque la niña, ya no tan niña,  también te ha salido deportista. Ésta ya con ideas fijas, sólo hace un deporte, por suerte en cubierto. A ésta le dio por el balonmano. Y como hoy les toca jugar fuera, los padres nos turnamos para los desplazamientos. Pues sí, este sábado también me toca llevarlas. Así que dejo a uno en la ducha y a cuidado de su madre y me voy con la niña, ya no tan niña,  al coche; recogemos a dos compañeras de equipo y vamos al punto de encuentro del equipo. Nos juntamos todos y allí vamos, en caravana de 4 coches, al pueblo que toca hoy visitar. Dejamos a las niñas, ya no tan niñas,  y a los entrenadores en el polideportivo y nos vamos a aparcar el coche donde se pueda, que generalmente es en la otra punta del pueblo, para que tengas que recorrerlo todo bajo la lluvia, con los pies llenos de arena y en ése momento pensando lo agradable que tiene que ser tener una mañana de sábado para ti solo. Un cafecito con los demás padres sufridores para calentarnos y animarnos mutuamente  y allí nos plantamos, en un gélido polideportivo donde las niñas, ya no tan niñas, tienen que enfrentarse a otras que éstas sí que ya no son niñas y que les sacan una cabeza, parece que en los pueblos las chavalas crecen más rápido que en la ciudad,  y sabes de antemano que por muchas ganas que le pongan, hoy toca perder. Y por mucho. Como casi siempre. Pero las animas porque son tus campeonas, porque sabes que es importante para ellas. Vuelta a casa, ducha para por fin deshacerte de la arena de los pies y te das cuenta que se te ha ido toda la mañana del sábado.  Y parte de la tarde. 

Después de comer, sin tiempo siquiera a descansar un rato, nos vamos los 4 otra vez en autobús al centro, ya que les has prometido que éste sábado les vas a llevar al cine a ver ése musical del que tanto se habla. Al peque no le hace mucha gracia, pero se conforma chantajeándole con unas chuches.  

  De la parada de autobús al cine hay unos 100 metros, suficientes para que el fuerte viendo que viene del mar te impida abrir el paraguas y llegas al cine empapado. Vaya sábado que llevamos, piensas. Con lo a gusto que yo estaría en la siesta.  

  Y así, de éste modo, se forma el entorno en el que vi esta película. En los 10 minutos previos a que empiece la peli casi me duermo, de lo cansado que estaba.

 Al fin, hacia mi decimocuarto bostezo,  comienza la peli. Y ahí todo cambió. Desapareció mi cansancio, mi sueño, mi aspereza, y me introduje en ése espectáculo de música y colorido que es La La Land. Hacía mucho que no disfrutaba tanto de una película. El primer número musical, brutal. El de la colina de Hollywood, espectacular, la que más me gustó de toda la película. Emma Stone se sale en su papel: lo reconozco, me enamoré de su forma de bailar, de sus ganas de triunfar, de su risa, de sus lágrimas.  Ryan tampoco lo hace mal. La historia que cuenta la peli, con los sueños de los protagonistas, sus fracasos, sus éxitos, la relación entre ellos, es relatada a un ritmo preciso. Los números musicales, con sus homenajes a grandes títulos, están muy logrados. La película desprende una fuerza que se siente desde la butaca. Y la música es tan pegadiza que sales de la sala tarareándola.   En definitiva, me encantó, me hizo vibrar y salí de la sala feliz. ¿Y no es ése el objetivo del cine? 

  Lo que iba siendo un día pesado y cansado se convirtió en una gran jornada.  Ya de vuelta, de nuevo mojados por la lluvia racheada, pero no importa, bailando claqué bajo el intenso aguacero, contentos de haber disfrutado de una gran película. 

CANCIÓN DEL DIA



SOMEONE IN THE CROWD (Emma Stone, Callie Hernandez, Sonoya Mizuno & Jessica Rothe)

You got the invitation, you got the right address 
You need some medication, the answer's always yes 
A little chance encounter could be the one you've waited for
Just squeeze a bit more 
Tonight we're on a mission, tonight's the casting call 
This is the real audition, oh God help us all
You make the right impression then everybody knows your name
 We're in the fast lane
 Someone in the crowd could be the one you need to know
 The one to finally lift you off the ground
 Someone in the crowd could take you where you want to go 
If you're the someone ready to be found 

Do what you need to do
 Til' they discover you
 And make them more than you're seeing now 
And the stars align

 I think I'll stay behind 
 You've got to go and find
That someone in the crowd 

 That someone in the crowd 

 Is someone in the crowd the only thing you really see?
 Watching while the world keeps spinning 'round
 Somewhere there's a place where I find who I'm gonna
 be A somewhere that's just waiting to be found

Someone in the crowd could be the one you need to know
 Somone who can lift you off the ground
 Someone in the crowd will take you where you want to go
 Someone in the crowd will make you
Someone in the crowd will take you
Finally off the ground, with only someone ready to be found

ALGUIEN EN LA MULTITUD (Emma Stone, Callie Hernandez, Sonoya Mizuno & Jessica Rothe)

Te han invitado, tienes la dirección correcta
Necesitas algún tipo de medicació?
La respuesta siempre es sí
Un pequeño encuentro casual podría ser lo que estabas esperando
Sólo tienes que apretar un poco más
Esta noche tenemos una misión, esta noche nos han llamado a un casting
Esta es la audición verdadera  oh, que Dios nos ayude a todos
Intenta dar una impresión correcta para que todo el mundo sepa tu nombre
 Estamos en la calle rápida
 Alguien en la multitud podría ser quien necesitas conocer
 El que finalmente te levante del suelo
 Alguien en la multitud podría llevarte a donde quieres ir
Si estás preparada para encontrarle

Haz lo que necesitas hacer
 Hasta que te descubran
 Y haz más de lo que están viendo ahora
Y las estrellas se alineen

 Creo que me quedaré
Tienes que ir y encontrar
A alguien en la multitud

 A alguien en la multitud

¿Hay alguien en la multitud que sea lo único que quieras ver,
lo único que ves mientras el mundo sigue girando?
En algún lugar encontraré a quien realmente quiero,
alguien que esté esperando que lo encuentre.


 Alguien en la multitud podría ser quien necesitas conocer
 El que finalmente te levante del suelo
 Alguien en la multitud podría llevarte a donde quieres ir
 Alguien en la multitud te hará
Alguien en la multitud te llevará
a volar a dos palmos de la tierra,
si estás preparada para encontrarle.

EL MOSAICO DE HOY

6 comentarios:

dexter zgz dijo...

Caray que stress. Seguro que al día siguiente dudabas de si viste a Enma Stone jugando al voley playa o a Ryan Gosling,... bueno me callo, que me entran sudores fríos.

Ayer justamente me decía un amigo que había leido una crítica de un usuario de Filmaffinity en la que el fulano en cuestión se despachaba a gusto con La la land. Decía que la peli era mala por "mostrar una relación heteronormativa y porque entre los figurantes son todos cisgénero" (sic). ¿Qué, cómo se os ha quedado el cuerpo? Pues se quedó tan ancho el amigo. Tócate los cataplines. Ya no saben que hacer ni que decir para cargarse la película. Me molesta mucho la legión de haters que le ha salido, previsible por otra parte, que ya se nota que entran a ver la película con el cuchillo entre los dientes.

Porque digo yo que puestos a poner a caldo la película hay que echar mano de datos más asumibles que lo de la relación heteronormativa. A mí por ejemplo no me echa por tierra la peli pero sí me corta un poco el rollo que la peli de repente se olvide de repente de que es un musical para pasar a ser melodrama a secas. Que Chazelle que hasta entonces ha manejado el ritmo y la magia bastante bien y nos ha llevado a donde quería llevarnos de pronto se relaje y baje el pistón. Y el ritmo y la magia decaiga un momentín para remontar en un final apoteósico. Me chirría un poco también la escena del concierto, el numerito pop de John Legend, que se me antoja como una excusa y un reclamo para promocionar al muchacho.

Pero jamás diré que La la land es una película mala ni mucho menos esgrimiré razones tan peregrinas para defenestrarla. Es más, con esas pequeñas objecciones, me parece una película muy buena. Y fijaos que tiene 14 nominaciones, pero Chazelle pule un poco más al personaje de JK Simmons y a lo mejor nos vamos a 15. Y quién sabe si introduciendo un secundario femenino más potente aunque sólo sea por el efecto arrastre nos vamos a 16. O que les hace gracia la escena del planetario y nominan los efectos especiales, 17. Una barbaridad.

Yo quiero volver a verla.

Abrazos heteronormativos

CARPET_WALLY dijo...

¡¡¡Que grande, Junior!!!. Hay un mago manco que hace un truco de cartas bastante espectacular porque el hombre lo repite una y otra vez con una sola mano. Cada vez más despacio sin que se pueda pillar el truco, él declama mientras ofrece un distinto y cada vez más sorprendente resultado: "¡No sé puede hacer más lento!".

Yo tomo su frase y la cambio: "No sé puede hacer mejor, Junior". Contarnos tan bonito un día de sensaciones para cerrar con una experiencia de emociones que transmite una película. Repito: Muy grande, amigo.

Yo ya dije que ese "bajón" musical que comenta Dex no me lo parece tanto, Chazelle renuncia a los números coreografiados iniciales para sumergirnos en otra forma de musical, ese en que la música está integrada en una historia que lo domina todo y donde las canciones parecen más "naturales": un compositor en su piano, un concierto (yo no creo que Legend necesite esa promoción subliminal en USA y además es un momento importante en lo que se nos cuenta),...una audición (que gran actuación de Emma ahí). Y ese final absolutamente maravilloso, esos 5 minutos finales casi (digo casi) a la altura de los 5 iniciales de "Up", contándonos una historia de amor condensada de algo que ya hemos visto desde otra perspectiva.
Coincido también con C.B. en que ese paso al melodrama que comenta Dex busca a los espectadores que no son muy musicaleros y les hace engancharse a una historia en la que antes no han entrado. Porque a muchos nos puede encantar que en mitad de una atasco la gente se ponga a hacer piruetas y canturrear, o que para animar a una amiga a ir a una fiesta se pongan todas de acuerdo en cantar a la vez que se arreglan y terminan todas monisimas con vestidos de los colores del parchís, o que un chico quiera ligar contigo y comience echándote tierra en los zapatos a ritmo de claqué o ir al cine y terminar bailando un vals en las estrellas porque se estropeó el proyector...Todo eso hace que se me caiga la baba, pero al que le gusta algo más terrenal...Y entonces Chazelle le cuenta una historia de amor clásico pero con un final tan diferente que ya no hay escapatoria. Y el final puede ser previsible, pero hay una cosa que envuelve toda la película y es la que, a menos que efectivamente ya vayas con la idea de odiarla (o que seas un orangután directamente), te termina dejando embelesado. Lo que envuelve toda la película es "clase", es elegante de principio a fin, tanto como Gosling con esos trajes que difícilmente le pueden sentar a alguien mejor...Y ese final derrocha clase y elegancia y así es imposible no sonreír y con esa sonrisa decirlo todo.

Ufff...que bonito es hablar de una película tan bonita.

Abrazos bellos...como este gus.

César Bardés dijo...

Desde luego que el gus de hoy ha sido toda una alegría. Yo también llevo una mañana macanuda (niño, madre, ITV, madre y ya, por fin, gus) y hay que reconocer que abrir el ordenador y encontrarse con esto es gratificante y genial, gracias, Junior.
A mí me parece que es la película del año. Ese fotograma que has puesto, remite directamente al baile que se marcan Shirley McLaine y Chita Rivera (y otra más de la que me vais a permitir que no me acuerde del nombre) en "Noches en la ciudad". Es más, también van con vestidos muy, muy parecido en amarillo, rojo y azul. Es una de las muchas referencias (que además ésta en concreto no he encontrado en ningún sitio) que destila la película. Y no solo eso. Ignoro hasta qué punto Damian Chazelle es un director que se ha visto todo el cine del mundo o no pero el final remite a Edgar Neville y a su maravillosa "La vida en un hilo" con Conchita Montes, Rafael Durán y Guillermo Marín como protagonistas (estoy muy puesto con el libro que estoy acabando de cine español). En todo caso, es una película, como ya comenté en su momento, en la que, a pesar de que el final no es todo lo feliz que debiera, sales con una sonrisa en la boca, sales bien, a gusto, contento, satisfecho. Ves música y bailas actuaciones. Es todo un fantástico fresco sobre los sueños y el precio que pagas por ello. Por eso también me parece muy necesaria la parte melodramática del final. Y además hace que toda la historia sea mucho más creíble. Digamos que en eso también se asemeja, en cuanto a estructura, a uno de los musicales más amargos de la época dorada de Hollywood, "Siempre hace buen tiempo", la última colaboración Kelly-Donen, y también en aquella salías a gusto, contento y satisfecho.
Hay una duda que me tiene sorbido el seso en todo lo que me has contado (oye, qué bien que tu hija se dedique al balonmano, es un deporte que siempre me ha gustado y que he jugado un poquito en determinado momento de mi vida, me parece apasionante y, desde aquí, la animo a que siga, se divierta, aunque pierda) y es la siguiente. Atento porque es una pregunta difícil:
¿Le gustó al pequeño la película?
Me tiene en un sinvivir esa duda.
Abrazos a sus pies, bailando, por supuesto.

Anónimo dijo...

Jejejeje me ha pasado lo mismo que al pedantón, cuando has dicho que fue también tu hijo pequeño me he quedado con las ganas de saber si le gustó la peli. Qué bien lo has contado, Indi! Has conseguido que me quede pegada a la pantalla mientras leía tu día tan complétate. Me alegro que te haya gustado la peli, yo también hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto viendo una peli.
Enhorabuena por esa familia tan deportista y con tan buen rollo, al menos eso desprenden tus letras.
Un besito
low

Anónimo dijo...

Yo la he visto dos veces, no digo más nada.

Cuida de tu familia, Indi.

Besos concisos.

Albanta

INDI dijo...

Al niño evidentemente no le entusiasmó la película tanto como a su hermana, la niña no tan niña, y a nosotros. Él y sus amigos están en ésa época donde si una pareja se besa en la pantalla, giran la cabeza y sueltan un "Puaj". Pero tampoco le desagradó. Esto es, a ratos parecía aburrido, a ratos disfrutaba, y cuando acabó lo primero que dijo fue: "No he entendido nada", sobre los minutos donde se relata cómo hubiera sido la vida de Emma y Ryan si hubieran seguido juntos. Una vez explicado, soltó un : "Aaaahhhh..." Pero me parece importante que vayan descubriendo que no sólo hay películas infantiles con las que disfrutar. Y seguro que le gustó bastante más que lo que dice.

Abrazos a todos