miércoles, 29 de abril de 2015

GOOD MORNING 29-04-2015


Gus mornis cinéfilos.

 

(Por motivos ajenos a mi voluntad un fallo en la red ha retrasado la publicación de este Gus más delo habitual, que ya es decir. Rogamos disculpen las molestias).

 

Según creo hoy volvía Dex de su viaje interplanetario (que Alemania debe ser otro mundo), como en Zaragoza no hay aeropuerto que conecte con la capital germana se supone que tendrá que llegar a Barajas, a los madriles y frotarse un poco de aroma de churros y empaparse de casticismo…vale, también aspirar los malos humos y comprobar las prisas que gastamos en la capital, pero esos son problemas menores de esta gran ciudad que según pasa el tiempo cada vez siento más que no es para mí.

Pero si puede ser para otros, y como Dex ya se inventó unos transversales sobre París y sobre Berlín, no está de más que recordemos que algunas películas también tomaron Madrid como gran plató y aquí van mis propuestas:

 

10.- EMPEZÓ CON UN BESO. Ahí los tenéis, a Glen Ford y Debbie Reynolds con la Torre España de fondo. En esta película de George Marshall recién casados se trasladan a vivir a España, ¿tal vez a Torrejón?, no sabemos si, como decía Victoria Beckkam, en 1959 ya olía a ajo.


 

 

9.-LA FRIA LUZ DEL DIA. Mucho más cercano en el tiempo, Bruce Willis y Sigourney Weaver se citan en la Ciudad Universitaria para resolver unas cosillas, luego hubo tiros y persecuciones por las calles de Madrid, persecuciones imposibles dicho sea de paso, porque de la facultad de medicina se llega a la Cava Baja torciendo una esquina y en la siguiente escena se salta la valla del Retiro como si tal cosa. Ni Usain Bolt lo hubiese hecho tan rápido.

 

 

 

8. -HISTORIAS DEL KRONEN. Montxo Armendariz rodaba esta película que tuvo un enorme éxito en la época sobre esos descontentos juveniles de los 90 y su distinta forma de ver la vida. O por lo menos de ver el Paseo de la Castellana…

 

 

 

7.- Almodovar es a Madrid lo que Woody Allen a Manhattan, o viceversa. El manchegoh a utilizado la capital para muchas de sus películas desde sus inicios. Podríamos poner muchas escenas pero destaquemos el mejor momento de una película casi infame (para mi gusto), “Los amantes pasajeros” y el paseo en bici de Blanca Suarez por la Calle Segovia justo a punto de que le caiga encima Paz Vega  (o su móvil).

 

 

 

6.- LA LISTA. No hay mejor sitio para que Hugh Jackman te pase una lista de contactos superselectos y discretos que las calles de Madrid con el edificio metrópolis de fondo. Así debió pensarlo Ewan Mcgregor sin saber dónde se metía.

 


 

5.- EL ULTIMATUM DE BOURNE. El pobre Matt Damon era tan olvidadizo que no sabía ni donde tenía la cabeza, y de cabeza traía a toda la CIA y otras agencias menos conocidas. Buscando respuestas llegó a la Estación de Atocha y como casi siempre, la lió.

 

 

 

4.- ABRE LOS OJOS. Amenabar antes de internacionalizarse también utilizó Madrid como su gran escenario y de entre todas las imágenes que lo demuestran no hay ninguna mejor que la de la Gran Vía desierta (ni en la final del Mundial estuvo así)

 

 

 

3.- OPERA PRIMA. Encontrarte con tu prima en la Plaza de Ópera era la propuesta inicial, podía parecer una chorrada pero se convirtió en una película mítica, el descubrimiento de un gran actor como Antonio Resines y el inicio de uno de los directores más importantes del cine español. (dedicada a Alban)

 

 

 

2.- EL DIA DE LA BESTIA. Alex de la Iglesia también ha utilizado Madrid como plató para varias de sus escenas algo descontroladas. Había mucho donde elegir, pero el cartel de Schewppes en la Plaza de Callao ha pasado también a ser parte de la historia de nuestro cine.

 

 

 

1.- LA GRAN FAMILIA. Pues hay muchas más y probablemente mejores, pero uno no se siente de verdad español si no ha sufrido por Chencho perdido en la Plaza Mayor.

 

 

 

Y además de esta selección seguro que encontráis muchas más, pero eso lo dejo en vuestras manos.

Y hablando de manos, traigamos una canción que tenemos muy a mano y que nos habla de esta maldita ciudad.

 

YO ME BAJO EN ATOCHA (Joaquín Sabina)

 

Con su boina calada, con sus guantes de seda,
su sirena varada, sus fiestas de guardar,
su vuelva usted mañana, su sálvese quien pueda,
su partidita de mus, su fulanita de tal.

Con su todo es ahora, con su nada es eterno,
con su rap y su chotis, con su okupa y su skin,
aunque muera el verano y tenga prisa el invierno
la primavera sabe que la espero en Madrid.

Con su otoño Velázquez, con su Torre Picasso,
su santo y su torero, mi Atleti, su Borbón,
sus gordas de Botero, sus hoteles de paso,
su taleguito de hash, sus abuelitos al sol.

Con su hoguera de nieve, su verbena y su duelo,
su dieciocho de julio, mi catorce de abril.

A mitad de camino entre el infierno y el cielo
yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid.

Aunque la noche delire como un pájaro en llamas,
aunque no dé a la gloria la Puerta de Alcalá,
aunque la maja desnuda cobre quince y la cama,
aunque la maja vestida no se deje besar,

Pasarelas Cibeles, cárcel de Yeserías,
Puente de los Franceses, tascas de Chamberí,
ya no sueña aquel niño que soñó que escribía,
Corazón de María, no me dejes así.

Corte de los Milagros, Virgen de la Almudena,
chabolas de uralita, Palacio de Cristal,
con su "no pasarán" con sus "vivan las cadenas",
su cementerio civil, su banda municipal.

He llorado en Venecia, me he perdido en Manhattan,
he crecido en La Habana, he sido un paria en París,
México me atormenta, Buenos Aires me mata,
pero siempre hay un tren que desemboca en Madrid,
pero siempre hay un niño que envejece en Madrid,
pero siempre hay un coche que derrapa en Madrid,
pero siempre hay un fuego que se enciende en Madrid,
pero siempre hay un barco que naufraga en Madrid,
pero siempre hay un sueño que despierta en Madrid,
pero siempre hay un vuelo de regreso a Madrid.

 

 

 

MOSAICO DE HOY. Pues madrileña también o de aquí al lado, al menos, es esta chica de Alcobendas que cumplió ayer 41 años y que ni en sus mejores sueños pudo imaginar llegar donde ha llegado (aunque algunos no le den tanto merito). Yo creo que Pe se merece que la felicitemos. Toda una niña para nuestros ojos.

2 comentarios:

César Bardés dijo...

Pues yo tengo una experiencia con Pené...no, no que eso no os gusta y además la cinta métrica está estropeada (os habéis fijado en la sutilidad del chiste?).
A ver, Madrid. Pues hay un par de películas que me retratan el Madrid de mi juventud, gris, triste y aún así algo entrañable y su protagonista es Germán Areta, un detective que dormía poco, andaba mucho y lo que veía no le gustaba nada. En Madrid también se situaba "Aventura para dos", de Anthony Mann, película en la que conoció a Sarita Montiel con la que se casó. De forma estúpida, Sarita (con la que también tengo una experiencia que desmiente totalmente su estúpida autobiografía) se saltó el episodio del matrimonio con Mann en su estúpida autobiografía. Me estoy repitiendo, me temo.
Un atraco al Prado de cierta inteligencia y poco guante blanco es lo que perpetraba Rex Harrison con la ayuda de Rita Hayworth en "El último chantaje", una película pasable y sin mucho aquél. Tengo otra experiencia con "Las chicas de la Cruz Roja" pero os bastará con que os nombre la película, al igual que su continuación masculina "Tres de la Cruz Roja" con esos tipos perdidos en Madrid que se hacen de la Cruz Roja para poder ir gratis a los partidos del Madrid.
Madrid es escenario imprescindible en "091 Policía al habla" con Adolfo Marsillach de inspector de policía que trabaja como una olla a presión en el Madrid de los raterillos y clubs nocturnos de los cincuenta. Madrid es parte integrante de la maravillosa "La torre de los siete jorobados" con visitas a la Plaza de la Paja y al Madrid de los Austria con Antonio Casal de atribulado protagonista bajo la dirección de Neville. Neville también dirige "El último caballo" que nos trae a un jaco por las calles de la capital. Madrid es Madrid incluso cuando no es Madrid porque "Encontrarás dragones", ese panfletillo del Opus Dei dirigido por Ronald Joffe lo ambienta todo en Madrid y consigue hacer que nos creamos que las Españas se hayan mudado a Buenos Aires. Madrid también es muy importante en "Beltenebros" de Pilar Miró con texto de Antonio Muñoz Molina con aquella primera frase mítica: "Vine a Madrid para matar a un hombre al que no había visto nunca". Y Madrid, en fin, es también el lugar donde Miopita (Susana Canales) encuentra la decepción y el engaño y está a punto de tirarse por el Viaducto mucho antes de que pusieran las mamparas en la estupenda "Cielo negro" de Manuel Mur Oti.
Hay más. Seguro. Madrid no es una ciudad bonita pero, según Sven Nykvist, director de fotografía de Bergman, Fosse o Allen entre otros, es una de las capitales con los más bellos atardeceres que se pueden fotografiar. Ventajas de ser un cruce de caminos.
Abrazos iluminados.

CARPET_WALLY dijo...

Es que Madrid era el escenario propicio para muchas películas españolas de los 50 y 60, como ese "Manolo, guardia urbano" con manolo Morán regulando el tráfico en Cibeles. O "Sor Citroen" liandola en la Casa de Campo. O Tony Leblanc haciendo el timo de la estampita en las calles de El Rastro en "Los tramposos".
Por no hablar del cine macarra de los 80 con "Perros callejeros", "Colegas" o "La estanquera de Vallecas" utilizando precisamente ese barrio y otros por el estilo para enmarcar las historias de navajeros tan de moda entonces.
Como decíamos, Almodovar ha utilizado madrid en muchos de sus films, desde el Barrio de Malasaña en "Pepi, Lucy y Bom y otras chicas del montón" hasta el aeropuerto de Barajas o el mismisimo Pirulí en "Tacones lejanos".
Y habría que señalar una película de Jose Luis García sanchez con guión de Azcona en la que aparece preiosa la Plaza del Conde de Barajas al ladito de la Plaza mayor, donde por cierto Miguel Rellán emula al gran walter Mathau utilizando a Pepe Sacristán para tumar a las aseguradoras.

Hay muchas más.

Abrazos chulapos.