miércoles, 21 de diciembre de 2016

GOOD MORNING 21-12-2016


Gus Mornins cinefilos nos de God.

Perdonadme pero no sé ni en el día que vivo, que estaba yo haciéndome la composición de lugar para ver como sacaba un rato para preparar el gus de mañana y cuando entro esta mañana a disfrutar del gus de hoy resulta que ¡¡¡me toca a mí!!!....Ay madre y yo con estos pelos.

Así que pongome rápido a improvisar un poco y sacar las castañas del fuego, que esto es como cuando te vas a poner a ver la tele y comerte un sándwich tranquilito y de repente te aparecen invitados a cenar, superas la angustia, pones cuatro sonrisas y abres el frigorífico a ver que puedes preparar con 4 latas. Pues así estamos como si acabáramos de abrir el frigorífico, con un frio de esos que reducen el miembro viril a la mínima expresión. Porque hoy día 21 de diciembre empieza oficialmente el invierno y este sí que lleva mogollón cumpliendo años, más que Kirk Douglas incluso. Leí por ahí que es curioso que a Kirk le llamemos “Duglas” y a su hijo Michael, “Daglas”, cosas de nuestro inglés.  

Bueno pues dediquemoslé un monográfico al invierno pues. Esta estación ha sido protagonista en el cine muchas veces, a veces tanto que le han otorgado incluso el honor de figurar en el título: “El león en invierno” es un documental sobre la vida del rey de la selva en los días más fríos del año y de cómo se busca la vida peleándose todo el día con la leona y su tres cachorros. “El capitán America: El soldado de invierno”, está película nos cuenta las andanzas de un militar estadounidense que sólo tiene que ir al cuartel durante el periodo invernal, el resto del tiempo se lo pasa jugando al mus con unos colegas a los que les gusta vengarse de todo que son muy rencorosos ellos.  “Winter´s Bone”,  Yenni pasa tanto frio que le duelen los huesos, los médicos investigan esa dolencia y le recomiendan que juegue a algo y que pase hambre.
Hay otras películas que darían un cambio radical si se sustituyese la estación del año en que suceden, por ejemplo ayer nos hablaba el Lobo de “Verano del 42”, claro si hubiese sido “Invierno del 42” la cosa hubiese resultado mucho más fría, de hecho el adolescente protagonista no se hubiese puesto como una moto viendo a Jennifer O´Neill en bikini, que el abrigorro, los guantes y la nariz roja y goteando hace muy poco por la libido en esas edades. “De repente, el último invierno”, pues aquí el cambio de estación provocaría que al primo de Liz Taylor no se lo hubiesen comido unos caníbales sino un oso polar. “Las bicicletas son para el invierno” nos contaría la historia de un vendedor de cadenas para la nieve adaptables a las ruedas de bicicleta, cuando parece que la innovación va a ser un gran éxito estalla la guerra civil española el 18 de Enero.

Pero volvamos a la realidad, el invierno trae cosas buenas como poder comer guisos consistentes con la excusa de entrar en calor, unas buenas fabes, un cocidito, una caldereta,…todo eso en verano suena a exceso y puede darte un mal si lo disfrutas a 40 grados, pero en invierno se torna un placer apropiado a la época del año. Otro momento que mola del invierno es acostarte en tu camita (aplastado por cuatro mantas zamoranas) e ir entrando en calorcito. En verano duermes en pelotas, destapado, con las ventanas abiertas y 4 ventiladores apuntándote a cada extremidad y te pones a dar vueltas porque no hay quien duerma de tanto sudar,  eso en invierno no pasa…pero por el contrario levantarse de la cama en estos día de frio es una prueba de valor y coraje que no valoramos en su justa medida. ¿Y ducharse?...porque cuando estás bajo el agua si has logrado dar con la temperatura adecuada, vale, pero el antes y el después es un momento más terrorífico que abrir el gus y darte cuenta de que es miércoles y te toca a ti prepararlo.
Y así con 4 latas y mucho cariño he preparado este gus frugal y francamente olvidable.
Ahora toca cantar, vamos todos a coro a disfrutar del cumple de un amigo, un tipo que cuando suena nos sentimos más jóvenes. Hoy cumple 56 el gran Loquillo y es el momento de cantar todos a coro a su...

CADILLAC SOLITARIO (Loquillo y los Trogloditas)
Siempre quise ir a L.A. 
dejar un día esta ciudad. 
Cruzar el mar en tu compañía. 

Pero ya hace tiempo que me has dejado, 
y probablemente me habrás olvidado. 
No sé que aventuras correré sin ti. 

Y ahora estoy aquí sentado 
en un viejo Cadillac de segunda mano 
junto al Mervellé, a mis pies mi ciudad 
y hace un momento que me ha dejado, 
aquí en la ladera del Tibidabo, 
la última rubia que vino a probar 
el asiento de atrás. 

Quizás el "martini" me ha hecho recordar 
nena, ¨por qué no volviste a llamar? 
Creí que podía olvidarte sin más 
y aún a ratos, ya ves. 

Y al irse la rubia me he sentido extraño, 
me he quedado solo, fumando un cigarro, 
quizás he pensado, nostalgia de ti 
y desde esta curva donde estoy parado 
me he sorprendido mirando a tu barrio, 
y me han atrapado luces de ciudad. 

El amanecer me sorprenderá 
dormido, borracho en el Cadillac, 
junto a las palmeras luce solitario 
y dice la gente que ahora eres formal 
y yo aquí borracho en el Cadillac 
bajo las palmeras luce solitario. 
Y no estás tú, nena.




MOSAICO DE HOY

Pues lo suyo es homenajear a estos dos que se pelaban o se peleaban por un quítame allá este reino, este hijo y tenían una relación de lo más fría. Kate Y Peter, leones en cualquier época del año.



h

5 comentarios:

dexter zgz dijo...

Ayss, qué susto, que ya me creía que te habías quedado otra vez sin coche y no veas lo que sufro yo por tu coche. En fin, que me alegro de veras que nos hayas deleitado con este gus tan invernal. Así a voz de pronto que decía aquel se me ocurre algún título también relativo a la estación que hoy empezamos. Me encanta esa pequeña gran película de Kenneth Branagh titulada "En lo más crudo del crudo invierno" sobre un grupo de teatro aficionado que intenta montar un Shakespeare en un viajo caserón inglés. O también británica "El invitado de invierno" del llorado Alan Rickman con una inmensa como siempre Emma Thompson. O "Un corazón en invierno", preciosa película de Claude Sautet con un insuperable Daniel Auteil. Y el "Cuento de invierno" que antes de ser de Colin Farrell fue también de Rohmer. También recuerdo aunque aquí nos parezca algo exótico "Un invierno en la playa" con Greg Kiennear y la Conelly paseando su belleza morena. Será por inviernos.

Abrazos con bufanda

César Bardés dijo...

Pues para ser un gus improvisado, no está nada mal, no señor.
Claro, me tocas una de mis fibras sensibles como es "El león en invierno", una película que me volvió loco desde que la vi a la tierna edad de diez años en un "Sábado Cine", sí, uno de aquellos que no hace mucho tú recordabas, Carpet, como el programa que introducía Manuel Martín Ferrand. El caso es que la echaban y recuerdo que teníamos en casa a cenar a mi tío Francisco y a mi tía Pepita. Eran de esos tíos jóvenes, joviales, que eran capaces de llevarte a cualquier actividad juvenil porque así se sentían y tal. Cuando llegaron a casa lo primero que dijeron fue "vamos a cenar rápido que luego echan El león en invierno y hay que verla" y recuerdo que todos la disfrutamos muchísimo aunque yo no entendía muy bien ese juego que propone Enrique de Plantagenet poniendo la corona en cada una de las cabezas de sus hijos y luego quitándosela porque no son ni la mitad de hombres de lo que él es. Más tarde ya la estudié con detenimiento y sentido y tengo que decir que en la universidad también la representé en su momento, haciendo el único papel principal de mi corta carrera teatral. Llegué a ver una versión teatral en el Teatro Infanta Isabel con Agustín González y María Asquerino en los papeles principales, tengo el libreto, por supuesto, aquí por casa y una copia de la película que, desgraciadamente, ha sido redoblada por razones ignotas y ha perdido parte de su encanto. Claro que, después de una temporada en la que no se había editado en España en su versión original, por fin la sacaron y, desde entonces, la disfruto en el idioma de la pérfida Albion, como mandan los cánones.
Habría que resaltar que es la primera película de Anthony Hopkins, que interpreta a Ricardo Corazón de León, hijo de Enrique, y que la obra de teatro fue escrita por James Goldman, hermano del ínclito William, guionista de "Dos hombres y un destino" o "Misery", por ejemplo. Y muchas de sus frases las tengo en la memoria, especialmente ese final que dice:
- ¿Sabes? Ojalá fuésemos inmortales
- Ojalá.
- ¿Crees que eso podría hacernos cambiar? (Y Enrique estalla en una carcajada sin fin).
O esa otra en la que Leonor de Aquitania le dice a Enrique:
- Creo que hubiese sido una enorme locura no haberte querido.
Y muchas otras que no voy a repetir para no aburriros.
Por cierto, os recomiendo que entréis a este enlace si me queréis ver dirigiendo a la Film Symphony Orchestra con "Los siete magníficos"...sí, sí, dirigiendo. Si es que valgo para todo y más.
https://www.youtube.com/watch?v=WOKATXPjSiM

Abrazos magníficos.

CARPET_WALLY dijo...

Jajaja, que grande Bardés, creo que hubo un par de despistes y la banda perdió un poco el ritmo, pero como no te miraban mucho lograron encauzar la cosa. Buenísimo. Que momentazo. Aysss....yo también me hubiese presentado voluntario, que gozada.

Abrazos 7 o más

INDI dijo...

fantástico gus, Carpet, qué grande. Y para grande, efectivamente, el cumpleañero de hoy, Don Jose Maria Sanz "Loquillo", del que me declaro fan nº 1. La carrera del loco es digna de estudio. Con aquella época de éxito cuando apenas tenía 20 años y, junto a los Trogloditas, bailábamos canciones que hoy son legendarias como "Rock and Roll Star", "El rompeolas", "Ritmo de garaje", "Cadillac solitario", "La mataré" y muchas más, su afición a las drogas le llevó al abismo y tuvo que venirse a tierras giputxis para desengancharse. Su carrera siguió con más o menos éxitos en los 90 pero ha sido estos últimos años cuando, ya sin los Trogloditas (que siguen tocando por su cuenta y no lo hacen nada mal), su carrera se ha abierto a otros campos. Alternando giras de poemas cantados en pequeños teatros y grandes conciertos de rock, publica discos tan diferentes como "Balmoral", con tintes afrancesados o "La nave de los locos", auténtico Rock and Roll del bueno. Ése es es loco, siempre inquieto, peleándose con todo el mundo (excepto Igor Pascual no hay músico que le dure 2 giras), pensando en proyectos nuevos y dando giros sin parar. Éste mayo toca en Donosti, espero no perdérmelo.

Abrazos rockeros

Anónimo dijo...

Yo nunca fui muy de loquillo, me parecia un personaje demasiado frío, claro que como es invierno será por eso.

Que grande Lobo, jajajaj, vales pa to.

Albanta