lunes, 26 de diciembre de 2016

Gus mornis, 26/12/2016

 " No diga más y juegue"

(El apartamento, Billy Wilder, 1960)

A pesar de que como ya os dije el viernes, por aquí y por otros lugares de la piel de toro es festivo me paso por el gus a pasar revista y a confirmar el parte de guerra que nos ha dejado el fin de semana. Seguimos inmersos en esta locura llamada Navidad, esperando esta vez que el año 2016 se acabe de una vez, que ya está bien y que nos ha dejado un reguero de noticias horribles, desde el brexit a Donald Trump al Oscar honorífico de Jackie Chan. Esperando que los Reyes Magos nos traigan algo de esperanza y no aguirre precisamente. Esperando, buscando quizá, un buen plan para la noche de fin de año, aunque a mí no me importaría nada el de CC Baxter y su ascensorista echando unas manos de rabino. O uno que consista en manta y peli y que una de esas pelis sea de Billy Wilder. A la espera sin duda de que me contéis cómo transcurrió una nueva Navidad en vuestras vidas, qué tal estaban las albóndigas de la suegra o qué planes tiene el ingeniero aeroespacial para nuestro futuro.

Afortunadamente, no todo fue malo en este año que se acaba. Por suerte, siempre nos quedará el cine, esa rendija en forma de sábana blanca colgada en la pared por la que siempre podemos escaparnos de esta fea y gris realidad que nos toca vivir. Este año tuvimos el primer Oscar de Leo por fin, o el boicot a Trueba o el centenario de Kirk. Por desgracia tuvimos que despedir a grandes personalidades de la pantalla como Gene Wilder, Alan Rickman, George Kennedy o a nuestra querida Chus Lampreave. También a directores como Andrezj Wajda, Hector Babenco, Garry Marshall o al argentino Eliseo Subiela, el último en dejarnos la pasada Nochebuena.

En cuanto a las películas, Spotlight se llevó el Oscar que todo el mundo le daba a la película de Iñárritu. El renacido le procuró a DiCaprio la ansiada estatuilla. Truman se llevó el Goya, y Darín el Cabezón que hace años le escamotearon por El secreto de sus ojos. Volvió la fuerza con más idem, y Rogue One hizo resarcirse a los aficionados -no a todos- del fiasco del episodio VII. CB siguió durmiéndose en las proyecciones, el otro CB, el nuestro le propinó un buen corte de mangas a la nueva versión de Los 7 magníficos dirigiendo a la Filarmónica de Viena disfrazado de Elmer Bernstein en un centro comercial.

En cuanto a mis películas, bueno, pues ya sabéis que soy algo gafapastilla y que me gustan así las pelis un poco raras. La última sorpresa cinematográfica de 2016 llegó en autobús de la mano de Paterson, la última película del siempre imprededible Jim Jarmusch. Esta vez acierta de pleno, y si queréis comprobarlo no tenéis más que acercaros al cine más cercano que la peli está aún en cartel. Tampoco me resisto a recomendar que recuperéis si podéis maravillas como Kubo y las dos cuerdas mágicas, la última delicia animada de Laika, La doncella, El ciudadano ilustre, La habitación, o ese tesoro que descubrí en mi última visita al Festival de Donosti llamada Después de nosotros.

Ahora bien, si tengo que quedarme con una peli de 2016 elijo sin duda Tarde para la ira. Es el debut en la dirección de mi querido Raúl Arévalo, que yo creo que nos ha engañado y que lleva haciendo películas toda la vida, aunque sea con el Cinexin que los Reyes le pusieron de pequeño. A mí no me la cuelas, Raúl, eso no es una opera prima, o si lo es es la mejor que yo he visto desde American Beauty, y creo no exagerar un pelo. Una historia de traición, celos, venganza, rodada con sabor, con olor y atmósfera. Arévalo copia y copia y vuelve a copiar, Tarantino, Coen, Clint, Saura, y a la vez le da un sello muy personal y propio.  Magníficamente interpretada por Ruth Díaz- premiada en Venecia- Manolo Solo- madre, qué papelón- Luis Callejo y Antonio De la Torre, que aunque siempre le veamos así en papeles de callado y taciturno debe ser un cachondo de la leche- le han elegido para presentar los premios Feroz este año y seguro que lo hace muy bien.

En fin, que este lunes hemos cambiado el espíritu navideño por el espíritu lolailo. Este tema con el que os dejo hoy no pertenece a la Bso de la peli de Raúl, pero podría pertenecer perfectamente. Tampoco es un villancico, pero nos insta a todos a amarnos todo el año. Mañana coge la batuta nuestro director de orquesta favorito César Von Bardesen. Yo os espero el viernes con los estrenos. Besitos para tod@s.

TE ESTOY AMANDO LOCAMENTE
Las Grecas

Te estoy amando locamenti, 
pero no sé como te lo voy a decir. 
Quisiera que me compremdieras, 
y sin darte cuenta te alejas de mi. 
Prefiero no pensar, prefiero no sufrir. 

Lo que quiero es que me beses, 
recuerda que deseo tenerte muy cerca, 
pero sin darte cuenta te alejas de mi 

Si me acobenzo, si me acombenzo, 
dame tu ausenci que sabe a beso, 
Nai no nai no na, nai no nai no na, 
nai no nai, nai no nai, nai no na. 
Nai no nai no na, nai no nai no na, 
nai no nai, nai no nai, nai no na. 

Te estoy amando locamenti, 
pero no sé como te lo voy a decir. 
Quisiera que me compremdieras, 
y sin darte cuenta te alejas de mi. 

Prefiero no pensar, prefiero no sufrir. 

Lo que quiero es que me beses, 
recuerda que deseo tenerte muy cerca, 
pero sin darte cuenta te alejas de mi 

Si me acobenzo, si me acombenzo... 
dame tu ausenci que sabe a beso, 
Nai no nai no na, nai no nai no na, 
nai no nai, nai no nai, nai no na. 
Nai no nai no na, nai no nai no na, 
nai no nai, nai no nai, nai no na...


EL MOSAICO DE HOY


1 comentario:

César Bardés dijo...

A pesar de ser festivo, resultas, como siempre, muy grande, Dex.
Me alucina que siempre tengáis tan claro cuál es la película del año y cuál no. Yo me confieso incapaz de elegir. Soy un cineherido y no podría decidir con claridad que ésta es la mejor aunque aquellas otras son buenas. Ya tengo bastante con escribir un artículo y darle las vueltas necesarias como para no contar nada y que salgo algo más o menos legible. En cualquier caso, respeto muchísimo las elecciones de cada cual y si decís que "Tarde para la ira", pues esa será. Pero si me decís "Que Dios nos perdone", pues también, y si optáis por "Sully", pues también y si no pues "El renacido" y si no "Spotlight" y si no...todas esas valen.
Lo de Las Grecas ya me retrotrae a mi etapa más oscura de los setenta y no me gusta recordar todo aquello (no por nada, sino porque ya, a mi tierna edad, me parecían que Las Grecas representaban un tipo de música que no me iba nada, nada, nada). Eso sí, no me perdía el "Señoras y señores" de Valerio Lazarov por nada del mundo.
Abrazos iracundos.