miércoles, 7 de diciembre de 2016

Gus mornins, 7/12/16

“Soy un hombre solitario hasta lo más profundo de mi ser, y un hombre así, es un inadaptado. La única persona con la que puede vivir es consigo mismo; lo único que de veras ama es poder vivir a su modo. Un hombre así no dejaría en paz a una familia; sería para ella, una preocupación constante”

(Los valientes andan solos, David Miller, 1962)

Guuuus mornins, cinéfilos:

Y tranquilos, que a mi compañero Carpet Wally no se le ha averiado hoy el coche, al menos que yo sepa, sino que como ya os comenté esta es una semana rara, rara, rara, y si esto es miércoles esto no es Bruselas, sino que es como si fuera un viernes y como también os dije hoy llegan a la cartelera todos los estrenos de los que vamos a dar cumplida cuenta. Evidentemente ya no se hacen películas como “El último tren de Gun Hill”o “Los valientes andan solos”, escrita por Dalton Trumbo a cuya pluma debemos citas como la que encabeza el gus de hoy, una de las pelis más desconocidas de Douglas con la siempre maravillosa Gena Rowlands dándole la réplica. En todas estas obras, Kirk Douglas aportaba su presencia y su carisma. Porque no cabe duda de que Kirk no fue nunca un sex simbol a la manera de Brando o James Dean, pero qué caray, ese hoyuelo imprimía carácter y hombría. Y en esa época de esplendor del gran actor surgen títulos como “Cautivos del mal”  “El gran carnaval” “Espartaco”, o “Senderos de gloria”. Kirk se convierte en uno de los cowboys más magnéticos del cine en títulos como “La pradera sin ley” o “Duelo de titanes” junto a su gran amigo Burt Lancaster. En los 50 es también Van Gogh en “El loco del pelo rojo” o el capitán Nemo en la adaptación al cine de “20.000 leguas de viaje submarino”. La estrella no le abandona tampoco en los 60 donde brillará en ese papel estupendo también con Burt  en“Siete días de mayo” y en ese plano final maravilloso llamando a la puerta de la Gardner, o en “El compromiso” o en “Dos semanas en otra ciudad” o en tantos y tantos títulos geniales…

Que da un poco de cosica ponerse a hablar ahora de la cartelera actual. De  “Fiesta de empresa” sin ir más lejos,  uno de los estrenos de hoy a mayor gloria de Jennifer Aniston. Ya no se conforman con bombardearnos con comedias navideñas chorras desde las sobremesas de las teles generalistas sino que ahora encima hay que pagar por ir a verlas al cine. Al menos en “El navío” contamos con la estimulante presencia de Martin Sheen, en una historia en la que un joven intenta construir una misteriosa estatua en el lugar en el que diez años atrás se erigía un colegio que fue derruido por un maremoto.

De entre los estrenos con acento hispano destacamos la uruguaya “Migas de pan” sobre una antigua presa política de la dictadura que regresa al país y se enfrenta con su doloroso pasado. En un clima más relajado recibimos la comedia nacional “Maria (y los demás)” con Bárbara Lennie en el papel de una treintañera que tiene que ver cómo su padre enfermo se lía con su enfermera.

Y es que como dice el título de otro de nuestros estrenos “Las apariencias engañan”. Estamos ante una comedia de espías en el que una pareja se ve envuelta en una trama de espionaje internacional al descubrir que sus vecinos son agentes del gobierno. Está protagonizada por el apuesto John Hamm, el Don Draper de “Mad men”.  Aunque si hablamos de hombres apuestos, la semana pasada nos deshacíamos en elogios hacia Colin Firth y esta semana Colin estrena su última película. En “El editor de libros” el británico se mete en la piel de Max Perkins, el hombre que está detrás de los primeros éxitos literarios de Hemingway, Scott Fitzgerald o Thomas Wolf. La película fue presentada en la última edición de la Berlinale y recibida con división de opiniones como en los toros.

Otro que vuelve a casa por Navidad y a dirigir películas después de diez años es Mel Gibson. A Mel que acaba de cumplir los 60 le hemos visto en este tiempo delante de las cámaras alternando registros de héroe de acción (como en “Los mercenarios 3”) con otro tipo de roles más serios (“El castor”). En su quinto largometraje, el primero en una década tras “Apocalypto” el australiano recrea la batalla de Okinawa – II guerra mundial- a través de los ojos de un joven médico que con el tiempo acabaría convirtiéndose en el primer objetor de conciencia del ejército norteamericano. “Hasta el último hombre” se llama la cinta y en ella el amigo Mel hace gala de su habitual estilo realista y violento. La protagoniza Andrew Garfield de quien pronto volveremos a tener noticias gracias al estreno de la esperada “Silencio” de Scorsese.

Jim Jarmusch nos sirve en bandeja el último plato de hoy. Su última película “Patterson” es este miércoles nuestra Apuesta de la semana y nos narra sin estridencias ni alharacas la vida de un conductor de autobús que en sus ratos libres se dedica a componer poesías. Su pasión nace de la mera observación y del trato cotidiano con los clientes que viajan con él. De acuerdo que el amigo Jarmusch, como recordábamos unos cuantos no hace mucho por acá y por acullá, hace tiempo que no nos brinda una alegría, y que tratándose de un tipo tan peculiar la cosa puede quedar en una sosería o hasta resultar algo brillante. Quiero pensar que será lo segundo. La peli fue muy aplaudida en Cannes por la crítica internacional allí desplazada (incluso el otro CB no se durmió durante la proyección). Uno de los puntos fuertes del film está en la interpretación de Adam Driver, un buen actor a pesar de todo, siempre que no tenga una espada de luces a mano ni se ponga encima una máscara negra y  empiece a dar así respingos muy profundos y como muy para adentro.

En cualquier caso, nada que ver con nuestra estrella de la semana, el gran Kirk. Le seguiremos recordando el próximo viernes, el gran día. Cien años, cien. Yo os veo el lunes, recuperando ya el tono normal y preparándonos para las fiestas que se avecinan. Yo me voy en el autobús. Pasadlo bien estos días. Un millón de besos a todos.

EL TWIST DEL AUTOBÚS
Paco Clavel

Mi corazón late al compás....
cuando te veo en el autobús 
y no lo puedo ya parar 
porque me llena de inquietud
Y no lo puedo remediar....mi corazón se pone a palpitar... 

Mi corazón late al compás
cuando te veo en el autobús
y no lo puedo ya parar 
porque me llena de inquietud
Y no lo puedo remediar....mi corazón se pone a palpitar...

Cuando llego al Stop
se acentúa más el schock
y no para de latir
mi terrible corazón
Cuando bajo del autobús
casi no puedo caminar
un cigarrillo de fumar
para calmar mi ansiedad
Y no lo puedo remediar....mi corazón se pone a palpitar... 

Cuando llego al Stop
se acentúa más el schock
y no para de latir
mi terrible corazón
Cuando bajo del autobús
casi no puedo caminar
un cigarrillo de fumar
para calmar mi ansiedad

Y no lo puedo remediar....mi corazón se pone a palpitar...


EL MOSAICO DE HOY


3 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Aysss. mi madre. Paco Clavel es la prueba palpable de que no siempre tiempos pasados fueron mejores. tenemos tan idealizados los 80 que no recordamos que también había éxitos como el que nos ha traído Dex hoy.

Y puestos a idealizar, uno pensaba que Dex era infalible...y lo era, pero ahora la cosa de la edad no sólo le afecta a la venerable anciana Alban, sino que también hace mella en el maño. Hace poco le quitó a Mandy patinkin una frase mítica para dársela al sosaina de Cary Elwess, que para los románticos de pro ya tiene la suya propia "Como deseís , princesa". Y hoy se le escurre otro gazapo importante. Nos quiere hacer creer que Kirk Douglas tiene entre todos sus méritos que son muchos haber interpretado al capitán Nemo en "20.000 leguas de viaje submarino", quitandole ese honor a James Mason, cuando el bueno e Kirk interpretó en dicha peli al ballenero Ned Land, personaje fundamental de la novela pero no tan mítico como el legendario capitán del Nautilus.

Pero gazapos aparte nos encontramos con un nuevo y maravilloso repaso a los estrenos semanales, la pena es que el nivel de lo contable no sea tan alto como lo contado. O dicho de otro modo, me apetece más leerme otra vez el gus que ver cualquiera de as pelis que se reseñan hoy.

No importa, tiraremos de pelis atrasadas que ya van unas cuantas que apetecen y el viernes apareceremos por aquí, tal vez sólo yo...para decir los buenos días..y felicitar a Douglas en su día grande.

Abrazos con hoyuelo

INDI dijo...

yo creo que el bueno de Dex introduce alguna errata intencionadamente para ver si realmente leemos todo el gus detenidamente. Vamos, la táctica que realizaba un profesor de literatura que tuve en el instituto, que nos daba textos larguísimos para analizar y donde menos te lo esperas te colocaba algún comentario fuera de lugar para ver si realmente lo mirabas todo.

Abrazos pre -post-festivos

César Bardés dijo...

Bueno, yo he tenido alumnos que en preguntas de desarrollo me colocaban canciones de Los Chunguitos porque creían que no me lo leía todo. Ni que decir tiene que, a continuación, puse una de Los Chichos, legendaria rivalidad.
Ay, Kirk, qué bien elegía los papeles. Ese Charlie Tatum de "El gran carnaval" (la mejor película de Wilder según Woody Allen) siempre me destroza el alma, la ética y la compostura. Es que tiene tantas que casi son innombrables. Ése Coronel Casey, presto a evitar el golpe de estado contra el Presidente Lyman en "Siete días de mayo", cuando el General Scott (imponente Lancaster) le dice:
- ¿Sabe usted quién fue Judas?
Y Casey contesta:
- Sí, Judas fue el hombre para el que trabajé.
Pufff...los pelos como escarpias.
De "Espartaco" para qué voy a hablar si todos conocéis mi admiración no solo hacia Douglas, Olivier, Ustinov, Curtis, Laughton y Simmons sino también hacia Trumbo y Kubrick. "Los valientes andan solos" es una espléndida película que Douglas hizo con guión de Trumbo y al lado no solo de Gena Rowlands, que salía muy poquito, sino perseguido por Walter Matthau. "Una buena película que no dio dinero", según sus propias palabras. No olvidemos "El último de la lista", uno de los Huston más raros. O "El día de los tramposos", también un "western" tan rarito o más que "El último atardecer", de nuevo con guión de Trumbo en una de las películas más atrevidas del Hollywood de los sesenta. O "Duelo de titanes", o esa maravilla que es "El ídolo de barro", su primera nominación al Oscar.
Hay que recordar que Wilder, sabedor de ese rostro agresivo y equívoco, le ofreció el papel de Sefton en "Traidor en el infierno". Douglas lo rechazó porque creyó que era un papel que no iba a gustar al público. Según sus propias palabras "cuando Holden ganó el Oscar, me quedé mudo".
Y en cuanto a los estrenos, no sé yo, pero dicen las malas lenguas que la película de Gibson merece muchísimo la pena. A ésa es la que iré y, probablemente, también a "El editor de libros" aunque me temo que Jude Law va a estar para que le den un par de ostias y ésa es la razón por la cual hay división de opiniones. Al tiempo.
Gran gusazo, gran gustazo.
Abrazos con el hoyuelo.