martes, 8 de noviembre de 2016

GUS MORNINS 8/11/16

“Preferiría despertar en medio de ninguna parte que en cualquier ciudad del planeta Tierra”    (Steve McQueen)

Sí, amigos, ése es un pensamiento que hemos tenido todos. Y más teniendo en cuenta de que ayer,  más allá del careo de las elecciones presidenciales y de todo lo que queráis tener en cuenta de las futilidades políticas del perfil bajísimo de las democracias occidentales, se cumplieron 36 años sin Steve McQueen, el rey del “cool”, ese actor que tenía esa mirada de conquistador y esa sonrisa de canalla que tanto nos gusta a todos. Bien se sabe que Steve era un viva la vida que se iba con la primera que pasaba por delante y que su comportamiento era de un machismo que merecía la guillotina. Ali McGraw aún recuerda cómo Steve introdujo en su casa a dos chicas para pasar la noche y al día siguiente le pidió a su mujer que le preparara el desayuno. Eso sí, la buena de Ali (que también tenía lo suyo) no podía ir ni con tacones ni con las uñas largas porque eso irritaba al gran McQueen. Su hijo, Chad, le disculpa por la infancia extraordinariamente difícil que pasó su padre, hijo de prostituta y de padre desconocido, que pasó por reformatorios a los quince años, acusado de robo y asalto. El caso es que el chaval tenía planta y eso le llevó al estrellato. Famoso fue cuando entró en el rodaje de “Cuando hierve la sangre” y su personaje no estaba previsto que muriera y Frank Sinatra, protagonista de la misma, exigió que McQueen muriera en la película porque le estaba quitando protagonismo. Algo parecido exigió Brynner, que además tomaba parte en la producción, de “Los siete magníficos” cuando le dijo a Sturges que le sacara más planos a él que a “ese chico porque me está robando la película”. Sturges, que había dirigido las dos películas, no tuvo más dudas y ya le dio el papel más agradecido de “La gran evasión” y ahí nació una estrella. Todo se pega menos la hermosura y resulta que McQueen desarrolló manías parecidas cuando era él el que llevaba las riendas. Famosas son sus exigencias en “El coloso en llamas” al obligar a los guionistas a que su personaje tuviera doce líneas de diálogo más que Newman y en recortar la visera de su casco de bombero porque era demasiado ancha y no se veía bien el fulgurante color azul de sus ojos y “la gente solo va a ver los ojos de Newman”. Lo peor de todos es que eran buenos amigos. Con amigos así, quién quiere a Ramón Espinar.
Lo cierto es que a McQueen le entró después la vena de “haz el amor y no la guerra” y cuando estaba ya cobrando una auténtica millonada por su caché resulta que decidió dejarse el pelo largo y la barba y retirarse del cine. El propio Newman se enemistó con él porque le decía que estaba cometiendo un error y el cabezón de Stevie se negaba a volver. Dicho y hecho, se cogió una caravana, a su mujer y a sus dos hijos, y estuvo perdido por el desierto (el lugar que más le gustaba del mundo) pensando en el amor y en la vida. Volvió cuatro años después de “El coloso en llamas”, irreconocible, en el papel protagonista de la obra de Ibsen “Un enemigo del pueblo”, un papel en las antípodas de lo que él había hecho hasta entonces. Apenas dos años después, y a punto de rodar el western “Tom Horn” le empezó a doler el pecho. Cáncer de pulmón. Las tres cajetillas de tabaco diarias que se tomaba le pasaron factura.
De canción, no habrá canción. Habrá un poema de Lord Byron, que hoy también cumplimos años de la desaparición del poeta más romántico de la historia, interpretado en el cine por un buen puñado de actores del que destacaremos a Hugh Grant en “Remando al viento”, a Gavin Gordon en “La novia de Frankenstein”, a Richard Chamberlain en “Lady Caroline Lamb”, a Gabriel Byrne en “Gothic” o a Jason Patric en “La resurrección de Frankenstein” con producción Roger Corman.

HUBO UN TIEMPO… ¿RECUERDAS? (Lord Byron)
Hubo un tiempo... ¿recuerdas? su memoria
Vivirá en nuestro pecho eternamente...
Ambos sentimos un cariño ardiente;
El mismo que me arrastra a ti.

¡Ay! desde el día en que por vez primera
Eterno amor mi labio te ha jurado,
Y pesares mi vida han desgarrado,
Pesares que no puedes tú sufrir;

Desde entonces el triste pensamiento
De tu olvido falaz en mi agonía:
Olvido de un amor todo armonía,
Fugitivo en su yerto corazón.

Y sin embargo, celestial consuelo
Llega a inundar mi espíritu agobiado,
Hoy que tu dulce voz ha despertado
Recuerdos, ¡ay! de un tiempo que pasó.

Aunque jamás tu corazón de hielo
Palpite en mi presencia estremecido,
Me es grato recordar que no has podido
Nunca olvidar nuestro primer amor.

Y si pretendes con tenaz empeño
Seguir indiferente tu camino...
Obedece la voz de tu destino
Que odiarme puedes; olvidarme, no.



Y otro que cumplía años ayer (y me vais a permitir esta pequeña libertad) era mi queridísimo amigo Miguel Rellán que estos días está triunfando en Madrid al lado de Julia Gutiérrez Caba en la obra "Cartas de amor". En cuanto salgan por esas tierras de Dios, os recomiendo que vayáis a verla. Solo son ellos leyendo cartas durante una hora y media, nada más. Y cuando salgáis del teatro diréis "nada menos". En todo caso, él un día me confesó que el rodaje en el que mejor se lo había pasado era éste, en el que interpretaba al alma en pena de don Fiz de Cotovelo. Muchas felicidades, Miguel y que sigas sembrando sensaciones en todos los que se acercan a verte.


Y para mosaico, como no podía ser menos, el gran Steve



8 comentarios:

INDI dijo...

Steve McQueen, lo has definido a la perfección. Canalla y conquistador, de esos que fuese donde fuese generaba pasiones. Hasta Sabina le dedicó un verso en su canciñon "Medias negras", una de mis favoritas de Joaquín.

Dicen que el Steve McQueen de hoy en día es Daniel Craig, pero no creo que llegue a su nivel de atracción.

Y Lord Byron, casi nada. Precioso poema.

Gran manera de comenzar un martes, sin duda. Precioso Gus.

Abrazos cautivadores

dexter zgz dijo...

Me vas a permitir, maestro Bardés, un par de cosas. La primera es que le dedique este ESTUPENDÍSIMO gus a nuestro amigo Carpet Wally y a su familia que según me contaba ayer está atravesando un momento duro y difícil. Este gus viene que ni al pelo, porque conocida es por aquí la admiración de nuestro colega por McQueen y por películas como "La gran evasión", "El coloso en llamas" o "El rey del juego". Además, tus siempre sabias palabras son como ese tazón de chocolate humeante que te tomas al comienzo de la mañana y te deja con ánimo para afrontar todo el día.

También me he permitido cambiar el mosaico. La foto que has puesto es demasiado pequeñita y como mosaico no queda muy estético. Ya que estamos os recomiendo elegir para los mosaicos una foto que sea lo más parecida a un tamaño 600 x 600.

Y por supuesto felicidades al maestro Rellán si nos lee... y si no, pues también. Me iba a sacar la chorra en plan homenaje pero corro el riesgo de que se me quede congelada con este frío.

Abrazos amanecistas

César Bardés dijo...

Permitido, maestro. La verdad es que yo tampoco estaba muy convencido con la foto que había puesto pero menos mal que ahí estás para corregir errores. En cualquier caso, sea lo que sea lo que le pasa a Carpet, un abrazo enorme, lleno de cariño para él, dedicados todos los gus del mundo y más y con un montón de ánimo. Seguro que Steve McQueen también se cogería la Triumph T6 y haría un par de acrobacias para deleitar a toda la familia.
Abrazos verdaderos.

Anónimo dijo...

Siempre nos llamarán la atención los malotes, que ponen nuestra vida patas arriba, nos hacen sentirnos especiales (aunque seamos del montón) y nos hacen sentir tanto alivio cuando dicen o nos hacen decir Adiós. Steve fue uno de ellos sin duda y hace que lo llevemos en nuestro corazón y nuestra retina.

Abrazos congelados.

Albanta.

Anónimo dijo...

Alguna vez ya hemos comentado, pedantón, el gusto que da aprender siempre algo nuevo contigo. Una conversación contigo es como asistir a una clase magistral y, lo mejor de todo, es que tú no eres consciente de ello. Steve... cada vez que pasan por tv El coloso en llamas me quedo atrapada entre esos dos monumentos de actores, y hombres, que son mi Paul y Steve. Qué complicidad se nota entre ellos, o así lo he querido ver siempre y qué guapísimos los dos. Me gusta también mucho su interpretación en El Yantgsé en llamas ( creo que no se escribe así pero ahora no tengo ganas de mirarlo). Y en cuanto al poema...precioso hasta la lágrima. Así de gilipollas está en estos momentos una. Me ha encantado este gus de hoy. Hace falta más poesía en este mundo tan insensible.

Besos muy especiales para mí caracolillo.

low

César Bardés dijo...

Gracias a todos por vuestros elogios que, una vez más, son inmerecidos. Lo importante es que Carpet y su familia supere este trance y si cualquiera de nuestros guses le ayuda, aunque solo sea durante un segundo, será sobresaliente.
Sí, Low, de hecho "El Yang-Tsé en llamas" fue la única nominación al Oscar de Steve McQueen. Y, a pesar de que tiene una filmografía muy corta, nos ha dejado un buen montón de personajes inolvidables con un estilo que, visto ahora, se antoja irrepetible. Ahí está "Bullitt", por ejemplo, con la mejor persecución en coche de la historia del cine, o "Amores con un extraño", esa incursión en el cine melodramático al lado de Natalie Wood. Gracias por decir que siempre aprendes algo. Es el mejor elogio.
Abrazos canallas.

CARPET_WALLY dijo...

Buenos días o medios días amigos y amigas. Con amigos como estos quien quiere enemigos, dicen por ahí...yo digo que no, que con amigos como estos no existen los enemigos, que sois como el primo de Zumosol y hacéis huir las penalidades que la vida te va soltando sin solicitarlas.

Ayer falleció mi cuñado, el marido de mi hermana, de forma inesperada. 61 años y con, como todos, muchas cosas aun por hacer. Es un momento triste, sobre todo para ella y para sus hijos (tres aunque ya creciditos y más o menos enderezados). Se reproduce lo que ya viví hace 26 años cuando falleció mi padre con 59, sólo espero que mi hermana tenga más capacidad para salir del pozo que la que tuvo mi madre...Aunque encima hoy es su cumpleaños (de mi hermana) y no habrá año en adelante que tenga un regalo que le haga olvidar la pérdida.

Por lo demás, la vida sigue y las alegrías también, habrá fiesta mañana en Madrid y por tanto no podré cumplir con mi parte del pacto gusero, Dex me ha dicho que se hace cargo así que en eso salís ganando. veré si puedo sustituirle la para el viernes, pero lo cierto es que veo la semana muy complicada.

Grande Steve aunque esté en "la neverra" lanzando la pelota de beisbol contra la pared. Eso es actitud. Te pueden ganar pero no vencer...mmm, ¿tiene sentido esa frase?...Bueno si, porque yo cuando era chico como era muy mequetrefe perdía todas las peleas que no podía evitar, los chicos eran (eramos) así y no se dejaba zanjado un conflicto sin utilizar un poco de fuerza para demostrar argumentos, pero nunca me sentí derrotado.

así que aquí seguiremos disfrutando las cosas buenas que tiene la vida que decía la canción, de Steve, De la poesía de Lord Byron, de la música de U2, de las historias que ocurrían en Filadelfia y en cualquier lugar del planeta...y de los guses y delos amigos que nos juntamos en este bar...son demasiadas cosas buenas y todas juntas.

Muchos besos y abrazos de todo tipo y condición.

INDI dijo...

hay ocasiones que las palabras sobran. Recibe un abrazo gigantesco y muchos ánimos para tu hermana y para toda la familia. Sabes que nos tienes aquí, al otro lado de la pantalla.