lunes, 28 de noviembre de 2016

Gus mornins, 28/11/2016


Nacimos en un oasis y con un pase de mano nos encontramos en pleno desierto". (Guillermo Cabrera Infante)

Guuud mornins, cinéfilos.

Es probable que muchos de vosotros os hayáis llevado una sorpresa al entrar hoy al gus y no ver un mosaico con Juanita de Córdova barriendo con su larga cabellera morena el encerado blanquinegro de su finca de La Habana en aquel plano legendario de Mr Hitch – que ya hemos puesto alguna vez. Y quien dice eso dice algo más revolucionario. No obstante, no me motivaba especialmente y prefería empezar con otras cosas mías esta semana que dará con nuestros huesos en diciembre. Llamadme egocéntrico si queréis, condenadme y la Historia me absolverá. El caso es que el viernes pasado dejamos una deuda pendiente con el pobre Mandy Patinkin que hoy se asoma a nuestro gus a ver si desfacemos el entuerto. Mandy aparecía en “La princesa prometida” en donde aparecía también Cary Elwess, y mira tú por dónde ambos salen también – vaya usté a saber quién los ha engañado- en el reparto de la última peli de Trueba “La reina de España”. Y yo el viernes me hice la pichina un lío y al hablar de esta última cinta confundí a los dos actores asignándole al uno la personalidad del otro. Que no pasa nada, diréis. Pues sí que pasa, oye, que esto es como si os hablo del Gobierno de Rajoy y me refiero a Soraya como aquella que explicó lo del finiquito en diferido de Luis el cabrón. U os hablo de Modric como del tipo ese que se pone gafas de pasta y de intelectual de pega cada vez que renueva los contratos con Florentino. ¿A qué no es lo mismo? Pues eso.

Así que creo que no merezco para nada los elogios que me propináis los compañeros. Que me sale la rama de dictador y estoy por prohibirlos, fíjate tú, que tanto jabón y peloteo, tanto “gran gus, Bardés”, “gran gus, Indi”, “buen gus, Carpet, sigue así, sigue progresando” suena ya muy repetitivo. Que además ya sabéis que se me da fatal mentir. De todas formas no merezco como os digo en ningún caso que me digáis que soy el nuevo Alfonso Eduardo ni siquiera el nuevo CB (el otro), aunque os debo confesar que más de una vez se me cierran los párpados cuando veo una película en la última sesión de la noche.

Y mira tú por dónde al mentar a Alfonso Eduardo, aún tengo en mi memoria de forma muy vaga aquella “Revista de cine”, que yo como os digo siempre fui un cinéfilo tardío pero en la tele me tragaba muchas cosas. Y recuerdo, así como en neblina, las críticas del gran Alfonso Sánchez con esa voz tan característica. Que nadie se pierda, por favor, un cortometraje de José Luis Garci que circula por ahí por los Youtubes en torno a la figura de este enorme crítico. Se llama así “Alfonso Sánchez”, es de 1980, dura apenas un cuartito de hora y en él Garci, cinéfilo antes casi que cineasta, nos habla no sólo de su homenajeado, nos habla de Madrid, de Ava Gardner, y en fin, de un modo de vida que ya no existe. Imprescindble. Oño, aquí esta.


El caso es que yo, por edad, soy más de película. O de “De película”, ya en los 80. De ese sí recuerdo ya su cabecera y todo. Un montaje encadenado con imágenes chulas de pelis de ayer, hoy, y siempre (“Casablanca”, “Manhattan”, el plano de Indiana Jones luchando contra el alemán al que le rebana el pescuezo el motor del aeroplano) bajo la inmortal partitura de “Lo que el viento se llevó”. El programa, todavía en formato cine, era presentado por Isabel Mestre y en él  destacaban las crónicas y entrevistas de José Ruiz, que también era el director. Yo recuerdo una que le hizo a Coppola, que por entonces aún no se había dado al vino (al cultivo se entiende) y fue muy interesante. En la web de rtve podéis ver una entrevista que le hizo el director al crítico y escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, que vista en un día como hoy tiene un más que notabilísimo interés.

Después en los 90 llegó “Días de cine” que aún hoy día sigue en la parrilla aunque de esas maneras. Al principio, estaba al frente de él el inigualable Antonio Gasset con aquellas frases antológicas que merecen una antología valga la redundancia. Allí estaba el futuro director, un jovencito Daniel Monzón ejerciendo la crítica y poniendo a caer de un burro películas que le daban ciento y raya a “El niño” o a “Celda 211”. Después el programa ha llevado una deriva que ni la de la barca de Remedios Amaya. Y si el pobre Gasset se quejaba de los horarios intempestivos, la presentadora de ahora, guapísima Elena Sánchez, tiene para todo porque ya no se sabe ni el día ni la duración en el que el programa se emite. Un claro síntoma de lo maltratados que está el cine y estamos los cinéfilos por parte del estado, que mira, eso sí tiene de bueno la peli de Trueba, denunciar entre líneas que ese maltrato no es patrimonio de otras épocas.

Los 90 son también los años de “Cartelera” que lo ponían  los sábados a mediodía, con un enfoque claramente más comercial, con la guapa José Toledo al frente (el colmo de un homófobo de la época era tener sueños eróticos con José). También recuerdo en esa misma franja de horario y ese mismo día el “Magazine” con la socarronería del gran Jaume Figueras y las buenas maneras de Ana García Siñériz, una chica que, según dicen, derrochaba más simpatía delante de las cámaras que fuera de ellas cuando se apagaba el pilotito rojo. De los dos miles, lo más agradecido que hemos tenido los cinéfilos en materia de información de estrenos han sido las parodias de Paco León haciendo de Raquel Revuelta en el “Homo zapping”, con eso creo que ya está dicho todo.

Pues eso, que hasta aquí hemos llegado, de la nada a la más absoluta miseria. O como diría Cabrera, de un oasis al desierto y al erial más sobrecogedor. El viernes seguiremos incidiendo en el error. Buenos guses a todos. Feliz semana:

STORYBOOCK LOVE
(Willie DeVille OST “The princes bride”)

 Come my love, I'll tell you a tale
Of a boy and girl, and their love story,
And how he loved her oh, so much,
And all the charms she did possess.
CHORUS:
My love is like a storybook story.
But it's as real as the feelings I feel.
My love is like a storybook story.
But it's as real as the feelings I feel;
It's as real as the feelings I feel.
Now this did happen once upon a time
When things were not so complex,
And how he worshipped the ground she walked.
When he looked in her eyes, he became obsessed.
(CHORUS)
This love was stronger than the powers so dark,
A prince could have within his keeping;
His spells to weave and steal a heart
Within her breast, but only sleeping.
(CHORUS)
He said, 'Don't you know I love you oh, so much,
And lay my heart at the foot of your dress?'
She said, 'Don't you know that storybook loves
Always have a happy ending?'
Then he swooped her up, just like in the books,
And on his stallion they rode away.

UNA HISTORIA DE CUENTO DE HADAS
Willie DeVille (BSO “La princesa prometida”)


Ven mi amor, te voy a contar un cuento
De una historia de un chico y una chica, y su amor,
¿Y cómo la amaba oh, tanto,
Y  amaba todos los encantos que ella poseía.
Estribillo
Mi amor es como una historia de cuento de hadas.
Pero es tan real como lo que siento.
Mi amor es como una historia de cuento de hadas.
Pero es tan real como lo que yo siento;
Es tan real como lo que siento.
Ahora bien, esto sucedió en otro tiempo
Cuando las cosas no eran tan complejos,
Y cómo él adoraba el suelo que pisaba.
Cuando volvió a mirar en sus ojos, se obsesionó.
(Estribillo)
Este amor fue más fuerte que los poderes oscuros,
Un príncipe puede tener dentro de su custodia;
Sus hechizos para tejer y robar un corazón
Dentro de su pecho, aunque estén dormidos.
(Estribillo)
Me dijo: '¿No sabes que Te amo, oh, te amo tanto,
Y pongo mi corazón a los pies de tu vestido? "
Ella dijo: '¿No sabes que los cuentos
Siempre tienen un final feliz?
Entonces él le abalanzó hasta, Al igual que en los libros,
Y sobre su caballo se alejaron
(Estribillo)


EL MOSAICO DE HOY


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, bueno...qué de recuerdos me has traído en este gus, maño y cuánta verdad hay en tus palabras. Ya conocía ese estupendo documental sobre mi añorado Alfonso Sánchez con el que pasé maravillosas tardes de sábado pero en cuanto tenga un ratito me lo pongo otra vez. Buen repaso a todos aquellos grandes programas sobre cine. Y también de acuerdo en tus críticas a tantas alabanzas día tras día...que si mi gus de mañana no será tan bueno como el que tú has hecho hoy. Que si qué vergüenza a ver qué digo yo ahora con lo grandes que han sido tus palabras...Ya sé que la mayoría de veces se dice en plan sorna pero...siempre?. No empecemos con la cinta métrica, porfaplis que diría la gran Marujita Díaz. Ah! Y gracias maño por no hablar de Castro, qué saturación de comandante todo el fin de semana!

Besitos

low

César Bardés dijo...

Bueno, cómo superar esto. Me traes a Alfonso Sánchez visto por José Luis Garci y ya pues lo único que me queda es cerrar el ordenador y dedicarme a cocinar judías verdes al vapor. Efectivamente, en el programa de Alfonso Eduardo salía siempre una crónica del gran Alfonso, posiblemente el mejor que hemos tenido en la profesión de toda la vida, y yo me quedaba fascinado por su forma de hablar, por esos respingos a lo cerdito que daba y por la claridad con la que exponía las virtudes y los defectos de una película. Siempre recordaré que a raíz del estreno de "Barry Lyndon" dijo: "Este crítico ya se puede morir tranquilo porque ha visto una película como "Barry Lyndon".
Por lo demás, también me acuerdo de Isabel Mestres (una tía que me era muy, muy atractiva, por cierto) y lo insoportable que se me hacía lo de Ana García Siñériz. Lo impagable de Antonio Gasset era su ironía que siempre soltaba con una naturalidad que parecía que no te estaba diciendo nada importante. José Ruiz me parecía un auténtico fiera, un maravilloso hombre más de cine que de prensa, no como ahora el impresentable del Pepe Fernández en los Telediarios, ampliamente superado por Carlos del Amor. En fin, vacas sagradas, tiempos posiblemente bastante mejores.
En cuanto a Guillermo Cabrera Infante creo que ya conté que hablé con él en cierta ocasión en la Feria del Libro para que me firmara su "Cine o sardina". Simpático, no muy enrollado, pero simpático. Un escritor que solo podía ver cine envuelto en humo.
De "La reina de España" ya hablaré en mi blog. Puede ser así como la versión del "Ave, César" de los Coen en versión española no?.
Abrazos españoles.

CARPET_WALLY dijo...

Esteeee...“gran gus, Bardés”, “gran gus, Indi”, “buen gus, Carpet, sigue así, sigue progresando” ....ehhhh, ¿que entiendes tu por "motivar"? Menudo Coach, ¿has copiado el método de Xosé Mourinho con Iker Casillas?, ¿pretendes acaso que de mis dedos surjan bellas frases, evocadores momentos o luminosos párrafos tras esta humillación y escarnio público?...Que sepas que esto no ha hecho daño a mi autoestima porque se ha ahorcado antes de leerte.
No importa, mi orgullo herido se recompondrá y escribirá el miércoles un gran gus, de esos que salen muy de dentro, de los que realmente corresponden a mi personalidad, os voy a poner 4 chistes de gangosos, una canción de Andy y Lucas y una foto de una peli de Cicciolina. Ese es mi verdadero yo, el que ocultaba con la intención de no desentonar entre este grupo de notables...ahora, al fin, descubierta mi impostura, me mostraré tal como soy...Y aunque no os guste por lo menos tendréis autenticidad...

Pero dejemos ya de hablar de Dex y centrémonos en su gus. Dios, qué bueno es, hasta rectificando gazapos.

Y ese repaso a los programas cinéfilos, yo recuerdo una película semanal que presentaba y comentaba Manuel Martín Ferrán en una charla antes de iniciarse que hacía que se te abrieran todos los apetitos. Y también recuerdo una éoca que Canal Plus enlazaba una película, no recuerdo que día (no era el viernes de medianoche, eso seguro), con un debate en la radio sobre el film.

Otros tiempos y preocupación pro la cultura que había entonces. Ahora sólo queda este lugar para eso...y los miércoles ni eso.

Abrazos de cine



Anónimo dijo...

También hubo una época en que en telemadrid hacian un pequeño espacio comentando la película que venia a continuación. Muchas veces veia el espacio y no la peli.

Me da cosa decirlo, pero es que los Gus son muy buenos y se aprende mucho, sobre todo nos alegran la mañana que, tal y como esta el patio, es muy de agradecer.

Besiños

Albanta