jueves, 24 de noviembre de 2016

GUD MORNINS 24-11-2016


  Para los que tenéis comidas de empresa, quiero daros un consejo y compartir una experiencia sobre el beber y conducir. Hace unos días, después de una cena con compañeros de trabajo, me dí cuenta de que había bebido demasiado. E hice una cosa que nunca había hecho: dejar el coche, coger un bus e ir a casa. Llegar sano y salvo es una grata sorpresa, sobre todo pensando que en mi vida había conducido un autobús, que no se de dónde lo saqué y que aún lo tengo aparcado delante de mi casa... (Consejo popular)

 Guuud mornins cinefilos. 24 de Noviembre, último jueves del mes y día del Orgullo Primate (no es broma). Podríamos seguir hablando de sexo, siguiendo lo expuesto en el día de ayer por Carpet,  porque el tema tiene para rato, que si de algo nos podemos pasar horas y horas hablando es de sexo o de fútbol. Podríamos combinar ambos temas y buscar la relación entre el sexo y el fútbol, comparando el orgasmo con el momento del gol de la victoria de tu equipo, que cual te da más placer y tal y cual. Podríamos platicar de muchos temas, pero las efemérides del día nos relatan que hace 4 años nos dejó un actor al que tenemos que dar las gracias por habernos hecho pasar buenos ratos y por habernos hecho reir, que no es poco. Hoy hace 4 años que nos dejó Don Ignacio Fernández Sánchez, más conocido como Tony Leblanc.

  Éste actor madrileño, nacido en el Museo del Prado, galán de las comedias de las décadas de los 60 y 70, tuvo muy claro desde joven que lo suyo era el espectáculo.  Después de probar con el boxeo y trabajar en el museo que le vio nacer, se formó en canto y baile y comenzó a trabajar en obras teatrales. Pero fue el cine el que le dio fama y protagonizó numerosas comedias exitosas de la época con Concha Velasco o Marujita Díaz, entre otras. Encasillado en su papel de gracioso, fue también estrella de la televisión en blanco y negro con actuaciones de humor, participaciones en programas exitosos, etc.

  "Historias de la radio", "Manolo guarda urbano", "El tigre de Chamberí, "Las chicas de la Cruz Roja", "Los tramposos" (con la famosa escena del timo de la estampita), "El día de los enamorados".. títulos de películas que forman parte de la historia del cine español. 

    Una de sus últimos papeles de ésa época fue en "El astronauta" de Javier Aguirre, gran comedia hilarante.

  Después se retiró del cine por problemas de salud y un accidente de coche lo dejó incapacitado.  Se le concedió un Goya de honor en el 94 después de muchos años sin trabajar y ya parecía que su vida artística había finalizado.

  Pero hete aquí que apareció un director de cine tan peculiar como Santiago Segura y le ofreció el papel del padre de Torrente, adaptando el papel a las condiciones de salud del actor. Y Goya para Leblanc en la categoría de actor de reparto. No sé si recordáis la subida a recoger el premio, fue muy emotiva. Después de años en silla de ruedas, el bueno de Tony se lanzó al escenario caminando con bastón y tambaleándose que parecía que se iba a caer. Para más inri, en aquella edición la rampa a subir era de aúpa. Después del gran esfuerzo, lo primero que dijo fue: "no sé porqué me habéis premiado, con semejante subida...".  Qué grande.  Y aquello de que lo que le preocupaba después de recibir el premio es que a partir de entonces tendría a todos los directores, productores etc. llamando a la puerta de su casa... auténtico Tony.  A diferencia de cuando recibió el honorífico, en ésta ocasión le brillaban los ojos. Repitió con Torrente 2, 3 y 4. A la 5 ya no llegó.

  También le vimos de quiosquero en Cuéntame, pero en mi opinión desaprovecharon su participación y pudieron haberle dado más protagonismo.

  Además de actuar, también dirigió y produjo algunas películas. Su faceta de compositor es más desconocida,  siendo "Cántame un pasodoble español" su obra más conocida.

  Y si hace 4 años que nos dejó Tony, hace ya un cuarto de siglo que también nos dejó un día como hoy  Freddie Mercury. Quedémonos escuchando al gran  Freddie, mientras sigo pensando cómo devolver el autobús aparcado delante de mi casa.

I WANT TO BREAK FREE (Queen)

I want to break free
I want to break free
I want to break free from your lies
You’re so self satisfied I don’t need you
I’ve got to break free
God knows, God knows I want to break free.


I’ve fallen in love
I’ve fallen in love for the first time
And this time I know it’s for real
I’ve fallen in love, yeah
God knows, God knows I’ve fallen in love.


It’s strange but it’s true
I can’t get over the way you love me like you do
But I have to be sure
When I walk out that door
Oh how I want to be free, Baby
Oh how I want to be free,
Oh how I want to break free.

But life still goes on
I can’t get used to, living without, living without,
Living without you by my side
I don’t want to live alone, hey
God knows, got to make it on my own
So baby can’t you see
I’ve got to break free.

I’ve got to break free
I want to break free, Yeah
I want, I want, I want, I want to break free


QUIERO LIBERARME (Queen)
Quiero liberarme, 
quiero liberarme,
quiero liberarme de tus mentiras.
Estás tan satisfecho de tí misma,
no te necesito.
Tengo que liberarme,
Dios lo sabe, 
Dios sabe 
que quiero ser libre.
Me he enamorado,
me he enamorado por primera vez.
Y esta vez 
sé que es real.
Me he enamorado, si.
Dios lo sabe, 
Dios sabe 
que me he enamorado.
Es extraño pero es verdad,
no puedo superar la forma
en que me amas como haces tú.
Pero tengo que estar seguro,
cuando salgo por esa puerta.
Oh, cuánto quiero ser libre, nena,
oh, cuánto quiero ser libre,
oh, cuánto quiero liberarme.
Pero la vida todavía sigue,
no puedo acostumbrarme a vivir sin...
a vivir sin...
a vivir sin tí a mi lado.
No quiero vivir solo, hey,
Dios lo sabe, 
tengo que hacerlo por mi cuenta.
Entonces nena, no puedes ver,
que tengo que liberarme.

Tengo que liberarme,
quiero liberarme, si.
quiero, 
quiero, 
quiero liberarme.






MOSAICO:


6 comentarios:

César Bardés dijo...

Gran Gus, Indi, recordando a una de las figuras del cine patrio.
Aún recuerdo cómo en una entrevista de televisión, le preguntaron por los comienzos de su carrera y él decía que, en realidad, él empezó como bailarín de claqué y que en la cartelera del Teatro Calderón, donde debutó, se destacaba con letras blancas sobre fondo negro "Ignacio Rodríguez Sánchez" y debajo, un poco más pequeño, "bailarín americano".
Le vi una vez en teatro, al lado de Quique Camoiras, en la revista "Este y yo...con dos cojines", precisamente en el Teatro Calderón. No era muy buena la revista, muy de la época, con mucho chiste picante y demás pero mis padres se habían criado con el género y me llevaron esperando que me gustara. De hecho, la única revista que me ha gustado en mi vida es "El último tranvía" con Lina Morgan, más que por el espectáculo en sí, por el auténtico espectáculo que era ver a los dos meándose literalmente de risa en las butacas, una noche inolvidable.
Pero volvamos a Tony. Me atrevo a recomendaros una película muy desconocida y que he descubierto por aquello de investigar sobre cine español del nuevo. Hay una película que casi nadie ha visto y que es tronchante y en ella aparece Tony. Se trata de "Entierro de un funcionario en primavera", dirigida por José María Zabalza, un hombre que amaba el cine por encima de todo y una de esas historias tristes que tiene nuestro cine al nivel de cualquiera de las que nos vienen de la fábrica de sueños. El tipo quería dirigir películas por encima de todo e hizo esta maravilla del esperpento (es una película coral, de la que Berlanga dijo que fue lo mejor que se estrenó en los cincuenta y en el reparto están Fernando Delgado, Fernando Sancho, Tony Leblanc, el maravilloso Félix Fernández y un montón de actores buenos más). Sin embargo, la censura la destrozó porque ridiculizaba el postureo reinante en la sociedad española de entonces cuando alguien se moría y, claro, se reía mucho de ello. No es que cortaran nada, sino que hicieron todo lo posible para que pasara desapercibida. José María Zabalza tuvo que cerrar su propia productora recién creada y, como lo que quería era dirigir ante todo, aceptó todo tipo de encargos que se sumergían en el subproducto y en lo más vergonzante, especialmente después de la transición. Murió arruinado, intentando todavía pagar las deudas que le dejó esta película, y totalmente alcoholizado. En España también nos comemos a algunos cineastas, porque ni siquiera se le dio una oportunidad cuando llegó la democracia.
En todo caso, Tony y sus papeles. Todavía recuerdo ese raterillo ladrón de coches que ponía el punto cómico a "091 Policía al habla", de Forqué; o su maravillosa participación en "El astronauta", de Aguirre, como bien nos recuerda Indi. Y soy uno de esos niños que se partía de risa cuando aparecía en el "Estudio abierto", creo recordar, de Iñigo haciendo del repelente Cristobalito Gazmoño. Si Leblanc hubiese nacido en Estados Unidos, sería más famoso que W.C. Fields.
Abrazos bailando claqué.

Anónimo dijo...

Vaya nivel, Maribel.

Gran gus el de hoy, querido Giputxi. Tony Leblanc no has acompañado toda la vida y ha llegado casi a ser un personaje de nuestra familia.

Gran gus también el de ayer que por motivos de agenda he podido leer hoy. No has perdido un ápice de tu socarronería y gracejo y me he reido como hacía tiempo que no lo hacia. Muchas gracias caro amigo, a estas edades reir así es lo mejor que un hombre puede hacerte en la cama...y fuera de ella.

Abrazos a dos banadas.

Albanta

dexter zgz dijo...

Fantástico el gus, Indi, aunque no tan fantásticos tus problemas con la bebida, mira que siempre te lo digo.

Y ahora hagamos un ejercicio de ciencia ficción. "El astronauta2 data de 1970. Ese año el quinteto de finalistas en los Oscars era:

George C. Scott por "Patton"
Jack Nicholson por "Mi vida es mía"
Ryan O Neal por "Love Story"
Melvyn Douglas por "Nunca canté para mi padre"
James Earl Jones por "La gran esperanza blanca"

Que me perdonen todos ellos pero Tony se lo hubiese llevado de calle.

Abrazos desde Quintanilla

CARPET_WALLY dijo...

Si, señor. Esto es un gus y lo de ayer una mierda con ojos de las de los emoticonos del guasap.

Tony Leblanc, brutal. Es cierto que yo le recuerdo, como el Lobo, en su periodo como cómico habitual de la tele haciendo de Manolito Gazmoño o de un chuleta madrileño cuyo nombre no recuerdo. Lo que si recuerdo es su momento legendario, hace poco lo ponían en un programa de televisión como ejemplo de humor revolucionario, el ¿gag? de la manzana. Aquella noche que salió al escenario de "Noche de fiesta", el programa de Iñigo que veían todos los españoles, se sentó en una silla, sacó una manzana, al peló y fue cortando trozos y comiéndoselos hasta que acabó, recogió su silla y se fue. Lo mejor de todo es que él dijo que eso iba a hacer mucha gracia y efectivamente la gente no paraba de reírse mientras Tony Leblanc hacía algo absolutamente simple y cotidiano.

Algunos, no pocos, criticaron aquello, de hecho dijeron que era burlarse de los espectadores, demostrarles que no tenían criterio. Yo pienso que aquello iba más allá, era demostrar que la predisposición al humor (voy a ver un humorista y me va a resultar gracioso) hace que nos parezca cómico cualquier cosa. También el efecto de la risa contagiosa, si alguien empieza a reírse por una parida y sientes que esa risa es real terminas acompañando el momento feliz sin que sepas muy bien porqué. U otra posibilidad más, que a pesar del control franquista la gente fumaba otras cosas además de cigarrillos.

En fin, grande Tony y enorme Freddy. Hace poco comentaba en la radio (en la Ser) un experto en míusica clásica el "Bohemian Rapshody" y la verdad es que fue un programa espectacular. Buscad si podéis el podcast, merece mucho la pena.

Abrazos divertidos. Chapó Junior.

Anónimo dijo...

Soy fan tanto de Mercury, qué maravillosa voz, como de Tony Leblanc. A este último siempre lo asocio con recuerdos inolvidables de fin de año en aquella tv en blanco y negro en casa de mis abuelos, mientras mis padres se iban de parranda, y con mis primos. Lo que nos reíamos con el querido Tony Leblanc. Un hombre que ha divertido a varias generaciones, el Raphael de la comedia.

Gracias por cortarlos a ambos, Indi.

Besitos. low

Anónimo dijo...

Yo juraría que he escrito " recordarlos" y no "cortarlos"....

low