lunes, 21 de noviembre de 2016

Gus mornins, 21/11/16

“En verdad, vivo continuamente dentro de mi sueño y hago visitas a la realidad”. (Ingmar Bergman)

Guuud mornins, cinéfilos:

No sé vosotros pero yo me he tirado todo el fin de semana intentando descifrar por qué a la buena de Carrie Fisher se le ha ocurrido ahora de repente soltar en sus memorias esa tontada de que Harrison Ford es malo en la cama. Al parecer Carrie y Harrison tuvieron un rollete durante el rodaje del episodio IV de Star Wars cuando ella tenía 19 y él 33. Pero, vamos a ver, Carrie, de mi alma y de mi corazón, tenías en el catre a uno de los hombres más atractivos, más macizorros y con más carisma del planeta y vas y me sales con esas. Pues es que no me lo explico, maja, ¿cuál era el problema? ¿Daba muchas vueltas? ¿Roncaba? ¿Se te quedaba dormido oyendo a De La Morena? Porque la verdad es que si no, no le encuentro explicación de verdad. En fin, que me han dado ganas de empezar el gus con el refrán ese de “Dios da pan al que no tiene dientes” en lugar de con la cita elegida

Pero, vaya, que si empiezo con una cita así culta y elevada no es por otra cosa que porque hoy comenzamos la última semana de noviembre, y ya quedamos que en esta nueva etapa del gus, dedicaríamos estos días a recomendarnos libros y pelis. Que cualquier momento es bueno para recomendarnos cosas en este lugar de encuentro y donde prima el amor, el buen rollo, y los ataques a Podemos. Pero, por institucionalizar un poco la cosa quedamos en estas últimas semanas del mes. Y la verdad que no fue mal el mes pasado, yo ya me he agenciado por si acaso ese “Misterioso asesinato en  casa de Cervantes” que pìnta también y que nos recomendó aquí el amigo, y en breves comienzo a echarle el diente. Pero hablando de misteriosos asesinatos…

Empiezo con mis recomendaciones de noviembre. Mirad, como quiera que ya falta poco para que a mi amigo Woody  le caigan 81 castañas, y que conste que no es mi intención chafar ningún gus futuro a nadie (Morricone, Scorsese, jooo, todos los guses buenos caen en jueves y le tocan a Indi, no vale), pues me gustaría hoy recomendaros una peli del maestro neoyorkino. Es una costumbre que tengo la de revisar frecuentemente las pelis de este señor y la verdad que entre 47 películas hay donde elegir. Me encanta revisitar títulos menores o simplemente olvidados porque de repente se convierten en mayores y en títulos a reivindicar. 

El último Allen que he revisitado es “La comedia sexual de una noche de verano”, un film que yo recordaba algo ligero e intrascendente y que me ha sorprendido al volverlo a ver. La película cuenta el encuentro de tres parejas de muy distinto signo en una casa de campo en New Jersey durante un fin de semana de principios del siglo XX. Es curioso que en estos primeros tiempos del Woody “serio” retrate a su querido Nueva York en blanco y negro (como en el caso de “Manhattan” o “Broadway Danny Rose”) y a la primera que se va fuera le da por todo lo contrario. Y así “La comedia sexual” es una sinfonía de colores, de música (de Mendeshonn) y de buen gusto. Woody se muestra como un perfecto retratista de ambientes y personajes… y la película es agradable y divertida. Y en ella aparece la imprescindible en aquellos años Mia Farrow y una de las musas de nuestro pedante favorito, Mary Steenburgen. El título es un guiño más que a Shakespeare a Bergman que a su vez utilizó el título del Bardo para el nombre de una de sus escasas comedias. Y ya que estamos, aprovecho para hablaros de otra comedia de Bergman que también hace poquito cayó en mis manos y que atiende al nombre de “Una lección de amor”, una barbaridad de peli, por si alguien pensaba que Bergman era un tío aburrido y amargado, esto es lo más parecido a una “screwball”, que Her Ingmar llegó a hacer en su vida. Maridos, mujeres, cuernos, provocaciones, esto lo podía haber dirigido perfectamente Preston Sturgees y lo podían haber interpretado Gary Cooper y la Stanwyczk y no hubiésemos notado gran diferencia. Qué escándalo de peli, dan ganas de gritar, viva doña Karin, que para quien no lo sepa, es la madre que parió a Herr Ingmar.



Por si queréis indagar algo más en la vida de Frau Karin Bergman y especialmente en la de su hijo más famoso, os dejo mi recomendación bibliófila del mes. Se trata de uno de mis libros de cabecera, “Linterna mágica”, una de las memorias más impresionantes hechas por un hombre de cine que se han escrito jamás. Es lo bueno que tienen los libros de referencia, que hoy te lees un capítulo, mañana otro, dentro de un mes vuelves al primero, etc. A la espera del ansiado “Compás de ceniza” esta es como digo mi recomendación del mes. Ya me os imagino a más de uno murmurando entre dientes, ya está aquí el gafapastas del Dex hablándonos del muermo este del Bergman. Pues de eso nada, oye, tú. Para todo aquel que tenga el prejuicio de que Bergman es un angustias y se pasa todo el día hablando del silencio de Dios y tal y tal, estas memorias os sacarán del error. A ver, que tampoco es la alegría de la huerta, que se me entienda bien, pero aquí descubriréis a un hombre apasionado con la vida, con el cine y con el teatro. Y las mujeres, no al nivel de Truffaut o de Hitch, pero el muchacho no se las apañó del todo mal durante su vida. Su infancia tortuosa a la sombra del pastor Erik (que no era un pastor alemán sino sueco pero mordía bastante) queda muy bien descrita en la magistral “Fanny y Alexander”. O sea que Bergman es un tío de carne y hueso, que descubrió el cine no gracias a Dreyer o a Einsestein sino a unos dibujos animados como todo el mundo. Y a una linterna mágica como la que da título a un libro, un libro desmitificador y fascinante. Un libro de amor al cine, pero sobre todo un libro de amor al teatro. Al puro teatro. Que pase el siguiente. Quedad con Dios, y que el Padre os hable. El viernes, más, con los estrenos.





 MIDNIGHT SUMMER DREAM
The Stranglers
Woke up on a good day
And the world was wonderful
A midnight summer dream had me in its spell
I dreamt about an old man
Sat and watched the rain all night
He couldn't sleep a wink as all the drops fell
He told me of the beauty
Hidden in our foreheads
He told me of the ugliness
We show instead
And when we put a foot wrong do we learn
From all the pain
A midnight summer dream as he watched the rain

Then at midnight he poured another drink
And bent my ear
After midnight we sat up half the night
Or maybe more
And he began to tell me what it was all for
I woke up in an armchair
He had gone I don't know where
Left me there to sit and look at the rain

Don't remember much at all
But his words were echoing
A midnight summer dream and then wake again

Maybe I'll never find him
Maybe he's gone forever
Maybe I'll have to sit here
Watching the weather

One thing's pretty certain helped me
Make it in the night
Showed me somewhere else between wrong and right

And at midnight if you can't sleep
Then I can bend your ear
After midnight we'll sit up half the night
Or maybe more
And I'll begin to tell you what it is all for

Wake up on a good day
And the world feels wonderful
Midnight summer dream has me in its spell.

EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO
The Stranglers

Me desperté un buen día
Y el mundo era maravilloso
El sueño de una noche de verano me había hechizado

Soñé con un viejo
Se había sentado a mirar la lluvia durante toda la noche
No podía dormir con todas esas gotas cayendo
Me habló de la belleza
Que se esconde enfrente de nuestras narices
Me habló de la fealdad
Que mostramos en su lugar.

Y cuando cometemos un error, aprendemos
De todo ese dolor.
Era el sueño de una noche de verano mientras él contemplaba la lluvia.

Entonces a la medianoche él bebió otro trago
Y se inclinó hacia mi oído
Y luego después de la medianoche
O quizá más tarde
Empezó a contarme de lo que se trataba

Desperté en gran sillón orejero
El se había ido y yo no sabía dónde
Me dejó allí para que estuviera sentado a contemplar la lluvia
No recuerdo mucho más
Pero sus palabras me seguían como un eco
El sueño de una noche de verano para despertar después de nuevo.

Quizá nunca lo encuentre
Quizá se haya ido para siempre
Quizá me quedaré aquí sentado
Mirando la lluvia.

Una cosa bonita cierta me ayudó
De todo lo que hizo durante esa noche
Me mostró algo más sobre el bien y el mal.
Y en la medianoche, si no puedes dormir
Yo puedo acercarme a tu oído
Y podremos estar sentados hasta media noche
O hasta más tarde quizá
Y empezaré a contarte de qué va todo esto.

Me desperté un buen día
Y el mundo era maravilloso
El sueño de una noche de verano me había hechizado.


EL MOSAICO DE HOY


4 comentarios:

César Bardés dijo...

Veamos, que hay tres frentes abiertos en estos guses inigualables del maestro Belloch...digo, Dexter.
El primero, Carrie Fisher. Ay, la chica tiene ganas de publicidad (aparte del hecho de que me importe uno o dos bledos que Harrison sea muy bueno, muy malo o muy regular en sus artes amatorias) y no olvidemos que por la época se drogaba que daba gusto. De hecho, el propio Harrison en un documental que vi no hace mucho sobre la gestación y el entorno de "Star wars" mientras se rodaba, decía que la cosa no prosperó porque ella no estaba en condiciones. Saquen ustedes mismos las conclusiones.
Segundo, "La comedia sexual de una noche de verano". Vista en el Cine Pompeya de Madrid (un cine precioso, pequeñito pero con un sabor fantástico y unas butacas muy cómodas, desgraciadamente ya desaparecido). El tonto de turno, o sea yo, que se va por la mañana a sacar las entradas y a hacer cola (por entonces, las películas de Woody estaban hipercotizadas) con otro amigo, Paco. Estamos allí y resulta que aparecen dos antiguos compañeros de curso y uno de ellos era un chaval que se llamaba Alberto de Miguel. Iba de guapo, de listo, de tío molón que se las ligaba a todas (de hecho, era el amor platónico de la tía que nos gustaba tanto a Paco como a mí) y, por supuesto, debido a nuestra situación privilegiada en la cola, amigo de toda la vida. Por supuesto, su actitud fue la misma de siempre hasta tal punto que uno llegó a tener la impresión de que "me habéis colado porque eso es lo que tenéis que hacer cuando aparezco yo". Y sacamos nuestras respectivas entradas (creo que eran tres en mi caso y en el suyo, dos). A la salida del cine, el amigo molón Albertito se quedó un poco a cuadros porque la película no era un Allen como se había visto hasta el momento (lo de ver "Interiores" para él era algo ignoto) y me preguntó a mí, que aún andaba yo en mis tiempos de timidez patológica y demás. Recuerdo que le dije: "Pues es Allen visitando de nuevo a Bergman después de "Interiores" y él puso cara de póquer y me preguntó: "Y tú has visto mucho a Bergman, claro" y yo le dijo: "Bueno, mucho no, pero sí unas cuantas". Y ante su cara de desafío enumeré las que, creo, había visto en aquel entonces que eran "El séptimo sello", "Fresas salvajes", "El manantial de la doncella", "Gritos y susurros" y "Sonata de otoño". Luego, naturalmente, le dije: "Y tú?", él me miró con media sonrisa y su cara de listo y me acuerdo que se dirigió hacia la salida. Por una vez, yo la tuve más larga. Recordemos que entonces teníamos 17 años.
Bergman. Sí, uno de los grandes genios, un tío con una sensibilidad impresionante, un privilegiado, un superdotado y, posiblemente, junto con Truffaut, el mejor cineasta europeo de la historia. Yo también he leído "La linterna mágica", una maravilla de libro que descubre a ese Bergman no tan público y me atrevería a recomendar que lo completaseis con "Imágenes" también de Bergman y editada por Tusquets, que da un repaso, quizá algo más cinematográfico, a algunas de las películas que mayores quebraderos de cabeza le supusieron. En cualquier caso, un genio, al que Allen se ha acercado varias veces y, en mi modesta opinión, donde mejor y más acertadamente se acerca a Bergman sin perder el propio espíritu alleniano es en esa película olvidada de su filmografía que es "Otra mujer" con Gene Hackman, Gena Rowlands y la inevitable Mia Farrow.
Intenso gus. Inigualable. Yo, ante esto, no puedo hacer. Me pasaré el resto del lunes deprimido pensando en con qué puedo deleitaros mañana.
Abrazos Kierkegaard.

Anónimo dijo...

Pues aqui estoy como en el chiste del chino: chin luz.

Una pena porque cuando ya llevaba algunos de los parrafos nas hermosos que se han escrito nunca en lengua hispana, se fue el fluido electrico de toda la zona y perdiose para siempre.

Como bien dice Dex el Bergman que mas me ha gustado siempre ha sido Ingrid, pero yo soy muy de "El septimo sello" que la vi siendo muy chico (7 u 8) y no entendi nada pero me quedé maravillado con aquello del caballero jugando al ajedrez con la muerte, imagenes impactantes para un chavalin, mas para mi que por entonces jugaba mucho al ajedrez con mi primo...Alberto de Miguel...un gran chaval que suscitaba muchas envidias entre otros menos agraciados e inteligentes y cultos...q él se habia vusto toda la filmo de Bruce Lee y no presumia ni na...

Bueno y ahora voy a decir una cosa q si es verdad.

Peazo gusazo.

Y otra cosa, lo de Carrie tampoco hay q hacer caso a todas las mujeres que dicen que su amante era malo en la cama, de hecho lo dicen todas las que han pasado por la mia. Es una pataleta por no poder repetir tan álgidos momentos de placer. Es una cruz q Harrison y yo tenemos...y Alberto de Miguel, claro.

Bueno, sigo a oscuras...afortunadamente visotros sois un faro. Ellas (Alvan, Low y Mul) aun mas porque dieron a luz.

Abrazos luminosos

Carpet

Anónimo dijo...

Buenas a todos:

Acabo de leer un artículo sobre sexualidad femenina y venía a decir eso de que no hay mujer frígida sino hombres que no saben que hay un botón del amor. Eso le debía pasar al bueno de Harrison y a alguno más que no viene al caso nombrar.

Bergman me queda lejos en el cine y no soy muy de ver películas en el ordenador, me gusta ir al cine, llamadme rara. Me quedaría con Fanny y Alexander que esa sí que la vi en una sala. De todas formas si a una invitación de peli y manta le dices al tipo en cuestión que quieres ver una de Bergman, lo más normal es que te pase como a Carrie y a Carpet, que te quedes a dos velas. Pero bien mirado también puede servir como criba...lo haré y os diré los resultados.

Como recomendación literaria os diré que últimamente leo mucho pero no hay un libro que me acabe de llegar al alma, lei "El olvido que seremos" que me recomendó Car, buena reflexión sobre la vida y la figura paterna. Ahí lo dejo por si os apetece. A veces pienso que soy yo misma, quizás he perdido la ilusión o la capacidad para impresionarme pero hace bastante que no cae en mis manos uno de esos libros que luego se convierten en "imprescindibles para la vida".

Esperaremos al estreno del lobo.

Abrazos a media luz.

Albanta

Anónimo dijo...

Botón del amor? Botón del amor?.... Cachis en las romanticas analógicas....Y donde quedan las frases eroticas, los commentaries dulces tipo: Menudo par de Tetas!!! Si queréis que pulsen el botón adecuado decid donde está que cada una lo tenéis en un sitio, no como nosotros q con que agarreis el joystick nos basta...

Esto Es lo que me ha dicho Harrison que diga que yo no me he dado Por Aludido ni na

Abrazos placenteros.

Carpet