martes, 14 de julio de 2015

Gus mornins, 14/07/15


Guuuud mornins, cinéfilos:

 

Martes, 14 de julio. Y bien que lo saben algunos, a los que probablemente pillo haciendo la maleta. No olvidéis la rebeca, que el finde han dicho que bajan las temperaturas, jeje. Tampoco, un buen libro, “Rebeca” de  Daphne du Marier sería una buena elección y así vais a juego. En cualquier caso, mañana nos despediremos como corresponde, y echaremos unos lloros cual Iker Casillas, y les diremos que aquí les esperamos a la vuelta con los brazos abiertos y cien películas por elegir entre otras cosas.

Eso será mañana. Hoy nos toca felicitar a nuestros vecinos del norte, a los franchutes, gabachos, enfants de la patrie que su jour de gloire est arrivé. Hoy es 14 de julio, sí. De los franceses nos han llegado cosas muy buenas como los quesos, el foie grass o el croisant. No es mal triunvirato, casi como ese otro de la liberté, egalité y fraternité, que vete tú a saber que habrá sido de todo eso. Lo cierto, es que ahí están las tres, aunque sea como punto de referencia, como faro y como norte. Por todo ello admiro a los franceses aunque se diga de ellos que son algo chauvinistas, que la misma palabra es francés. Admiro los franceses y también el francés que… bueno, no estoy aquí para contaros mi vida. Me gusta como dicen eso de “Vive la France” que suena casi como “Viva la madre que me parió”, así con chauvinismo y todo. Me gusta “La Marsellesa” sobre todo cuando suena en un café de Casablanca regentado por un tal Rick con un montón de alemanes mirando con cara de pasmo.

Y aquí os dejo con uno de los personajes franceses más famosos del cine que hoy ilumina nuestro mosaico. Patoso, metepatas, se nota que no es un personaje ideado por los franceses, que con lo chauvinistas que son seguro que no lo hubieran pintado así. Lo idearon un mago de la comedia a medias con un mago de la interpretación que agota todos los epítetos. También hubo por ahí un mago de las melodías poniéndole su magia.

 

Coñé que a pesar de todo, me gusta la France

 

ME GUSTAS TÚ

Manu Chao

Me gustan los aviones, me gustas tú.
Me gusta viajar, me gustas tú.
Me gusta la mañana, me gustas tú.
Me gusta el viento, me gustas tú.
Me gusta soñar, me gustas tú.
Me gusta la mar, me gustas tú.

Qué voy a hacer, je ne sais pas.
Qué voy a hacer, je ne sais plus.
Qué voy a hacer, je suis perdu.
Qué horas son, mi corazón.

Me gusta la moto, me gustas tú.
Me gusta correr, me gustas tú.
Me gusta la lluvia, me gustas tú.
Me gusta volver, me gustas tú.
Me gusta marijuana, me gustas tú.
Me gusta colombiana, me gustas tú.
Me gusta la montaña, me gustas tú.
Me gusta la noche, me gustas tú.

Qué voy a hacer, je ne sais pas.
Qué voy a hacer, je ne sais plus.
Qué voy a hacer, je suis perdu.
Qué horas son, mi corazón.

Me gusta la cena, me gustas tú.
Me gusta la vecina, me gustas tú.
Me gusta su cocina, me gustas tú.
Me gusta camelar, me gustas tú.
Me gusta la guitarra, me gustas tú.
Me gusta el regaee, me gustas tú.

Qué voy a hacer, je ne sais pas.
Qué voy a hacer, je ne sais plus.
Qué voy a hacer, je suis perdu.
Qué horas son, mi corazón.

Me gusta la canela, me gustas tú.
Me gusta el fuego, me gustas tú.
Me gusta menear, me gustas tú.
Me gusta la Coruña, me gustas tú.
Me gusta Malasaña, me gustas tú.
Me gusta la castaña, me gustas tú.
Me gusta Guatemala, me gustas tú.

Qué voy a hacer, je ne sais pas.
Qué voy a hacer, je ne sais plus.
Qué voy a hacer, je suis perdu.
Qué horas son, mi corazón

EL MOSAICO DE HOY

3 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

¡¡Cogno!! A mi también me gusta mucho.

Conozco a un francesa, con la que solemos coincidir en fiestas de cumpleaños algo pasadas de rosca de un primo político muy cachondo, que tiene un sentimiento muy bipolar hacía España. Invariablemente, cuando aun está suficientemente sobria, es inevitable oirla canta ¡¡Y Viva España!! o bien debatir muy seriamiente que España es un país de miegda. Eso si, a medida que avanza la noche y el alcohol empieza a hacer mella cambia radicalmente de discurso y si empezó como Manolo Escobar termina quejandose de España y los españoles (a pesar de que su novio lo es) o por el contrario si comenzó criticando duramente nuestro país termina en plan folclórica amando todo lo que existe al sur de los Pirineos. Es algo que a fuerza de repetirse hasta nos parece divertido.

Yo no soy tan variable con mis sentimientos hacía la France. De hecho, me caen bien, me gusta mucho su país (lo que conzoco), me encanta su capital, me gusta su comida y su cultura. Así que voy a felicitarles por su día nacional. Curioso, conocemos el día nacional USA (El 4 de Julai) y el francés, pero ¿Cual es el día nacional italiano o alemán?,¿Y el inglés?...El griego seguro que no será el día de ayer, cuando por fin se llegó al castig..digo al acuerdo para el nuevo rescate. Como dije hace mucho, si al final en europa se va a hacer lo que mande Alemania (y otros pocos) queremos votar a sus dirigentes. Si, estamos colonizados economicamente, pero al menos queremos tener derechos y el de sufragio era básico. Tal vez si la Merkel necesitase los votos griegos y españoles para gobernar Europa nuestras condiciones de vida mejorarían.

¿Mañana?, ¿Me vais a despedir mañana?, pero si mañana ya no vengo...en carretera me pondré el jueves, pero mañana me toca preparar el viaje, es decir, hacer lo que me mande mi chica: Ve a comprar tal cosa, prepara la bolsa del calzado (que está todo ahí preparado que estás ciego), vamos a dejar la casa arreglada qe son muchos días, ve a comprar esta otra cosa que se me olvidó decirtelo que tengo que estar en todo, ve a cortarte el pelo que siempre esperas al ultimo día...y otras frases de amor verdadero que ese día de nervios vispera de viaje están tan a flor de piel.

Eso si, desde donde esté me daré mi ración de gus placentera, que si es imprescindible en días de laburo, es mucho más que necesarioa el resto del tiempo.

Un besazo a tos y a tas. Pasadlo muy bien en mi ausencia...y espero terminar aquello que empecé, en estos días libres a ver si soy capaz. Si así fuera os lo enseño a la vuelta.

Abrazos prerelax

César Bardés dijo...

Pues yo con Francia también soy un poco bipolar. Me gustan las calles de París, me gusta tomar un café en una terracita de les Champs Elysées, me gusta imaginar a Gene Kelly bailando al son de Gershwin y me gusta el Tour porque las vistas de helicóptero son fantásticas y veo cómo sus campos están la mar de ordenaditos, no como los nuestros que parece que vemos algo verde y nos ponemos a jugar al fútbol aunque ahí estén plantadas las zanahorias del año que viene.
Clouseau...ah, mon ami. Las tengo todas (las auténticas, claro, las posteriores con Benigni y Steve Martin, no) y sigo disfrutándolas aunque reconozco que muchas cosas son tontas de solemnidad. Me gusta mucho tanto "La pantera rosa" como "El nuevo caso del Inspector Clouseau" porque ahí todavía veo elegancia. También noto la falta de presupuesto en entregas posteriores y el deseo de Edwards de exprimir la gallina de los huevos de oro hasta que le salga un gallito por la garganta. Pero este Inspector de Policía de la Sureté francesa es ya uno de los iconos del cine aunque, inevitablemente, a las nuevas generaciones el nombre de Peter Sellers les suena más a moda guai de Coronel Tapioca.
Carpet, disfruta de tus vacaciones bien ganadas. Mira al cielo de vez en cuando, para mí no hay nada más relajante. Báñate y grita. Y, de vez en cuando, piensa que hay un libro cociéndose en alguna parte a la espera de que lo leas.
Abrazos chanchipiruli.

César Bardés dijo...

Ah, que no he dicho el otro lado de los franceses. Sí. No me gusta su actitud en general hacia los españoles porque siempre han creído que África comienza en los Pirineos. En el fondo, veo una cierta envidia por nuestro estilo de vida, siempre de juerga y desenfadado, que el suyo, que tira hacia eso pero consideran que es de baja estofa. Nosotros le llamamos despreciativamente "gabachos" y ellos a nosotros "manolos". Siguen sin explicarse cómo es posible que el pueblo español se levantase contra ellos sin conspiración previa, no les entra en la cabeza. Al fin y al cabo, ellos son el mejor estilo de vida del mundo. Se ven muy bien pero la mayoría de las cosas que venden son falsas. Los vinos, lo siento, he hecho la prueba, son mejores los españoles. El aceite, lo siento, también. Y ellos presumen mucho de la comida...pero cada vez que he ido a Francia he comido mal y carísimo mientras que nosotros comemos del copón bendito y mucho más barato. Eso sí, ellos tienen sentimiento de nación para todo. Nosotros tenemos sentimiento de barrio bajo.
Abrazos chanchipiruli segunda parte.