jueves, 9 de julio de 2015

Gus mornin, 9/7/15


Guuuud mornins, cinéfilos:

 

Jueves 9 de julio. Amanece un nuevo día en el gus, amanece como cantaba hace unos años Jaime Morey que nos dejó a principios de esta semana. Tal vez no le hemos prestado la atención que merece a él y a su estilo de música, pero vaya aquí nuestro recuerdo. Hoy también recordamos a Ringo Star que ayer cumplió 75 años y nos olvidamos de felicitarle. Bueno, como ya os he dicho alguna vez, a mí me parecía el Beatle más cachondo y así, y tiene todas mis simpatías, aunque solo fuera porque se atrevió a tomarle prestado el nombre al querido Ringo Kidd.

Hablando de cine, seguimos a cuesta por la encuesta. En fin, no sé, igual os estáis comiendo demasiado el tarro o me lo parece a mí. En cualquier caso, ya os dije que va a ser un proceso largo y en todo caso divertido. No será mayor tortura que ver una pelea en el barro entre Merkel y Lagarde pongamos por caso. Vamos a tomar como punto de partida el listado de las 250 mejores películas según la referencial Imdb. Como allí hay mucha gafapastada – hay películas que no me suenan ni a mí que ya es decir. Tampoco creo que le suenen a ese crítico pedantón y resabiado que responde a las iniciales CB (y no es Boyero). A partir de ahí, haremos criba, añadiremos algún gusto personal. En fin, todo llevará su tiempo, y la cocción será lenta. Pero, una cosa os garantizo, nos divertiremos que es de lo que se trata.

Y sí, “Tú y yo” sin duda merece estar en esa lista de las 100. Que es una historia maravillosa que da mucho de sí, lo demuestra las versiones que ha tenido en el siglo largo de celuloide que llegamos.  Entre Cary Grant y Tom Hanks, no hay color, aunque hoy es el cumple de Tom y aprovechamos para tirarle de las orejitas, que una cosa no quita la otra. Y mira que Anette Benning es una de mis debilidades y me parece una elegantísima mujer pero la Kerr… Además, Deborah siempre me pareció más guapa que Irene Dunne o Meg Ryan (sobre todo desde esta semana).

WHEN I FALL IN LOVE

Nat King Cole

When I fall in love,
It will be forever
Or I'll never fall in love.
In a restless world like this is,
Love is ended before it's begun
And too many moonlight kisses
Seem to cool in the warmth of the sun.

When I give my heart,
It will be completely
Or I'll never give my heart.
And the moment I can feel that
You feel that way, too,
Is when I fall in love with you.

And the moment I can feel that
You feel that way, too,
Is when I fall in love with you.

CUANDO ME ENAMORE

Nat King Cole

Cuando me enamore,
Será para siempre
Si no es así, nunca me enamoraré.
En un mundo agitado como este,
El amor termina antes de empezar
Y muchos besos a la luz de la luna
Parecen demasiado fríos al calor del sol.

Cuando entregue mi corazón
Será completamente
O nunca lo entregaré
Y en el momento en que sienta eso
Tú te sentirás igual,
Será cuando me enamore de ti.

Y en el momento en que sienta eso
Tú te sentirás igual,
Será cuando me enamore de ti.

EL MOSAICO DE HOY



7 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

¡¡¡Una pelea de barro entre Merkel y Lagarde¡¡¡ Eso es proponer imagenes que no se olviden nunca y no lo que hacía McCarey.

Ah, Ringo...ya 75 y con esa cara de chiquillo travieso aun. El otro día vi un programa especial por los 40 años de Saturday Nigth Live y entre los miles de invitados estaban Paul McCartney y Paul Simon y están los dos pa tirarlos, sin embargo Ringo aun conserva un aire cachondo que le libera de la edad.

Jaime Morey, el guapo. Jaime es un nombre de chofer, sin embargo el cantante tenía un aire algo aristocrático, de señorito bien. Eso lo llevaba en el apellido y así se libró de tener que pasear a Miss Daisy, como Jaime Blanch o Jaime de Mora y Aragón. A veces el nombre condiciona, pero los apellidos cambian la suerte. Si hubiese sido Jaime Rodriguez hubiese terminado en el taxi, pero al volante. También se puede esquivar al destino nominativo introduciendo algún cambio en el nombrecito o introduciendo el segundo apellido. Por eso Jaime Jimenez lo tenía claro y decidió llamarse Jimmy e incluir el Arnau, así Jimmy Jimenez Arnau se libraba de conducir. No es el único. Alguien que se llama Evaristo, ya me diréis, derechito al servicio doméstico, ahora el tipo lo acorta, dice llamarse Risto y alé a preguntar cosas a gente importante sentado en un sofá o a poner a parir a gente que sólo quiere salir de la mediocridad. Que mas dá que cantes bien, si quieres ser alguien cambiate el nombre.
Moreyy cantaba bonito pero era sobre todo presencia, sin ojos azules y esa melenita no hubiese gustado a las señoras y no hubiera vendido ni un disco. Vamos, lo mismo que Engelbert Humperdink otro nombrecito que es para meterle en la carcel.
Ahora que bien mirado, menudos cantantes los de antes, que ahora nos quejamos, pero...Morey, Micky, Lorenzo Santamaria, Pablo Abraira, Miguel Gallardo, Tony Ronald...Madre mía, como para quejarse de Bisbal, Alejandro Sanz o Bustamante. Que si, que Algueró, Juan Carlos Calderón y Waldo de los Rios hacían alguna cosa maravillosa, pero "Amanece" se las trae. Casi prefiero "Acompañame", que luego dio banda sonora al programa de la Isabel Gemio y Concha Velasco, pero cierto es que lo mejor de la canción es Rocio Durcal, que eso es otra liga, las cosas como son.

En fin, recuerdos de tele en blanco y negro, tanto Ringo como Jaime, a Albanta ya le fallaba la vista cuando se ponía delante del televisor....Televisor, ya no se dice esa palabra, ahora se toma el todo por la parte o la parte por el todo y todo es televisión, lo que se emite y el aparato que lo recibe. Cosas de la evolución.

Abrazos catódicos

Anónimo dijo...

Hay imágenes del cine que son como parte de mí, están en mi vida, no sé si me explico...El caso es que tanto la que pusiste ayer como la de hoy me alegran el día de tan solo verlas. Volviendo a Garci y a Tú y yo comentaba la transformación que se produce en Cary Grant y Deborah Kerr al darse cuenta que estan enamorados. Una transformación que el espectador contempla a través de sus miradas, sin necesidad de palabras. Es una de mis películas preferidas, empezaría a hablar sobre ella y no acabaría...
Y la canción que hoy has puesto, maño...es maravillosa así que, una vez más te digo que gracias por alegrarme el día.

Besos encantados.

low

César Bardés dijo...

En primer lugar, gracias a Carpet y a ti, Dex, por vuestra amistad, no sabéis cuánto lo aprecio. No os preocupéis, son cosas que, en principio, tendrán que estar resueltas la semana que viene aunque reconozco que el cansancio y el hastío se apoderan de mí. Os lo agradezco a los dos de corazón.
Hay una máxima que me decía mi padre y que siempre he intentado aplicar a mi vida: "No opines sobre lo que no sabes". Eso, por supuesto, no es óbice para sentir que yo puedo opinar sobre cualquier cosa y que allá el que quiera coger la idea o tirarla al cubo de los detritus. Por supuesto que sí. Quizá esté en la ética de cada uno el opinar de una cosa o de otra.
Hoy, por ejemplo, opináis sobre la canción española de los setenta, que me pilla a mí algo lejano. Recuerdo a Jaime Morey y el coñazo que era "Amanece" (tanto es así que me reía mucho con unas viñetas en los tebeos de Mortadelo que ponían la canción para torturar al enemigo de turno o al objeto de sus iras bestiales como el doctor Bacterio). Recuerdo a Juan Carlos Calderón como un genio al que llevaron en cierta ocasión a un plató de televisión y la presentadora (no recuerdo quién) le dijo que si ella tocaba tres notas al azar, él ¿podría sacar de ahí una canción?. Él dijo que sí y efectivamente. Puso tres notas...y él no solo hizo una canción (en clave de jazz) sino que era una canción absolutamente buena.
A Algueró lo recuerdo más como el marido de Carmen Sevilla. A Micky se le recuerda más por lo que significó en los sesenta que su "Enséñame a querer". Lorenzo Santamaría era malo cantando y actuando. A Pablo Abraira le tengo un cierto cariño por aquel "Jesucristo Superstar" que hizo en Madrid al lado de Sergio y Estibaliz y Pedro Ruy Blas. Y de Waldo de los Ríos recuerdo más su terrible final que su trabajo como músico. Eran otros tiempos, otras modas, supongo que tan buenos o tan malos como estos aunque quizá más entrañables por lo que tenían de "cutres". A Rocío Dúrcal ya no llego. Hablé eso sí, una vez con Carmen Morales y, a parte de guapísima, me pareció encantadora.
Abrazos tristones.

CARPET_WALLY dijo...

Bien, me alegro de que tus cuitas se resuelvan en un plazo corto (bueno, mas o menos tan corto como la ola de calor, que dicen que remite a mediados de la semana que viene, y a mi me parece una eternidad).
Y si, tienes parte de razón, una cosa es opinar y otra formarse opinión. Yo suelo intentar formarmela sobre casi todo, (casi todo lo que despierta mi interés se entiende) y ya es cuestión de mayor o menor prudencia o incluso de rebeldia frente a lo que creo injusto expresarla abiertamente.
Eso si, aclaro que mi opinión, aunque me acuso a mi mismo de excesiva vehemencia en ocasiones, no es inmutable. Me encanta debatir, pero no lo planteo como un juego de gana-pierde como parece que se lleva tanto ahora en estas teletertulias donde la razón se pierde en el grito y en intentar no dejar hablar al otro. Posiciones amuralladas en un creencias sectarias que no buscan convencer, ni aprender, ni explicar sino sólo imponer, reafirmarse y humillar al otro.
Porque al final las opiniones de los demás con mayor o menor fundamento son visiones distinas de un mismo caso y es triste pensar que los ojos de uno son los únicos que miran bien.

Y no, no te escondas con lo de Rocio Durcal, llegas de sobra. Que su época mariachi con Juan Gabriel ya nos pilló con pantalones casi largos o al menos fumando algún pitillo (pitillo, otra palabra en desuso). Y antes, que yo recuerdo ir al cine a verla jovencita y muy guapa, con Palito Ortega en "Amor en el aire", que debía ser una reposición porque acabo de descubrir que la peli es del 67 y no creo que me llevaran a ver esa en vez de alguna de Disney.

Abrazos sesenteros

Anónimo dijo...

Yo sigo con Tú y yo aunque he tenido que volver a leer la entrada del maño para saber si era en esta entrada o en otra donde se hablaba de esta peli. Se me olvidó comentar antes que para mí la peli de Meg Ryan no tiene nada que ver con ella, más bien se puede ver como un homenaje hacia Tú y yo pero jamás un remake de la misma. En cuanto a la versión de Irene Dunne, aún gustándome mucho esta actriz, en este caso para mí segundas partes sí fueron buenas, incluso mejor que la primera.
Y sobre Jaime Morey, pues una penita. Cuando se va gente de aquella época vienen recuerdos, momentos en blanco y negro, eso que a mí tanto me gusta llamado nostalgia. Quería mencionarlo porque también se me olvidó en el anterior comentario.

Espero, pedantón, que lo que sea que te tiene entristecido pase pronto y pase bien. Conoces la técnica de respiración 4,7,8? Te puedo asegurar que va bien.


low

CARPET_WALLY dijo...

Si, cierto lo de Meg Ryan es más un homenaje que un remake. La que si lo fue es "Un asunto de amor" con Warren y Annette y la presencia mágica de la Hepburn. Todos guapos, pero no llegan a la de Grant y la Kerr ni de lejos, las cosas como son.

4,7,8...¿como coño se respira así?

Anónimo dijo...

Esa sí fue un remaque y en mi opinión no estuvo mal gracias, sobre todo, a la Benning y a la Hepburn.

Inspiras el aire contando hasta 4. Retienes el aire contando hasta 7, espiras el aire contando hasta 8. Así unas cuatro veces seguidas.

low