lunes, 13 de julio de 2015

Gus mornins, 13/07/15

Guuud mornins, cinéfilos.
Lunes 13 de julio: Nos despedíamos el viernes pasado con los sonidos luminosos y opitmistas de los Beach Boys, y hoy tenemos en cambio que abrir con tristes noticias. El viernes pasado como sabéis lamentábamos la pérdida del actor Omar Sharif, y ayer nos dejaba el cantautor Javier Krahe, dos personajes muy distintos y diferentes entre si, pero que tienen en común habernos hecho felices alguna vez al menos.
 
Su porte elegante y casi aristocrático imponía. Omar Sharif fue muchos personajes en 83 años de dedicación al cine, fue el Ali de "Lawrence de Arabia", fue Pedro, el Grande, pero por encima de ellos fue el Doctor Zhivago, cirujano, poeta al que ni la revolución pudo arrebatar la pasión por Lara. Soria nunca fue más estepa ni Madrid más moscovita - en pleno franquismo¡¡- que en esta obra magna del gran David Lean que combinaba de manera insuperable épica y lírica, intimismo y epopeya. Como recordábamos hace unas semanas en el mosaico del gus, el equipo de rodaje de la obra de Pasternak se lo pasó estupendamente en nuestro país. Sharif siempre fue un enamorado de España, hablaba un castellano perfecto y se le podía ver por aquí de forma regular. Tenía fama de conquistador, pero el se quitaba importancia, lo mismo que a sus películas. Yo recomiendo una ya correspondiente a su última etapa. "El señor Ibrahim y las flores del Coran" la considero una pequeña obra maestra y Omar da una gran lección de humanidad con su papel. Además servidor la vio circunstancialmente en un marco tan apropiado como Granada. En fin, señor Sharif , que muchas gracias por todo. Descanse en paz.
 
Y en cuanto a Javier Krahe, qué decir, mordaz, irónico, corrosivo, todo lo políticamente incorrecto que uno puede ser cuando alcanza cierto status. Y ni aún eso, y bien que le costó. Cierto es que yo le recuerdo con más cariño de su época de La Mandragora, junto  a Pérez y a Sabina, aquel intento de resucitar a Brassens y a los grandes de la chanson en una época en la que España empezaba también a resucitar. Cómo olvidar temas como "Marieta" "Dónde se habrá metido esta mujer"  o "El embutal". Hoy es un día triste y de nubarrones en el gus.
 
DON´T RAIN ON MY PARADE
Barbra Streisand (OST "Funny Girl")
 
Don't tell me not to live
Just sit and putter
Life's candy
And the sun's a ball of butter
Don't bring around a cloud
To rain on my parade

Don't tell me not to fly
I simply got to
If someone takes a spill
It's me and not you
Who told you
You're allowed to rain on my parade

I'll march my band out
I'll beat my drum
And if I'm fanned out
Your turn at bat, sir
At least I didn't fake it
Hat, sir
I guess I didn't make it

But whether I'm the rose
Of sheer perfection
A freckle on the nose
Of life's complexion
The cinder or the shiny apple of its eye

I gotta fly once
I gotta try once
Only can die once, right, sir?
Ooh, life is juicy, juicy and you see
I gotta have my bite, sir

Get ready for me love
Cause I'm a "comer"
I simply gotta march
My heart's a drummer
Don't bring around a cloud
To rain on my parade

I'm gonna live and live now
Get what I want, I know how
One roll for the whole shebang
One throw that bell will go clang
Eye on the target and wham!
One shot, one gun shot and ¡bang!
Hey Mister Arnstein, here I am!

I'll march my band out
I'll beat my drum
And if I'm fanned out
Your turn at bat, sir
At least I didn't fake it
Hat, sir
I guess I didn't make it

Get ready for me love
Cause I'm a "comer"
I simply gotta march
My heart's a drummer
Nobody, no nobody
Is gonna rain on my parade
 
QUE NO LLUEVA EN MI DESFILE
Barbra Streisand (BSO "Funny Girl)
 
No me digas que no viva
Que solo me siente y holgazanee.
La vida es un caramelo,
Y el sol es una bola de manteca
No traigas una nube
Para que llueva en mi desfile

No me digas que no vuele,
Simplemente tengo que hacerlo
Si alguien se tropieza
Seré yo y no tú
¿Quién te dijo
que puedes llover en mi desfile?

Voy a hacer marchar mi banda fuera,
Voy a golpear mi tambor
Y si me quedo fuera
Será tu turno al bate, señor
Por lo menos no lo fingí
(Se saca el) Sombrero, señor
Supongo que no lo logré.

Pero asi yo sea una rosa 
De total perfección
Una peca en la nariz
Del cutis de la vida
La ceniza o la manzana brillante de estos ojos

Yo tengo que volar una vez
Yo tengo que intentarlo una vez
Sólo se puede morir una vez, correcto, señor?
Oh, la vida es sabrosa, sabrosa y ya ves,
Tengo que tener mi bocado, señor

Prepárate para mí amor
Porque soy un emprendedor,
Yo simplemente tengo que marchar
Mi corazón es un baterista
No traigas una nube
Para que llueva en mi desfile,

Voy a vivir y viviré el ahora
Conseguiré lo que quiero, yo se cómo
Una lista del conjunto de las cosas
un tiro y esa campana va a sonar,
Mira en el objetivo y ¡zas!
Un disparo, un disparo de pistola y ¡Bang!
Hey Mister Arnstein, aquí estoy!

Voy a hacer marchar mi banda fuera,
Voy a golpear mi tambor
Y si me quedo fuera
Será tu turno al bate, señor
Por lo menos no lo fingí
(Se saca el) Sombrero, señor
Supongo que no lo logré.

Prepárate para mí amor
Porque soy un emprendedor,
Yo simplemente tengo que marchar
Mi corazón es un baterista
Nada ni nadie
Va a hacer que llueva en mi desfile.
 
 
 
LA TORMENTA
Javier Krahe
Yo tuve un gran amor
durante un chaparrón
y sentí aquella vez
tan profunda pasión
que ahora el buen tiempo me da asco.
Cuando el cielo esta azul
no lo puedo ni ver.
Que se nuble ya el sol!
Que se ponga a llover!
Que caiga pronto otro chubasco!
 
Confirmando el refrán
una noche de Abril
la tormenta estallo
y mi vecina febril,
asustada con tanto trueno
brinco en un santiamén
del lecho en camisón
y vino hacia mi
pidiendo protección
"auxílieme usted, sea bueno,
ábrame por piedad,
estoy sola y no sé
si podre resistir:
mi marido se fue,
pues tiene entre otros muchos fallos
que en las noche así
abandona el hogar
por la triste razón
de que va a trabajar:
es vendedor de pararrayos"
 
Bendiciendo al genial
Franklin por su invención
en mis brazos le di
curso a su petición
y luego el amor hizo el resto.
Mira tú que instalar
pararrayos por ahí
y olvidarte poner
en tu casa caray!
Comete usted un error funesto.
 
Varias horas después,
cuando al fin escampó
ella se hubo de ir
pero antes me citó
para la próxima tormenta
"mi esposo va a llegar
y si en casa no estoy
se me va a resfriar,
así que ya me voy,
a secarle la cornamenta"
 
Desde entonces jamás
he dejado el balcón.
No hago más que poner
la máxima atención
en cirros cúmulos y estratos.
La menor nube gris
me colma de placer
aunque a decir verdad
se que no han de volver
tan torrenciales arrebatos.
 
A base de vender
palitos de metal
su marido reunió
un pingue capital
y se hizo multimillonario.
A vivir la llevó
a un imbécil país
donde si oye llover
será porque haga pis
algún niño del vecindario.
Ojalá mi canción
llegue al Sahara aquel
a decirle que yo
le seré siempre fiel,
que la llevo dentro del alma.
Y aunque sople el Simún
con seca realidad
algún día nos reunirá
una gran tempestad
tras la que no vendrá la calma.   
 
 
 
 
EL MOSAICO DE HOY
 
 
 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me han encantado tus palabras sobre Doctor Zhivago, en unas pocas líneas has definido de maravilla el personaje de Yuri Zhivago. Leí hace muchos años la novela de Pasternak también.
A mí también me parece una pequeña joya El Sr.Ibrahim..., cuánta ternura nos transmitió ese personaje y que bien lo interpretó Omar Shariff. He sentido mucho su pérdida porque es una actor que siempre ha estado muy presente a lo largo de mi vida gracias a mi madre.
Aysss que no me has puesto el People de Fanny Girl..:(

Besos.low

CARPET_WALLY dijo...

Buenos días, tarde. Y tal vez no tan buenos si consideramos las tristes pérdidas, pero la vida es así y el gus continua.

Shariff era un tipo con una mirada potente, muy potente y muy crítico con sus película, decía de las que comentais que a Zhivago le sobraba la última parte y al señor Ibrahim el último tercio o algo así. Pero en cualquier caso tenía una personalidad que la cámara plasmaba brutalmente. Un atrapa miradas. recuerdo de él una peli de los 70 lllamada "El furor de la codicia" con Belmondo, por motivos diversos llegué a verla 3 veces en menos de un mes. La película contenía buenas escenas de acción y un enfrentamiento final entre Omar y Jean Paul que estuvo bastante tiempo inquietandome.

En cuanto a Krahe, el artículo de hoy de Julio LLamazares en El Pais a proposito de su amigo no tiene desperdicio, sobre todo con los versos que incluye al final del artículo de una de sus canciones :

Persiguiendo la gloria de Cervantes,
heme aquí en la Glorieta de Quevedo.

Ese ingenio desmitificador que tanta falta hace y un tipo con problemas porque lo policicamente incorrecto le parecía mucho más interesante.

Abrazos sentidos

César Bardés dijo...

Omar Sharif. Esa sombra que dispara desde el espejismo para hacer blanco en el misterio, que se acerca como un sueño de ira, ese hombre que sufre por su amigo blanco como solo los grandes amigos saben hacerlo aunque les separe todo un mundo. Ese Yuri Zhivago que perseguía incansablemente la felicidad sin dejar de inyectar vida a todos cuantos le rodeaban sencillamente porque era un hombre bueno en una época de hombres malos. Ese Mayor Grau de "La noche de los generales", que se empeñaba en buscar a un asesino de prostitutas mientras la conspiración para matar a Hitler fracasaba y se armaba la correspondiente caza de brujas. Ese maestro que vaga por los campos intentando sobrevivir en medio de una Europa asolada por la guerra y la peste en "El último valle". Ese cura español que trata de poner un último retazo de cordura en una guerra que nunca acabará entre un maquis y un guardia civil en "Y llegó el día de la venganza". Ése árabe que se convierte en el puente de civilizaciones en plena época oscura donde la sangre corre como ríos en "El guerrero número 13" y, por último, ese señor Ibrahim que tanto conmueve y que tanto sabe. Sí, sus miradas. Sí, las nuestras.
Krahe. Yo también le prefiero en su época mandragórica. Ahí yo creo que se inspiraban unos a otros y se lo pasaban bien. Aún así me gustaba mucho esa retranca que tenía toda su crítica hacia todo. Era como despertarse y ver que todo estaba mal pero que también merecía una sonrisa.
Abrazos impresionados.