domingo, 23 de marzo de 2014

Gus mornins, 24/03/14

Guuud mornins, cinéfilos

Lunes 24 de marzo. Después de un finde frío y desapacible en el que hemos oído mucho la palabra dignidad. El sábado con las múltiples marchas que confluyeron en la capital, por lo que se ve muchos estaban interesados en que nos enterásemos hasta que ya fue inevitable, algunos incluso esperan a que los cuatro de siempre armen la bronca para sacarlos en la tele mientras la mayoría de los manifestantes pacíficos seguramente ya está en casa cenando. El termino dignidad se repitió también todo el fin de semana y especialmente ayer para recordar la figura del primer presidente de nuestra democracia. La verdad que hay un dicho que afirma que de muertos somos todos muy buenos, pero en el caso de este hombre creo que era verdad. Ayer nos imbuimos todos del espíritu de la transición y recordamos que entonces éramos todos más jóvenes por supuesto, pero también más puros y más inocentes, los políticos también. Y dado que fue una época difícil que aunque se solucionó con alguna costura de esas maneras y con algún zurcido no muy allá, tiró p´adelante es justo pensar que esa gente sí tenían algo de dignidad, más que ahora por supuesto.  Éramos todos más jóvenes, más puros y más inocentes y no veíamos la que se nos vendría encima. Eran buenos tiempos para la lírica contrariamente a lo que decían algunos, los tiempos de la movida. No sé en qué quedaría todo aquello, pero hoy lo cierto es que nada es igual.

SOBRE UN VIDRIO MOJADO
Los Secretos

Sobre un vidrio mojado 
escribí su nombre sin darme cuenta 
y mis ojos quedaron igual que ese vidrio pensando en ella. 

Los cuadros no tienen colores, 
las rosas no parecen flores, 
no hay pájaros en la mañana; 
nada es igual, nada es igual, nada es igual, nada. 
Sobre un vidrio mojado escribí su nombre sin darme cuenta 
y mis ojos quedaron igual que ese vidrio pensando en ella. 

Hoy cuando desperté buscaba 
el sol que entraba en mi ventana, 
tras una nube se ocultaba; 
nada es igual, nada es igual, nada es igual, nada. 
Los cuadros no tienen colores, 
las rosas no parecen flores, 
no hay pájaros en la mañana; 
nada es igual, nada es igual, nada es igual, nada. 

Sobre un vidrio mojado escribí su nombre sin darme cuenta 
y mis ojos quedaron igual que ese vidrio pensando en ella. 

Sobre un vidrio mojado escribí su nombre ... 
y mis ojos quedaron igual que ese vidrio ... 
sin darme cuenta ... 
pensando en ella ...


EL MOSAICO DE HOY
Lo que sí que va a seguir siendo igual al menos esta semana con respecto a la anterior son los mosaicos de padres e hijos. Que le cogí yo gusto a la cosa y como hay tantos papis e hijos en esto del cine, pues nada. Hoy con una de las obras maestras del neorrealismo, aunque para mí en el fondo es una historia de amor entre un padre y un hijo, una lección de cine y de muchas cosas más. Y un ladrón que siempre consigue robarte unas lagrimillas y alguna que otra reflexión.


1 comentario:

CARPET_WALLY dijo...

Pues si, parece que lo digno es reconocer abiertamente todo lo bueno que hizo Suarez y que fue mucho y en algunos momentos muy dificil, de la misma forma que parece indigno recordar sus errores, que también los hubo, era un presidente excepcional para un momento excepcional, pero no estba nada dotado para la responsabilidad de lo cotidiano. Cuando se acababan las prisas por reformar y se trataba de empezar a ir a ritmo, él seguía desbocado y convencido de que el personalismo era la solución de todo. Así se encontró con la oposición de todos, los de dentro y los de fuera. Se habla mucho de su actitud casi heróica el día del 23-F y es justo reconocerselo, pero también hay que recordar que gran parte de aquel golpe de estado vino del descontento global con su forma de gobernar (no sólo por parte de los militares). Os recomiendo mucho el libro "Anatomia de un instante" de Javier Cercas, que aporta muchas luces sobre las luces y las sombras de aquellos tiempos.

Aun así yo le reconozco algo por encima de todo, su capacidad para negociar, para incluir, para pensar en todos y no sólo en unos pocos...eso si parece que es un tiempo perdido.