jueves, 7 de mayo de 2015

Gus mornins, 7/05/15

Guuud mornins, cinéfilos.

Jueves 7 de mayo. Anoche soñé que volvía a Viena. Cumplí con el precepto de homenajear a Orson en su centenariazo y volvió a caer “El tercer hombre”. Volvió a ser una experiencia emocionante, más incluso que la acogida de Pep en el Camp Nou. Hoy, sin solución de continuidad, seguimos hablando de otro de los grandes – y gordos- cineastas de todos los tiempos. Ayer se anunció que Francis Ford Coppola estará en octubre en Oviedo recogiendo el Premio Princesa de Asturias de las Artes. Ya sabéis que estos premios a partir de este año cambian de patrocinador, y que si hasta ahora han estado esponsorizados por una marca de galletas, a partir de ahora lo estarán por una de bragas. Últimamente hemos hablado mucho en el gus del papá de Mari Sofi, primero por sus 78 años que al final eran solo 77, luego al Dj suplente se le ocurrió felicitar a Michael Corleone por su cumple y dedicarle un mosaico. Pero nunca es bastante hablar de uno de los más grandes, y después de lo de ayer, parece que me repito pero no. En realidad hay varios nexos que ligan a Orson con Francis Ford. Sí, porque mientras media humanidad sostiene que el Kane es la mejor peli de la historia, la otra media afirma que la que en realidad se merece ese calificativo es “El padrino”  (la media de la media dice que la primera parte y la otra media de la media dice que la segunda).  Y qué más da cuál de las dos sea mejor si con ambas lo pasamos estupendamente y descubrimos lo grande que es el cine. Las películas no son caballos, qué manía con hacer carreras para ver quién llega primera, que decía Pumares.

Pero aún hay más. A Orson y a Francis Ford les une el compromiso con el arte y con el oficio que desempeñan. Ese compromiso ha sido destacada por el jurado de los Princesa, y ese compromiso le ha llevado a luchar,como Orson, en circunstancias adversas, y a arruinarse literalmente por alguna de sus corazonadas. Hoy nos puede parecer algo absurdo que alguien llegara a arruinarse por hacer una joya como “Cotton Club” pero fue así. Muchos dicen  que Francis Ford está gagá y lleva out desde hace años. Son los mismos aguafiestas que ya lo decían en los 90 cuando hizo “Drácula” o “El Padrino III”, que ciertamente no llega a la altura de sus dos predecesoras, pero sigue siendo una obra deslumbrante. Para callar bocas, hace años, el amigo Francis Ford se sacó de la manga  “Tetro”, una peli que con sus altibajos parece la obra de un principiante, hecha con ganas y pasión.  Recuerdo la crítica que le hizo en su día ese periodista tan pedante que de vez en cuando hacía imitaciones de Jesús Hermida en el instituto y se deja caer por aquí y que hablaba de que Francis “siempre ha sido un hombre capaz de mostrarnos la belleza que habita en el caos”. Para venir de un periodista pedante que de vez en cuando hacía imitaciones de Jesús Hermida en el instituto, la verdad es que ese artículo no estaba nada mal (archivado en julio de 2009 en su blog). A pesar, ya digo de ser una peli fallida, guardo un buen recuerdo de “Tetro”,  que pasó prácticamente  desapercibida, tal vez por que en ella, pasada las setenteta, hacía gala de su carácter independiente que en el fondo siempre tuvo, y el precio de esa independencia como insinuaba el crítico pedante en aquel magnífico artículo, se paga demasiado caro. Además, a mí siempre me ha gustado mucho jugar al tetro, si eso un día con más tiempo os enseño cómo se juega.

Francis recogerá  un premio que ya han recibido directores como Hanneke o Woody, con quién firmó por cierto  aquel tríptico "Historias de Nueva York" (el siguiente pues, el cejas).

Felicidades, Francis Ford. Te mereces todas las canciones de amor del mundo.

LOVE SONG FOR A VAMPIRE
Annie Lennox (OST “Drácula”)

Come into these arms again 
and lay your body down 
The rhythm of this trembling heart 
is beating like a drum 
It beats for you it bleeds for you 
it knows not how it sounds 
For it is the drum of drums 
it is the song of songs 

Once I had the rarest rose 
that ever deemed to bloom 
Cruel winter chilled the bud 
and stole my flower too soon 
Oh loneliness Oh hopelessness 
to search the ends of time 
For there is in all the world 
no greater love than mine. 
Love o love o .... still falls the rain 
Love o love o .... still falls the night 
Love o love o .... damned forever 

Let me be the only one 
to keep you from the cold 
Now the floor of heaven is laid 
the stars are bright as gold 
They shine for you they shine for you 
they burn for all to see 
Come into these arms again 
and set this spirit free

CANCIÓN DE AMOR PARA UN VAMPIRO
Annie Lennox (BSO “Dracula”)

Ven hacia estos brazos otra vez 
Y deja caer tu cuerpo
El ritmo de este corazón tembloroso
Esta latiendo como un tambor
Late por ti, sangra por ti 
Y no sabes cómo suena
Por qué es el tambor de los tambores 
Es la canción de las canciones

Una vez tuve la rosa rara
Que nunca considero florecer
El invierno cruel congelo el capullo
Y robo mi flor demasiado temprano 
Oh soledad oh desesperación
Por buscar los fines del tiempo
Po que no hay en todo el mundo
Amor más grande que el mío

Amor o amor o. todavía cae la lluvia
Amor o amor o. todavía cae la noche
Amor o amor o. condenado por siempre

Déjame ser el único
Que te proteja del frió
Ahora el suelo del cielo esta
 tendido
Las estrellas son brillantes como el oro
Brillan por ti brillan por ti 
Se queman a pesar de que las ves
Ven hacia estos brazos otra vez 
pon a este espíritu en libertad


EL MOSAICO DE HOY

Lo pongo por dos razones, una, porque es una de las grandes pelis de Francis Ford de la que menos se suele hablar. Y otra, porque ya sabéis que no desaprovecho oportunidad para poner mosaicos con macizorros (veis, con estos me encantaría jugar al tetro).


7 comentarios:

César Bardés dijo...

Desde luego, Dex, es que lees unas cosas...seguro que el crítico ése de que hablas era Boyero y así no vamos a ninguna parte...
Francis, Francis. Pues sí. La primera vez que vi "El padrino" fue animado por mi madre, realmente. Ella se leyó la novela de Mario Puzo antes de que se hiciera la película. Cuando se estrenó (rigurosamente para mayores de 18 años y yo tenía seis), vino como en una nube. Decía que era una de las mejores películas que había visto, que todos estaban absolutamente eminentes y que, sobre todos ellos, destacaba Marlon Brando, uno de sus actores favoritos. Yo me quedé con la cantinela y cogí un reestreno (ah, la época maravillosa de los reestrenos) en el cine Gran Vía y yo debía tener unos quince años (para entonces la calificación había bajado a mayores de catorce), eso sí, rogando a mi padre por favor que me diera el dinero para la entrada porque era un cine de esos de los caros. Fui allí con un amigo, Carlos Alvear. Y debo confesar que la escena de la cabeza de caballo me dejó boquiabierto. Y el destino de Michael. Y esa fotografía de un señor que no sabía todavía cómo se llamaba y que ponía siempre los ojos de Brando en la oscuridad. Y Duvall como el leal Tom Hagen. Y Caan como el impulsivo Santino. Yo creía, de verdad, que no se podía superar. Hasta que ya, un par de años más tarde, debidamente asociado a un video-club, me cogí "El padrino II" y ahí ya no me quedé boquiabierto, me quedé en estado catatónico directamente. El destino trágico de Michael se acentuaba con la soledad y Robert de Niro hacía de Brando de joven y lo hacía de una manera que parecía realmente Brando de joven pero sin ser Brando de joven y las historias paralelas y ese color marronáceo que sobrevuela la película debido a ese director de fotografía que todavía no sabía cómo se llamaba. La tercera parte, nuevamente en el cine Gran Vía, en club porque no había entradas abajo, con la que luego sería mi mujer. Disfruté muchísimo. No era la obra maestra que sí eran las dos anteriores pero era una película muy, muy buena, especialmente en ese final combinado con "Cavalleria rusticana" de Mascagni con Michael consumando su destino lleno de dolor a pesar de haber sido uno de los hombres más poderosos. Sofi no estaba a la altura (la verdad, la película pierde enteros ahí) y Duvall no aparece porque parece ser que pidió el oro y el moro a Coppola que, según dijo siempre, solo haría la tercera parte cuando necesitase dinero realmente.

César Bardés dijo...

Luego está el caso de "Apocalypse now"...para mayores de dieciocho y catorce acompañados. Mi primo insistió en llevarme...con trece y como eran tan quisquillosos en las entradas de los cines "finos" como el Capitol, me pintaron la sombra de un bigote que, por entonces, se negaba a crecer. Y la sensación al ver esa película fue de que había visto algo impresionantemente grande pero que no llegaba a comprender del todo. Más tarde, con más madurez, rescaté la película y la vi una y otra vez y, por supuesto, ya lo pillé todo. Pero qué película. Aún no dejo que mi hijo la vea pero sí le he puesto la secuencia del ataque de helicópteros del Coronel Kilgore y dice que esta película tiene que verla sí o sí. Me gusta "Rebeldes" porque me recuerda a un antiguo amor y allí descubrí lo que se llamó el "brat pack" o "pandilla de mocosos" que tan bien has puesto en el mosaico, Dex. Me gusta muchísimo una película habitualmente olvidada de él como es "La conversación", me encanta "Cotton Club" que, como bien me recordó Carpet, es como si Bob Fosse hubiera dirigido "El padrino", me gusta "Drácula" muchísimo por la increíble inventiva visual de algunas de sus secuencias...Como dijo Kubrick en una de sus escasas entrevistas, un reportero le preguntó se sabía de su admiración por Francis Ford Coppola y si tenía admiración por algún otro director. Kubrick, con su seriedad habitual, contestó:
- Ah...¿pero es que hay otro?
Merecido el premio. Coppola siempre ha creído que una película puede cambiar el mundo. Solo por eso, a pesar de sus excesos, de sus continuas ruinas, de sus errores (que los tiene y muy gordos), debería tener todos los premios del mundo.
Abrazos barbados.

CARPET_WALLY dijo...

Si señor, enorme Francis. Hace poco leí a Sean Penn contando que jugaba con Charlie Sheen y Emilio Estevez siendo chaval con una manos protésicas ensangrentadas que el padre de ellos, Martin Sheen, había traido del rodaje de "Apocalipsys Now" (uno de mis caballos preferidos) y que enlaza con Orson porque Welles quiso hacer su propia versión de "El corazón de las tinieblas", pero fue finalmente Coppola quien lo realizó, en ese desmadre filipénico que hizo que toda la industria desconfiase de F.F. y empezaran a controlarle las financiaciones de sus, entonces calificados, megalómanos proyectos. No fue el único proyecto de Welles que acometería porque "Dracula" tammbién fue un proyecto de Orson no realizado.

Se ha criticado mucho que , por ejemplo, "El secreto de sus ojos" fuese obviada en el festival de San sebastian y le diesen la Concha de Oro a una película como "Ciudad de vida y muerte", muy taquillera en ...China. Esa ceguera, de la que habrá miles de ejemplos (no sólo en San sebastián claro) no empaña algunos aciertos premonitorios, pues Francis ganó precisamente la Concha en 1969 con "Llueve sobre mi corazón" cuando aun no era nadie y con una peli que muchos consideran de aprendizaje. Luego lo volvió a ganar con "La ley de la calle" que no deja de ser una revisión del mismo tema que trata el "Rebeldes" que adorna el mosaico de hoy.

Incluso una peli tan vilipendiada como "Jack" me parece mucho menos mala de lo que se cuenta y en contra de la excusa que tanto se utiliza de que fue un encargo, hay que decir que no lo fue tanto, que fue una respuesta a la petición de su amigo Robin para que la dirigiera y que se implicó lo suficiente como para que no valga tl excusa, de hecho el propio Francis defiende el filme siempre que puede. La que si fue un encargo fue precisamente "El padrino", aunque luego Coppola se la tomara como proyecto personal estuvo a punto de no aceptarlo.

En fin, un grande, grande...y hablando del juego del tetro...¿eso es lo de "tu te agachas y te clavo el cetro"?...Pues nunca he jugado, no.

Abrazos que no podreis rechazar

dexter zgz dijo...

Yo he visto los dos padrinos hace poco en pantalla grande gracias a un bendito ciclo de clásicos que se programa aquí en el que también he podido disfrutar de "Cantando bajo la lluvia", "Tiempos modernos" o "Desayuno con diamantes". Es una experiencia indescriptible que todo aquel se llame a sí mismo cinéfilo debería intentar vivir al menos una vez en la vida. Ese modo en el que Gordon Willis fotografía la historia de Robert de Niro en la segunda parte, madre mía, yo no he visto nada igual.

Y hay cosas que solo he visto en esta trilogía mágica. No sé si Low habrá superado ya su fobia. Hace poco le dije por aquí que la próxima vez que viera "El Padrino" se fijase en Al Pacino en lugar de en Brando. "El Padrino" es la historia de Michael Corleone, el ascenso a la gloria, la caída a los infiernos y la redención (y en este sentido, la tercera parte no es un pegote y tiene muchísimo sentido). O de cómo un hombre bueno puede llegar a corromperse gracias a su entorno. Con la que está cayendo, debería aportarnos más de una reflexión. Y Brando está espectacular, claro, pero esa mirada de Pacino la he visto en muy pocos actores y en muy pocas interpretaciones

Le tengo un cariño muy especial a "Cotton Club". Y a "Corazonada". Y a "La ley de la calle". Y a "La conversación" (qué prolífico era en mi juventud, acabo de recordar que colgué otro post en el blog del ínclito). Y no sé si admiro más a otro director ¿Hay otro?

CARPET_WALLY dijo...

Pues no se yo si lo hay de ese nivel o de lo que ha conseguido que sintamos Francis.

hablando de cariños especiales, se puso de moda hablar mal de "Dracula" una vez que se convirtió en una película aclamada, se la empezó a tachar de pastelera, de que algunas de sus frases eran empalagantes ("he cruzado oceanos de tiempo paraa encontrarte"), que la relación de amor del Conde con Mina no existía en la obra de Stroker...aunque en la novela tampoco se explica el motivo del viaje del Conde a Londres y de esta forma tiene un sentido, incluso se ha criticado mucho el barroquismo visual de la peli. Y a mi me parece eso, una moda de modernitos. Creo que Coppola nos ofrece tantos regalos visuales y dramáticos que incluso el lastre que supone Winona (nuca me gustó, no se si se nota) se queda en anecdótico. Ademas de sus continuos homenajes cinéfilos, a Murnau, al nacimiento del cine,...hay que recordar que el Ford de su nombre es un homenaje a John Ford. Por eso a mi "Dracula" me parece una película valiosísima que para nada es una mancha en su carrera como algunos se empeñan en comentar.

Abrazos sanguinolientos

César Bardés dijo...

Ya quisieran muchos haber dirigido el "Drácula" que hizo Francis. Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que comentáis. Incluso voy a apuntar alguna más. La coincidencia entre Orson y Francis no se queda ahí, sino que dicen las malas lenguas que gran parte del guión de "El corazón de las tinieblas" lo cogió el propio Francis de Orson, naturalmente en lo referido a la parte "filosófica" de la película que se desarrolla plenamente al final. "Apocalypse now" no es una película que trate sobre Vietnam...es Vietnam. Recordemos que los títulos de crédito finales en los que figura un bombardeo...bueno, pues es un bombardeo real realizado por la aviación filipina. A tal punto llegaba su megalomanía. "Corazonada", es cierto Dex, despierta en mí cariño pero tengo que reconocer que no es una película que me encante aunque me descubro en su aspecto visual. Siempre he dicho que Coppola era el rey de las yuxtaposiciones visuales, era capaz de poner el aspa de un ventilador de techo sobre la cara de un alucinado Martin Sheen para creyéramos que son las de un helicóptero para luego aclarar la imagen y ver que es un ventilador. Incluso en "Tetro" hay una imagen que me arrebata y es el momento del ballet y sustituye el tarimado del escenario por las olas del mar y me deja absolutamente absorto en la imagen. Su talento visual (y bien que se ha sabido rodear de colaboradores excepcionales como Gordon Willis o también uno de los mejores montadores de todos los tiempos como es Walter Murch) yo creo que es tan excepcional que nadie ha sabido imitarle y, me temo, que después de Coppola no habrá otro como él. Él dice que tiene el guión listo de un proyecto que costaría muchísimo dinero y que, poco a poco, ya va teniendo todo lo necesario. Se llama "Metrópolis" y nadie sabe mucho de qué va pero las malas lenguas lo sitúan como la cuarta parte de "El padrino" (esto no está confirmado, sí la existencia del proyecto) que él sueña con Leo di Caprio al frente cogiendo el relevo en los años dos mil a Andy García. No sé cuánto de verdad hay en todo esto.
Lo cierto es que sí que parece que Coppola asistió al seminario que dio Kubrick en la Universidad de Princeton. Francis estaba a punto de filmar "Llueve sobre mi corazón" y Stanley estaba dando los últimos toques al guión de "2001". Creo que hay más de un punto de contacto entre ellos.
Abrazos mitificados.

INDI dijo...

Sois una enciclopedia abierta, sin duda. Para mí la saga de "El padrino" es lo más grande de la historia del cine, sin duda. Pero mis recuerdos son más simples:

Qué grandes recuerdos me trae Rebeldes. Por aquellos años, ya habían cerrado el cine de mi pueblo y a nosotros, entre la niñez y la edad del pavo, todavía no nos dejaban ir a Zarauz, donde si había cine y nos daba envidia ver a los adolescentes ir los fines de semana. Pero hete aquí que a alguien se le ocurrió montar una especie de cineclub en el pueblo, y en la sala de reuniones de la Casa del Mar comenzaron a proyectar películas en una pantalla no muy grande, los viernes. Sesión para la chavalería a las 7 y para mayores a las 10, a 100 pesetas. Recuerdo haber visto allí "El jinete eléctrico" de Redford, haber descubierto a Chaplin en "La quimera del Oro", y haber soñado con ser como los chicos de "Rebeldes". Dillon, Cruise, Machio, Rob Lowe, Patrick Swayze... qué grandes. Y esa guapísima Diane Lane, que ya mostraba lo pedazo de mujer en que se estaba convirtiendo.
Aquello no duró mucho, se dejó el tema del cineclub y hoy en día lo que era la casa del Mar es el ambulatorio y donde echaban las pelis es una peluquería.