lunes, 18 de mayo de 2015

Gus mornins, 18/05/15

Guuud mornins, cinéfilos:

Lunes 18 de mayo. Aquí estamos de nuevo después de un fin de semana que ha visto el triunfo futbolero del Barsa, el basketbolero del Madrid,la comunión del niño de Indi y en fin, la bajada generalizada de las temperaturas, cosa que se agradece horrores. Seguimos con la duda de si el señor que vuelve a ilustrar hoy nuestro mosaico se llamaba o no Joseph Isidro por aquello del día de su nacimiento. La Viena que reunió de nuevo a Holly Martins y a su amigo Harry Lime será el escenario toda esta semana de una nueva edición del festival de Eurovision, que como somos así igual nos da el punto casposo y le dedicamos un par se guses estos días. Que no se preocupen los madridistas que esta vez al ser país fundador pasamos directamente a la final del sábado y que no hay peligro de que nos tiren en la semifinal.

Pero yo creo que toca empezar la semana como es de ley diciendo adiós a uno de los grandes. Nada más colgar el gus el viernes nos llegaba la noticia del fallecimiento de B.B. King. No por esperada, el hombre estaba ya muy malito y tenía 89 años, la noticia duele menos. B.B no era un maestro del blues, era el blues mismo, nacido como él en un humilde algodonal del sur. Muchas veces se emplea el término inimitable de una forma casi gratuita pero en esta ocasión es verdad. El sonido de esa guitarra era único y reconocible. Pero también fue maestro de maestros; Santana, Raimundo Amador o Javier Vargas aprendieron mucho de él. Lucille está triste, sabe que nadie volverá a tocarla como él. La emoción se fue, nos hemos quedado huérfanos de emociones. Descanse en paz, maestro y gracias por su música.


THRILL IS GONE

B.B. King

The thrill is gone
The thrill is gone away
The thrill is gone baby
The thrill is gone away
You know you done me wrong baby
And you'll be sorry someday

The thrill is gone
It's gone away from me
The thrill is gone baby
The thrill is gone away from me
Although I'll still live on
But so lonely I'll be

The thrill is gone
It's gone away for good
Oh, the thrill is gone baby
Baby its gone away for good
Someday I know I'll be over it all baby
Just like I know
a man should

You know I'm free, free now baby
I'm free from your spell
I'm free, free now
I'm free from your spell
And now that it's over
All I can do is wish you well

 

LA EMOCIÓN SE FUE

B.B. King

La emoción se ha ido.
Se ha ido lejos.
La emoción se ha ido, cariño.
Se ha ido.
Sabes que me hiciste daño, cariño.
Y algún día te arrepentirás de ello.

La emoción se ha ido.
Se ha ido de mí.
La emoción se ha ido, cariño.
Se ha ido de mí.
Y aunque sobreviviré,
lo haré muy solo.

La emoción se ha ido.
Se ha ido por completo.
Oh, la emoción se ha ido.
Se ha ido por completo, cariño.
Algún día lo superaré, cariño.
De la misma forma
en que un hombre deberá hacerlo.

Sabes que soy libre. Soy libre ahora, cariño.
Libre de tu hechizo.
Soy libre, ahora.
Libre de tu hechizo.
Y ahora que todo ha pasado,
todo lo que puedo hacer es desearte suerte.

EL MOSAICO DE HOY

3 comentarios:

César Bardés dijo...

Muchas cosas bonitas que recordar.
A B.B. King lo he llegado a ver hasta cinco veces en directo. Era simpático, socarrón, se metía al público en el bolsillo. Siempre me acordaré el último concierto, en la Plaza de las Ventas de Madrid (un sitio realmente horrible para los conciertos porque tiene una acústica de plaza de pueblo de charanga y pandereta) con el Dr. John de telonero, que B.B. King dijo: "Estoy encantado de estar aquí de nuevo. Bueno, con mi edad, estoy encantado de estar en cualquier parte". Unos meses después ya se anunció que no volvería a hacer giras en el extranjero. Su punteo era espectacular y era capaz de mantener la misma nota sin volver a tocar la cuerda durante unos treinta o cuarenta segundos. He disfrutado viéndole con amigos, solo, con el melómano de mi mecánico de taller, con mi mujer...ha sido un referente. Y aquí por casa hay tres o cuatro CD´s espectaculares. Por supuesto, uno de ellos es el que grabó con Eric Clapton "Riding with the king".
Viena. Pues sí, he estado tres veces en el "París del Oriente". E incluso he estado a los pies de esa noria del Práter (por cierto, en la película sale como contraplano la casa del doctor Winkel y allí no hay una casa en la redonda ni de broma, en el Práter...es como el Retiro). Una vez, de hecho, fui con unos cuantos amigos que se animaron (eramos, en total, ocho), todos hombres, deseosos de descubrir Europa y jóvenes. Allí mismo, al lado de la noria (y del pequeño parque de atracciones que hay a su alrededor) había unos cuantos austríacos jugando al fútbol y decidimos hacer un Austria-España. Puedo decir que dejamos el pabellón español bien alto con un 2-3 a favor nuestro, con vuestro crítico favorito en plan estrella.
Joseph Cotten, qué actor. Aparte de ser el mejor amigo que tuvo en su vida Orson Welles, fue un tipo que siempre interpretaba en tono menor. En su filmografía no hay interpretaciones espectaculares pero hay papeles inolvidables. No solo ese Holly Martins que no cree en la culpabilidad de su amigo Harry Lime en "El tercer hombre". O en ese Jed Leland que es amigo de Charles Foster Kane hasta que ve de qué madera está hecho en "Ciudadano Kane". Sino también en ese Eugene Morgan que pone de manifiesto el fin de la aristocracia y el comienzo de la burguesía industrial en "El cuarto mandamiento", o, cómo no, el conquistador Tío Charlie a las órdenes de Hitchcock en "La sombra de una duda", o el inspector de policía Brian Cameron que descubre que algo raro pasa en la residencia de una mujer a la que admiró en "Luz que agoniza", o el Eben Adams que intenta agarrar al tiempo y ponerlo en un lienzo inmortal en "Jennie", o el George Loomis que pierde la cabeza por unas caderas en rojo en "Niágara", o el Drew que sirve de pantalla a la misma maldad de "Canción de cuna para un cadáver" o, incluso, el millonario espantado que muere para que no destape lo que sabe en "Cuando el destino nos alcance". Lo cierto es que es un actor que envejeció mal, que fue perdiendo protagonismo según pasaban los años pero que siempre daba un toque de calidad basado en la discreción, en no hacer un gesto pasado de rosca jamás, en mantenerse en un sitio que dominaba y que sabía que era lo suyo.
Yo también he sido Holly Martins en Viena.
Abrazos con la puerta abierta de la cabina.

dexter zgz dijo...

Vaya, te olvidaste de cuando hizo de hermano "malo" de Gregory Peck en "Duelo al sol". Mira que eres olvidadizo.

Abrazos malévolos

CARPET_WALLY dijo...

Yo nunca he estado en Viena, lo más cerca de la ciudad que he estado es escuchando la canción de Ultravox.

B.B. King, os recomiendo el artículo de Diego A. Manrique en El País de hoy, comentando que King pudo no haber sido nunca reconocido porque lo que se llevaba en un momento dado eran los negros drogados y echos polvo que alucinaban a los blanquitos un poco snob, y B.B, King no era así, era un profesionalq ue entusiasmaba a los negros...

B.B. King, hablando de cine, encabezaba la banda que competía con la de los Blues Brothers en "Blues Brothers 2000", una banda bnada menos que con Eric Clampton, Clarence Clemons, Isaac Hayes, Steve Winwood,...

Y del Madrid...ejem...tampoco conviene ganarlo todo siempre, pero porque sólo miráis al futbol, que ahí está la novena de Basket y nada, como si ese deporte no importase.

Y Joseph Cotten también estuvo como ministro de guerra en "Tora, Tora, Tora" dirigida parcialmente por Richard Fleisher de quien hablabamos hace poco

Abrazos campeones.