viernes, 15 de enero de 2016

Gus mornins, 15/01/16

Guuud mornins, cinéfilos.

Viernes 15 de enero. Hoy como último día de la semana que es hablaremos, claro, mucho de cine y de estrenos, y por la fecha en la que nos encontramos algo le hincaremos el diente al tema Oscar, por supuesto. Pero antes de nada es obligado y merecido que nuestro primer recuerdo de hoy vaya para Alan Rickman, el grandísimo actor inglés que nos dejó ayer a una edad relativamente joven, 69 años.  Siempre es triste despedir a un actor de esta categoría pero lo es mucho más cuando ves que todavía le quedan cosas por decir y papeles que regalarnos. A Rickman quizá le aguardaba aún un futuro como actor maduro y tal vez nos tenía reservada aún alguna que otra brillante interpretación, pero el destino es así. Se le daba especialmente bien el papel de villano, cómo no recordarle de esa guisa poniéndole las cosas muy chungas a Bruce Willis en la primera película de “Die Hard” o a Kevin Costner en su versión de Robin Hood como el implacable sheriff de Nothingam. Pero Alan también tenía su corazoncito y así nos lo hizo ver por ejemplo en “Love Actually”, una película que aprendí a mirar de otra forma desde que un grupo de amigos la comentó un día en la radio. Yo le recuerdo  siempre eso sí como el perfecto antagonista, a los designios del amor entre Winslet y Grant en la magistral “Sentido y sensibilidad” o a los sueños heroicos de independencia de Liam Neeson en “Michael Collins” dando vida a Eamon de Valera. O en dos pequeñas maravillas que casi nadie conoce como son “Una insólita aventura” o “El invitado de invierno” junto a su gran amiga Emma Thompson. Muy pronto le veremos en “Alicia a través del espejo”, su última aparición en la gran pantalla. Descanse en paz.

Y ahora sí, vamos con lo nuestro el repaso a los estrenos de la semana, muy influidos por el efecto Oscar cuyas nominaciones se conocieron en el día de ayer. Tres de los estrenos del viernes tienen al menos una candidatura a los próximos premios de la Academia.  Una tiene la húngara “El hijo de Saul”, en la categoría de mejor película extranjera en la que además es la principal y casi única favorita. Desde que se estrenó en Cannes la pasada primavera, la opera prima de Laszlo Nemes cautivó a crítica y público por igual. Es la historia de un prisionero de Auschwitz, encargado de quemar los cadáveres de sus propios compañeros, y que tratará por todos los medios de salvar a un niño a quien toma casi por su hijo. Ojo, que no es la típica película de Holocausto y nazis que tanto gusta tradicionalmente en Hollywood, que es una historia narrada con cierta frialdad y se toma sus riesgos a la hora de narrar y de manejar la cámara. Ojito, porque la de película extranjera siempre es una categoría abierta a las sorpresas.

Cuatro son las nominaciones que consiguió ayer la nueva película de Tom Hooper, un director que en sus dos últimas películas- “El discurso del rey”, “Los miserables”- se había acostumbrado a acumular candidaturas a cascoporro. Una de las nominaciones es también la única que ha alcanzado este año un compatriota nuestro, el modisto Paco Delgado que ya fue candidato anteriormente por el vestuario la citada “Los miserables”. Además, la cinta aspira al Oscar a mejor diseño de producción que suponemos impecable como obra hooperiana que es. En el apartado artístico, la chica de moda, Alicia WIklander es candidata al premio de actriz secundaria (se decidió presentarla en esta categoría porque en la de principal se repartían tortas para entrar), mientras que Eddie Redmayine opta a revalidar el título alcanzado el año pasado por “La teoría del todo”. El niño Torres se resarce así de su discreta temporada en el Atletí y de su nominación el miércoles pasado al Razzie por su interpretación en “El destino de Jupiter”. (yo más que un razzie le hubiese dado una juanola a ver si se aclaraba un poco la voz que estaba fatal el pobre, y de todas formas, ¿los del Atleti no eran siempre más de Neptuno?)  En fin, es curioso que los dos ganadores del Oscar en vigor, Eddie y Julianne puedan llevarse este año el Razzie a casa.

Y a todo esto, de qué va la peli de la chica de Copenhague esta. Pues la peli cuenta la verdadera historia de una pareja de artistas daneses, Einar y  Gerda Wegener. La vida de este matrimonio dio un vuelco radical cuando Einar decidió sustituir a la modelo femenina que tenía que pintar su esposa. Debo decir que la peli ha recogido unas críticas más bien tibias que alaban el trabajo de Alicia (quizá la gran favorita para el premio al que opta al mes que viene) y cuestionan el de Eddie (desde Toronto, Luis Martínez, el crítico de El Mundo instaba encarecidamente a que el niño Torres devolviera su Oscar del pasado ejercicio).

Y llegamos a la gran apuesta – por poner algo de Oscars- de la semana.  Hay ganas, ganas, ganas, definitivamente muchas GANAS por ver la última de Quentin Tarantino. En un guiño que no deja de tener también algo de felliniano, el de Knoxville ha titulado su octavo trabajo en solitario “Los odiosos  8”  (podría ser incluso  “8 y medio” si aceptamos los 35 minutos conservados de “El cumpleaños de mi mejor amigo”  como animal de compañía), que aunque es traducción literal del original “The hateful eight”, la verdad es que como título suena fatal y ciertamente odioso.  Al final la peli concurrirá a la ceremonia jolibudiense con tres nominaciones, la más importante la que puede coronar a Jennifer Jason Leigh como mejor actriz secundaria del año (sabida es la querencia de Tarantino por resucitar “cadáveres” cinematográficos). La peli también aspira a los premios a la mejor fotografía (aunque con Lubezki y Deakins en el quinteto la cosa pinta cruda) y a la mejor banda sonora (se avecina duelo de octogenarios en la cumbre John Williams-Morricone). Mucho se hablaba de otras nominaciones más gordas que al final se han quedado en nada; al menos este año nos ahorraremos la bochornosa experiencia de ver subir a Quentin al escenario hasta arriba de todo tipo de sustancias alucinógenas.

De todas formas, no os confundáis, los gloriosos tiempos de “Pulp Fiction” no volverán. Me gusta tanto esa peli que no me he resistido a poner un trocito de ella en el cineclub.


Pero al margen de todo esto, que en realidad es bastante secundario, qué nos podemos esperar de lo nuevo de Tarantino. Pues ante todo 167 minutos de buen cine (el director manejó una versión roadshow limitado a un pequeño número de salas que incluía una obertura de 3 minutos y 12 minutos de descanso como en las grandes superproducciones de antaño). Lo más fácil sería relacionar la peli con el western, pero en realidad se trataría más de una intriga estilo Agatha Chrisite y seguro que tratándose de quién se trata nos aguarda alguna supresa más al final del camino. Años después de la Guerra de Secesión, una diligencia se dirige hacia Red Rock llevando en su interior a un cazador de recompensas y a su presa a quien debe de entregar a la justicia. En su ruta, encuentran con un antiguo soldado de la Unión y un renegado sureño. Debido a una ventisca, todos ellos deben refugiarse en el colmado de un pequeño poblado del camino donde saldrán a  su encuentro nuevos y variopintos personajes. Jennifer Jason Leigh, Kurth Russell, Samuel L Jackson, Tim Roth, Damian Bichir, un reparto de campanillas, una puesta en escena majestuosa, una banda sonora a cargo de uno de los grandes de siempre, y nieve, mucha nieve, ya sabéis cuánto le gusta a Tarantino la nieve.

En fin, amiguitos hemos llegado al final de la travesía. Así que por favor cojan sus abrigos, vayan desalojando la diligencia y TODO EL MUNDO AL SUELO, ESTO ES UN ATRACO. Y COMO ALGUN J… CAPULLO SE MUEVA, ME CAGO EN LA LECHE, ME PIENSO CARGAR HASTA EL ÚLTIMO DE VOSOTROS. Uy perdón, que me he venido arriba, creo que veo demasiada tele. Bueno, va otro trocito de “Pulp Fiction” antes de la despedida. Os veo el lunes, Besos, Feliz finde.



THE SON OF THE PREACHER MAN
Dusty Springfield (OST Pulp Fiction)

Billy-Ray was a preacher's son
And when his daddy would visit he'd come along
When they gathered round and started talkin'
That's when Billy would take me walkin'
A-through the back yard we'd go walkin'
Then he'd look into my eyes
Lord knows to my surprise

The only one who could ever reach me
Was the son of a preacher man
The only boy who could ever teach me
Was the son of a preacher man
Yes he was, he was, mmm, yes he was

Being good isn't always easy
No matter how hard I try
When he started sweet-talkin' to me
He'd come and tell me everything is all right
He'd kiss and tell me everything is all right
Can I get away again tonight?

The only one who could ever reach me
Was the son of a preacher man
The only boy who could ever teach me
Was the son of a preacher man
Yes he was, he was, Lord knows he was

How well I remember
The look that was in his eyes
Stealin' kisses from me on the sly
Takin' time to make time
Tellin' me that he's all mine
Learnin' from each other's knowing
Lookin' to see how much we've grown

And the only one who could ever reach me
Was the son of a preacher man
The only boy who could ever teach me
Was the son of a preacher man
Yes he was, he was, oh, yes he was
He was the sweet-talking son of a preacher man
I guessed he was the son of a preacher man
Sweet-lovin' son of a preacher man
Ahh, move me

EL HIJO DE UN PREDICADOR
Dusty Campos de Primavera (BSO La ficción del pulpo)



Billy Ray era hijo de un predicador
y cuando su papá nos visite él vendrá por aquí
y cuando se reúnan y empiece a hablar
será cuando Billy me lleve a dar un paseo
a través del patio de atrás iremos a pasear
y luego él me mirará a los ojos
El Señor sabe que para sorpres mía

El único que alguna vez podría convencerme
era el hijo de un predicador
El único chico que alguna vez podría enseñarme
era el hijo de un predicador
Sí, lo era, sí lo era, oooh, sí, lo era

Ser buena no siempre es fácil
no importa cuánto lo intentes
cuando él empezó a engatusarme
vino y me dijo "Todo está bien"
me besó y me dijo "Todo está bien"
¿puedo escaparme otra vez esta noche?

El único que alguna vez podría convencerme
era el hijo de un predicador
El único chico que alguna vez podría enseñarme
era el hijo de un predicador
Sí, lo era, sí lo era, oooh, sí, lo era (sí, lo era)

Qué bien recuerdo
la mirada en sus ojos
robándome besos a hurtadillas
tomándose su tiempo para encontrar tiempo
diciéndome que és completamente mío
aprendiendo cada uno de lo que sabe el otro
mirando para ver cuánto hemos crecido y

El único que alguna vez podría convencerme
era el hijo de un predicador
El único chico que alguna vez podría enseñarme
era el hijo de un predicador
Sí, lo era, sí lo era, oooh, sí, lo era 

(El único que alguna vez podría convencerme)
era el engatusador hijo del predicador
(El único chico que alguna vez podría enseñarme)
era el hijo del predicador

(El único que alguna vez podría convencerme)
era el engatusador hijo del predicador



Ayss, venga, por aquello de que no hay dos sin tres, venga, va,  otra escena de la película



EL MOSAICO DE HOY


2 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Que gran gus, Dex...cubriendo todos los palos que hoy eran muchos.

Rickman, que pena, efectivamente es de esos que aun podía darnos buenas interpretaciones cada vez que salía en pantalla. El repaso que haces es perfecto, supongo que has dejado de mencionar su Severus Snape de Harry Potter a propósito, pero conste que es tan disfrutable como el resto delas que comentas y por añadir alguna más ese lord inglés al que Collin Firth y Cameron Diaz intentan robar un cuadro valiosisimo en "Un plan perfecto", una buena comedia donde Allan estaba perfecto también y se atrevía con un desnudo integral incluso. De todas formas a mi también me fascinó en "Sentido y sensibilidad" más que en ninguna otra...y nunca fue si quiera nominado al oscar, ya ves tu.

Obviamente mi apuesta para este finde será Tarantino y sus odiosos ocho, veremos que tal, el otro C.B. decía el otro día que se hablaba demasiado en la película, pero ya sabemos que Quentin es así, que le gusta alargar las tensiones en sus películas hasta hacer estallar la bomba reprimida...recordad la escena del bar en "Malditos bastardos" por ejemplo. Hicieron una especie de encuesta sobre cual era el Tarantino preferido de la audiencia y la cosa estuvo bastante clara, mucho "Pulp fiction" y algún "Jackie Brown", realmente mi preferida es "Kill Bill" (ambas dos como unidad), pero me parece normal que la gente elija esas dos.

En cuanto a la chica danesa, ufff, que pereza. No me motiva nada, ni la historia ni las imagenes que he visto por ahí, entiendo que puede tener mucho interés e incluso que con toda probabilidad estará muy bien interpretada, pero así de lejos, me parece un tostón importante.
Y "El hijo de Saul" pues tampoco me resulta atractiva, por varias cosas, entre ellas que aunque digan que es muy distinta a todas las películas anteriores sobre el holocausto, no sé si es algo que necesite de verdad una visión nueva y aunque el director hungaro reniegue vehementemente de "La lista de Schindler" yo creo que hay que reconocer que la peli del tio Steven es una peliculón brutal...que transmite el horror y la angustia...desde luego no es lo mismo verlo que vivirlo, pero en fin...

Ea, pues que el finde os sea bonito y ya sabéis que compréis ahora que aun hay rebajas y luego no podréis hacerlo hasta el verano del 2017...ah no, que a vosotros no os han sancionado.

Abrazos sin odio

César Bardés dijo...

Es pronto para aventurar pronósticos. Aún me quedan por ver y todavía tengo que formarme un juicio apropiado y, si lo hiciera ahora, todo se basaría en los dimes y diretes de todo el mundo así que los Oscars, bueno, ya se sabe. Dando cosas que uno no nominaría en la vida (no estoy hablando de Stallone sino en esas diez nominaciones, diez, a "Mad Max", algo curioso habida cuenta de que el personaje protagonista de la película no es Mad Max). Por otro lado, comienza mi jornada intensiva para tener todo a punto antes de la ceremonia así que tendré que ir a ver sí o sí tanto la de Tarantino como la de Hooper.
En cuanto a Rickman...pues sí, mucha pena. Para mí siempre será Hans Gruber, Lionel Shabandar o el invitado de invierno como bien dice Dex. Desde luego, era de lo mejor en "Sentido y sensibilidad" y nunca me gustó como el Sheriff de Nottingham, me pareció pasadísimo, como si hubiera tenido carta blanca y se lo pasara realmente bien.
En todo caso, será una presencia que echaremos de menos.
Así que feliz fin de semana y que la sangre no os salpique demasiado.
Abrazos equívocos.