jueves, 15 de junio de 2017

GUUUS MORNINS 15-06-2017


"Preguntó qué ciudad era aquella, y le contestaron con un nombre que nunca había oído, que no tenía significado alguno, pero que tuvo en el sueño una resonancia sobrenatural: Macondo.” (Cien años de soledad).


Guuuud mornins cinéfilos; jueves 15 de junio, ya estamos preparando las hogueras de San Juan. El tiempo pasa rápido, pasan las horas, los días, las semanas, los meses, y pasan los años, como que 50 han pasado ya desde la publicación de un libro que imagino habréis leído alguna vez: "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez, a quien dedicaremos el gus de hoy.

  Quizás suene a tópico, pero éste libro lo tengo en el Number One de mis libros favoritos. La primera vez que lo leí, hace ya muchos años me impactó. Ese universo mágico que crea García Márquez en torno a los Buendía, en ése pueblo mágico llamado Macondo (en Donosti hay una calle que se llama así), me cautivó y devoré el libro. Ya con más pausa lo he vuelto a leer un par de veces más y me parece extraordinario.

  Es cierto que a veces los personajes parece que se mezclan, de tantas generaciones que pasan y tantos Aurelianos y José Arcadios. Pero cada personaje es a su vez un mundo diferente. Y ese Melquiades, que vuelve al pueblo con sus inventos una y otra vez, como los imanes, la máquina de hacer hielo y otras genialidades.

  Y esas Úrsula Iguarán, personaje fabuloso, la imagen de la razón en un mundo de locos.


  Un universo de imaginación el que creó Gabriel García Márquez con ésta obra. Para mí supuso el punto inicial a la lectura de las obras de éste genial escritor; luego vinieron muchas más, como "El coronel no tiene quien la escriba", ""El amor en los tiempos del cólera" y sobre todo una que me encantó: "El general en su laberinto". En éste libro se da una visión muy diferente de Simón de Bolivar, ya en sus últimos días. Os lo recomiendo.

  CANCIÓN DE HOY

  Quien cumple años hoy es otro de los grandes, Johnny Hallyday, cantante francés que en su país es un ídolo; el Elvis francés, le llaman algunos. Como el más grande cantante del que nunca has oído una canción, le definen otros. Pues eso tiene fácil solución, escuchemos al gran Hallyday en uno de sus éxitos:




Un Jour Viendra (Johnny Hallyday)


Un jour viendra tu me dira "je t'aime"
Du bout du cœur
Mais le dire quand même
Un simple mot, et l'aveu
D'une larme au bord de tes yeux
Feront de moi un homme heureux
Un jour viendra, tu sauras
Toutes ces choses
Qui ont fait ma vie
Bien plus noire que rose
Tu comprendras mes pudeurs
Et tous ces mots qui me font peur
Que j'ai cachés, comme un voleur
Toi c'est le ciel qui t'a envoyée
Vers moi pour me réapprendre à aimer
Attends, laisse faire les jours
Laisse le temps au temps, et à l'amour
Un jour viendra tu me diras "je t'aime"
Et j'aimerai.
Un jour viendra tu me diras "je t'aime"
Du bout des yeux
Mais le dire quand même
Dans le ciel de ton regard
Lire ton désir est ma victoire
Un jour viendra, tu m'aimeras
Toi, c'est la vie qui t'a envoyée
Vers moi, qui n'ai jamais fait
Que passer
A côté des choses essentielles
Par défi pour brûler mes ailes
Un jour viendra tu me diras "je t'aime"
Et j'aimerai
Attends, laisse faire les jours
Laisse le temps au temps, et à l'amour
Un jour viendra, tu me diras "je t'aime"
Et je t'aimerai,
Je t'aimerai
Je t'aimerai
Je t'aimerai

UN DÍA ME DIRÁS (Johhnye Hallyday)

Un día me dirás Te quiero 
La punta del corazón para decir, pero aun 
Una simple palabra y la confesión de un desgarro en los bordes de sus ojos 
Se me hace un hombre feliz 

Llegará un día en que usted sabe todas estas cosas 
Eso hizo que mi vida mucho más negro que rosa 
Usted va a entender mi modestia y todas esas palabras que me hacen temer 
Yo cachcome un ladrón 

Usted es el cielo te hizo envoybr> Para volver a aprender amarme a mí 
Y esperar, y puede hacer el día 
Da tiempo al tiempo y el amor 

Un día me dirás Te quiero y me gustaría 

Un día me dirás Te quiero 
Las puntas de los ojos, pero dicen que aun cuando 
En el cielo de tus ojos leen sus ojos es mi victoria 
Un día que me quieras 

Usted, que es la vida te hizo envoybr> Para mí, que nunca han ido y venido 
A cotdes cosas importantes 
Por defire para quemar mis alas 

Un día me dirás Te quiero y me gustaría 

Espera, puede hacer el día 
Da tiempo al tiempo y el amor 

Un día usted me dirá Te amo y te amaré 
Te amo 
Te amo

    El mosaico de hoy:dedicado al pueblo más mágico.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay Indi...qué gus tan chulo! Me encanta García Márquez. He leído, y disfrutado, dos veces Cien años de soledad y me gusta mucho también El amor en los tiempos del cólera. Creo recordar que hubo una versión en cine qu destrozó la novela. Mi madr también es fan de García Márquez, tiene todas sus novelas y disfruta volviéndolas a lee.
Y me encanta la canción de Hallyday. Qué bonita es. En general me gusta toda la canción francesa aunque mi corazón tiene un sitio especial reservado para Gilbert Becaud.

Besos

low

Anónimo dijo...

Vaya vaya Indi, si hay algún lugar real que sea mágico ese es, sin duda, esta Aldea Gala con su Gus diario.

Estoy leyendo actualmente El General en su laberinto, al comentar el otro día con mi Jefe que era uno de los pocos libros de García Márquez que me quedaban por leer, él lo tenía y me lo prestó y en ello estamos.

Y que decir de Cien Años de Soledad, yo creo que es uno de los libros más bellos que se han escrito en la historia.

Este mismo Jefe que, a parte de ser mi Jefe, es una persona extraordinaria, también amante de los libros, encarga de vez en cuando alguna encuadernación a Luis Minguez, el llamado encuadernador del Papa, os dejo un enlace para que le conozcáis.

https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=luis+minguez+encuadernador

Pues bien, hace poco me dijo que quería regalarme una encuadernación de Luis y que eligiese un libro para ello

Es uno de los mejores regalos que me han hecho en la vida. Una joya. La elección ha sido, claro, "Cien años de soledad" un libro que había leido pero que no tenía en casa. Mis hijas me lo regalaron hace algunos años con una dedicatoría de gratitud por haberles inculcado el gusto por la lectura.

En fin, Indi, que me ha emocionado, una vez más tu Gus de hoy y me alegra que compartas el entusiasmo por el mundo mágico que se desprende de Úrsula, Melquiades, Amaranta, todos los Buendía y esa aldea fantasmagórica llamada Macondo.

Gracias.

Besos solitarios.

Albanta

dexter zgz dijo...

Yo reconozco que la primera vez que leí "Cien años de soledad" no le cogí el punto. Debía andar por los doce o trece años y me quedé un poco con cara de poker sintiendo que no me había enterado de nada. Luego he acompañado muchas otras veces a Aureliano Buendía al pelotón de fusilamiento y he recordado con él la tarde en la que su padre le llevó a conocer el hielo. Y ahí la cosa ha cambiado.

Es cierto que García Márquez ha tenido mala suerte con el cine, pero es que esa textura de sus letras, esa sinestesia de colores y sabores y fantasías es muy difícil de llevar a la pantalla. Lo cierto es que también él ha sido guionista y recuerdo una serie de televisión sobre guiones suyos que era bastante fallida. No sé si he soñado que una vez le leí a Alejandro Amenábar que la gran ilusión de su vida sería adaptar al cine "Cien años de soledad". Espero que Alejandro haya aparcado definitivamente el proyecto porque llevarlo a cabo supondría algo así como su suicidio artístico (si es que no lo fue ya "Regresión").

Abrazos centenarios

CARPET_WALLY dijo...

Pues si, en este día de celebraciones, que son los 40 años de las primeras elecciones democráticas también (lo mismo un día de estos le dedico un gus a mi experiencia transicionera), me parece que lo de Macondo y Gabo es mucho más universal y menos local. Bien elegido.

Mi experiencia personal con el libro. Durante unos años adolescente-juveniles abandoné bastante la lectura, leía poco y elegía peor (bueno no tan mal, Agatha Crhistie lo sabe). Un día una amiga me dijo que acababa de leer "Crónica de una muerte anunciada", tal vez fuera el título o que recientemente García Marquez había ganado el premio Nobel (en 1982) o las dos cosas juntas, el caso es que le pedí que me lo dejase y abrirlo y terminarlo fue un todo en uno, en una tarde me empapé de aquellas páginas de lo que a mi me parecía un nuevo lenguaje y un ritmo inusual.

A partir de ahí me tenía ganado, pero como ya digo eran tiempos perezosos así que volví a leerle en novelas cortas, "La mala hora", "El coronel no tiene quien le escriba", "La hojarasca"...que me gustaron pero estaban lejos de apasionarme. Así que decidí irme a la biblioteca y enganchar aquel libro del que todos hablaban como el nuevo Quijote de las letras castellanas.

Y ahí estaba yo con aquel primer párrafo:

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo."

Y después de aquello, todo el capítulo y luego el siguiente y después todos los demás....hasta las hormigas llevándose al último Buendía y los manuscritos de Melquiades al fin descifrados y Macondo deshaciéndose como toda la estirpe...

Impactado y absolutamente enamorado de la epopeya es un libro que releo cada cierto tiempo, tres o cuatro años a lo sumo. Y siempre, siempre me encuentro con esas palabras hermosas, con esas frases maravillosas, con metáforas alucinantes y con un ritmo...como una salsa caribeña...leo que parece que me envuelve una música adorable, que bailo sin pretenderlo...Me conozco la historia, sus personajes, su vidas y sus muertes, sus defectos y virtudes y me da igual. deseo que Amaranta no rechace a Pietro Crespi, que no cierren la puerta al último de los 17 hijos aurelianos, que Mauricio Babilonia y sus mariposas no sea nunca alcanzado por los disparos del guardián...

Es un libro impresionante.

Gracias Junior por traerlo.