domingo, 8 de mayo de 2016

Crónicas caninas (vol I)

Vaya, vaya, vaya, o sea que lo que venía siendo el gus ha quedado reducido a un vulgar y triste blog en el que cada uno entra cuando quiere y cuenta la suya. Pues bien, no diré como aquel, que perdonen que no me levante (por cierto, una de las leyendas urbanas más absurdas del mundo del cine, en la tumba de Groucho NO dice eso). Yo diré que perdonen que no me haya dejado caer estos días por aquí, pero yo con el gus era como uno de esos ex- fumadores con el tabaco, que se vuelven talibanes y reniegan de lo que un día fue su vicio. Y teniendo el correo, el wasap, el teléfono (con más de uno me he enredado socialmente estos dias), para qué insistir.

El caso es que lo que nunca podrá bajar de categoría, porque sigue siendo el rey de los festivales del cine que en el mundo son es Cannes. La fiesta de las fiestas en lo que al séptimo arte se refiere, auténtica feria de vanidades en lo que al famoseo y al papel couché se refiere. Así que aquí estoy porque he venido, no sé cuánto puede durar esto. Que nadie se confunda. ¿Un cortogramas en Cannes? Ni el presupuesto ni la paciencia nos llega. Pero, al menos, nos servirá para ir cambiando a diario de mosaico y de colorido, que  Cecilia nos iba a coger un pasmo ahí la pobre con su paraguas de colores en medio del aguacero. Y para empezar, tenemos un mosaico en blanco y negro, aunque el color lo aportan ellos, Marcello y Sophia, Sophia y Marcello, que tanto monta, ellos, divinos, únicos, maravillosos, y las burbujas amarillas del champagne con el que brindan y brindamos por una nueva y feliz edición del festival de Perros.

Fue precisamente el bello Marcello el encargado de darnos la bienvenida al festival siendo la imagen corporativa del cartel del festival (este año le ha tocado al pelmazo de Godard). Él triunfó hace medio siglo en la Croisette con "La dolce vita" de Fellini, una película, que ahora que no nos oye nadie, a mí no me gusta demasiado- y en esto sé que coincidiré con alguno. Me gustó más - y en esto sé que no coincidiré con alguno- "La grande belleza", ese que muchos decían que era un remake de la obra felliniana aunque mentían como bellacos y ellos le sabían. Con sus excesos, con su barroquismo, con sus excesos, con su Servilo, con todo. Yo también estoy ahora como Jepp Gambardella, un poco confundido de estar aquí y dejándome llevar y soprender. Os voy a dejar con la banda sonora de aquella peli, que no lleva letra, pero qué más da, el último post ni siquiera tenía video. A DÓNDE HEMOS IDO A PARAR, SEÑOR??'

FER L´AMORE (BOB SINCLAIR, RAFFAELLA CARRA, BSO "La grande bellezza)


EL MOSAICO DE HOY


3 comentarios:

INDI dijo...

Qué grande leer el gus un lunes por la mañana, y nada más y nada menos que con Sophia y Marcelo. Que dure lo que tenga que durar, ya se sabe cómo es eso de la duración, lo que para unos es muy corto y ni me he enterado de nada para otros es una eternidad que ya no estoy para tanto resoplido, y no me refiero al acto de emparejamiento, que también podría ser, en fin, hablemos de cine.

Ayer vi en la 2 Operación E", con Luis Tosar y la guapísima Martina García, sobre la historia de Emanuelle, el hijo de Clara Rojas nacido durante el secuestro por parte de las FARC. Me pareció una peli interesante, con una tensión muy conseguida, se respiraba el aire de la selva colombiana y aunque Tosar no sea de mis favoritos, creo que este papel lo hizo bastante bien. Si no la habéis visto, os la recomiendo.


PD: este lugar nunca será un vulgar y triste blog, aunque cada uno entre y cuente lo que quiera.

Abrazos de lunes a todos.

CARPET_WALLY dijo...

Can-can, aquel baile provocador del siglo XIX, pintado por Tolouse entre otros, animador de los saloones del lejano oeste, aquel espectaculo del mítico Moulin Rouge, con sus bailarinas descocadas enseñando ligas piernas y lo que se tuviese que ver... los turistas de la costa azul querían ver aquel baile loco y descocado..."¡¡Can-can!!" gritaban al principio, para luego dejar de repetirse y pronunciar directamente el plural "Cannes" dijeron y así se quedó para siempre con el sobrenombre aquella ciudad donde tantos demandaban aquel espectáculo.
Vale, probablemente esto sólo sea una leyenda (y lo mismo recien inventada) sobre la fundación de la mítica ciudad francesa del cine, pero tampoco se trata de buscar rigor histórico.

Ayer ya saludé la iniciativa Dexteriana pero los hados informático decidieron eliminar mi comentario, y eso que no llevaba insultos ni desconsideraciones, ni siquiera hablaba mal de nadie. Un gus, un post, una actualización de este blog de todos es una gran noticia y eso sólo se puede enfocar con alegria.

Abrazos galos.

Anónimo dijo...

Gusto en veros de nuevo, amigos. Como dice Indi los lunes son menos lunes si los comienzas con un gus.

Sin duda Cannes (o perros) es el festival de referencia y del buen gusto, en todos los sentidos.

Yo tambien vi operación E una película que te alerta sobre la vida de los menos afortunados en paises aún menos afortunados todavia y si dá que pensar. Para mí Tosar en grande entre los granades, la pelicula me gustó, recomendable.

Besos y abrazos (rotos por la intensidad).

Albanta