viernes, 13 de mayo de 2016

Crónicas caninas (Quinta entrega)

Dicen que por Cannes está haciendo un tiempo de perros, valga la refunfundancia. Que llueve, que hace mucho viento y que da asco salir a la calle. Yo creo que se dan las circunstancias ideales para pasarse el día entero en el cine entre películas afganas, hongkonesas y bielorrusas que hablan sobre el sentido de la vida. Y la cosa no tiene visos de cambiar. Aquí la cosa es peor, apetece meterse al cine, pero en lugar de películas afganas, hongkonesas y bielorrusas que hablan sobre el sentido de la vida tenemos a los “Angry birds” o a “La bruja” como alternativas más destacadas de la cartelera.
Así que mientras los Boyero, Oti y compañía estarán disfrutando este fin de semana con lo último de Ken Loach o de Park Chan Wook, vete tú a saber lo que podemos ir haciendo los demás. De momento, si os parece, avanzamos un poquito más en la historia de Cannes y nos plantamos en el año 68. El festival se inaguró según lo previsto, pero como mayo estaba siendo un mes algo calentito en la France, pues resulta que tuvo que suspenderse. Algunos directores como Truffaut, Malle o Godard tomaron el hall del Palace sede del festival y pidieron que se suspendiese el sarao en solidaridad con los estudiantes parisinos. Menudos eran éstos.
El signo de los tiempos, jóvenes barbudos, melenudos y contestatarios, igualito que los de ahora La década terminaba con aires de guerra. Un nuevo decenio comenzaba también entre aires bélicos puesto que “Mash” de Robert Altman se hacía con la primera Palma de los 70. Tres años más tarde,  el mismo año que conseguía el Oscar con “El Padrino”, Coppola ganaba la Palma con “La conversación”. Con un par, sí señor.
Y ahora que lo pienso, a falta del festival de Cannes, este fin de semana tenemos el Festival de Eurovision. No es lo mismo, y tampoco es ya lo era, pero bueno. A fin de cuentas, después de lo del tratado de la vergüenza, el brexit de Cameron y otras lindezas, Eurovisión es el último bastión que mantiene viva la idea de la unidad europea. Y vale mandemos por primera vez a una tipa cantando en inglés, pero que esta tipa salga a cantar con vestido de lentejuelas y deportivas, pues en fin. Y lo de la canción en inglés en pleno año Cervantes es pa nota. Pero bueno, a fin de cuentas, ya nadie nos puede acusar de poliglotas. Ya habíamos hecho nuestros pinitos con el Europe´s living a celebration o con el Lady lady Lady. Y con otros idiomas. Que lo suyo, como estamos con lo de Cannes, va a ser despedirnos con esto. Hasta el lunes.

BAILEMOS UN VALS
José Vélez

Oh... Michele, ¿dónde estás? Yo no sé si tú recordarás 
El verano que juntos pasamos los dos y que nunca podré yo olvidar 

Oh... Michele, te perdí, nunca más he sabido de ti 
Sólo espero que un día regreses a mi y de nuevo te pueda pedir... 

Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?
Na na na na nay na na na... na na na na nay na na na... 
Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?
Na na na na nay na na na... 
Bailemos un vals 
(Bailemos un vals) 

Oh... Michele, ¿dónde estás? Yo no sé si tú recordarás 
El verano que juntos pasamos los dos y que nunca podré yo olvidar 

Oh... Michele, te perdí, nunca más he sabido de ti 
Sólo espero que un día regreses a mi y de nuevo te pueda pedir... 

Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?
Na na na na nay na na na... na na na na nay na na na... 
Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?
Na na na na nay na na na... 
Bailemos un vals 
(Bailemos un vals) 

Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?
Na na na na nay na na na... na na na na nay na na na... 
Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?
Na na na na nay na na na... 
Bailemos un vals 
(Bailemos un vals) 
Bailemos un vals 
Vals


EL MOSAICO Y LA FRASE


"Tomemos en serio la revolución, pero no nos tomemos en serio a nosotros mismos" (Graffiti pintado en  una de las paredes del Odeon durante mayo del 68).

2 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Ah, el Mayo del 68, los revolucionarios de entonces convertidos en la casta de ahora. ¿Qué dirán nuestros nietos en el 2040 de los movimientos populares actuales? Y conste que no quiero entrar en consideraciones políticas, que el tema ya cansa, sólo comentar lo que cada generación piensa de las pasadas. Que además es algo natural como la vida misma y la brecha generacional no se circunscribe a lo familiar, que también existe, no os quiero contar mi experiencia paternal en ese sentido, cuando les explicas algo a tus hijos y ellos rechazan los argumentos porque, dicen ellos, no sabemos nada del mundo actual... pobres, yo pensaba lo mismo de mis padres para darme cuenta años después de que vivas el momento en el que vivas las grandes verdades permanecen inmutables. Pero basta de hablar del sentido de la vida como si fuera un realizador afgano o pakistaní.

Como curiosidad y desde el punto de vista sociológico os cuento que venía oyendo en la radio un estudio sobre los grupos de apoyo a las distintas formaciones políticas que nos van a dar la vara en estos días. Hay dos grupos claros, comentaban. Los mayores de 64 años que son los protegidos del sistema y que prácticamente no han sufrido las consecuencias de la crisis salvo de manera indirecta, pues han tenido que prestar ayuda a sus hijos y tal, y en su mayoría compuestos por los llamados analógicos al no haberse insertado en el nuevo mundo digital. Los menores de 64, más digitales según baja la edad, y que han sufrido la crisis fuertemente, los perjudicados les llamaban.
Así, con estos mimbres, desgranaban que entre 18 y 30 años la mayoría era de simpatías podemistas, con escasez de trabajo, salarios muy bajos, precariedad laboral, estudios sin salida y fuertemente digitalizados, el sistema no les ha incluido plenamente y ellos por tanto lo rechazan. Entre 30 y 44 mayoría de Ciudadanos, también descontentos con los mayores han empezado a alcanzar un estatus social y quieren reformar desde dentro, buscan voces nuevas pero no quieren perder lo que les ha costado tanto alcanzar. Entre 44 y 55 mayoría del Psoe, quieren cambiar cosas porque tienen hijos y no les gusta lo que están viendo, creen que ellos lograron lo que tienen gracias a un partido que modernizó lo que ellos vivieron en la infancia y adolescencia, la derecha sigue siendo para ellos reaccionaria y culpable de los males actuales, de 55 en adelante son conservadores, con miedo a los cambios, lo nuevo siempre provocará males mayores y es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.
Me ha parecido interesante.

Pero dejémonos de chorradas y hablemos de cine. Cierto es que los dos estrenos que comenta Dex hacen muy duro lo de ir al cine este finde, pero también hay que señalar que tenemos un nuevo Monty Phyton (o casi) llamado "Absolutamente todo" con todo el plantel (Jones, Cleese, Gilliam, Idle y Palin)... al menos están en el reparto y dirige Terry Jones, creo que habría que darles una oportunidad a estos genios. Y también estrena el hermano de Ari, Mika Kaurismaki, una peli sobre Cristina de Suecia, supongo que lejos de aquel dramón de Robert Mamoullian con la Garbo... lo mismo hasta es interesante.

Y si que dicen que hace frio en la perrera, digo en Cannes, pero aquí apuntan que el fin de semana va a salir el sol y comenzar el calorcito. Decía una gallega que cuando los españoles nos quejábamos de la persistente lluvia, los gallegos, asturianos, cántabros y vascos tienen el derecho constitucional de mirarnos por encima del hombro, Y tendrá razón.

En cualquier caso mi finde se alarga, que el 16 no es San Isidro pero como si lo fuese, que lo pasan al lunes y asunto arreglado, así que leeré estas imprescindibles crónicas e intentaré escribir unas líneas desde mi merecido descanso.

Pasadlo muy bien. Abrazos generacionales

César Bardés dijo...

Pues yo voy a apuntalar lo que decía Dex con respecto a los cineastas de la "nouvelle vague" apoyando las revueltas de Mayo y pidiendo la suspensión del sarao. La organización de Cannes se quedó muy sorprendida porque Truffaut, ese "enfant terrible" que había sido encumbrado por el propio festival, se posicionase a favor de su suspensión. De hecho, es de las pocas ocasiones en que Truffaut participó de un activismo político (Godard se lo reprochó en múltiples ocasiones, así acabaron) ya que su cine estaba exento de ese mensaje, y lo siguió estando, lo cual no fue óbice para que declarase "soy de izquierdas porque lo más justo es ser de izquierdas...otra cosa es que te guste el tipo que lidera la izquierda y sus ideas". Creo que más claro y más preclaro no pudo ser.
Por otro lado, la generación de 68. Había algo en ellos que quizá les hizo diferentes a todos. Y es que esos sí que estaban sobradamente preparados. Un poeta les rindió un homenaje como "esa generación que leía a Russell, escuchaba a Hampton y veneraba a Pasolini" (igualito que los estudiantes de ahora, incluso franceses). Hicieron tambalear los cimientos del poder pero lucharon por lo que era justo, sin una sobredosis de ideología dentro. ¿Que luego se corrompieron? Sí, claro, para eso fueron sobradamente preparados. Y además...no nos engañemos, todos los que tocan pelo acaban corrompiéndose (hay algunas honrosas excepciones, pienso, como quizá Vaclav Havel, el presidente checoslovaco que realizó una separación pacífica y ejemplar para el país o los países según se mire) y todos los que has nombrado (y no salvo a nadie) o están corrompidos o se van a corromper en breve. Quizá si fuéramos un país algo más objetivo y menos maniqueísta nos iría mucho mejor.
Abrazos con pancarta y jazz.