miércoles, 5 de abril de 2017

GOOD MORNING 5-4-2017 POR ALBANTA

Por una serie de catastróficas desdichas ( por poner algo de cine) hubo un problema y no recibí el gus que había preparado Alban a tiempo y puse el mio. No obstante hoy era su día (según las nuevas reglas) y hoy tenéis dos guses, por el precio de uno. Mil disculpas.



En caso de duda, disparen primero y pregunten después”. Dr. Strangelove 


Tal día como hoy en 1963 en plena Guerra Fría, se pone en funcionamiento el llamado "telefóno rojo", una vía de comunicación directa entre los despachos del presidente americano, John F. Kennedy, y el dirigente de la Unión Soviética Nikita Jrushchov.
Un año más tarde, tras el escándalo que supuso ‘Lolita, Stanley Kubrick se quedó en Inglaterra dispuesto a afrontar la que sería su siguiente película, la cual llevaría el delirante título de Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb’ y que en nuestro país sería bautizada como ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú’, sin comentarios.
En la anterior película de Kubrick, ‘Lolita’, Peter Sellers había logrado una gran interpretación con un personaje que adoptaba varias personalidades a lo largo del film. El director quedó encantado con el trabajo del actor y no dudó un segundo para volver a llamarlo y darle la oportunidad de lucirse más que nunca. Sellers tiene un gran peso de ‘¿Teléfono rojo?, volamos hacía Moscú pues sus tres personajes representan en cierto modo a los únicos que en realidad quieren parar la catástrofe.
Hay un montón de curiosidades en torno a la película aquí os dejo unas cuantas para que os hagáis los “gafapasta” si la veis un dia con vuestro cuñado:

·         Hay una escena eliminada en la que unos extraterrestres veían todo lo que sucedía desde el espacio. Esa idea luego saldría casualmente en Los Simpson.

·         En un principio, la película acababa con todos los miembros de la sala de guerra haciendo una pelea de tartas y al final de la pelea estaban el presidente (Peter Sellers) y el embajador de Rusia (Peter Bull) manchados de tarta y jugando a las palmas. Kubrick y todo el equipo tras hacer un visionado de la película vieron que este final no tenía nada que ver con el argumento de la película y decidieron eliminarlo.

·         La película comienza con los títulos y reparto, mientras se ve una escena de un repostaje en vuelo de un B-52 con un avion cisterna KC-135. En esa misma maniobra exactamente con esos dos aparatos se produjo el famoso accidente de Palomares, donde un B-52 se estrelló portando armas nucleares.

·         El personaje del Dr. Strangelove está directamente basado en Henry Kissinger, solo que Kissinger no iba en silla de ruedas, pero sí era de origen alemán, si había trabajado para los nazis, y sí se cambió el nombre original.


·         El personaje del general Jack Ripper, está basado en el general Curtis Lemay, promotor y fundador del S.A.C. (Strategic Air Command), y conocido por su actitud agresiva anticomunista, incluso superando al personaje de ficción en cuanto a conductas paranoicas. (Fué aquel general que se cruzó con J. Kennedy por un pasillo y le llamo traidor por lo de bahia de cochinos…..).

·         La premiere mundial de la película era originalmente el 26 de Diciembre de 1963, pero debido al asesinato del presidente Kennedy, no llegó a las carteleras hasta enero de 1964.

·         El guante que lleva Sellers como Dr. Strangelove pertenece a Stanley Kubrick y usaba los dos guantes para manipular los focos. Al verlos Sellers le pidió uno de ellos para su papel.

·         Este fue el primer papel de Sterling Hayden tras un retiro del mundo cinematográfico.


·         Kubrick pidió al diseñador de producción que la mesa de la sala de guerra fuese verde, para que diese la sensación de que estaba jugando al poker con el mundo.

·         Tan sólo aparece un personaje femenino en la película,  el de Miss Scott, la secretaria del general Turdgison.


·         Está catalogada por el instituto AFI como la número #35 en la lista de las 100 mejores películas de la historia, y la número #3 en la lista de las 100 mejores comedias.

·         Es la película con el título más largo que ha sido nominado al Oscar en la categoría de mejor película.


·         La canción que se escucha al final de la película es “We’ll meet again” (Nos encontraremos de nuevo) cantada por Vera Lynn, canción que era muy popular entre las tropas inglesas durante la segunda guerra mundial.

·         La película da nombre a una enfermedad mental conocida como Síndrome de la mano extraña ó Síndrome del Dr. Strangelove.

Y como mosaico el grandísimo Peter Sellers que fue el primer actor en ser nominado al Oscar por interpretar múltiples roles en una película, aunque finalmente no recibió la estatuilla.




La canción que se escucha al final del film, “We’ll meet again”,  a mí personalmente, me traslada a un cine de barrio de sesión continua hace muchos, muchos millones de años…Espero que el título le diga algo a nuestro ilustre mañico…





We'll Meet Again

We'll meet again
Don't know where
Don't know when
But I know we'll meet again some sunny day
Keep smiling through
Just like you always do
'Till the blue skies drive the dark clouds far away
So will you please say hello
To the folks that I know
Tell them I won't be long
They'll be happy to know
That as you saw me go
I was singing this song
We'll meet again
Don't know where
Don't know when
But I know we'll meet again some sunny day
We'll meet again
Don't know where
Don't know when
But I know we'll meet again some sunny day
Keep smiling through
Just like you always do
'Til the blue skies
Drive the…
We'll meet again
Don't know where
Don't know when
But I know we'll meet again some sunny day

Autores de la canción: Hughie Charles / Ross Parker


Nos volveremos a ver

Nos volveremos a ver
No sé dónde,
no sé cuándo
Pero sé que nos volveremos a ver,
cierto día soleado
Continúa sonriendo todo el tiempo
Como siempre lo has hecho
Hasta que el cielo azul
se lleve las oscuras nubes, muy lejos
Podrías por favor saludar
A la gente que conozco
Diles que no tardaré
(no tardaré)
Les encantará saber
que mientras me veías partir
Yo cantaba esta canción

Nos volveremos a ver
No sé dónde,
no sé cuándo
Pero sé que nos volveremos a ver,
cierto día soleado
Nos volveremos a ver
No sé dónde,
no sé cuándo
Pero sé que nos volveremos a ver,
cierto día soleado
Continúa sonriendo todo el tiempo
Como siempre lo has hecho
Hasta que el cielo azul
se lleve las oscuras nubes, muy lejos
Podrías por favor saludar
A la gente que conozco
Diles que no tardaré
(no tardaré)
Les encantará saber
que mientras me veías partir
Yo cantaba esta canción

3 comentarios:

César Bardés dijo...

A mí es que me tocan a Kubrick y comienzan a brillarme los ojos...
Un gran homenaje, y merecidísimo, es el que tributa nuestra gran Albanta al gran monomaníaco Stanley. Cuánto he disfrutado con esas curiosidades (algunas las conocía y otras no). Solo añadiré una para que sea el traje completo. Una vez estrenada la película, unos cuantos gorilas del servicio secreto se presentaron en casa de Stanley Kubrick (aún no se había mudado completamente a Inglaterra) y le conminaron a que les acompañase a la sede central de la CIA en Langley, Virginia. El objeto de la detención era que les contase quién le había soplado al gran director el diseño de la sala de mapas del Pentágono en la que se deciden los destinos del mundo en la película. Kubrick repitió una y otra vez que era un diseño propio, que él la había dibujado y que se la había trasladado al director artístico Ken Adam para que la reprodujese tal cual. Los de la CIA le dijeron que aquello era imposible porque era idéntica, y le preguntaron cómo había conseguido reproducir una copia exacta de la sala de mapas. Kubrick siempre sostuvo, con su habitual rostro de impasibilidad, la misma pregunta:
- Es que no puede ser de otra manera.
Al final, agotados por su impenetrabilidad, le dejaron marcharse. Le mantuvieron bajo vigilancia durante un tiempo pero, una vez comprobado que él hacía casi vida de ermitaño, lo dejaron por imposible. Así era Stanley Kubrick.
Por cierto, sabida es la fama de Kubrick de ser un hombre muy, muy serio, incapaz de reírse por nada. Bien, parece ser que Peter Sellers sí consiguió hacerle retorcerse de risa por los suelos, precisamente en el plató de la sala de mapas.
Lo dicho, es que me tocan a Stanley y me pongo como una moto. Gracias, Albanta, un gus impagable.
Abrazos con mano de hierro.

CARPET_WALLY dijo...

Grande Alban. Lo primero alabar un gus que habla sobre una peli mítica, otra de esas que uno lleva en el corazoncito. Con esta película cuando la vi de chiquitito me pasó algo muy extraño. mientras la veía me provocaba, como era el objetivo de Kubrick, una media sonrisa (salvo algún pasaje aislado no es desternillante, pero si divertida) y algo de miedo (¿podría pasar algo así?). pero llegó el momento en que Slim Pickens piloto del bombardero intenta desatascar la bomba que no termina de caer y cuando lo consigue cae a lomos de ella mientras grita cual capitán de rodeo. Esa imagen se me quedó grabada y para mi resume el espíritu de toda la película. Una secuencia teóricamente humorística con el final absurdo de un descerebrado era en realidad terrible, no se me ocurría entonces manera más angustiosa de morir.

Al final y eso enlaza con la segunda parte de mi comentario, mil perdones de nuevo por mi impaciencia, también está relacionada con una forma de ver el humor. Como una broma macabra como la que hizo Kubrick puede ser destroyer, puede machacar a todo el mundo y sin embargo consigue resultar graciosa burlándose de cosas que no tienen la menor gracia.

Cosas de genio.

Como genial era el gus que he maltatratado.

Muchos besos amiga.

INDI dijo...

Genial. Simplemente genial. ¿Os he dicho que me parece genial Pues eso, simplemente genial.

Felicidades Albanta