martes, 11 de abril de 2017

GOOD MORNING 11-4-2017 POR LOW


Lo pagano en su apogeo. Javier Marias (Artículo de El País Semanal; “A fiestas tétricas, festín pagano”)

Gus mornings nos de Dios.

Recojo el testigo que me envió mi amigo el pedantón y aquí me tenéis escribiendo sobre la marcha, que una es así de brava y tampoco sé hacerlo de otro modo. Semana Santa…tiempo de descanso y en mi caso, como no, de recuerdos porque mis Semanas Santas siempre las vivía en mi pueblo, aunque soy de valencia, mi corazón es de pueblo. Procesiones, que a mí me daban miedo porque las veía como algo muy tétrico. Soy de familia creyente y mis abuelos vivían estos días con auténtica devoción. Hasta que no llegaba el Domingo de Resurrección no podíamos escuchar música, había que arrodillarse cuando pasaba por la puerta de su casa el Cristo yacente, y demás costumbres tan arraigadas en los pueblos que hacía que a una cría como yo le asustara hasta respirar fuerte esos días. Luego ya llegaba el domingo de Pascua y el pueblo olía a pan quemado, monas de pascua y huevos duros que había que romper en la frente de alguien. Pero sobre todo me gustaba la Semana Santa porque ponían por tv películas que a mí me encantaban: “Espartaco”, “Ben-Hur”, “Los diez mandamientos”, aquél Mar Rojo abriéndose para que pudiera pasara Moisés y todos los cristianos a mí me sobrecogía y alguna peli más que ahora no recuerdo.


Y ya más recientemente nunca podré olvidar una Semana santa que pase en Sevilla hace dos años. Lo preparó todo mi hermana sin yo saberlo,  fue una sorpresa después de unos meses complicados que pasé. Fui un poco obligada porque no estaba yo con ganas de nada y para mi ha sido todo un descubrimiento más allá de las creencias de cada uno. Es algo que hay que vivir in situ para comprenderlo. Maravilloso.


Y como canción pues voy a ser muy poco original pero escuchar “La Saeta” en la voz de Serrat es algo que siempre me emociona.

LA SAETA (Joan Manuel Serrat)

DIJO UNA VOZ POPULAR: 

"QUIEN ME PRESTA UNA ESCALERA 
PARA SUBIR AL MADERO 
PARA QUITARLE LOS CLAVOS 
A JESUS EL NAZARENO?" 

OH, LA SAETA AL CANTAR 
AL CRISTO DE LOS GITANOS 
SIEMPRE CON SANGRE EN LAS MANOS, 
SIEMPRE POR DESENCLAVAR. 

CANTAR DEL PUEBLO ANDALUZ 
QUE TODAS LAS PRIMAVERAS 
ANDA PIDIENDO ESCALERAS 
PARA SUBIR A LA CRUZ. 

CANTAR DE LA TIERRA MIA 
QUE ECHA FLORES 
AL JESUS DE LA AGONIA 
Y ES LA FE DE MIS MAYORES. 

OH, NO ERES TU MI CANTAR 
NO PUEDO CANTAR, NI QUIERO 
A ESE JESUS DEL MADERO, 
SINO EL QUE ANDUVO EN LA MAR? 

OH, NO ERES TU MI CANTAR 
NO PUEDO CANTAR, NI QUIERO 
A ESE JESUS DEL MADERO, 
SINO EL QUE ANDUVO EN LA MAR?



MOSAICO

Aquí Moises – Hestón diciendo eso de  "Ábrete Sésamo".



5 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Pues nuestra amiga la doctora cumplió con su parte y aquí está este gran gus para demostrarlo. Mañana te toca a ti, Alban y esta vez prometo no meter la pata.

Como no me habías dado ninguna frase, me he permitido colgar esa del artículo de Javier Marias que si lo leéis casi coincide punto por punto con tu gus de hoy. Bueno lo de Sevilla no, que él es muy antiprocesiones y no se le ocurriría ir a Sevilla ni invitado por tu hermana siquiera. Es muy curioso porque el paralelismo es evidente y según leía lo que me mandaste recordaba las palabras de su artículo.

Él, como tu, habla de esas semanas santas tan rígidas que sólo tenían como disfrute las pelis de romanos (luego llamadas peplums) y señalaba precisamente las mismas que tu.

Ahí, sin embargo, no coincidimos. Yo siempre he comentado que a mi "Ben-Hur" no me gusta nada, tampoco "Los 10 mandamientos". Reconozco a ambas todos los méritos, pero algo dentro de mi las rechaza. Ahora a tenor de lo que os leo ( a tí y a Marias) creo, por fin, comprender ese desapego a tan magníficas cintas. las asocio a esos momentos de Semana Santa tan desagradables, tristes y penosos, tiempos oscuros y represivos, la radio con música militar o de procesión, la tele apagada salvo para ver alguna procesión, no se podía comer carne...Un rollo, un mal rollo...y será por eso que no me gustan esas.

Si "Espartaco" que ya vi yendo al cine y no en la tele y que de religioso tiene cero, incluso salía Jean Simmons en bolas....Lo pagano en su apogeo.

Abrazos al paso

Anónimo dijo...

Cierto,me me olvidó poner la frase...Me parece perfecta la que has puesto. Al hilo de lo que comentas sobre tu rechazo a la SS, te aocnsejaría que probaras un año, soy tauro y cabezona así que insisto. Hasta ese año mi rechazo también era total hacia ese tipo de manifestaciones religiosas. Más de un año vi alguna por tv y siempre me preguntaba cómo podía levantar tantas pasiones ver esos pasos que no dejan de ser imágenes esculpidas. Los sevillanos viven ese arraigo de una manera natural, además se nota que es pura devoción pero una devoción muy respetuosa. Toda la ciudad huele a cera, no sé, es algo muy especial. A esto le unes lo símpática que es la gente, lo maravillosa que es la ciudad, lo bien que se come por poco dinero...son muchas cosas.

Gracias de nuevo, caracolillo y disculpa el fastidio de mi internet interruptus. Por eso se me olvidó la frase del comienzo.

Besos pascueros y felices vacaciones a todos.

low

Anónimo dijo...

Pues si, Low, así eran nuestras Semanas Santas, parece mentira...recuerdo que un viernes santo mis primos mayores se fueron a la discoteca, horror!! y mi padre prohibió categóricamente a mi hermana, que entonces tendría unos 14 años, ir con ellos y allí se quedó la pobre, esto debía por el año 76/77, en fin...

A mí personalmente me gustan las procesiones y procuro ir a alguna, quizás me recuerdan a esa época de niña en la que reinaba el miedo y el oscurantismo, recuerdo el pavor que me causaba ver a personas ocultas tras un capirote y un hábito arrastrándo cadenas con sus pies descalzos, aun hoy me causa rechazo esta imagen, sin embargo la parafernalia restante me emociona, cosas raras de la psique.

Gracias Low por el Gus que nos ha hecho evocar tiempos, si no mejores, ya pasados.

Besos con capirote.

Albanta

INDI dijo...

a mi la semana santa me trae recuerdos de diferente tipo. Por un lado, al ser de pueblo, lo vivíamos con profundo sentido religioso, entre misas y procesiones, siempre a pequeña escala, nada de grandes procesiones para los turistas. Recuerdo que los viernes santo a las 3 de la mañana íbamos en procesión hasta una ermita en un monte cercano. Allí después de la procesión tomábamos chocolate caliente y hacia las 6 de la mañana, vuelta a casa. Todavía se mantiene ésta procesión en el pueblo.

Luego, ya unos años mayor, la semana santa se convirtió para mí en el inicio de la temporada de trabajo los fines de semana, primero vendiendo helados, luego sirviendo mesas en los chiringuitos de la playa, trabajos que compaginaba con los estudios.

Sevilla: recomendable al cien por cien. De las ciudades españolas que he visitado, la que más me ha gustado. Pero ver tanta gente viendo las procesiones me echa para atrás. Mejor en otra fecha.

Abrazos tumultuosos

Anónimo dijo...

Indi, qué bonita esa procesión de madrugada a esa ermita en el monte, oigo la palabra monte y se me enciende la mirada. Te aseguro que la gente que hay en Sevilla en SS nada tiene que ver con el agobio, por ejemplo, de Valencia en fallas. A mí tampoco me gustándose tipo de agobio. En Sevilla no es así porque hay tantas Hermandades, con su correspondiente paso, que está distribuída por toda la ciudad con lo cual no pasé ningún tipo de agobio. Y, por supuesto, allí también tiene mucho encanto la picadura entre paso y pasó y La Madrugá, que se me olvidó comentarla antes, es impresionante. La noche se transforma en día y el día en noche. Al día siguiente es como si tuvieras yet lag.
Alban, por lo que veo nuestras SS juveniles fueron muy parecidas. En la mía no habían capirotes pero sí un halo especial de misterio, un poquito de miedo y silencio, sobre todo recuerdo el silencio.

Más besos

low