miércoles, 19 de abril de 2017

GOOD MORNING 19-4-2017

“No hay cosa más incierta que el número de años de las señoras que se dicen de cierta edad” (Lord Byron)

Lord Byron, que pronunció tan sabias palabras, seguramente pensando en mí, murió tal día como hoy del año 1824, eso dicen las efemérides que son a las que acudimos aquellos a quien nos toca hacer el gus y carecemos del talento suficiente para ello.

De la misma manera que nosotros nos asomamos a esta ventana maravillosa en la que nos reunimos gentes librepensantes, de gran formación y exquisita pluma, en el verano de junio de 1816  se reúnen por azar en una casa alquilada por Lord Byron, Villa Diodati,  Percy Bysshe Shelley, dos jovencitas que le acompañan -su novia Mary y una hermana de padre de ésta, Claire- y John William Polidori, médico de Byron y aprendiz de escritor, además de algún invitado ocasional como Matthew Lewis, autor de 'El monje'.

Para que Byron y compañía pudieran coincidir en Villa Diodati, y para que la visita de Shelley y sus jovencitas se alargara tres días, tuvo que ocurrir nada menos que la erupción de un volcán en los Mares del Sur, que provocó un 'tsunami' en las costas de Bali, inundó vastas extensiones de China, llenó los cielos del mundo entero de ceniza y azufre y, en última instancia, trajo a la lejanísima Europa el verano más frío del milenio.
Fué en una de estas noches que pasaron en Villa Diodati cuando Mary Shelley concebió al monstruoso personaje, Frankestein, relato que ha llegado hasta nuestros días y en el que el cine se ha basado en numerosas ocasiones para contarnos su historia.

Como sabéis de mi amor por el cine patrio, no os hablaré de famoso Doctor Victor Frankestein, sino de los días que pasó el grupo en Villa Diodati y que Gonzalo Suárez plasmó en su deliciosa “Remando al Viento” (1988), fabulando cómo pudieron ser aquellos días que compartieron tan curioso grupo humano.

Remando al viento, ese viento que se llevó las repuestas importantes.



Blowin' In The Wind
How many roads must a man walk down
Before you call him a man?
Yes, 'n' how many seas must a white dove sail
Before she sleeps in the sand?
Yes, 'n' how many times must the cannon balls fly
Before they're forever banned?
The answer, my friend, is blowin' in the wind,
The answer is blowin' in the wind.

How many years can a mountain exist
Before it's washed to the sea?
Yes, 'n' how many years can some people exist
Before they're allowed to be free?
Yes, 'n' how many times can a man turn his head,
Pretending he just doesn't see?
The answer, my friend, is blowin' in the wind,
The answer is blowin' in the wind.

How many times must a man look up
Before he can see the sky?
Yes, 'n' how many ears must one man have
Before he can hear people cry?
Yes, 'n' how many deaths will it take till he knows
That too many people have died?
The answer, my friend, is blowin' in the wind,
The answer is blowin' in the wind.


Soplando en el viento
Cuantos caminos una persona debe de caminar
Antes de que lo llames un hombre?
Cuantos mares una paloma blanca debe de navegar
Antes de que duerma en la arena?
Cuanto tiempo tienen que volar las balas de cañon
Antes de que sean prohibidas para siempre?
La respuesta, mi amigo, esta soplando en el viento,
La respuesta esta soplando en el viento

Cuantos años puede existir una montaña
Antes de que este descolorida por el mar?
Cuantos años puede la gente existir
Antes de que se les sea permitida la libertad?
Cuantas veces un hombre puede voltear la cabeza
Pretendiendo que el no ve?
La respuesta, mi amigo, esta soplando en el viento,
La respuesta esta soplando en el viento

Cuantas veces un hombre debe de alzar la vista
Antes de que pueda ver el cielo?
Cuantos oidos debe tener un hombre
Antes de que pueda escuhcar a la gente llorar?
Cuantas muertes tendran que pasar hasta que el sepa
Que mucha gente ha muerto?
La respuesta, mi amigo, esta soplando en el viento,
La respuesta esta soplando en el viento





El mosaico de hoy nos trae al jovencísimo Hugh Grant en su interpretación en el papel de Lord Byron





5 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Claro que Lord Byron la escribió pensando en ti, Alban. No se quitaba de la cabeza aquella atractiva dama entrada en años que conoció cuando era niño.

"Remando al viento" es de esas películas especiales de nuestra filmografia, películas distintas, arriesgadas y que quieren contar cosas nuevas. Y eso que 1988 fue un año algo especial porque aunque hubo un poco de "más de lo mismo": "Soldadito español", "Espérame en el cielo", "Matar al Nani" e incluso "Jarrapellejos", "El Lute 2" o "El aire de un crimen"; sin embargo es el año de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" o de algo tan lejos de lo habitual en España como fue "Slugs, muerte viscosa".

En cualquier caso, anécdota al canto sobre la peli. Mi cría (me aparece demasiado por aquí últimamente) estaba dando el año pasado literatura mundial, su profesora que por casualidad es una amiga mía de mis tiempos jóvenes con la que había perdido todo el contacto desde hacía mas de 30 años, explicaba en clase a Lord Byron y a Shelley. yo le había hablado a mi hija de la peli cuando me comentó que iba a estudiar el romanticismo inglés, así que aprovechó para comentarlo en clase (y hacerse la listilla y quedar guay, las cosas como son). La profesora no la recordaba apenas y eso que la habíamos visto juntos en su momento (quizá fuera por eso), pero la consiguió, la volvió a ver y le encantó. Conclusión: se llevó al peli a clase, se la puso a los alumnos y le agradeció entusiasmada a mi niña su sugerencia....Aysss, el cine que obra milagros.

Por cierto, la peli está bien y Grant muy jovencito y Liz Hurtley ya parecía muy mona, pero amigos...papelón de Jose Luis Gomez como Polidori.

Aysss que gusto de gus...como me anima las mañanas...(lo del Madrid es más por la noche)

Por cierto mañana le toca a Junior pero yo no andaré por aquí, tengo una cita con compañia mucho menos grata que vosotros: Albert Rivera, Pablo Iglesias, Montoro y alguno politiquillos más en un congreso debate sobre la morosidad al que me han invitado (como oyente, no os preocupéis) obligado por la empresa.

El viernes os veo...que toca estrenos y ademas tengo una idea a la que tengo que dar un par de vueltas por si convenzo a Dex para su regreso.

Abrazos desde la barca

César Bardés dijo...

Recuerdo que "Remando al viento" fue una de esas escapadas que hice en solitario al cine porque ya había sido estrenada durante algún tiempo y me quedé con una tarde de sábado colgada. Años después, con motivo de que mi hijo es un gran admirador mío (lo era, ahora ya no admira a nadie) pasamos como por casualidad por la Librería La Buena Vida, propiedad de los hermanos Trueba (allí estaba Jonás, atendiendo) y mi hijo se mostró muy orgulloso de que anduvieran por allí un par de ejemplares de "La imagen en el alma". Tanto es así que no dudó, con su infantil candor, en recomendarlo a un señor con barba que andaba curioseando algún ejemplar en mano. El señor cogió el libro y, no sé si porque le hizo gracia el ofrecimiento o qué, resultó que decidió llevárselo. Yo andaba en el lado opuesto de la tienda y solo me volví con el afán de decirle a mi querido vástago que le dejara en paz, que eso no se hacía. El señor se dirigió a mí y me dijo: "No te preocupes. Lo hubiera leído tarde o temprano". Cuando levanté la vista, resulta que el señor en cuestión era el mismísimo Gonzalo Suárez. Con más vergüenza que otra cosa, me ofrecí a dedicarle el libro (primero le dije, naturalmente, que yo era el autor) y se quedó muy extrañado de esa coincidencia. Mi hijo asistía maravillado al encuentro y me dijo: "¿Quién es?". Yo le dije: "Es un escritor y director de cine". "¿Y qué películas ha hecho?". Y yo, para salir del paso (Suárez estaba delante durante todo el proceso), le dije: "Muchas...pero por ejemplo "Remando al viento". Suárez se volvió sorprendido a mí y me dijo: "Pero...si debías ser un niño cuando se estrenó...". Y yo le dije: "Bueno, veintipocos...pero ya iba al cine encantado de la vida".
Luego, para celebrarlo, invité a mi hijo a comer a un Gino´s. Aún pienso en aquel encuentro y me regodeo pensando que en algún lugar de su enorme estantería hay un libro escrito por mí.
Abrazos con gritos en la niebla.

INDI dijo...

gran Gus, Albanta, y no te preocupes, yo soy el nº 1 en acudir a las efemérides. Lord Byron, Frankenstein, Remando al viento... y un Blowin in the wind espectacular para finalizar un gustazo de gus.

Carpet, ahora que te codeas con la primera plana política del país, ¿te han invitado a dar una vuelta en el famoso autobús ese? Aunque al paso que va, tendrán que alargar la ruta turística para llegar a todos los sitios donde ha habido casos de corrupción.

Espero con ansia ésa idea tuya para convencer a Dex para que vuelva.

PD: felicidades a los madridistas y a los atléticos por el pase a las semis de la champion, mira que es grande Europa y 2 equipos de la misma ciudad, toma ya. Aunque el árbitro echo una manita, el Real Madrid fue justo vencedor ante el Bayer. Aunque todos alaban a Cristiano, considero a Marcelo como el mejor jugador de ayer.

Abrazos del viento

Anónimo dijo...

Cuantas historias a lo largo de una pelicula, su autor, nuestros hijos eso nos dá una dimensión de lo grande que puede ser el cine en nuestras vidas.

Coincido contigo Indi, en mi casa me llaman la Marcelina porque cada vez que voy al Bernabéu salgo diciendo lo mismo que Marcelo es el mejor del Real Madrid...de calle, en el campo se ve el gran trabajo que hace en todas las áreas, indispensable, sin duda. Con respecto a lo del árbitro creo que tuvo erroros y aciertos a la par para los dos equipos, no obstante meter 7 goles en dos partidos a un grandísimo de Europa no creo que se pueda hacer con ayuda arbitral, de hecho se pitaron dos penaltis a favor del Bayern uno de ellos sólo visto por el áritro en cuestión. Como dice Cristiano el Bayern es grande pero el Real Madrid es el Real Madrid.

Me hubiese gustado extenderme más sobre la peli de Suárez a mi me pareció una apuesta arriesgada y el resultado delicioso. Pero se me echó la hora encima y no pude dedicarle más tiempo.

Si me gustaría mencionar, aunque supondo que ya lo sabreis, que Mary Shelley apenas tenía 20 años cuando escribió su relato. La novela ahonda mucho más en el personaje del monstruo que lo que lo han hecho las diferentes versiones en el cine. Quizás la última de keneneth Branahg vislumbra un poco la complicada psique de la espantosa criatura, sin llegar al desarrollo que le da Shelley en la novela.

Un disfrute poder compartir con vosotros.

Besos con sutura.

Albanta

Anónimo dijo...

Tendré que volver a verla porque solo la vi una vez en su día y apenas la recuerdo. La recuerdo como una peli visualmente bonita.
Para bonita la canción de Dylan, es casi como una oración para mí.

Besitos

low