martes, 29 de septiembre de 2015

Gus mornins, 30/09/15

Guuud mornins, cinéfilos.

Miércoles 30 de septiembre. Y hoy  supongo  que me vais a permitir comenzar el gus mandándole un abrazo muy fuerte a mi amigo y compadre Carpet y dedicarle todo el programa de hoy en unos momentos tan delicados y tristes. Y por supuesto que te acompañamos todos en tu sentir y tu dolor. He de  decirte que no me parece absurdo haber compartido con nosotros algo tan íntimo y una noticia que no por inevitable resulta menos agradable. Si hay algo bueno de ser tan poquitos trillones los que nos asomamos cada día a esta ventanita de la red de redes es que en todos estos años nos hemos convertido en una especie de gran familia. Y poco a poco nos vamos teniendo confianza, y vamos contándonoslo todo. Y van saliendo las penas y las alegrías y van pasando.  Ayer felicitábamos a un compañero que cumplía años y estaba a punto de publicar un libro, hoy despedimos con tristeza a la madre de un amigo. Así es la vida.

Así que hoy me hubiera gustado dedicarle este gus sobre la era Kennedy a mi amigo, nuestro amigo Carpet. Hablarle de esa bella y escuálida muchacha que vivía en un apartamento de Nueva York acompañada de un gato sin nombre a la que conocimos en el 61 y que hoy decora nuestro mosaico. O de que EEUU y Cuba ese mismo año rompieron las mismas relaciones diplomáticas que han recuperado en este 2015. O de que Ivo Andric ganó ese año el Nobel de Literatura y Buñuel la única Palma de Oro de nuestra cinematografía. ¿Y el Madrid, qué, me preguntaría socarrón, otra vez, campeón de Europa? Pues no, mira, le contestaría, porque llegó el Benfica portugués para cortar una racha que duraba ya seis años (el único consuelo es que le ganó la Copa al eterno rival y le metió un buen repaso al parecer al Barça). En fin, que me hubiera gustado contarle todas esas cosas y dedicarle un gus cachondo y divertido de esos que tanto le gustan. Y le hubiera dedicado esta canción que sé que también le gusta y además es cosecha del 61 Pero es que a veces la vida te pasa por encima y las palabras y las cosas no te salen como quisieras. Un abrazo a todos, y en especial uno bien grande a ti, amigo.

STAND BY ME
Ben E King

When the night has come 
And the land is dark 
And the moon is the only light we see 
No I won't be afraid 
No I won't be afraid 
Just as long as you stand, stand by me 

And darling, darling stand by me 
Oh, now, now, stand by me 
Stand by me, stand by me 

If the sky that we look upon 
Should tumble and fall 
And the mountain should crumble to the sea 
I won't cry, I won't cry 
No I won't shed a tear 
Just as long as you stand, stand by me 

And darling, darling stand by me 
Oh, stand by me 
Stand by me, stand by me, stand by me 

Whenever you're in trouble won't you stand by me 
Oh, now, now, stand by me 
Oh, stand by me, stand by me, stand by me 

Darling, darling stand by me 
Stand by me 
Oh stand by me, stand by me, stand by me 

QUÉDATE CONMIGO
Ben E King


Cuando la noche llega 
Y la tierra se queda a oscuras 
Y la única luz que podemos ver es la de la luna 
No, yo no tendré miedo 
No, yo no tendré miedo 
Mientras tu estés, estés conmigo 

Y cariño, cariño, quédate conmigo 
Oh, quédate conmigo 
Oh, quédate, quédate conmigo, 
quédate conmigo 

Si el cielo allá arriba 
Se derrumbara y cayera 
O la montaña se desmoronase hacia el mar 
No, yo no tendré miedo 
No, yo no tendré miedo 
Mientras tu estés, estés conmigo, 
estés conmigo 

Y cariño, cariño, quédate conmigo 
Oh, quédate conmigo 
Oh, quédate, quédate conmigo, 
quédate conmigo




EL MOSAICO DE HOY


2 comentarios:

César Bardés dijo...

Reitero todo lo que Dex pone y me uno. Y también dedico mi admiración a Dex que, aún así, con la pena que nos produce la noticia, ha sido capaz de poner un gus lleno de ríos de luna y de expresiones de amistad como "cuenta conmigo" aunque debería ser "cuenta con nosotros".
"Desayuno con diamantes" es una película que debería haber dirigido John Frankenheimer, que dirigió Blake Edwards y que parece que lo hizo Stanley Donen. Es una comedia que no lo es. Es un drama que tampoco lo es. John Kennedy en persona asistió al estreno (al igual que lo hizo un año antes con el estreno de "Espartaco" desafiando a un grupo de energúmenos que se habían apostado a las puertas del cine en contra de que la gente viera una película "descaradamente comunista"). Y, desde luego, es una de las películas en las que más sentimos la lluvia, a los gatos, al escritor que intenta encontrar una salida y a la prostituta que solo quiere vivir. Ambos personajes que se prostituyen y apenas pueden darse cuenta de que la felicidad vive al lado. Todo un desayuno con diamantes.
Abrazos enormes a todos.

Anónimo dijo...

Mi querido caracolillo, leo ahora tu comentario de ayer. Qué difícil decirte algo que consiga llegarte cuando, como le dije ayer a César, las palabras se me atragantan. Tantas conversaciones que hemos mantenido sobre nuestras respectivas familias, padres, hijos, hermanos, cuñados, parejas... Cuando un padre o una madre se nos va, da lo mismo la edad que tengamos, nos queda un enorme sentimiento de orfandad y pasado un tiempo nos quedan todos los momentos bonitos vividos con ellos y los malos, si los ha habido, es como si se esfumaran porque así de inteligente es nuestra memoria. Desde que te conozco siempre te he sentido a mi lado en los malos momentos, también en los buenos, pero doy más valor a lo primero. No sé cuándo me leerás pero quiero que sepas que cuando he leído lo de tu madre lo he sentido con todo mi corazón. Tienes una mujer y unos hijos maravillosos y una estupenda familia política y sé que en ellos te vas a apoyar por encima de todo pero sabes dónde estoy. Creo que no hace falta que te diga nada más.
Te envío todo mi cariño y un beso abrazado.

Gema