lunes, 17 de octubre de 2016

Gus mornins, 17/10/16

Las canciones son pensamientos que por un momento paran el tiempo. Escuchar una canción es escuchar pensamientos (Bob Dylan)

Guuuud mornins, cinéfilos:

Empezamos semana, la segunda en esta nueva etapa del gus, y vamos a ver qué tal se nos da. Al parecer la vamos a empezar calentitos a juzgar por la que se montó el otro día en el gus cuando anuncié que hoy hablaría largo y tendido sobre Bob Dylan y su flamante Nobel de Literatura. Yo no quise avivar el fuego porque ya dije que cada cosa a su tiempo, pero vaya ya que os empeñasteis y os faltó tiempo para empezar a debatir. Yo hubiese preferido que me dijeseis si os apetecía más ver a Tom Hanks corriendo por media Europa intentando salvar al mundo o a Bérenice Bejó echándole la bronca a su madre y a tol cristo en su película, pero reconozco que el tema se las trae.

Bueno, sí, Bob Dylan. Pues me pronunciaré. Yo parto de la base de que todos estos Nobeles, Oscares, Goyas, Cesares, etc me valen para tenerme un rato entretenido. Y me gusta jugar a hacer quinielas y eso, pero vaya, tampoco me lo tomo muy en serio. El verdadero premio es el que nos dan los artistas regalándonos su obra y haciéndonos crecer como personas (y mira que estamos hablando de un tipo muy raro que da la mitad de sus conciertos de espaldas al público). Y el premio es mutuo, el mayor premio para un artista es que su público le lea, le escuche, le vea, y aplauda sus regates en el caso de Cristiano Ronaldo.

Dicho esto, parafraseando a José Mari menudo coñazo les he soltado, diré que el reconocimiento  a Bob Dylan no me parece ni tan mal, de hecho hasta me emociona un poco. Por supuesto que el premio se presta a muchas críticas y discrepancias y hasta se podría decir que está un poco pillado por los pelos. Pero a fin de cuentas, el origen de la literatura ¿no era oral? ¿No puede ser Bob Dylan ese moderno juglar, heredero de los rapsodas que iban en Antigüedad de pueblo en pueblo pregonando mitos, leyenda y cantares de gestas? Pues desde ese punto de vista el Nobel de Literatura no solamente me parece justificado sino justificadísimo.

Si para referirnos a las canciones de Dylan utilizamos términos como “lírica” o “poesía” estamos reconociendo que en el fondo algo de literario hay.  En las canciones de Dylan no sólo hay poesía, muchas de ellas son auténticos novelones, tras sus letras se esconde el mismo espíritu de Kerouak o de la generación perdida (un ejemplo es la canción con la que cerraremos hoy). El Nobel de Literatura a Dylan no es tanto un premio personal como un reconocimiento a la música popular del siglo XX como una forma de literatura. Y no se me ocurre nadie que personifique mejor ese reconocimiento que Dylan. Sí, por supuesto, Leonard Cohen o John Lennon estarían ahí muy cerca portando el estandarte. Y en la comitiva estarían por supuesto Patty Smith,… o Serrat y Sabina. Sí, claro, me encantaría que le diesen el Cervantes al Noi como me gustaría que la Academía Sueca se acordase de Woody Allen algún año, por qué no?

Pero Dylan, con su voz rota, su música que no es música sino cuatro acordes que acompañan como excusa su perorata, es el ideal de rapsoda. Yo ya no distingo si los premios son merecidos o no, entre el maremágnum de candidatos, ya me conformo con que sean dignos y que el galardonado esté a la altura del galardón. Y creo sinceramente que Bob lo está. No me importa que Murakami, Auster, Roth o Muñoz Molina sigan a la cola, ya se lo darán algún año,… y si no, pues, oye, tampoco pasa nada.

Bueno y además debo confesaros que la noticia del Nobel dylaniano me emociona y me toca de una forma más personal si queréis por varios motivos. Me emociona que la etapa nueva del gus haya empezado con una noticia como esta. Me he pegado los últimos 10  años traduciendo día tras día canciones de otros idiomas, del inglés fundamentalmente. Y no sabéis lo difícil que es lograr que muchas letras cobren sentido – no digamos ya cuando pones el Google Traslator), se aprende a valorar mucho más el significado de las canciones y de la poesía que hay tras ellas. En realidad, lo de traducir canciones es una afición que me viene de mi más tierna infancia. Es por eso por lo que para mi u premio así tiene una significación especial

 Y como leía el otro día a no sé quién, ya que hoy día nadie lee un p.. libro, al menos a este le escuchan. Hasta el otro día creía que se trataba del único Nobel con Oscar, pero un amigo había investigado y me apuntó que al menos George Bernard Saw tenía ambos premios (Steinbeck fue nominado por Hollywood hasta en 3 ocasiones pero en ninguna de ellas ganó). En fin, que he hablado de todo menos de Dylan. Yo después de esto, casi estoy por poner a Melendi, pero no, oye, que nos cante el premiado. Buena semana y hasta el viernes.

TANGLED UP  IN BLUE
Bob Dylan

Early one mornin’ the sun was shinin’
I was layin’ in bed
Wond’rin’ if she’d changed at all
If her hair was still red
Her folks they said our lives together
Sure was gonna be rough
They never did like Mama’s homemade dress
Papa’s bankbook wasn’t big enough
And I was standin’ on the side of the road
Rain fallin’ on my shoes
Heading out for the East Coast
Lord knows I’ve paid some dues gettin’ through
Tangled up in blue
She was married when we first met
Soon to be divorced
I helped her out of a jam, I guess
But I used a little too much force
We drove that car as far as we could
Abandoned it out West
Split up on a dark sad night
Both agreeing it was best
She turned around to look at me
As I was walkin’ away
I heard her say over my shoulder
“We’ll meet again someday on the avenue”
Tangled up in blue
I had a job in the great north woods
Working as a cook for a spell
But I never did like it all that much
And one day the ax just fell
So I drifted down to New Orleans
Where I happened to be employed
Workin’ for a while on a fishin’ boat
Right outside of Delacroix
But all the while I was alone
The past was close behind
I seen a lot of women
But she never escaped my mind, and I just grew
Tangled up in blue
She was workin’ in a topless place
And I stopped in for a beer
I just kept lookin’ at the side of her face
In the spotlight so clear
And later on as the crowd thinned out
I’s just about to do the same
She was standing there in back of my chair
Said to me, “Don’t I know your name?”
I muttered somethin’ underneath my breath
She studied the lines on my face
I must admit I felt a little uneasy
When she bent down to tie the laces of my shoe
Tangled up in blue
She lit a burner on the stove
And offered me a pipe
“I thought you’d never say hello,” she said
“You look like the silent type”
Then she opened up a book of poems
And handed it to me
Written by an Italian poet
From the thirteenth century
And every one of them words rang true
And glowed like burnin’ coal
Pourin’ off of every page
Like it was written in my soul from me to you
Tangled up in blue
I lived with them on Montague Street
In a basement down the stairs
There was music in the cafés at night
And revolution in the air
Then he started into dealing with slaves
And something inside of him died
She had to sell everything she owned
And froze up inside
And when finally the bottom fell out
I became withdrawn
The only thing I knew how to do
Was to keep on keepin’ on like a bird that flew
Tangled up in blue
So now I’m goin’ back again
I got to get to her somehow
All the people we used to know
They’re an illusion to me now
Some are mathematicians
Some are carpenters’ wives
Don’t know how it all got started
I don’t know what they’re doin’ with their lives
But me, I’m still on the road
Headin’ for another joint
We always did feel the same
We just saw it from a different point of view
Tangled up in blue

ENVUELTO EN LA TRISTEZA
Bob Dylan


Una mañana, temprano, el sol brillaba.
Yo estaba tumbado en la cama.
Preguntándome si ella habría cambiado algo,
si su pelo aún seguiría siendo  rojo.
Sus padres dijeron que nuestra vida juntos
seguramente iba a ser dura.
Nunca les gustó el vestido casero de mamá,
la libreta de ahorros de papá no era lo suficientemente grande.
Y yo estaba de pie a un lado de la carretera
con la lluvia cayendo sobre mis zapatos,
partiendo hacia la Costa Este.
Dios sabe que cumplí condena pasando por esto,
envuelto en la tristeza.
Ella estaba casada cuando nos conocimos.
Pronto estaría divorciada.
La ayudé a salir del aprieto, supongo,
pero usé un poco más de la fuerza necesaria.
Condujimos aquel coche tan lejos como pudimos,
abandonándolo en el Oeste.
Nos separamos una triste noche oscura,
ambos acordamos que era lo mejor.
Ella se volvió para mirarme
cuando yo me alejaba.
Por encima de mi hombro, la oí decir:
“nos encontraremos de nuevo, algún día, por la avenida”.
Envueltos en la tristeza.
Tuve un empleo en Great North Woods
trabajando como cocinero por una temporada,
pero nunca me gustó demasiado.
Y un día, simplemente, me despidieron.
Entonces bajé a New Orleans,
donde resultó que fui contratado
trabajando por un tiempo en un barco pesquero,
justo a las afueras de Delacroix.
Pero todo el rato estaba solo,
el pasado era todavía reciente.
He visto a muchas mujeres,
pero ella nunca escapó de mi mente, y me hice mayor
envuelto en la tristeza.
Ella trabajaba en un local de striptease
y yo paré por una cerveza.
Yo solo estaba mirando su perfil
nítido bajo el foco.
Y después, cuando el gentío fue disminuyendo,
yo también iba a irme.
Ella estaba de pie, detrás de mi asiento
y me dijo: “¿no conozco tu nombre?”
Yo mascullé algo entre dientes.
Ella estudió las líneas de mi cara.
Debo admitir que me sentí un poco incómodo
cuando ella se agachó para atarme el cordón de mi zapato,
envuelta en la tristeza.
Ella encendió un fuego en la estufa
y me ofreció una pipa.
“Pensé que nunca dirías hola” dijo ella,
“pareces un tipo silencioso”.
Entonces ella abrió un libro de poemas
y me lo pasó.
Estaba escrito por un poeta italiano
del siglo trece.
Y cada una de esas palabras sonaban convincentes
y brillaban como carbón ardiendo,
brotando de cada página
como si fueran escritas en mi alma, de mí para ti,
envuelto en la tristeza.
Viví con ellos en Montague Street,
en un sótano bajo las escaleras.
Había música, de noche, en los cafés
y revolución en el aire.
Entonces él empezó a traficar con esclavos
y algo en su interior murió.
Ella tuvo que vender todo lo que tenía
y se volvió muy fría.
Y cuando, finalmente, tocó fondo
yo me encerré en mí mismo.
La única cosa que supe hacer
fue huir hacia delante, como un ave que vuela
envuelto en la tristeza.
Así que ahora estoy regresando otra vez,
tengo que encontrarla de alguna manera.
Toda la gente que solíamos conocer
ahora son una ilusión para mí.
Unos son matemáticos,
otras esposas de carpinteros.
No sé cómo empezó todo,
no sé qué están haciendo con sus vidas.
Pero yo, aún sigo en la carretera
rumbo a otro antro.
Siempre sentimos lo mismo,
solo lo veíamos desde puntos de vista distintos,
envuelto en la tristeza.



EL MOSAICO DE HOY



9 comentarios:

CARPET_WALLY dijo...

Que barbaridad¡¡¡. Que Gusazo¡¡¡

Y no lo digo sólo porque esté cerca de mis opiniones acerca del nobelado sino porque el amigo Dex nos ha traído como prueba y como muestra, no un botón, sino todo un abrigo.

Y a propósito de la polémica del viernes, me preguntaba yo a mi mismo este fin de semana, si admito que algunas canciones son poesía pura y por tanto literatura, si la hay en forma de ensayo, en algún columnista de actualidad o en colaboraciones a veces esporádicas (aun recuerdo un artículo de Fernando Savater de hace años en polémica con Haro Teglen que me pareció fascinante en términos literarios), ¿no habría que reconocer también que algún bloguero esté haciendo literatura sin publicar necesariamente en letra impresa? A mi me parece que si. de hecho, en este compacto grupo se han dado no pocos casos de encontrar pequeñas joyas literarias en algún post, en algún comentario, en alguna puntualización.

Yo dije que consideraba literatura todo aquello en que se emplease la palabra para crear emociones, para hacer sentir al receptor, para mover o remover...Dex lo hacía con nosotros todos los días, y ahora que se ha repartido la labor lo intentarán (intentaremos) otros además...Se puede decir que lo que el maño nos provocaba quizá sólo se diera con el grupo cómplice, pero tal vez no...tal vez un grupo más general y heterogéneo también disfrutara del convite...Y no es el único talento oculto tras un blog particular o reducido que tiene mucho que decir y lo diría muy bien.

Como diría el amigo Bob, los tiempos están cambiando y los formatos literarias también. En Twitter se leen muchas tontás, muchos chistes y mucha basurilla, pero si admitimos el Haiku como poema, hay alguna tuitería que no excede ese tamaño...de la misma forma que hay pequeñas reflexiones filosóficas en forma de aforismos en más de un twuit que pretende ser ingenioso.

En cualquier caso y de momento disfrutemos con estos guses tan maravillosos, ya llegarán los miércoles para descansar de tanto buen hacer.

Abrazos admirados

INDI dijo...

bueno bueno, vaya polémica la del premio a Dylan, casi tanta como la del psoe el sábado aquel que se encerraron en una sala a discutir y finalmente rodaron cabezas por no ponerse de acuerdo en si un no es siempre un no o si un no puede ser un si técnico, un pase usted sr mariano que no estamos ahora para ir a las urnas o un antes muertos que juntarnos con el coletas. Aunque para convertir un no en un si, porque una abstención al final es un sí, les hará falta mucha poesía verbal para que sea creíble, ¿y eso también cuenta como literatura? pues propongo al psoe como candidato al nobel de literatura.

Sigamos disfrutando de los guses en éste lunes tan deprimente, por lo menos para los que somos de la Real, después de perder ayer el derbi con los vecinos.

Abrazos abstenidos

César Bardés dijo...

Vale, pues eso. Estoy esperando el Nobel a Boyero.
Un saludo a todos los escritores que no tienen guitarra.
Abrazos desafinados (porque Dylan tendrá unas letras preciosas, será un poeta y sus canciones serán el "rien ne va plus" pero desafina a veces que es un gustazo).

Anónimo dijo...

Ah...esa es otra. Yo no he dicho que cantara bien. Y por que me pillas haciendo mis labores por ahí, que si no te ibas a enterar de lo que vale un...la niña del peine.

Abrazos musicales.
Carpet.

Anónimo dijo...

Partiendo de la base de que tampoco le veo a Dylan ese algo que tantos admiradores ven, soy de las que critican su Nobel. Para mí ha sido una gran bofetada para los escritores. Pero esto es sólo mi opinión ahora, eso sí, tan válida como la de los que piensan lo contrario. Y asì en voz bajita diré que pienso que muchos, no todos, de los que aplauden este Nobel no tienen ni idea de lo que dicen sus letras.
He leído por ahí que el que inventó el calimocho está todo nervioso pensando si le dan el Nobel de química... (Aquí iría un emoticono de esos de las lagrimitas llorando de risa)
Besitos buscando la respuesta en el viento.
low

Anónimo dijo...

Buenos días...en mi humilde opinión y aunque Dylan se uno de los grandes letrista de la historia, yo no le hubiese dado el premio. Para eso están los Grammys. Él es músico, no escrior que es a quienes debería estar dirigido este Nobel.

Ser escritor es un oficio, un oficio al que se dedican horas, que requiere disciplina, saber hacer y, por supuesto, talento, mucho talento.

Equiparar las letras de Dylan con la obra de Llosa, García Marquez, Alices Munro, Darío Fo, etc, etc., a mí, personalmente, me produce una sensación de desconcierto, cuanto menos.

No obstante, felicitar a Dylan por el premio, merecido o no es el último NOBEL de literatura y como bien dice Car, es mejor escuchar una buena letra que no leer nada, cuestión de niveles.

Besos a tod@s.

Albanta

INDI dijo...

aunque no venga a cuento, lo de la invención del kalimotxo es uno de esas cuestiones donde abundan las teorías. Pero la aceptada como real es la de que la bebida se fraguó en unas fiestas de Algorta, Bizkaia, allá por 1972. Un grupo de jóvenes, encargados de la organización de fiestas, había comprado vino para venderlo en las txoznas de fiestas y así recaudar algo de dinero. Pero los primeros clientes se quejaron de que el vino estaba picado. Ante el apuro de no poder vender la grande cantidad de vino que tenían almacenado, empezaron a hacer pruebas mezclandolo con diferentes refrescos y demás. De éste modo se percataron de que la mejor manera de disimular el sabor a picado era mezclarlo con coca cola y enfriarlo con mucho hielo. Y así nació el famoso kalimotxo. Sobre el porqué del nombre, al parecer viene de uno de aquellos chavales, al que llamaban kalimero, no era físicamente muy agraciado y combinándolo con la expresión "motxo" (feo), pues así se quedó el nombre de la bebida. "Kalimotxo: mezcla secreta" decían los carteles. Y triunfó.

Celebremos con kalimotxo el nobel de Dylan, merecido o no.

CARPET_WALLY dijo...

Pues notesé que no estoy puesto en kalimotxo (ni en su historia ni en su ingesta, que no me gusta nada). Peor en música aun y nada de nada en inglés. Así pues, no digo nada del merecimiento del amigo Bob frente a otros, ni en voz obviamente ni en palabras (como dice Low yo sólo escucho guachi guachi y así es dificil pensar que merece un Nobel).

Mi discusión y ahí disentía (y disiento) del Lobo y de Alban es que las letras de una canción puedan ser consideradas o no poesía. En ese punto me posiciono claramente a favor. No puedo compararle con otros autores, ni novelistas ni poetas puros, ni dramaturgos, ni ensayistas, ni nada...Y en eso estamos, Dylan como cantante no es especialmente genial (su voz y sus desafines le confieren un punto especial, pero poco más), como compositor tampoco es especialmente notable (con cuatro acordes saca adelante la mayoría de sus cosicas...Si Bob tiene un don, por lo que dicen, es para componer canciones que digan cosas que no son las habituales. De él se dijo (antaño no ahora a favor del premio) que modificó la forma de decir cosas en la música, que dejó de hablar de yos y empezó a hablar de universos, que el amor no es una cosa que se cuenta de uno sino que es hablar de algo que sentimos todos...y así sucesivamente.

Así que de nuevo repito..para mi una buena letra de canción si se puede considerar literatura. Una nueva forma de poesía.

Abrazos en estribillo

Anónimo dijo...

http://www.20minutos.es/noticia/2864993/0/academia-sueca-desiste-bob-dylan-nobel/
low