viernes, 21 de octubre de 2016

Gud mornins, 21/10/16

Guuuud mornins, cinéfilos.

Quienes comparten nuestra niñez nunca parecen crecer (Graham Greene) 

Ya es viernes por fin es viernes. Por fin estamos llamando a las puertas del cielo, bien, no hagamos más sangre sobre el temita, sólo estamos a las puertas de un nuevo fin de semana. Y eso quiere decir que nos disponemos una vez más a repasar la lista de estrenos cinematográficos que llegan hoy a la cartelera.

Y por supuesto, entre lo más interesante de estos estrenos obviaremos la llegada de “Mick y Dave buscan rollo serio” cuyo título ya lo dice todo, con Zac Efron buscando rollo serio, claro, y dejando patente que su etapa de adolescente moñas de “High School Musical” quedó definitivamente atrás. O en el otro extremo, de la francesa “Cuando tienes 17 años” un drama carcelario con el tema de la aceptación homosexual de fondo, que francamente, no llama mucho, por mucho André Techiné que lo firme.

Así que centrémonos definitivamente en cosas más reseñables, y  esta semana podríamos empezar con “El contable”, la última película de Gavin O´Connor, autor de “Warrior” o “Pride and Glory”. La película nos cuenta la historia de un anónimo contable y genio de las matemáticas, tranquilo, metódico y padeciendo un leve grado de autismo, pero al parecer con una inquietante doble vida, pues sus ratos libres los dedica a blanquear el dinero de mafiosos, cárteles de la droga, y otros personajes de dudosa reputación. Por si fuera poco, también el pajarito tiene las manos manchadas de sangre. El pajarito no es otro que Ben Afleck, muy bien acompañado por el oscarizado JK Simmons y Anna Kendrick que de este modo hace doblete en la cartelera de este viernes (es el rollo serio de Zac en la peli de antes). A la peli le han llovido palos por todos los lados tas ojo, porque el apellido que más se repite este año en las quinielas de los Oscars al mejor actor es Afleck,… Casey, claro, su interpretación en “Manchester junto al mar” es al parecer excelente y ha levantado la admiración unánime de la crítica que ya ha visto la peli. Pero de eso, ya hablaremos en su día, que aún falta.

De lo que hablamos ahora es de “La chica del tren”. Y su protagonista sí que se merece Oscars, Nobeles, y todo premio que se le ponga por delante. Emily Blunt, una pedazo de actriz como la copa de un pino, es la protagonista de la esperada adaptación del best seller de Paula Hawkins editado en el pasado 2015 y que ya ha batido todos los récords de ventas. Es la historia de Rachel, una joven sumida en una profunda depresión tras divorciarse de su marido. Para librarse de la rutina que supone todos los días viajar en el tren que la trae y la lleva del trabajo, la chica empieza a imaginar una historia sobre una pareja a la que ve también diariamente desde la ventanilla de su vagón. Un día, la realidad se interpondrá a la ilusión, y la historia que está en la cabeza de Rachel dará un giro inesperado. La novela surgió de la experiencia de la propia novelista quien también hacía todos los días un viaje en tren para ir y volver a la redacción del periódico donde curraba. Y un día, pensando, pensando, urdió la trama. No le fue mal, porque en su primera semana en el mercado, la obra se puso ya líder de ventas en Reino Unido, y lo demás es historia. La peli parece estar destinada a correr suerte parecida (y eso que la crítica norteamericana ya ha empezado a hacer de las suyas). Dirige Tate Taylor que se dio a conocer hace un par de temporadas con el drama “Criadas y señoras”. Acercarse al espíritu de una novela que han leído millones de lectores en el mundo era la mayor preocupación de Taylor a la hora de acometer esta adaptación. Por el contrario, la mayor preocupación de la Blunt durante el rodaje de esta película fue que el director no advirtiera durante el mismo su estado de buena esperanza (al final no tuvo más remedio que contarlo cuando la barrigota ya la delataba). La criatura puede llegar con un pan debajo del brazo,  ojo, porque Blunt sí que suena este año seriamente al menos para pillar nominación en el apartado de mejor actriz, esa misma que en el pasado ejercicio le negaron miserablemente tras su interpretación en “Sicario”.

La película española de la semana atiende al nombre de “La próxima piel”. Enigmático título como enigmático es su creador, el particularísimo Isaki Lacuesta que aquí codirige junto a Isa Campo. La película fue la gran triunfadora del último Festival de Cine de Málaga donde se hizo con cuatro galardones y salió como la ganadora moral pese no a haber pillado la Biznaga de Oro al mejor film. “La próxima piel” cuenta la historia de un chaval que regresa a su casa ocho años después de haber desaparecido y haber sido dado por muerto por su propia familia. Convertido ya en un adolescente, surgirán las dudas sobre si es en realidad el niño que dice que fue o si se trata de un impostor. La idea remite al mito de Martin Guerre, aquella película francesa revisitada por Hollywood y por Richard Gere y Jodie Foster en la aséptica “Sommersby”. Los protagonistas del film son el joven Alex Monner, Sergi Lopez y Enma Suárez en su gran año. La duda ahora es si Emma conseguirá la nominación para hacerse con el segundo Goya de su carrera por este film o por ser la “Julieta” de Almodóvar.

Y hete aquí que tontín, tonteando ya hemos llegado por fin a lo alto de nuestro top, la Apuesta de la Semana que este viernes le corresponde a una película norteamericana. Sí, sí, habéis oído bien, ni lituana ni jordana, ni serbocroata, de la misma tierra del tío Sam. La peli en cuestión se llama “Little man” que como todo el mundo sabe podría traducirse en castellano como “Verano en Brooklyn”. O eso al menos es lo que se le ocurrió al becario que estaba de guardia el fin de semana en la fábrica de poner títulos españoles a las películas cuando le tocó semejante marrón. Al menos, por el título ya sabemos que esta película transcurre en Brooklyn durante un verano. La cosa va de dos chavalotes de 13 años de muy distintos orígenes pero con ambiciones artísticas ambos, uno quiere ser pintor y el otro actor. Resulta que se hacen amigos y todo va de perlas hasta que sus respectivas familias se enfrentan por el tema del alquiler de una tienda. Maldito parné que siempre lo jode todo. La historia está al parecer inspirada en un suceso que le ocurrió en la realidad al guionista de la peli, Mauricio Zacharias, habitual del director de la peli al que ya le ha escrito las tres pelis que ha rodado hasta ahora. El tipo se llama Ira Sachs, porque es tipo como Ira Levin, y no tipa como Ira de Fustemberg. Tanto Sachs como Zacharias se empaparon antes de hacer la peli de películas sobre el tema de la infancia; entre las influencias en la peli que citan se encuentran obras maestras del japonés Ozu como "Buenos días" o "He nacido, pero", que como influencias, la verdad que no está nada mal. La cinta se estrenó en el pasado Sundance y ha girado por diversos festivales después como Berlín o Donosti dejando tras de sí un reguero de aplausos y parabienes. Los jóvenes protagonistas son por supuesto dos desconocidos, pero tras ellos hay un reparto donde se esconden ilustres secundarios como Greg Kinnear o Alfred Molina.

Pues hasta aquí el cuento de hoy, y como este viernes la cosa ha ido de hombrecitos, de amistades y de Nueva York, no me queda nada más que despedirme con este impresionante mosaico, uno de los carteles de cine más bonitos de la Historia. Por cierto, que la peli tampoco estaba tan mal. No resbaléis este fin de semana, que os espero el lunes con nuevas historias y nuevas boludeces. Y como se trata de empezar el weekend con buen pie, os dejo con unos tipos la mar de marchosos que siempre consiguen levantarnos el ánimo  que nos cuentan todo todo todo sobre este otro chico muy majo y muy enrollao. De New York, no podía ser de otra manera, claro. Hasta el lunes.

BOY FROM NEW YORK CITY
The Manhattan Transfer

Doom, doom, doom
Doom, doom, doom
Doom, doom, doom
(Oooh-wah, oooh-wah cool, cool Kitty)
(Tell us about the boy from New York City)
(Oooh-wah, oooh-wah c'mon Kitty)
(Tell us about the boy from New York City)
He's kind of tall
He's really fine
Some day I hope
To make him mine, all mine
And he's neat
And oh, so sweet
And just the way he looked at me
He swept me off my feet
(Yeah)
Oo-oh-ooh-whee
You ought to come and see
How he walks (yeah, yeah)
And how he talks (yeah, yeah)
(Oooh-wah, oooh-wah, cool kitty)
(Tell us about)
(The boy from New York City)
He's really down
And he's no clown
He has the finest penthouse
I've ever seen in town
And he's cute
In his mohair suit
And he keeps his pockets full
Of spending loot (yeah)
Oo-oh-ooh-whee
Say you ought to come and see
His dueling scar
And brand new car (yeah, yeah)
Every time he says he loves me
Chills run down my spine
Every time he wants to kiss me
Oh, he makes me feel so fiii-ine
Oh, yeah
Oh, yeah
(Oooh-wah, oooh-wah, cool kitty)
Oh, yeah
(Tell us about the boy from New York City)
Oh, he can dance
(He can dance, take a chance with a little ro)
And make romance
(Dance baby, cause he's a looker)
That's when I fell in love
With just one glance
(He's sweet talking and coooool)
(Tell us about the boy from New York City)
Talkin' 'bout the boy
(Oooh-wah, oooh-wah cool, cool Kitty)
The boy from New York City...
He was shy
And so was I
And now I know I'll never
Ever say goodbye
Oo-oh-ooh-ooooh-whee
Say you ought to come and see
He's the most (yeah, yeah)
From coast to coast (yeah, yeah)
(Oooh-wah, oooh-wah cool, cool Kitty)
Oh, yeah
(Tell us about the boy from New York City)
(Oooh-wah, oooh-wah c'mon Kitty)
Oh, yeah


EL CHICO DE NUEVA YORK
The Manhattan Transfer

Doom, Doom, Doom
Doom, Doom, Doom
Doom, Doom, Doom
 (Oooh-wah, wah-oooh cool, cool Kitty)
(háblanos del chico de New York City)
(Oooh-wah, wah-oooh vamos Kitty)
(háblanos del chico de New York City)
Oh, es tan alto
en realidad es majo
Algún día espero
hacerle mío, sólo mío
Y es limpio
Y, oh, tan dulce
Y sólo la forma en que me miró
Me barrió de mis pies
(Sí)
Oo-oh-oh-whee
Tienes que verle
Cómo camina (sí, sí)
Y cómo habla (sí, sí)


(Oooh-wah, wah-oooh, gatito fresco)
(Cuéntanos)
(del chico de la ciudad de Nueva York)
Es realmente modesto
Y no es ningún payaso
Él tiene el mejor ático
Que he visto en la ciudad
Y está guapo
con su traje de mohair
Y sigue con los bolsillos llenos
aunque gaste un dineral (sí)
Oo-oh-oh-whee
Te digo que tienes que venir a ver
Su cicatriz
Y su nuevo coche (sí, sí)

Cada vez que dice que me ama
Un escalofrío recorre mi espina dorsal
Cada vez que me quiere besar
Oh, me hace sentir tan biiiieeen.
Oh, sí
Oh, sí
(Oooh-wah, wah-oooh,)
Oh, sí
(Cuéntanos sobre el muchacho de New York City)
Oh, él puede bailar
(Puede bailar, prueba con un Little ro)
Y te hace el amor
(oh, nene, con una sola mirada)
Fue asi como me enamoré
A Simple vista
(Habla tan dulce y cooool)

Era tímido
Así era
Y ahora sé que nunca
Nunca me dirá adiós
Oo-oh-oh-oooh-whee
Te digo que tienes que verle
Él es lo más más (sí, sí)
De una costa a otra (sí, sí)

(Oooh-wah, wah-oooh cool, cool Kitty)
Oh, sí
(Cuéntanos sobre el muchacho de New York City)
(Oooh-wah, wah-oooh vamos Kitty)
Oh, sí
(Cuéntanos sobre el muchacho de New York City)
Hablando acerca del niño
(Oooh-wah, wah-oooh cool, cool Kitty)
El chico de la ciudad de Nueva York ...



EL MOSAICO DE HOY


4 comentarios:

César Bardés dijo...

Bueno, bueno, Manhattan Transfer y "Érase una vez en América", esto se está poniendo ya por las nubes. A los Manhattan he ido a verles, si la memoria no me falla, cuatro veces. Una en el desaparecido Circus, hoy Madrid Arena, otra en el Cuartel del Conde Duque, otra en los Veranos de la Villa cuando el escenario estaba en la Casa de Campo y aún otra más creo recordar en el Teatro Monumental. Unos monstruos, simpáticos, con un gusto alucinante, con números coreografiadas de tal manera que te invitaban a bailar. Ahora ya están mayorcitos pero, si volvieran, ahí que voy a estar siempre que pueda.
"Érase una vez en América", comentada en el extinto Conversacines. Recuerdo que se estrenó en dos partes por la exagerada duración de la película. Cine Paz (esta memoria a veces es como un reloj). No fui a verla, desgraciadamente, no me gustaba aquello de las dos partes. La vi años después en VHS y lloré como una magdalena. Y no solo por esa escena en la que todos estáis pensando ("me resbalé, Noodles") sino también por el tremendo encuentro entre de Niro y Woods al final y con la decisión que me dejó la boca abierta del propio Woods.
Uf, Dex, cantidad de recuerdos nostálgicos con este gus. Me lo voy a guardar en el alma.
Abrazos almáticos.

dexter zgz dijo...

Celebro que te haya gustado. Tus palabras también las guardé aquí dentro con candado. Yo nunca he ido a ver a los Transfer pero hubiese dado un dedo gordo del pie por verles al menos alguna vez. No podrá ser lamentablemente, Tim Hauser - el calvito- murió hace unos años y el resto pues debe rondar ya los 70 y si algo se admira también de estos señores es que han sabido retirarse a tiempo y de forma discreta. No como otro quizá.

Con respecto a "Érase una vez en América" pues es que no se puede cerrar mejor una carrera de lo que hizo Leone con su mejor película - hace poco disfruté en pantallón de "El bueno, el feo, el malo" y lo pasé como un enano. Por cierto, hace unos días en San Sebastián pude ver a Connelly y ya no es esa niña que bailaba "Amapola" entre las bambalinas, pero la verdad no se puede estar más guapa y elegante a los cuarenta y. Iba del brazo de Ewan McGregor a presentar su peli de la que ya hablaremos, pero, ejem, Ewan, hijo , a qué te metes en tu opera prima en semejante fregado de adaptar a Philiph Roth.

Abrazos pastorales

Anónimo dijo...

Me encantan los Manhattan Transfer y me encanta Érase una vez en América. Como ya sabéis que soy una romántico a me quedo con estas dos escenas, a saber: cuando De Niro lleva a la chica a cenar a esa maravilla de restaurante y la orquesta interpreta Amapola. Y la otra es cuando va a recogerla y ella le dice" llevas mucho tiempo esperando?"a lo que él responde" toda la vida" ay...desde entonces sigo esperando que alguien me diga eso.
Y ese fondo de hoy...qué bonito!
Besos bailando.
low

INDI dijo...

magistral "Érase una vez en América" y magistral gus. Chapeaú dex. Yo también la vi en VHS y en su día me impactó. ¿qué decir de Sergio Leone? no hizo muchas películas, pero dirigir la trilogía del dolar y sobre todo ésta película que nos trae hoy dex no es poco, sin duda.

Como curiosidad, mi padre siempre que ponen "El bueno, el feo y el malo" en la tele comenta que por aquella época él estaba en el cuartel de Burgos cumpliendo el servicio militar y les llevaron a los soldados a rodar unas escenas de la peli en el Valle de Carazo. (Sobra decir que presume de haber tenido de compañero de rodaje al mismísimo Clint Eastwood, aunque en realidad creo que ni siquiera pudieron verle.) Pero él, que trabajo muchos años como acomodador de cine, es feliz contando la anécdota, por lo que no seré yo quien se la estropee.

Buen finde a todos, nos leemos el lunes.

Abrazos acomodados